Pruebas de la DEA “rayan en la estupidez”, declaró Cienfuegos ante la FGR

Destacados domingo, 17 enero, 2021 12:41 PM

En su declaración rendida ante la Fiscalía General de la República (FGR), el pasado 9 de enero, el General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda -ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto-, cuestionó que la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en ingles) haya dado crédito a los mensajes intervenidos a presuntos delincuentes, porque estos “rayan en la estupidez”.

El ex mando militar declaró ante la FGR que es falso que él haya ordenado o prohibido que se realizaran operaciones contra miembros del Cártel H-2, comandado por Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H-2”, como lo sostenía la DEA y lo que motivó su detención en Los Ángeles, California, el pasado 15 de octubre.

Cienfuegos Zepeda señaló que la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana, así como el Reglamento Interior de la SEDENA dejan claro que “no es función ni responsabilidad” del titular de dicha institución la planeación, conducción o participación de las operaciones que, en materia de combate al narcotráfico, realizan las tropas a lo largo y ancho del país.

“Consecuentemente, es falso que, como secretario de la Defensa Nacional, yo haya ordenado o prohibido en particular que no se ejecutaran operaciones contra determinados delincuentes o grupos criminales en [Nayarit] toda vez que la facultad no me correspondía ejercer, ni en esa entidad, ni en ninguna otra del país”, sostuvo el General de División en Retiro.

Asimismo, el ex titular de la SEDENA calificó de falsos los mensajes telefónicos que la DEA supuestamente intervino. También cuestionó a la Agencia Antidrogas estadounidense por dar credibilidad a los delincuentes.

“El mensaje del día 8 de agosto de 2016 de mi supuesta autoría, con el siguiente texto ‘boy a mandar en un par de días 300 elementos o más pero solo van a montar una exposición de Ejército a partir del 20 de agosto para que no se me asusten’, siendo falso su contenido de nuevo, porque durante todo el año 2016, únicamente se montó la exposición La Gran Fuerza de México, en ciudades de Piedras Negras, Coahuila; Tlalnepantla, Estado de México y Hermosillo, Sonora”, explicó Cienfuegos Zepeda.

“También es falso lo dicho en una conversación del 24 de noviembre de 2016, donde los delincuentes hablan de un militar retirado y uno de ellos le pregunta sobre el aspecto físico del militar”, dijo el ex mando militar.

“Otra vez falso, si algo sobresale de mi aspecto físico es mi estatura, que es de y mi color de tez morena, es decir, que soy todo contrario a ‘chaparrito’ y blanco, de donde resulta evidente que este delincuente en realidad jamás sostuvo entrevista alguna conmigo”, manifestó el General de División en Retiro.

Aunado a ello, Cienfuegos Zepeda indicó que Daniel Isaac Silva, alias “El H9”, timó a su jefe Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, sacándole dinero y haciéndole creer que era para sobornar al entonces titular de la SEDENA.

“Con lo descrito hasta aquí, resulta útil preguntarse ¿cómo es que un sujeto como el del que de la simple lectura de sus mensajes se puede advertir que su educación es escasa, por no decir nula, se empezó a dar cuenta que estaba siendo engañado por el grado de manifestar que iba a empezar a matar gente porque le dolía la cabeza de pensar que el contacto al que le habían entregado no se trataba del secretario de la Defensa Nacional?”, cuestionó.

“Y por otro lado, cómo la […] todo su personal de especialistas, no se percató, o no quiso percatarse, de este cúmulo de incongruencias, que apuntaban a que los mensajes atribuidos injustamente a mi persona, en realidad habían sido elaborados por el propio para obtener cantidades millonarias? que por supuesto jamás me fueron entregadas”, insistió.

“De la existencia de varios mensajes del día 4 de enero del 2017, de un supuesto autor con el nombre de usuario […] en una de ella se advierte una burda maniobra de [‘H9’] le entregue 10 millones de pesos, dado que el motivo que expresa raya en la estupidez, como el hecho de que se va a llevar a cabo un golpe de Estado para deponer al presidente de la República, incluso, hace mención de un levantamiento en armas y hasta una revolución”, dijo.

“[…] francamente ridículo y más ridículo, que los especialistas de [la DEA han] dado crédito a que efectivamente tales mensajes habían sido míos, cuando es de sobra conocida la lealtad hacia la instituciones y hacia la institución presidencial, no solo de mi persona sino de la totalidad de los integrantes de la Fuerzas Armadas”, añadió.

El ex titular de la SEDENA también descartó tener alguna relación de parentesco con el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, porque en conversaciones interceptadas a narcotraficantes se menciona que la esposa del mandatario estatal sinaloense es su supuesta cuñada.

“Las débiles y circunstanciales evidencias en mi contra, carecen de todo sustento y son, por lo tanto, desacreditadas con suficiencia y contundencia con las aportaciones de información y probatorias que mi defensa ha hecho a mi favor”, advirtió el General de División en retiro.

“[…] durante los más de 55 años de servicio prestados al instituto armado realice diversos cursos y estudios, ascendí todos y cada uno de los grados de la escala jerárquica […] guiado siempre por los principios de honor, lealtad, integridad, honestidad y patriotismo, sin que durante esta larga trayectoria hubiere sido objeto del más mínimo señalamiento de vinculación o involucramiento con algún delincuente o grupo criminal”, afirmó.

“Finalmente, deseo manifestar que nunca he recibido ni un solo centavo proveniente de ningún tipo de actividad ilícita, nunca nadie me ha ofrecido sobornos o dádivas, no tengo otras remuneraciones más que las que la nación me otorga, no tengo empresas, no soy socio ni inversionista de ningún negocio”, finalizó Cienfuegos Zepeda.

Lo anterior forma parte del expediente que integró la FGR respecto del ex titular de la SEDENA, con base en la indagatoria y las pruebas que integró la DEA, y que concluyó con la determinación del no ejercicio de la acción penal en México, por considerar que no hubo elementos de prueba que acreditarán la comisión de algún ilícito por parte del ex mando militar.

“Para todos los efectos legales correspondientes, el Ministerio Público Federal ha notificado, hoy [15 de enero], a las autoridades norteamericanas, su resolución de ‘No Ejercicio de la Acción Penal’, en este caso”, detalló la FGR en un comunicado.

Ayer sábado 16 de enero, el Ministerio Público Federal dio a conocer a través de su página web un total de 60 archivos con los que se integran dos tomos y ocho anexos que en conjunto suman más de 6 mil páginas.

Sin embargo, tan solo en la segunda parte del tomo uno, que consta de 42 páginas, nada es visible, excepto, fechas, el número de la carpeta de investigación, el asunto y número de oficio. El resto viene testado, es decir, subrayado en negro.

En ellas se da cuenta del proceso que llevo a cabo dicha indagatoria con respecto a los indicios aportados por la DEA, mismos que incluyeron peritajes financieros, contables, telefónicos, de análisis y seguimiento a cada uno de los personajes señalados en los mismos.

Los fiscales de la FGR revisaron el expediente de alrededor de 700 páginas, entregado por la DEA, cuyas principales evidencias son las conversaciones que “El H2” y “El H9” sostuvieron en cinco aparatos BlackBerry, entre diciembre de 2015 y febrero de 2017.

Tanto el “H2”, como el “H9” ya están muertos, ya que Patrón Sánchez fue ejecutado por la Secretaría de Marina (SEMAR) el 9 de febrero de 2017, en una casa de seguridad en Tepic, y, Silva, un día después, por elementos de la Fiscalía de Nayarit, en el poblado El Ahuacate, en la misma ciudad.

Silva conversaba por ese sistema de mensajería instantánea con un sujeto al que se refería como Zepeda o “Padrino” y convenció a Patrón Sánchez que dicho interlocutor era el titular de la SEDENA en la Administración de Peña Nieto, para obtener dinero de su jefe.

Según los informes obtenidos por la DEA, “El H9” le comunicó a Patrón Sánchez que el general de División era un hombre de estatura baja, robusto y blanco, descripción que no guarda coincidencia con la del mando militar.

Silva supuestamente exhibió a su jefe los chats en los que “El Padrino” le pedía dinero o le agradecía el regalo de un avión para uno de sus hijos. Pero según fuentes citadas por el diario Reforma, algo que no sabía el capo es que Cienfuegos Zepeda tiene tres hijas.

El sujeto también presumió a “El H2” que se había reunido con el eneral de División, aunque Cienfuegos Zepeda también reportó a la FGR que en las fechas en que “El H9” dijo haberlo visto, él no se encontraba en la entidad federativa donde supuestamente se dio la reunión. Sin embargo, “El H2” le advirtió a su subordinado que no debía engañarlo, porque habría consecuencias.

Por dicha razón “El H9” habría puesto en contacto a “El Padrino” con Patrón Sánchez. Esta comunicación presumiblemente se dio a través de un aparato Blackberry de “El H9”, lo que supone que éste fue a ver al militar y le prestó su dispositivo para entablar la conversación.

Según los reportes de la indagatoria, no hay otro tipo de contacto acreditado entre el ex titular de la SEDENA y los delincuentes, y es por ello que la FGR dice que el mando militar nunca se reunió con el narcotraficante.

El pasado viernes 15 de enero, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) difundió el expediente del caso del General de División en Retiro, Salvador Cienfuegos Zepeda, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

“En cumplimiento de la instrucción presidencial de este 15 de enero, se hace del conocimiento público la información sobre el caso del General retirado Salvador Cienfuegos Zepeda”, escribió la SRE adjuntando el archivo compuesto por 751 páginas.

Un día antes, el 14 de enero, el Secretario de la Defensa durante el Gobierno de Enrique Peña, fue exonerado por la Fiscalía General de la República (FGR) de vínculos con el narcotráfico y su caso quedó archivado.

A través de un comunicado, la FGR informó que el mando militar nunca tuvo conversaciones por chat ni vínculos con miembros del Cártel H-2, comandado por Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H-2”, como lo sostenía la DEA y lo que motivó su detención en Los Ángeles, California, el pasado 15 de octubre.

“Sobre el caso del General Salvador Cienfuegos Zepeda, la FGR reitera lo ya informado el pasado jueves 14 de enero, en el sentido de que el procedimiento que se llevó en secreto, en los Estados Unidos de Norteamérica, durante siete años, finalmente las autoridades del Gobierno y del Poder Judicial de ese país, retiraron los cargos en su contra. Devolviéndole su libertad y regresándolo a territorio mexicano”, agregó la FGR en un comunicado.

Ese mismo día, durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador afirmó que la SRE daría a conocer el expediente completo del caso, por ser un asunto trascendente y porque de ello depende el prestigio de México.

Tras la publicación completa del expediente del caso de Cienfuegos Zepeda -integrado por la DEA , el cual consta de 751 páginas y tiene la leyenda “distribuido por orden judicial y no distribuir”-, las autoridades de Estados Unidos acusaron al Gobierno mexicano de violar el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre ambas naciones.

“Publicar dicha información viola el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre México y Estados Unidos, y pone en duda si Estados Unidos puede continuar compartiendo información para apoyar las propias investigaciones criminales de México”, advirtió el Departamento de Justicia de EE.UU.

“El Departamento de Justicia de Estados Unidos hace notar que los materiales dados a conocer a México hoy, muestran que el caso contra el general Cienfuegos, no fue, de hecho, fabricado. Esos materiales también muestran que la información recolectada contra el general Cienfuegos fue recolectada legalmente en los Estados Unidos”, agregó el Gobierno estadounidense.

Antes, en una carta dirigida al canciller Ebrard y firmada el 29 de octubre de 2020, Timothy J.Shea, administrador interino de la DEA, afirma que “entre tanto que Cienfuegos Zepeda ha sido acusado en los Estados Unidos por unos delitos relacionados con narcotráfico, él nunca fue el objetivo central de una investigación de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos”.

Sin embargo, en su comunicado, la FGR afirmó haber realizado “todas las acciones necesarias para obtener las evidencias indispensables en este caso”, y concluyó que Cienfuegos Zepeda “nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas”, y que tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos para protegerlos o ayudarlos.

“También es de referirse que los mensajes interceptados o extraídos de aparatos telefónicos por parte de autoridades estadounidenses habían sido realizados desde teléfonos BlackBerry, ya que sólo esos aparatos pueden permitir el sistema de comunicación comúnmente conocido como PIN y en el caso resulta que no hay dato de prueba alguno que permite establecer que haya tenido y utilizado aparatos de esa naturaleza y marca como lo informó la propia Secretaría de la Defensa Nacional”, señaló la FGR.

“Súmese a lo anterior que aún y cuando la autoridad estadounidense dijo haber iniciado su investigación en 2013 y pudo interceptar comunicaciones, extraer información de aparatos telefónicos por un período comprendido de 2015 a 2017 y no obstante que dentro de los investigados están un Secretario de la Defensa Nacional en funciones nunca puso en conocimiento en su término tales hechos de la autoridad mexicana”, insistió la Fiscalía mexicana.

“[…] Pues de haberlo hecho podría haberse solicitado con éxito la información a las concesionarias mexicanas de telefonía celular y no ahora cuando hace información no es factible de obtener por los lapsos de tiempo limitado en que las concesionarias deben conforme la ley conservar ese tipo de información tal y como se desprende de los informes que rindieron esta autoridad en el curso de la investigación”, advirtió la FGR.

En otro apartado la Fiscalía mexicana destacó la incongruencia entre las diferentes señas que entre el “H” y “H9” dan sobre su supuesto “protector”, de cargo militar.

Mientras que el “H-9” se refiere a un sujeto “chaparrito” y “güero” que se pone “colorado” cuando se enoja. “De ningún modo puede, alguien que lo conozca personalmente puede decir que sea de baja estatura y de tez blanca”, indica el expediente, probablemente refiriéndose al ex titular de la SEDENA, cuyo nombre aparece testado.

“[…] el léxico que se atribuye a su puesto […] dista mucho de la forma de expresión de una persona preparada como quien independientemente del alto cargo que desempeñó, secretario de la Defensa Nacional en la época de los hechos ha tenido una alta preparación académica incluso de nivel Maestría, lo que vuelve inverosímil que se expresará en los términos en que aparecen los mensajes que supuestamente emitió”, agregó la FGR.

“Obvia decir que la actitud servil que aparece mantener ante integrantes de un grupo delictivo cómo al que pertenecían […] respectivamente hacen igualmente dudar por entero que fuera […] mantenía relación con ese grupúsculo delictivo”, expuso la FGR en el documento ahora público.

Comentarios

Tipo de Cambio