Jóvenes Construyendo el Futuro, un fracaso en BC

Edición Impresa lunes, 4 enero, 2021 1:00 PM

Sin seguimiento ni supervisión, uno de los

programas asistenciales insignia del

Gobierno Federal, no prendió en el Estado.

De más de 20 mil potenciales beneficiados,

el padrón oficial no llega ni a los 2 mil

registrados. Empresarios refieren que les

presentaron el programa y ya no volvieron

a saber del gobierno

El programa federal Jóvenes Construyendo el Futuro, ha resultado un fracaso en Baja California. De los más 20 mil jóvenes entre 18 y 29 años, candidatos a participar en dicha estrategia, en dos años solo se han inscrito mil 910, de acuerdo con registros de las oficinas de la Secretaría de Bienestar en el Estado.

Dicho mecanismo consta de la entrega de apoyos bimestrales de 3 mil 478 pesos a jóvenes aprendices de oficios, que no estudian ni trabajan, entre los 18 y 29 años de edad, “para que puedan formarse, capacitarse e incorporarse exitosamente al mercado laboral y formar un patrimonio”, se describe en la página oficial de la dependencia.

El programa comenzó durante el periodo de transición del Gobierno Federal en octubre de 2018, oficialmente se dio hasta el 1 de diciembre con las primeras vinculaciones en el país. Fue hasta enero de 2019 que inició en Baja California.

El 25 de febrero, la coordinadora regional del programa, Thalía Vargas González, lo presentó ante integrantes de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur). En dicha reunión, informó que en Baja California ya tenían detectados al menos 20 mil 307 jóvenes interesados en participar en el proyecto y que 3 mil 060 empresas en la región ya se habían incorporado al programa. A esa fecha, refirió, ya se habían ofrecido 2 mil 121 capacitaciones para los interesados en participar en el programa.

Desde entonces, varios empresarios del sector comercio y servicios declararon a ZETA que no han vuelto a saber del programa, el trámite se burocratizó y la falta de orientación los hizo desistir de ser parte de esta iniciativa del Gobierno Federal.

Cámaras y organismos empresariales de diversos giros, como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex); Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra); Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), entre otros consultados por este Semanario, expresaron que nunca se les buscó ni se socializa cómo funciona dicho programa.

Sin embargo, el delegado regional de la Secretaría de Bienestar Social federal, Gilberto Herrera Solórzano, aseguró que Jóvenes Construyendo el Futuro no es un fracaso; excusó la falta de beneficiarios inscritos a la gran oferta de empleo en la zona fronteriza, a diferencia de los estados del centro y sur del país.

Foto: Ramon T. Blanco V.-Gilbero Herrera Solorzano

“NO HA SIDO UN FRACASO; HA FUNCIONADO DONDE DEBE”: HERRERA SOLÓRZANO

En entrevista con ZETA, el funcionario federal señaló que, aunque a nivel nacional el programa ha tenido una “alta demanda”, por la falta de empleo en los estados del Centro y Sur del país, en Baja California y el resto de los estados fronterizos la demanda es menor por la oferta de trabajo que hay.

“Definitivamente la demanda ha sido alta a nivel nacional debido a la falta de empleo en el Centro y Sur del país, a diferencia, en la frontera hay una gran oferta laboral por parte de la industria maquiladora, lo que ha favorecido a que los jóvenes no se registren”, dijo.

Sin embargo, aseguró que existe demanda de jóvenes por inscribirse en el programa pese a los factores que la podrían minar; alrededor de mil personas están vinculadas al apoyo federal y cada mes se suman nuevos aprendices de oficios.

En cuanto a la vinculación con la Iniciativa Privada, Herrera comentó que, a nivel central, la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, tuvo una reunión con los presidentes y representantes de las distintas cámaras y organismos empresariales, para informarles del programa.

Agregó que, a partir de esa reunión, los empresarios acordaron bajar la información a las cámaras y organismos locales “para que aprovecharán el programa y lo hicieran suyo, muchos de ellos lo hicieron de manera central.

“Acá, la coordinadora de Jóvenes Construyendo el Futuro en Baja California, Mónica Araceli Primero Escobedo y Thalía Vargas, tuvieron diversas reuniones con las cámaras y los consejos de estas, ofreciendo las distintas virtudes del programa y a través de ellas se hizo la vinculación”, aseveró.

Aunque el programa no ha tenido el aforo que se esperaba, no considera que eso signifique un fracaso porque está atendiendo a una población que lo necesita, “no creo que sea un fracaso, está funcionando donde debe funcionar. El programa les está funcionando a los jóvenes para que se hagan de un oficio”.

Por último, Herrera declaró que el programa podría tener mayor impacto en BC y la zona fronteriza si el apoyo económico que se brinda a los jóvenes estuviera al nivel del salario mínimo de la frontera y no con el del Centro del país, además de recibir seguro social, que es otro de los atractivos del programa.

“Básicamente el motivo por el que no tiene un impacto es porque la oferta laboral es muy amplia, y no podemos competir contra eso. Nos gustaría que el programa se regionaliza y se pagara en cuanto a la región”, reiteró.

 

NO HUBO SEGUIMIENTO, ES UN PROGRAMA FANTASMA PARA NOSOTROS: LÍDERES EMPRESARIALES

Presidentes y representantes de cámaras, organismos y grupos de empresarios de distintos ramos en Baja California, fueron consultados por este Semanario con la intención de conocer su experiencia con Jóvenes Construyendo el Futuro. Casi todos respondieron no tener algún joven registrado en este programa por distintas razones.

En la Cámara Nacional de la Industria de Transformación, cuando el programa se implementó en la entidad, efectivamente fueron abordados por la coordinadora, pero luego de dicha reunión no volvieron a saber de ellos.

“Cuando llegó el programa se nos acercó la coordinadora del programa y le comenté que estábamos interesados en vincular a nuestros afiliados, pero luego de esa reunión no volvimos a saber nada de ellos”, declaró el presidente de Canacintra Tijuana.

“Estuvimos platicando entre los agremiados y nadie comentó que estuviera inscrito al programa, desconozco también si en otra cámara u organismo lo han implementado; lo que aplica a Canacintra nada, nadie”, agregó.

En el caso de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción Delegación Tijuana, Tecate y Playas de Rosarito, aseguraron desconocer por completo el programa.

“El único conocimiento que tenemos, es lo que se llega a publicar en la prensa, de que tiene cierto número de jóvenes inscritos, pero lo que respecta a nuestro sector, no hay ningún caso de apoyo en jóvenes, ni este año, ni el anterior. No sabemos a dónde acercarnos, no hay estímulos para participar ni acercamiento con nadie de nuestra Cámara”, denunciaron desde la CMIC.

Mientras que empresarios de la industria maquiladora revelaron que cuando entró el gobierno de la Cuarta Transformación en Baja California, hace aproximadamente un año, se reunieron con el encargado de la Secretaría de Bienestar y les presentó la documentación del programa, mas no volvieron a saber de él:

“De hecho quisimos inscribir a algunos de los que estaban con nosotros haciendo su servicio, pero hasta ahí llegó, después no supimos más del programa, ya no se acercaron y no he conocido alguna empresa que esté implementando este programa. Incluso a las personas que intentamos inscribir, ya no se les dio seguimiento”.

 

BUENA IDEA MAL IMPLEMENTADA EN BC: COPARMEX

El presidente de la Coparmex Federación Baja California, Armando León Ptacnik, calificó a Jóvenes Construyendo el Futuro como una buena idea, con una buena intención, pero es en su ejecución donde carece de efectividad, aunado a la poca transparencia que maneja la Secretaría de Bienestar en cuanto a los apoyos clientelares que otorga a la población.

“El gobierno no ha incentivado la participación de los organismos empresariales con una continua comunicación para impulsar el proyecto. No solo es soltarlo en medios de comunicación, exhortando a las empresas a que participen, sino que se sienten con los presidentes de los organismos para checarlo y motivar. No hay esa promoción, no se ha motivado a la gente que lo haga. Considero que es una buena idea, pero no está funcionando porque está siendo mal implementada”, argumentó.

 

UN PROGRAMA AGRIDULCE: CANACOPE

La presidenta de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño, Servicios y Turismo (Canacope-Servytur) en Tijuana, Gina Villalobos González, comentó que entre los inscritos al programa federal de sus agremiados las opiniones sobre son encontradas; algunos han presentado una grata experiencia, otros totalmente lo contrario.

De acuerdo con Gilberto Herrera, delegado regional de la Secretaría de Bienestar Social, los principales giros inscritos al programa son cafeterías, peluquerías, bisuterías y comercios en pequeño. De los 2 mil 200 afiliados a la Canacope, solo 200 se han inscrito a esta estrategia federal; solo la mitad ha tenido buena experiencia con el programa.

Villalobos González explica que ese 50% que tiene una buena impresión del programa, se debe a que en su mayoría son jóvenes con alguna relación familiar o de amistad con los patrones solicitantes, es decir, son sobrinos, primos, vecinos o amigos que los vinculan al programa para que así trabajen con ellos.

Por otro lado, los otros 50% que han tenido mala experiencia, son los que han contratado a jóvenes desconocidos, a los cuales perciben sin el perfil adecuado para trabajar y cierta apatía para realizar las actividades a desarrollar para cumplir con el propósito de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Comentarios

Tipo de Cambio