Estado suspende condicionalmente el proceso y Huerta sale libre

Foto: archivo.- Gustavo Huerta
Edición Impresa lunes, 18 enero, 2021 1:00 PM

Luego de más de siete meses en prisión por el delito de tortura, el Capitán en retiro, ex director de la Policía Municipal y ex secretario de Seguridad Pública de Tijuana, Gustavo Huerta Martínez, logró su libertad gracias a una nueva jurisprudencia. Autoridades señalaron que cuenta con arraigo en le entidad y no presenta un riesgo de sustracción de la justicia, por lo que se le fijó una garantía económica de 350 mil pesos

El 11 de enero, Gustavo Huerta Martínez, ex director y ex secretario de Seguridad Pública de Tijuana, quien se encontraba internado en el Centro de Reinserción Social (Cereso) El Hongo por el delito de tortura, fue liberado gracias a una jurisprudencia y al pago de una fianza de 350 mil pesos.

De acuerdo con información obtenida por ZETA, la defensa de Huerta Martínez emitió una jurisprudencia, la cual engloba una serie de argumentos legales, los cuales indican que el delito de tortura no amerita prisión preventiva oficiosa.

También se obtuvo la información que Salvador Morales Rubí, comisionado del Sistema Estatal Penitenciario, confirmó que el 10 de noviembre de 2020, el jefe del Departamento de Evaluación, Supervisión y Beneficios en Libertad, emitió un reporte que determinaba “la suspensión condicional del proceso”, concluyendo que el imputado (Huerta) “cuenta con arraigo en la entidad y no presenta un riesgo de sustracción de la acción de la justicia, con nivel nulo”.

El Juez Tercero de lo Penal ordenó su libertad bajo caución tras haber presentado una garantía económica de 350 mil pesos, fue así como el Capitán en retiro logró salir de El Hongo.

El 5 de junio de 2020, Gustavo Huerta Martínez se entregó a elementos de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI), ya que días antes la jueza Cecilia Maciel López, del Juzgado Tercero de lo Penal, giró una orden de aprehensión en su contra por el delito de tortura.

También en contra de Julián Leyzaola Pérez, quien era su jefe cuando ambos estuvieron al frente de la Secretaría de Seguridad Pública de Tijuana, durante la administración de Jorge Ramos Hernández (2007-2010).

Huerta Martínez es investigado por su presunta relación con hechos de tortura ocurridos cuando se desempeñaba en la Dirección de Policía y Tránsito Municipal, hechos que fueron denunciados por el agente José Luis Hernández Gálvez, entre otros.

En 2010, José Luis Hernández Gálvez, Rafael Sánchez Macedo, Eduardo Romero Enríquez y Víctor Javier Jove Rosales, fueron denunciados por el presidente de la Asociación Juvenil Mundial de Taekwondo, Kim Chum Ku. Detalló que a las 21:15 horas del 2 de marzo de 2010, en la Zona Norte, cuatro policías lo bajaron del taxi en que viajaba, lo asustaron, lo extorsionaron y le robaron 500 dólares, 300 euros y 100 dólares canadienses que traía en la cartera.

Los policías fueron removidos, pero Gálvez acusó que fue torturado para admitir el delito, le aplicaron el Protocolo de Estambul, presentó dictámenes médicos y peleó judicialmente. Como resultado fue reinstalado en el año 2012.

Sin embargo, en la declaración de Huerta Martínez al momento de ser presentado ante Juez Tercero de lo Penal, culpó a Julián Leyzaola Pérez como quien cometía las torturas.

“Los ofendía con palabras y en ocasiones con golpes como cachetadas, puñetazos y patadas en diversas partes del cuerpo (…) observando también a distancia que cuando no lograba obtener la respuesta que deseaba, su enojo crecía, generando mayores agresiones como asfixia por medio de una bolsa, ahogamiento poniéndoles un trapo en la cara y vertiéndoles agua en la cara, generándoles ahogamiento, así como también el uso de una chicharra, el cual es un aparto que se utiliza para dar descargas eléctricas a las personas en diversas partes del cuerpo, en diversas ocasiones”, declararía el Capitán en retiro.

En 2009, otro grupo de policías municipales denunciaron que fueron detenidos de manera arbitraria y trasladados al cuartel Aguaje de la Tuna, donde se les torturó por parte de varias personas, entre ellos elementos del Ejército, Leyzaola Pérez y Huerta Martínez.

El ex director de la Policía y secretario de Seguridad Pública, reapareció en la escena local el 7 de mayo de 2020, cuando la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana Municipal, entonces dirigida por Jorge Alberto Ayón Monsalve, anunció que ingresaría como vocero.

Pero la acción no se concretó, ya que, al día siguiente, la Sindicatura Procuradora del XXIII Ayuntamiento de Tijuana infirmó que desde 2017, Huerta había sido inhabilitado por cinco años para ocupar cualquier cargo público.

Respecto al Teniente Coronel Julián Leyzaola Pérez, ex candidato en dos ocasiones a la presidencia municipal de Tijuana, ex secretario de Seguridad en Tijuana y Ciudad Juárez, Chihuahua, está en calidad de prófugo, pero ha recurrido a sus redes sociales para asegurar que ha litigado varias veces la orden de aprehensión y espera que el caso de nuevo se resuelva.

“La acusación que me tiene hoy en exilio, se refiere a cuatro policías corruptos que fueron acusados por asaltar a un empresario extranjero y fueron reconocidos directamente por él, estos oficiales, como todos los criminales, han aprendido a utilizar los organismos de Derechos Humanos como un recurso de defensa.

“Alegando malos tratos y hasta tortura, estas falsedades han servido a diferentes Gobiernos para buscar de alguna manera evitar enfrentarse conmigo en una contienda electoral, primero Bustamante, luego El Patas y Kiko, y hoy Jaime Bonilla Valdez”, se lee en una publicación del 28 de septiembre de 2020 que aparece en la cuenta de Facebook del Teniente Coronel.

Comentarios

Tipo de Cambio