Crisis de empleo y alimentos más caros en 2021

Foto: Ramon T. Blanco V.
Edición Impresa lunes, 4 enero, 2021 1:00 PM

Expertos advierten a ZETA que la recuperación económica 2021, será insuficiente ante los estragos de la COVID. Las finanzas personales se verán afectadas por condiciones críticas de empleo y el encarecimiento de alimentos. Especialistas ven difícil llegada de inversiones al país por incertidumbre global y jurídica

Especialistas consultados por ZETA esperan que en 2021 haya una recuperación económica en México; sin embargo, será diferenciada e insuficiente para contrarrestar la caída histórica (-10%) en el año por concluir.

El presidente del Colegio de Economistas de Baja California, Ismael Plascencia López, recordó que en 2019 el crecimiento de México fue de -0.1%, por lo que se prevé que aun con el repunte de la economía a partir de 2021, durante todo el sexenio del Presidente Andrés Manuel López Obrador la economía mexicana crezca 0%, “lo cual es muy grave, porque hay más jóvenes en la economía que están buscando trabajo, que no lo van a encontrar y se van a ir incorporando al sector informal. Entonces, se espera un crecimiento de rebote de entre 4 y 5%, pero con ese crecimiento que tengamos en 2021 no alcanza para recuperarse de la caída tan grande que estamos teniendo en 2020”, manifestó.

De acuerdo con la última Encuesta a especialistas del sector privado del Banco de México (Banxico), la economía nacional crecerá 3.48% el próximo año. Perspectiva con la que coincide el integrante del Sistema de Investigadores Nacional, Roberto Fuentes Contreras, quien estimó que el crecimiento será diferenciado por sectores.

En ese sentido, advirtió que el sector terciario (comercio, turismos y servicios) “va a vivir un año peor que en 2020”, ya que el turismo no se va a recuperar de manera inmediata. “Lo peor de la crisis sanitaria está por verse, los meses de enero y febrero serán los peores, la gente está actuando como si no hubiera pandemia, y eso va a presionar el sistema de salud y a desincentivar que la gente salga a comer, a pasear y sobre todo a que las personas extranjeras visiten México, particularmente Baja California”.

Mientras que los sectores secundario y primario no van a tener un año “tan bueno” como 2020, aunque tampoco se prevé tengan decrecimiento, y esto seguirá favoreciendo a BC.

Foto: Julieta Aragon.Roberto Valero. Presidente del Centro de Estudios Economicos de Baja California

En un escenario positivo, para el segundo o tercer trimestre de 2021 podrían eliminarse las restricciones fronterizas dinamizándose más la economía. “Eso ayudaría, pero la solución para el sector terciario es de largo plazo, van a pasar años para que se pueda recuperarse, vamos a tener cierre de empresas sin duda, va a ver un incremento en el desempleo”, estimó.

El académico de la Facultad de Economía y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) destacó que “el crecimiento económico del Estado en 2019 fue el más bajo en un año de no crisis desde 2003, y para el sector terciario en 2019, el crecimiento comprobado por Inegi fue el más bajo desde 1995”.

Se espera que 2020 “seguramente va a ser el año con crecimiento más bajo aún que 2019, para Baja California”.

Por su parte, el presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California, Roberto Valero, previó una recuperación económica de 4% para el Estado en 2021. Pese a ello, se espera que la actividad económica tarde entre cuatro y seis años “para recuperarse de este golpe, que es más severo” que en 2008, ya que se detuvo completamente el aparato productivo y se “empobreció mucho a la población”.

Datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social apuntan que, al cierre de 2020, derivado de la crisis por el coronavirus, la pobreza es de entre 6.1 y 10.7 millones de personas a nivel nacional.

 

PRECIO DE ALIMENTOS SEGUIRÁ PRESIONANDO BOLSILLO DE CIUDADANOS

Los especialistas consultados por este Semanario consideraron que la inflación general en el país se mantendrá dentro del objetivo del Banxico, de 3% (más/menos un punto porcentual), en concordancia con la última encuesta del banco central que previó una inflación de 3.57% para 2021.

Una de las razones de ello, es que se prevé que el tipo de cambio se mantenga estable. Incluso si se depreciara 10%, lo que se ha observado es que el aumento general de precios en México, resulta ser siempre por debajo de ese 10%.

No obstante, Roberto Valero alertó que el próximo año el alza en los precios seguirá “castigando a los consumidores vía los alimentos e insumos del Sector Salud”, pues la inflación en esos productos es aún más alta que el índice general.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señalan que, al cierre de noviembre, el precio de los productos agropecuarios registró un aumento anual de 7.20%; el de las frutas y verduras, 9.50%; y el de los pecuarios de 5.32%. Mientras que la inflación general incrementó mensualmente 0.61% y se ubicó en 3.02% de forma anual.

En el transcurso de 2020, el mes con mayor incremento en el precio de las frutas y verduras fue octubre, con un alza de 16.24%. Marzo lo fue para los productos agropecuarios (9.96%) y abril para los pecuarios (7.83%).

“No vemos que para el año que entra esta situación vaya a mejorar”, advirtió Valero, y agregó que el mismo comportamiento se observa en Baja California. Según el reporte del Inegi, los meses con la inflación más alta en Mexicali fueron noviembre (4.62%), julio (1.01%) y junio (1.21%). Para Tijuana fueron julio (1.41%) y junio (1.09%)

El especialista apuntó que la inflación en el Sector Salud del Estado “está promediando 9%” para Mexicali y Tijuana.

Expuso que el encarecimiento de los alimentos se debe a un doble shock: las suspensiones de actividades las empresas que han tenido problemas para reactivar la producción y distribuir sus productos, y la restricción fronteriza.

“Los bajacalifornianos normalmente tienen un desahogo para satisfacer las necesidades con las compras en Estados Unidos, inclusive quienes no cruzan le piden a la comadre, al amigo, que les traiga productos de allá, pero ahorita por las restricciones no es el flujo normal” y eso ha elevado la demanda en BC.

En opinión de Ismael Plascencia López, del Colegio de Economistas de Baja California, los procesos inflacionarios en la entidad federativa y en el país se darán en la medida en que no se generen o no se rehagan bien los canales de distribución, interrumpidos por la pandemia de coronavirus.

Recomendó a la población ser “muy cautos con su dinero, que no se confíen”, ya que se espera un 2021 complicado. “A veces causa un poco de pena que muchos dicen ‘ya que se acabe 2020’, como si simplemente por arte de magia por pasar del 31 de diciembre al 1 de enero van a desaparecer los problemas, y no es así”, reflexionó.

En cuanto al precio de la mezcla mexicana, Ramsés Pech, analista en economía y energía, estimó que se mantendrá en un rango de 40 y 45 dólares por barril, debido a que “no se espera que incremente la demanda en el mundo ante la incertidumbre de qué tan efectivas son las vacunas (contra el virus SARS-CoV-2) y el tiempo de inmunidad”.

Foto: Julieta Aragon.- Roberto Fuentes Contreras, investigador de la Facultad de Economía y Relaciones Internacionales de la UABC

En ese sentido, tampoco se prevé que la inflación en México vaya a ser presionada por el incremento del precio las gasolinas en el corto plazo. “No es que el gobierno haya bajado su costo, sino que bajó por la oferta y la demanda, porque la gente no está usando su carro”, pero una vez que incremente la demanda, los precios se elevarán.

 PRECARIAS CONDICIONES LABORALES

Las expectativas en materia laboral para Baja California son ligeramente más positivas que para el resto del país, donde se estima que no se recuperarán 230 mil empleos formales (perdidos como consecuencia de la pandemia de coronavirus).

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indican que, durante los primeros meses de la enfermedad respiratoria en México, se perdieron un millón 113 mil 677 puestos de trabajo. De agosto a noviembre se habían creado 555 mil 060 empleos, equivalentes al 49.84% del total perdido.

En opinión del economista Ismael Plascencia, el mercado laboral resentirá el incremento en la automatización, “aquellas empresas que pueden automatizar procesos para prescindir de los trabajadores, pueden crecer y vender más, pero no necesariamente con más trabajadores, sino con menos”.

Tal situación se observa incluso en empresas de servicios que instauran software que lleva a cabo aquello que antes hacían tres personas.

Aunado a ello, el aumento del 15% en el salario mínimo para el próximo año golpeará más a los sectores de por sí afectados por la pandemia, como es el caso del sector turístico y de servicios, y el gastronómico.

“¿Cuál es el argumento a favor del incremento salarial? Que nunca va a ser un buen momento, si la economía fuera pujante, dirían todo está muy bien no es momento de moverle, y si no fuera el caso como en crisis, como en este momento, no hay que moverle. Entonces, nunca va a ser un buen momento para aumentar los salarios”, advirtió Roberto Fuentes Contreras, del Sistema de Investigadores Nacional.

Sin embargo, es importante que las personas tengan un salario digno, sobre todo a largo plazo, cuando concluya su etapa laboral y en aras de que el sistema de seguridad social cuente con financiamiento.

En opinión de ambos académicos, en Baja California la generación de empleo se mantendrá estable gracias a que la mayor parte de las fuentes de trabajo formales se crean en el sector de la manufactura; sin embargo, persistirán las condiciones precarias.

“Los últimos datos disponibles muestran que las condiciones críticas de ocupación que miden la calidad del empleo en Baja California, están en los peores niveles posibles que se tiene registro, y, por otra parte, gente con altos salarios con niveles históricamente más bajos. Y no hay ningún elemento para esperar que esta tendencia se modifique para el siguiente año”, afirmó Fuentes Contreras.

Perspectiva en la que coincidió Roberto Valero, quien en principio clarificó que el dato real de generación de empleos en BC es de 20 mil 030 fuentes de trabajo formal de noviembre de 2019 al mismo mes de 2020 (equivalentes a un incremento de 2.18%) y no los 46 mil que presume el secretario de Economía Sustentable y Turismo, Mario Escobedo Carignan.

“Los empleos que se están recuperando son de entre uno y dos salarios mínimos. En este año tenemos un récord. Hasta octubre había crecido en 113 mil la cifra de ocupados que ganan entre uno y dos salarios mínimos. Esto quiere decir que se están perdiendo muchísimos empleos de tres salarios en adelante. Y también, que a muchos de los trabajadores que volvieron a ser contratados, los están contratando con menor salario. Se entiende, porque las empresas están muy golpeadas y tienen todavía mucha incertidumbre en cuanto a lo que va a venir en los próximos meses”, agregó.

Datos del Consejo Nacional de Población (Conapo) indican que Baja California está perdiendo mano de obra calificada, la cual se está yendo a Sonora y el Bajío.

En un espectro más amplió -que contempla también al sector informal-, registros de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi dan cuenta que, hasta el tercer trimestre de 2020, en Baja California se han perdido 113 mil empleos.

 

SIN CONDICIONES PARA INVERSIONES

Para Roberto Valero, la perspectiva para el próximo año no es positiva en cuanto a la captación de Inversión Extranjera Directa (IED) y para la inversión fija en BC y el país.

“Tenemos un gobierno que ha estado persiguiendo empresas indiscriminadamente sin razón. El dato que nos da el Seguro Social hasta octubre, es que han cerrado cerca de 9 mil empresas en el periodo de Jaime Bonilla, y nos dice que en el mismo periodo se han ido capitales por más de 500 millones de dólares, la mayor cifra de toda la historia. Al contrario del discurso oficial, que dice que hay confianza en Baja California y que están los inversionistas, la verdad es que las inversiones se están yendo y las empresas cerrando”, aseveró el presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California.

Consideró que la Secretaría de Economía estatal sigue “vendiendo mano de obra barata, cercanía con Estados Unidos” para captar inversiones, sin considerar la importancia que tiene elegir empresas que realmente generen empleos bien remunerados y contribuyan con el crecimiento económico de la región.

Roberto Fuentes Contreras coincidió en que hay ciertos elementos de política pública en BC que no dan certidumbre a la inversión, “pareciera que hay un trato discrecional, arbitrario, por parte de las autoridades que tan poco ayudan a generar esta estabilidad para las inversiones”.

No obstante, aun cuando no haya certeza jurídica, las empresas podrían instalarse por el personal calificado, la cercanía con California y la demanda de sus bienes en Estados Unidos, pero “todavía no queda claro los efectos de mediano y largo plazo de la crisis en Estados Unidos, y si el efecto es negativo o más negativo de lo esperado, la demanda de los bienes que aquí producimos va a caer, por más que haya certidumbre, confianza y ganas de que llegue la inversión no llegará”, planteó.

Para concluir, concordó con Roberto Valero en que habrá inversiones deseables y otras que no lo serán por temas laborales, medioambientales y por una política industrial: “Tendríamos que tener cierto control de hacia dónde va nuestro barco, y eso requiere de un Estado que intervenga más, que participe más, que decida, pero desde una óptica técnica, no arbitraria, no casi autoritaria. En términos generales, no pareciera que haya un marco favorable para la entrada de inversiones”.

Comentarios

Tipo de Cambio