Comondú en quiebra, alcalde podría renunciar

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G.
Edición Impresa martes, 26 enero, 2021 1:00 PM

Con una deuda de 80 millones de pesos a sindicalizados, un paro total en el Ayuntamiento y sin recursos extraordinarios de la Federación, el alcalde Walter Valenzuela Acosta está con un pie fuera del cargo

Walter Valenzuela Acosta, alcalde del Ayuntamiento de Comondú, enfrenta un paro total que mantiene la base trabajadora del Ayuntamiento, producto de una crisis de más de 80 millones de pesos de adeudo a trabajadores sindicalizados, policías municipales y supernumerarios y compensados.

La debacle económica derivó del cierre de la llave de recursos extraordinarios provenientes de la Federación en el recorte presupuestal, única opción para sobrellevar la nómina municipal, además de que las cajas recaudadoras están tomadas por el Sindicato de Burócratas, expuso el edil comundeño.

“Estoy proponiendo en una carta firmada, les digo que les puedo pagar las dos quincenas el día primero de febrero, pero que me dejen las cajas abiertas y lo del bono lo seguimos trabajando, prorrogado, poco a poco hasta cumplirles, y el día 15 su quincena y los días de aguinaldo que les tenía que haber pagado los primeros 10 días de enero. Pero están cerrados los señores y no me dejan abrir nada, pues, yo no los entiendo”, lamentó.

A través de Tesorería, envió un documento en el que solicita encarecidamente la liberación de las cajas recaudadora; la administración es ya insostenible, la única opción es ir al día con los pagos de servicios e ir saldando de diez en diez trabajadores por día.

Solo a los sindicalizados les estaría pagando las dos quincenas de enero, según el acuerdo, el primero de febrero; y el bono navideño, los diez días de aguinaldo y la primera quincena de febrero, para el 15 del mismo mes.

“La base no lo aceptamos, estamos de acuerdo nosotros, seguimos en nuestro paro laboral de manera permanente y lo único que queremos es que nos paguen todo, nos levantamos una vez que se nos pague todo lo que nos deben, que es el bono de fin de año, la primera quincena de enero y la segunda parte de aguinaldo”, sostuvo Lourdes Martínez Sánchez, secretaria de Trabajos y Conflictos del Sindicato de Burócratas.

Los ánimos se caldearon en el Organismo Operador del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OOMSAPAS) de Comondú, donde llegaron a cerrar las oficinas y se toparon con servidores públicos afines al alcalde de extracción morenista, impidiendo la acción.

Crisis en Comondú, por falta de pago los empleados municipales salieron a las calles a manifestarse

Los inconformes cerraron las oficinas del OOMSAPAS de Comondú al grito de “¡Que pague, que pague, que pague! ¡Vuelvan a votar por Morena”, “¡Que renuncie! ¡Que renuncie! ¡Que renuncie!”.

Pese a los servidores públicos que salieron a defender al alcalde de Comondú, los trabajadores hablaron más fuerte: “El presidente, es el presidente de la Junta de Gobierno, claro que sí, vamos a cerrar, a todos estos trabajadores no les van a pagar hoy, vamos a cerrar porque los trabajadores así lo decidieron. Vamos a cerrar, compañeros”, declaró Daniela González Amador, una de las trabajadoras manifestantes.

Los trabajadores sindicalizados marcharon hasta el Kilómetro 206 de la Carretera Transpeninsular del tramo Ciudad Constitución-La Paz, donde impidieron el acceso vehicular, dejando pasar autos a cuentagotas.

Desde el 15 de enero, los trabajadores sindicalizados permanecen en paro de labores.

“El patrón es el presidente municipal, de ahí que se forme la opinión que debe ser con la ciudadanía, no vamos a entrar un tema político, es un tema laboral; hasta que se nos cumplan todas las prestaciones, es paro permanente”, sentenció la trabajadora burócrata.

Mientras avistaba la manifestación, el alcalde abandonó el municipio justo un día antes, previo a que se venciera el pago de la quincena, pues no teniendo recursos para pagar, huyó de Comondú sin avisar a nadie. Fue captado aterrizando en Guadalajara, Jalisco, desde entonces no se ha comunicado con el personal sindicalizado.

“Se pagó la segunda quincena de diciembre, para el 31 de diciembre es la que se pagó el día de hoy, pero queda pendiente el pago del bono de fin de año, la segunda parte de nuestros aguinaldos y la quincena de enero; no se vale, son 800 trabajadores, 800 familias afectadas y al momento no tenemos una respuesta”, dio a conocer una de las manifestantes.

 

LES ADEUDAN HASTA 15 QUINCENAS

Los trabajadores sindicalizados son parte medular de la operación del Ayuntamiento de Comondú, pero otra parte importante son los trabajadores compensados y de confianza, a ellos no les han pagado hasta 15 quincenas, están viviendo la peor crisis, no solo la pandemia; también la falta de pago. Muchos se endeudaron para poder sobrellevar la falta de pago del patrón, pero el alcalde ya reconoció que no tiene para pagar.

“Tenemos hambre, no nos han pagado, no estamos pidiendo nada fuera de lo normal, estamos pidiendo el pago de nuestro salario, días que ya trabajamos y ya no podemos sostener nuestras casas, estamos en pandemia y todos los días hay necesidades. ¿Qué le voy a decir a mis hijos cuando pidan comida? ¿Que se aguanten otra quincena sin comer? No, señor, me pagan lo que me deben, así es esto”, denunció la manifestante.

Lo aterrador no es en el área sindicalizada, hay trabajadores que llevan casi ocho meses sin cobrar su salario, mientras el munícipe se la pasa en Ciudad de México, Jalisco y visitando cada que puede a apoyar en recorridos a Víctor Castro, precandidato a gobernador.

“A algunos trabajadores les deben salarios de quince quincenas, son los supernumerarios, o bien, denominados compensados, ellos no son sindicalizados de base”, expresó por su parte la secretaria de Trabajos y Conflictos, Lourdes Martínez Sánchez.

La problemática es generalizada, quedó evidenciado que entre los trabajadores que apoyan a Walter Valenzuela Acosta, entre ellos la dirigente sindical del OOMSAPAS, no hay adeudo, esa parte es la única cubierta en salarios, además de dirigida por su ex chofer.

“Somos 849 trabajadores, vienen siendo algunos de SAPA y Gobierno del Estado, somos 712 trabajadores a los que se nos debe eso”, reiteró Martínez Sánchez.

Walter solicitó al Sindicato le liberen cajas recaudadores, de otra manera no puede pagar

Al cierre de esta edición, jueves 21 de enero, no había comunicación con el alcalde desde hace una semana, no ha querido dar la cara, ni siquiera es capaz de anunciar que no puede pagar. Menos aún, ha informado de las reuniones en Guadalajara y CDMX. Los trabajadores piden que les diga que no consiguió nada, o que le dieron largas al asunto.

“Como secretaria de Trabajos y Conflictos, (hubo comunicación) vía WhatsApp hasta la semana pasada. Nos dice que no hay dinero y que tenemos que abrir las cajas recaudadoras, ya que es la única forma que él tiene de percibir dinero para podernos pagar”, señaló Lourdes Martínez.

Empleados municipales recordaron que nunca les había pasado esto, tanto tiempo sin recibir su salario, “hay administraciones pasadas donde sí se ha suscitado, pero nunca como ahora, de tener un adeudo de tanto tiempo, así no, era de esperar antes máximo quince días y entonces se pagaba, creo era en la administración de Joel Villegas”, exhibió la secretaria de Trabajos y Conflictos del Sindicato.

“Estamos en la posición en que es todo o nada para poder levantar este paro, soy médico de profesión y sé la problemática de qué es lo que estamos pasando por la pandemia, pero cuando a alguien se nos afecta en el bolsillo, sabes que hay madres solteras que son el pilar económico de su casa, al igual que el papá, hay compañeros que son diabéticos, hipertensos-, el día de hoy se toma la decisión de qué grupos vulnerables se regresan a sus casas, los demás vamos a seguir con guardias por áreas  no mayores a diez personas, cuidando las medidas de seguridad e higiene”, anunció la trabajadora sindical.

Según Walter Valenzuela, la solución sería endeudar a otras administraciones municipales y realizar un despido masivo, así lo dejó entrever, apoyado por el Congreso del Estado con mayoría de Morena: “Traemos gestiones en Hacienda, con el Congreso del Estado, me está haciendo una evaluación 2015-2020 para ver la posibilidad de ayudarnos con el tema de los rezagos, no sé si con un crédito a largo plazo, porque a mediano plazo y largo plazo no podemos, a largo plazo sí podemos para la reorganización laboral, vamos a liquidar nuestra gente, tratar de estabilizar, pero eso no se va a calmar, no son demasiados ingresos y los egresos están muy distantes”.

 

LO DEJARON “LLORANDO” Y SOLO

Ha sido confirmado por varios actores políticos y servidores públicos de Morena: el ejecutivo comundeño ha manifestado ya sus intenciones de renunciar al Ayuntamiento debido a la falta de apoyo de sus propios compañeros en gobiernos municipales, del Congreso local, cámaras de Senadores y Diputados, ni de la Federación; lo apoyaron con 9 millones de 82 que debe.

Su comunicado internamente, es que quiere dejar la silla presidencial porque el problema es insostenible, solo queda “llorar”.

“Cuando llego yo a llorar, dicen ‘ahí viene el Walter otra vez a llorar’, pero pues a final de cuentas ellos saben el tema de Comondú, vemos la posición que tiene el Presidente de la República, y pues quisiéramos resolver esto, pero las condiciones son muy difíciles”, reflexionó.

La Federación y los “amigos” lo dejaron desamparado, mientras todo estaba tranquilo, posaban con el edil comundeño en reuniones políticas, pero ahora que está hasta el cuello de deudas, los “amigos” se esfumaron, nadie quiere estirar la mano hoy.

“No es caso desconocido por qué he estado de visita a la Federación, en el Senado con Ricardo Velázquez, Ricardo Monreal, que es de la bancada de Morena. He estado con los diputados federales, con todos los representantes nacionales, con Gabriel García”, y reiteró que nadie lo ha apoyado.

Walter justificó que en las administraciones pasadas estaban mejor, había apoyos a los ayuntamientos, hoy la Federación recortó toda clase de recurso dirigido y está asfixiando a las arcas municipales.

La Federación ha dado largas desde octubre, incluso desde julio, ya sabía que la situación financiera se iba a desplomar en diciembre.

“Las condiciones que estaban antes, que había apoyos extraordinarios federales, ya no hay apoyos extraordinarios federales, no es una falta de gestión nuestra, he recorrido las oficinas de la Secretaría de Hacienda, desde octubre estamos visitando a la Unidad de Coordinación, hemos visitado, sin exagerar, diez veces explicando la problemática que se vendría en diciembre, y desde noviembre nos están evaluando, auditando, revisando desde 2015 y de 2020. En ese tiempo, veo que a pesar de todo no estamos tan mal”, indicó el presidente municipal.

Insiste en que se deben abrir las cajas para poder echar mano de recursos y tratar de salir adelante, no es seguro, pero sí una opción, “están apoderados de todas las cajas de recaudación en administración, así cómo, ya hicimos gestiones a nivel nacional, agotamos la posibilidad de apoyo del gobernador, me dijo que definitivamente no tenía apoyo extraordinario, porque él no recibió y de la administración federal no hemos recibido apoyo; a nosotros nos restringe eso también”, expresó Walter Valenzuela.

Hoy se dio cuenta de que los apoyos extraordinarios no eran para darse lujos, ni en el Estado ni en municipios, sino para hacer frente al cierre de año, y mostró arrepentimiento.

“Para que Comondú estuviera bien, le ayudaba con una parte de la nómina, una parte proporcional el Estado, por otra parte, los ingresos de los recursos que llegan del orden federal, el Estado ponía una parte y los recursos propios eran para mantener todos los servicios completos sin inconvenientes. Así funcionaba esto, pero bueno, nos tocó una temporada difícil de cambios”, dijo.

Pese a ser de corrientes políticas encontradas, el único que ha estado para apoyar al alcalde, es el gobernador panista Carlos Mendoza, ni el coordinador de la defensa de la 4T, Víctor Castro, ni diputados locales, federales o senadores, han fungido como enlace nacional.

El propio gobernador consiguió espacio con representantes federales para analizar la situación de Comondú, “‘aguante vara, quería ser presidente, échele chingazos’, me dijo (el gobernador), y desde entonces hemos buscado para llegar; el propio gobernador nos hizo cita en Ciudad de México, en cierta manera ha estado un poco preocupado por nosotros. Definitivamente ya que se vino la bronca, cerramos el año con cero pesos en ayuda extraordinaria, vine a verlo varias veces, nunca me cerró la puerta, me dijo ‘agote esa posibilidad de ir a Ciudad de México, yo no le puedo ayudar”, manifestó Walter Valenzuela.

Trabajadores burócratas de Comondú permanecen en paro de labores

AL ALCALDE NO LE SALEN LAS CUENTAS

El presidente municipal de Comondú reconoció que en las malas es cuando realmente se conoce a los amigos, quienes están apoyando y de alguna manera echando una mano. Muchos políticos y aspirantes a gobernar Baja California Sur le dieron la espalda en su propio partido, y eso queda guardado.

Los recortes presupuestales le pegaron duro al Ayuntamiento, hoy las cuentas no le salen, Walter gasta más de lo que recauda.

“La diferencia de nosotros y administraciones anteriores, son más de 115 millones de pesos entre uno y otro, no hemos recibido nada, en el cierre anual de 2017 se recibieron 74 millones de pesos para el cierre del año, en el cierre de 2019 y 2020 no hemos recibido ni un solo peso, quieren que con 9 millones que nos mandan, paguemos 80 millones de pesos, no me dan las cuentas, pues, es lo que no entienden”, refirió Valenzuela Acosta.

La salida más fácil, dicen los trabajadores, es que el alcalde renuncie y llegue el suplente o alguien más, sin embargo, no es así de sencillo, se tienen que hacer auditorías y que el gobierno estatal tome las riendas para atender a un ayuntamiento insostenible.

Walter Valenzuela les habló de sus intenciones de renunciar, pero son los trabajadores quienes dicen que mejor se declare insostenible.

“En lo particular, sí me lo comentó al momento de que él quería renunciar, pero porque no es tan fácil así nada más decir ‘ya renuncio, ya me voy’, creo que más bien es declararse como un ayuntamiento insostenible, y así entonces el Gobierno el Estado haga una auditoría y empiece a funcionar. Es más fácil declararse insostenible que renunciar”, comentó Lourdes Martínez, secretaria de Trabajos y Conflictos del Sindicato de Burócratas.

 

Los empleados municipales tienen necesidad, la administración de Walter Valenzuela Acosta ha dejado mucho que desear, faltan los servicios públicos, agua potable y alumbrado, sin personal y sin recursos, lo que derivaría en una situación aún más grave.

Lo que están previendo los sindicalizados es que cada quincena o una vez al mes tengan que recurrir a paros para que les paguen, “somos 800 familias afectadas por esta situación del incumplimiento de pago, las prestaciones muchas veces uno puede ser hasta negociador, y decir ‘okey’ en el acuerdo, vamos por partes, vamos poniéndole una fecha, pero lo que sí no estamos de acuerdo es en el incumplimiento de pago en la quincena, ya que es un salario devengado, trabajado, y ellos como patrón pues dejan mucho que desear y mucho qué decir”.

El alcalde se dice atado de manos, sin recaudación y sin recursos de donde echar mano, la crisis económica es un hecho, es cuestión de tiempo para que tire la toalla. Ya lo manifestó a sus “amigos diputados” de partido, quienes ni la decencia tuvieron de contestarle el teléfono, mucho menos el precandidato a gobernador que supuestamente tiene contactos en México.

De seguir el incumplimiento, empleados municipales no descartan medidas más drásticas

“Yo no me niego a pagarles, le debemos una quincena y como a 70% de los trabajadores un bono único navideño, estamos negociando, pero ellos quieren que les pague bono, quincenas caídas, los diez días, pero si no me dejan abrir, ¿cómo le hago? Lo que estamos recibiendo son pagos electrónicos, mínimos, de la gente que lo hace desde la comodidad de su casa, su teléfono, tenemos una plataforma, pero la movilidad de la administración no se detiene, tenemos que seguir trabajando, moviendo compactadores, recogiendo basura, pagando gasolina, autos oficiales, y yo les he dicho que, si nos dieran margen de negociación, ya no les debiéramos tanto”, se defendió el alcalde.

Lo cierto es que no pudo con el paquete y las cuentas no le salen.

“Son 300 trabajadores supernumerarios, compensados, a algunos se les adeuda en quince, doce o diez quincenas, y el otro son los policías municipales, ellos también tienen adeudos en quincena y aguinaldo y prima vacacional. La verdad sí está de adorno, porque la secretaría que yo represento, es una grosería hacia nosotros, el presidente es nuestro patrón y por atención él debería ir y tomar micrófono, y decir ‘buenos días no tengo para pagarles’, y el tesorero debería acudir y decir ‘estoy haciendo tal gestión, fui a México, regresé y me dijeron que para finales de mes voy a tener una respuesta’, comunicarnos. Pero no, los días pasan y ninguna autoridad, ni tesorero, síndico, regidores, nadie se acerca con nosotros como base trabajadora”, lamentó la secretaria de Trabajos y Conflictos.

Los trabajadores fueron abandonados, lo único que saben es de un documento entregado como propuesta, prácticamente “aguanten diez días más sin pago”, entrando febrero les pagan quincenas, una vez que recauden un poco las cajas, y el 15 de febrero cubrir el resto.

Pero de todos los adeudos, a empleados compensados y de confianza no hay para cuándo pagar, mientras Walter Valenzuela Acosta guarda silencio y sana distancia de los manifestantes.

“Han mantenido el silencio, el presidente tiene días sin ir al Palacio Municipal porque es donde nosotros nos encontramos en plantón. Desde la semana pasada dejó de ir al Ayuntamiento, fue un día y lo acompañó la Guardia Nacional para que entrara”, recordó la trabajadora.

Comentarios

Tipo de Cambio