Pin Parental: “Atentado a derechos de los niños”

Edición Impresa martes, 15 diciembre, 2020 1:00 PM

Califican la iniciativa como un atentado contra los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, pues la reforma a dos artículos de la Constitución Política de Baja California Sur, implicaría que los padres de familia intervengan en los contenidos que sus hijos reciben en la instrucción académica  

La diputada del Partido Encuentro Solidario (PES), Lorenia Montaño, presentó una iniciativa para que padres y madres de familia puedan interferir en el tipo de contenidos que reciben los menores de edad en las escuelas de Baja California Sur.

Dicha reforma, que busca modificar los artículos 9 y 10 de la Constitución Política de Baja California Sur, es conocida en México y otros países como Pin Parental.

La legisladora expuso en tribuna que la educación es el proceso mediante el cual se proporcionan a un individuo, conocimientos que le sean necesarios para su vida cotidiana, y por lo tanto se trata de un proceso de enseñanza en la que los padres de familia juegan un papel fundamental.

Recalcó que en su Artículo 9, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California Sur, establece: “Es derecho correlativo a la calidad de padres, la determinación libre, informada y responsable, acerca del número y espaciamiento de los hijos y su educación, como deber supremo ante la sociedad”.

Por ello, “es claro que el derecho a la educación de los hijos corresponde en primer término a los padres, y en todo caso, el Estado podrá participar con las facultades que tiene en esta materia, como hasta ahora lo ha hecho, sin que su intervención sea influencia en materias que por credo, formación religiosa o moral, corresponden a la familia, a los padres, y por lo tanto, respetando el derecho que tienen los padres de familia a educar a sus hijos”, expuso Montaño.

“Es preciso, antes de continuar con nuestra exposición de motivos, establecer que debemos entender por Estado laico y educación laica, porque se ha llegado a los extremos de pensar que tal término implica que las personas deben despojarse de sus creencias religiosas y morales para asistir a sus trabajos o para ir a recibir educación; por el contrario, laico significa que somos libres de pertenecer o practicar cualquier doctrina religiosa”, agregó.

En su intervención, la diputada insistió en que el derecho de educar a los hijos es inalienable de los padres, no puede ser transferido y “mucho menos arrebatado” por otras personas, “lo que en esencia quiere decir, que nadie ni el Estado puede suplantar a los padres en el derecho de educar a sus hijos”.

Argumentó que el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en su Artículo 26, establece que los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

“La educación está amenazada por la incursión de ideologías que perturban el buen desarrollo y el correcto perfeccionamiento de la personalidad humana de las niñas y niños sudcalifornianos, ideologías a las que se suman otros factores de riesgo como las drogas, acoso, abuso, inseguridad, entre otros”, citó la regidora.

La iniciativa en sí busca reformar el Artículo 9 de la Constitución Política del Estado, para que a través del Pin Parental, quien ejerza la patria protestad de un menor, pueda pedir que se le informe previamente y autorice de manera expresa y por escrito la participación o presencia de los hijos o pupilos en cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad.

“De tal modo que, como padre, madre, tutora o tutor, pueda conocerlas y analizarlas de antemano, reflexionar sobre ellas y con base a ello, dar su consentimiento o no, para que el hijo o pupilo asista a dicha formación”. esto dará la posibilidad a padres y tutores de expresar su oposición a que sus hijos o pupilos participen en actividades que “contravengan” sus principios morales, éticos o religiosos, la cual deberá ser respetada por las autoridades educativas, sean públicas o privadas.

Asimismo, a través de una reforma al Artículo 10 de la Constitución, la diputada propone que las autoridades educativas tanto públicas como privadas, estén obligadas a pedir por escrito de los padres, tutores o quienes ejerzan la patria potestad, su consentimiento con el contenido de las actividades dentro del proceso educativo, y acatar la decisión de los padres, tutores o quienes ejerzan la patria potestad en cuanto al proceso educativo de los alumnos; y por lo tanto, deberán respetar su oposición o negativa a que sus hijos o pupilos participen en actividades que contravengan sus principios morales, éticos o religiosos.

Cabe mencionar que, tras su lectura, la iniciativa de Lorenia Montaño fue turnada a la Comisión de Asuntos Educativos para su análisis.

 

PIN PARENTAL: UN ATENTADO CONTRA LOS DERECHOS DE NIÑOS Y NIÑAS SUDCALIFORNIANOS

Ante la entrada de la iniciativa, activistas de diversos colectivos en Baja California Sur alzaron la voz ante lo que calificaron como un atentado contra los derechos humanos a la educación y al libre desarrollo de la personalidad de los niños y las niñas.

El Pin Parental es una especie de filtro que da a los padres y madres el poder de decidir qué clases pueden tomar sus hijos o no, dependiendo de los valores religiosos. Ya se ha intentado aprobar en otros estados, como en Aguascalientes, donde pasó la reforma.

Omar Ojeda, miembro de la asociación Aliadxs LGBT, señala que la iniciativa pone en riesgo a niños y niñas LGBT+ porque no tendrán un acompañamiento educativo.

“Es un muro contra la información el Pin Parental, merma los derechos humanos de los niños, niñas. Esto los orillaría a buscar en espacios menos especializados, pone en riesgo el derecho de los niños, no nos los inventamos nosotros como activistas”, manifestó.

“La iniciativa del Pin Parental pone en riesgo los compromisos en los que México se ve obligado por parte de tratados internacionales, como el derecho de los niños, niñas y adolescentes”, añadió.

Esta iniciativa también vulnera el Artículo 3 Constitucional y a la educación inclusiva, que no solo incorpora a personas con discapacidad o indígenas.

“Cuando le quitas la perspectiva de género y hablar del crecimiento de las personas y desarrollo de su sexualidad, estás quitando una parte de la inclusión de la información. Este Artículo Tercero no es nada más que garantice un derecho a la educación, sino también derecho a la autonomía de las personas, y eso es lo que ataca el Pin Parental”, enfatizó Ojeda.

En ese contexto, el activista menciona que la educación debe enfocarse en que los niños y niñas puedan ejercer la autonomía de manera progresiva, para que cuando cumplan 18 años, sepan decidir qué hacer con sus vidas.

NO ES SOLO UNA LUCHA LGBT+

Elí Verdugo, director de La Paz es Diversa, hizo hincapié en que el Pin Parental no solo es un tema que compete a los activistas de la comunidad LGBT+. Coincide en que esta iniciativa transgrede a la niñez en general.

En su opinión, proteger los derechos es una responsabilidad de todos, por lo que es necesario convocar tantos a maestros y madres, padres y madres de familia, y jóvenes para exponer los puntos nocivos de la reforma.

“Es algo que tenemos que hacer por la educación, diversidad sexual y de género, no nos corresponde solo a las personas LGBT+ ir en contra del Pin Parental. Es algo que puede pasar si como organizaciones nos posicionamos en este tema, otras organizaciones van a asumir que es una lucha nuestra”, expuso.

“Tenemos que ver la forma de converger con otros colectivos, luego se deslindan porque creen que es solo nuestra lucha. Debemos reconocer que tenemos que trabajar colectivamente, no solo las asociaciones”, considera Verdugo.

Omar Ojeda concuerda en que no se trata solo de una lucha de una comunidad. Recordó que Los Cabos, el municipio al cual representa la diputada Lorenia Montaño, es donde más casos de violación se han reportado. Más del 50% de los registrados en octubre, se documentaron en ese sector del Estado, según el Semáforo Delictivo.

“Es de género, es de LGBT, es indígena. En realidad, el Pin Parental nos va a quitar la oportunidad de prevenir las agresiones sexuales, violaciones, embarazos a edad temprana. El distrito que representa la diputada, que quiere poner una barrera para que no puedan acceder a información necesaria para generar mejores formas de relaciones incluso sociales, estilos de vida saludables, es el que más agresiones sexuales reporta”, advirtió.

También entorpecería el acceso a información relacionado con la violencia sexual digital, como la reciente Ley Olimpia que implica la prevención y protección en estos temas.

De tal forma que la mejor herramienta que tienen los niños y niñas para prevenir el abuso, es saber a dónde ir y con quién acudir.

“Cómo un niño va a saber que está viviendo un tipo de violencia digital, es parte de los derechos reproductivos explicarles que el abuso está presente y que deben prevenirlo”, afirmó.

Tanto Omar como Elí concluyen que el Pin Parental es una amenaza directa los derechos sexuales, la educación a la salud, inclusiva y a la educación sexual.

“Esta iniciativa y las que se han presentado, hablan de una tremenda ignorancia de los servidores públicos. El Pin Parental es un retroceso de derechos, es grave porque eso habla de cómo estamos en las manos de personas legisladoras que pareciera que no tienen la preparación suficiente para entender los temas”, finalizó Omar Ojeda.

“Quisiera pensar muy gentilmente que es únicamente ignorancia, pero con esas iniciativas están atentando contra las personas que deben representar. Algo que me gustaría que se reconociera:  los espacios escolares son los lugares donde muchas de las infancias se desarrollan, porque es donde pasan mayor tiempo. Llevar a la desinformación lleva a que dentro de los mismos espacios se violente o se discrimine a las personas por temas de orientación sexual o identidad. Eso afecta en temas de salud mental en adolescentes”, complementó Elí Verdugo.

 

INICIATIVA PROVOCARÁ TENSIÓN Y CAOS: DOCENTES Y ESPECIALISTAS

Para Isaac Pérez Volado, maestro de preparatoria, existe una tensión constante entre los intereses de los maestros, administrativos y los padres. En este punto, la iniciativa aprovecha para colarse.

“Cuando estas organizaciones están movilizadas por intereses políticos, sacuden una atención verdadera, por eso general revuelo. Me parece que es una intención que no tiene el mejor interés para los niños, tiene una intención dolosa, genera tensiones sociales con grupos religiosos, ven una oportunidad de avanzar con su agenda política en vez de ver cómo haremos para tener ciudadanos más autónomos, informados y dueños de sí mismos”, reflexionó.

Por lo cual, si los padres y madres de familia tienen en sus manos la posibilidad de activar mecanismos para obstruir la información, se generará caos, otorgando el derecho al padre para iniciar el procedimiento, al no haber una orientación apegada a derecho; bastará con que sea “controversial”.

“Creen que hablaremos de cosas que son meramente genitales, cuando la educación sexual está enfocada en la identidad, en la afectividad. Impacta en sus emociones hoy y ahora”, indicó el entrevistado.

Además de los temas de educación sexual, otras materias como Metodología de la Investigación estarían en riesgo, ya que busca explorar el mundo como es, sin una visión moral.

“Llamaría a tener en mente que dicen la educación es el futuro y no, la educación es el presente. La sexualidad no los va a esperar a que cumplan 18 años o lleguen a la universidad”, opinó Pérez Volado.

En un contexto de desigualdad educativa, señala que los servidores públicos deberían intervenir para que los docentes y alumnos tengan mejores condiciones en sus escuelas.

Por su parte, Luz Rodríguez, madre y activista por el derecho y la sana formación y sano desarrollo sexualidad de niños, adolescentes y jóvenes, menciona que el problema inicia al creer que los menores no saben decidir: “Todos estos niños no saben lo que pasa, tienen muchos problemas psicológicos en sí mismos como personas y también dan problemas a los papás y no saben ni qué hacer. Empezando en que no están educados sexualmente, los papás de esta época nos educaron con un libro. Es un retraso de educación sexual terrible y aparte una mala educación sexual, no sabemos qué pasa con nuestros cuerpos”.

Desde su perspectiva, el Pin Parental contribuye al bullying, a la desinformación, al miedo. “si los menores son informamos adecuadamente, podrán tomar sus propias decisiones sobre sus cuerpos, evitaría que accedieran, porque el papá va a decidir. Y el papá, por lo general, es educado en el machismo, en el patriarcado. Nuestra educación es patriarcal, la mayoría de los hombres no acceden a dar educación sexual a las hijas, pero a los hijos sí”, reiteró.

Según la especialista, si los niños y niñas crecen sin que se les estigmatice, serán libres y felices. En ese tenor, considera necesario contratar sexólogos para educar a los alumnos desde primaria hasta preparatoria.

Comentarios

Tipo de Cambio