Municipalización de San Felipe, una estupidez: experto

Edición Impresa lunes, 21 diciembre, 2020 1:00 PM

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El ex presidente del Colegio de Economistas, Enrique Rovirosa, fue claro: “La municipalización de San Felipe es una verdadera estupidez”. Las carencias económicas, el costo de la nómina y la mínima recaudación con la que cuenta el puerto, dejan en evidencia que la viabilidad del que será el séptimo municipio, solo se sustenta en un interés político basado en la intención de colocar nuevos puestos políticos para los partidos políticos. El domingo 13 de diciembre, el Congreso del Estado llevó a cabo un plebiscito para determinar la opinión de la comunidad, pero sólo el 16.7% de los votantes acudió a las urnas

Con una recaudación de impuestos y servicios de poco menos de 9 millones de pesos, que se contrapone con los 25 millones que requeriría para solventar los gastos mínimos de una nómina municipal, San Felipe necesitaría de 250 millones de pesos en un periodo de 18 meses por parte de los poderes Ejecutivo y Legislativo para adquisición de inmuebles, y un presupuesto federal de 100 millones de pesos al año para que su municipalización sea viable.

Lo anterior consta en el resumen del estudio de factibilidad del Poder Legislativo al que ZETA tuvo acceso, en el que se sustenta prácticamente toda la intención de separar a San Felipe de Mexicali, proceso que parece fundamentarse más en intenciones políticas que de carácter económico, social o como resultado de una política pública que busque prosperidad para los residentes de dicha comunidad.

El domingo 13 de diciembre, el Congreso del Estado, con el apoyo del Instituto Estatal Electoral de Baja California (IEEBC), llevó a cabo un plebiscito para recabar la opinión de los sanfelipenses, conformada actualmente por alrededor de 24 mil habitantes, de los cuales solo 13 mil 113 tienen la capacidad de votar, según el listado nominal ofrecido por el Legislativo.

 

El resultado fue un verdadero fracaso. Diputados y las agrupaciones que promueven la creación de la séptima localidad de BC, no tuvieron la capacidad de incentivar el sentido de pertenencia y la motivación de los residentes, pues del 40% de participación ciudadana que deseaba el diputado Juan Manuel Molina, sólo el 16.7% acudió a las urnas.

Aun así, superó el 10% requerido para obtener la calidad de “vinculante”, por lo que pasó la prueba y los resultados serán anexados al dictamen que prepara la Comisión de Gobernación, Legislación y Puntos Constitucionales del parlamento local y posteriormente se turnará a los municipios de Ensenada y Mexicali para recabar su opinión.

Mientras que la alcaldesa de Mexicali, Marina del Pilar Ávila Olmeda, anunció en sus redes sociales que respalda la separación de San Felipe del municipio, el economista Enrique Rovirosa, lo ve como “una verdadera estupidez”, pues en medio de una crisis económica mundial sin precedentes, la Cuarta Transformación pretende engrosar la nómina y reducir el presupuesto de todo el Estado, para cubrir ese incremento de personal.

A su juicio, los actuales diputados están aprovechando el abandono del Estado hacia los residentes del puerto para beneficiarse políticamente, pues ahora tendrán más espacios electorales en los que pueden incluir “a sus cuates”.

 

LA GRIS JORNADA ELECTORAL DE SAN FELIPE

San Felipe va rumbo a convertirse en el municipio más pequeño poblacionalmente hablando, con menor recaudación y menos servicios de todo Baja California.

La comunidad que vive principalmente de la pesca y el comercio ha sido severamente golpeada por las pobres y fallidas políticas públicas del Gobierno Federal para la preservación de la vaquita marina, un animal de estuario que se encuentra en peligro de extinción, y que según activistas internacionales que se “apoderaron” del Alto Golfo, los responsables de ello son los pescadores furtivos del puerto.

Presionado por las exigencias internacionales, el Gobierno de México realizó un operativo el 11 de noviembre, en el que detuvo a siete personas acusadas -presuntamente- de pertenecer a una organización de pescadores furtivos; dos de los implicados recuperaron su libertad, pero el resto, entre ellos el líder pescador Sunshine Rodríguez Peña, siguen recluidos en el penal federal de Hermosillo, Sonora.

Con los golpes políticos y económicos que sufre el puerto de San Felipe, era normal vaticinar una respuesta agresiva y separatista por parte de sus residentes, quienes desde los años 70 han buscado su independencia.

Sin embargo, de los poco más de 13 mil votantes, solo 2 mil 152 participaron, lo que representó una votación del 16.7%, menos de la mitad de lo registrado en la elección pasada, pues en 2019 sufragaron entre el 30 y 33% del listado nominal, según el cargo.

Alrededor de las siete de la mañana se instaló la Comisión Especial para la Municipalización de San Felipe, encabezada por el diputado morenista Juan Manuel Molina, en la que también participan Miriam Cano, Montserrat Caballero Ramírez, Víctor Navarro, Eva Gricelda Rodríguez y María Luisa Villalobos Ávila, todos integrantes de la bancada vinotinto.

Además, se tuvo la participación del subsecretario Luis Moreno; el director de Consultoría Legislativa, Francisco Javier Tenorio Andújar; y el representante del colectivo San Felipe Despierta, José Luis Dagnino. El proceso se desarrolló en las instalaciones del Módulo de Atención Ciudadana del diputado Molina García.

Al filo de las ocho de la mañana se inició con la jornada electoral, las seis casillas se instalaron sin problemas, salvo por un ligero retraso de una urna electrónica que no encendió y tuvo que ser cambiada. Cabe mencionar que es la primera vez que se utiliza un mecanismo digital para sufragar en BC, lo que podría servir como prueba para futuros ejercicios participativos.

No hubo contratiempos ni sobresaltos. La jornada se desarrolló tan tranquila como la taciturna vida del puerto interrumpida solo por los estragos del intenso viento que registró durante prácticamente toda la jornada.

En los recorridos realizados por ZETA en las diversas casillas de votación, se pudo confirmar que la mayoría de la gente que asistió tenía claro su interés independentista.

María Rubio y su madre, acudieron alrededor de las 9:30 am a la casilla ubicada en la secundaria “Amistad Internacional”, para manifestarse a favor de la municipalización.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]“Lo que queremos es que se haga municipio para que nos pongan un buen hospital, no hay nada aquí, no tenemos ambulancias, te cobran un dineral por llevarte (a Mexicali)”.

-¿Sienten que nos han abandonado? 

“Uy sí, muchísimo… muchísimo”.

Perla, de oficio comerciante, comentó que es urgente la municipalización para crecer como puerto y que la principal urgencia es la construcción de un hospital.

“No podemos decir que no (municipalización) y es algo que nos perjudicaría, esta es la más grande oportunidad que tenemos; todo el tiempo hemos estado abandonados por Mexicali, nos dan las migajas nada más”, expuso.

José, de oficio pescador, dijo que los han golpeado mucho con las restricciones del Alto Golfo y que les han dicho que vendrían más recursos federales si se consigue la municipalización. “Todos los recursos que vienen a San Felipe, bienvenidos, necesitamos escuelas grandes y hospitales, y sí, es lo primero”.

Curiosamente, las necesidades referidas en el sondeo por parte de los ciudadanos no forman parte de las atribuciones de un Ayuntamiento, sino que le atañen a los gobierno estatal y Federal.

Esta misma necesidad fue evidenciada en la encuesta de servicios realizada en el estudio de factibilidad emprendido por el Congreso, donde precisamente el acceso a la salud es la principal inconformidad.

Pasaron las horas y las casillas comenzaron a lucir concurridas, pero en gran medida se debió a los protocolos de sana distancia y de desinfección exigidos en periodo de pandemia. Para las dos de la tarde se vivió la jornada más concurrida, y a partir de ese momento fue reduciendo la afluencia de votantes.

El cierre previsto para las seis de la tarde se pospuso en una de las casillas, pues -extrañamente- recibió una atípica cantidad de sanfelipenses de un momento a otro, acumulándose de manera importante. Resulta curioso porque el resto de las casillas no tuvo la misma cantidad de votantes, pese a que no existía una restricción o limitante para sufragar. Es decir, con solo acreditar residencia en el puerto por medio de la credencial de elector, se podía participar en cualquiera de las urnas que, cabe señalar, no estaban muy alejadas una de la otra. Por mencionar un ejemplo, la escuela “Amistad Internacional” -donde se ubica una casilla- está a un kilómetro de la primaria “Jaime Nunó”, lo que representa tres minutos en vehículo y 13 a pie, según la herramienta Google Maps. El resto de las urnas tiene una distancia similar, exceptuando la ubicada en Las Delicias, que se encuentra a más de media hora de la que será la cabecera municipal.

Alrededor de las ocho de la noche, el diputado Juan Manuel Molina y el secretario ejecutivo del IEEBC, Raúl Guzmán, dieron a conocer la votación específica de cada casilla.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1608419168437{padding: 15px !important;background-color: #f2f2f2 !important;}”]

San Felipe en números; será un municipio pobre

Además de la zona portuaria, San Felipe será un municipio de vasto territorio que iniciará un kilómetro antes de la mina y culminará en el Ejido Hermenegildo Galeana, considerado ya municipio de Ensenada.

Comprenderá las comunidades El Vergel, Puertecitos, Punta Final, Alfonsinas (San Luis Gonzaga), Ejido Delicias, Santa Fe, La Curva, Playa de Oro, Valle Chico y Rancho del Sol, respetando territorialmente la conformación de las comunidades rurales de la zona.

Según el estudio del Congreso del Estado, el 56% de la población tiene ingresos bajos, el 34% se considera marginada, y el resto es clase media baja, media y alta. Solo el 23% tiene acceso a internet en sus viviendas, 32% cuentan con computadora y 84% con teléfono celular.

El mismo documento refiere que el 31% de la población se considera joven y solo existe un 9% de migración en los últimos cinco años; el 1.5% de la población es indígena.

También precisa que el 56.8% de la población está en edad de considerarse económicamente activa, y el 5.1% está desocupada, teniendo a las microempresas como la principal fuente de generación de empleos, concretamente en el comercio. Sin embargo, la fuente de estos datos es el Censo 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), cuando la veda de pesca no entraba en vigor.

El mismo documento precisa que la nómina municipal deberá ser entre 233 y 400 empleados, pero esto se calculó con base en el censo poblacional ya referido, en el cual contabilizaron 16 mil 702 habitantes, situación que ya no refleja una realidad donde se estiman 24 mil sanfelipenses.

La zona contemplada para ser el nuevo municipio consta de 49 policías, con cuatro patrullas; cuatro elementos federales con el mismo número de unidades; 18 bomberos con dos máquinas y ambulancias; una pipa y una unidad de rescate.

Parte del estudio al que ZETA tuvo acceso, da cuenta que los ingresos recaudados por San Felipe en 2019 por concepto de impuestos, fueron por 8 millones 747 mil 297 pesos, lo que representa el 1.63% del Impuesto Predial de todo Mexicali.

Sin embargo, con la separación de San Felipe, las participaciones federales serían de entre 83 y 117 millones de pesos. Además, compromete al Congreso y al Poder Legislativo a destinar 250 millones de pesos en los primeros 18 meses para que pueda ser viable, recurso que jamás ha sido asignado para la comunidad.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]CHOCAN OPINIONES SOBRE SAN FELIPE

Para el diputado Juan Manuel Molina y para José Luis Dagnino, la municipalización de San Felipe vendrá a mejorar las condiciones económicas y sociales del puerto, al dotarlos de más facultades para decidir sobre su futuro. El primero asegura que San Felipe está muy lejos de Mexicali, y para llevar a cabo algunos trámites o procesos legales, resulta sumamente complicado trasladarse hasta el municipio.

Como ejemplo hizo referencia a los residentes de la zona sur de San Felipe, en San Luis Gonzaga, los cuales ahora solo tendrán que recorrer 70 kilómetros para llevar a cabo diligencias administrativas, civiles o penales, lo que resulta mucho más fácil que los más de 150 kilómetros que deben transitar para llegar a Ensenada.

Con la municipalización se vendrá un gran beneficio en el conflicto de tenencia de la tierra, pues ahora la cabecera municipal estará más cerca y podrán despachar desde su comunidad.

Por su parte, José Luis Dagnino, de San Felipe Despierta, argumentó que ya es momento de que San Felipe tome sus propias decisiones: “No tenemos ningún temor de entrarle al futuro y desarrollo de Baja California, que es una de las riquezas más vastas de Baja California, tenemos yacimientos de litio, ganadería, agua, mar, pesca, y podemos dar el plus a través de un gobierno municipal que se elegirá en 2024”.

El ex delegado municipal en administraciones priistas y panistas, aseveró que está próxima de anunciarse una inversión de la empresa Inveravante para esta comunidad, con la construcción de 5 mil condominios y hoteles de cinco estrellas que detonarán el desarrollo económico al nivel de Cancún, lo que representará una importante generación de empleos en la zona.

Agregó que el estudio de factibilidad no establece si en estos momentos la comunidad puede sostenerse por sí misma, sino que se enfoca en el potencial que tiene para detonar su crecimiento, lo que terminó por otorgar la factibilidad.

Molina García secundó que los investigadores se mostraron sorprendidos por las capacidades con las que cuenta San Felipe para salir adelante, dado el gran potencial económico que no ha sido explotado.

En una opinión contraria se encuentra el ex presidente del Colegio de Economistas, Enrique Rovirosa, quien aseguró que en medio de la crisis mundial más grande registrada en la era moderna, y donde los recortes presupuestales de la Federación han sido más severos, lo último que los gobiernos locales deberían hacer es buscar el engrosamiento de la nómina.

A su juicio, el gasto corriente de San Felipe no será de 25 millones de pesos, sino al menos de 100 millones, pues deberían contemplarse el salario de ediles, directores, alcalde, prestaciones y una serie de necesidades elementales para su funcionamiento.

En su opinión, no existe una justificación que no sea política para municipalizar el puerto, pues ahora el partido en el poder tendrá la capacidad para incluir amigos y compromisos dentro de la nómina municipal.

Para Rovirosa, el hartazgo de los sanfelipenses es algo genuino y concordó con el abandono que hay por parte de los tres niveles de gobierno, pero negó que la solución sea separarse de Mexicali, pues solo generará más pobreza.

Según dijo, el Ayuntamiento de Mexicali y el Congreso debieron fortalecer las herramientas y facultades de la delegación de San Felipe con el objetivo de que pueda brindar mejores servicios y recaudar más dinero.

“Lo más probable es que la Federación (diga que) hay una bolsa de tantos millones, repártanselo ahora en 6 o entre 7. No hay más dinero, no alcanza, hay un subejercicio a nivel federal, no deberían ni siquiera el tema la municipalización, es algo secundario. Si bien es cierto, es promesa de campaña, hay cosas que, aunque sean promesas, se tienen que romper cuando así lo exigen; quieren comprar un carro nuevo sin tener trabajo”.

Para rematar, Rovirosa calificó de “bandidos y corruptos” a todos los diputados, por no analizar el daño que ocasionarán a Baja California, solo por crear más cotos de poder.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Comentarios

Tipo de Cambio