Mank

Cinemazcopio lunes, 14 diciembre, 2020 12:00 PM

David Fincher es un maestro de la pantalla grande y esta fue su oportunidad más clara para demostrarlo. Resaltando a la persona de Herman J Mankiewicz (Gary Oldman), el guionista del mítico “Ciudadano Kane”, el realizador aprovecha para honrar el papel de los escritores en el cine y rescatar un trozo de la era dorada de Hollywood con un ojo crítico.

En blanco y negro, el filme sigue a “Mank”, así apodado por sus colegas, mientras lucha por contar esta historia basada en la sesuda visión que Orson Wells tuvo del magnate William Randolph Hearst.

Oldman es el alma de esta película y francamente Fincher no pudo contar con un mejor actor para este rol. A su lado está Amanda Seyfried, quien interpreta a Marion Davies, una diva del celuloide que evoca a Betty Davis, un símbolo aquí más cerebral, capaz de entender al complejo “Mank”, quien transita entre el alcohol, el arte y el aplastante carácter de Wells en su afán por llevarse todo el crédito del “Ciudadano Kane”. Y con razón, pues, a fin de cuentas, es considerada una de las mejores películas de todos los tiempos.

Sin embargo, la relación que más explora esta cinta es la que tuvo el protagonista con el propio Hearst, magníficamente encarnado por Charles Dance, y de esas memorias se desprende su conflicto que termina trasladando a la persona de Charles Foster Kane.

De ahí se teje una subtrama que explora también el poder de los medios en manos de alguien como Hearst, y entonces vemos a “Mank” navegar los desafíos que plantean quienes lo rodean. Por supuesto que con pocas referencias del “Ciudadano Kane”, esta experiencia, disponible en Netflix, no será la misma, pero qué oportunidad para los cinéfilos ver este título como estreno de la semana, en esta plataforma de streaming. Algo bueno tenía que dejar la pandemia. ****

Punto final.- Anotemos “Mank” rumbo al Oscar.

Comentarios

Tipo de Cambio