Las sospechas en el atentado al dueño de Fisamex

Edición Impresa lunes, 14 diciembre, 2020 1:00 PM

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Manuel García Soto,  propietario de la empresa que ha realizado auditorías por deudas millonarias de agua a 2 mil 877 compañías bajacalifornianas, sospecha que tres de los dueños de empresas pueden ser responsables del ataque armado en su contra. A la fecha ha recaudado mil 443 millones de pesos, por lo que le han pagado 288 millones 608 mil 830 pesos. En el ámbito personal, se le ha relacionado con vendedores de cocaína y mantiene una denuncia por extorsión contra una ex pareja y un inversionista mexiquense

Manuel García Soto, dueño de Fisamex, empresa que realiza auditorías de agua para el Gobierno del Estado de Baja California, quien fue atacado a balazos el lunes 7 de diciembre en Tijuana, dijo de manera extraoficial a diversas autoridades, que tiene información que aportar para la búsqueda de los responsables del atentado en su contra.

Sospecha que puede venir de “tres empresas, principalmente dos”, pero no las identificó. Detalló que al momento de realizar las auditorías a los mencionados negocios para verificar las deudas que tienen con las comisiones de agua, pudieron detectar situaciones irregulares que pudieran estar relacionadas con lavado de dinero, y/o los propietarios serían personas inmiscuidas en actividades ilegales.

Pero pasaron tres días de los hechos, y a pesar de las sospechas, el ingeniero García siguió negándose a declarar. “Estoy recabando unos datos”, dijo a los investigadores que esperaban se presentara ante el Ministerio Público la tarde del jueves 10 de diciembre.

Sin embargo, acudir ante la Fiscalía General del Estado (FGE) no resultó prioritario para García, quien decidió organizar su traslado a Ciudad de México para atender los llamados que recibió del Presidente Andrés Manuel López Obrador y el senador Ricardo Monreal, quienes, aseguró, manifestaron estar preocupados por su situación. Comentó a sus cercanos que decidiría su situación después de hablar con los funcionarios federales en la Capital del país.

 

EL ATENTADO

A las 08:18 horas del lunes 7 de diciembre, elementos de la Policía Municipal de Tijuana reportaron bajo el número de incidente 1442942/2020, haber interceptado a dos masculinos sin identificar, ambos lesionados por arma de fuego sobre la calle Alba Roja. En datos complementarios informan que primero escucharon detonaciones de arma de fuego y posteriormente localizaron a dos masculinos heridos, pero estables.

“Señalando los afectados que los responsables de las detonaciones huyeron en una Ford Explorer color blanco y una Blazer gris de la cual no vieron placas de circulación”, y explicaron que las víctimas fueron trasladadas al Hospital Del Prado en un vehículo particular (sedán Aveo). En ese primer momento, Manuel García Soto fue identificado como funcionario de la CESPT y su acompañante como Jorge Luis Lizárraga Murrieta.

Posteriormente, en medio de la confusión y la impresión por la balacera, los implicados dieron dos versiones. Ambas coinciden en que alrededor de las ocho de la mañana del lunes, circulaban sobre la calle Colina Capistrano de sur a norte; informaron que unos familiares los seguían en un auto Aveo.

Lizárraga -acompañante de García- miraba al camino mientras conducía el pick-up Ford Lobo color rojo, placas AK914OA, y el dueño de Fisamex iba en el lugar de copiloto. Refirió estar escribiendo desde su teléfono celular, y, como los dos iban ocupados y distraídos, ninguno se percató de las características de los criminales.

En el siguiente momento es donde las versiones son divergentes:

  1. De acuerdo con el conductor, los delincuentes venían también sobre la calle Colina Capistrano, pero en sentido contrario, de norte a sur, a bordo de una camioneta oscura.
  2. Conforme al relato de los familiares que los seguían en el Aveo, el auto de los delincuentes llegó efectivamente de norte a sur, pero de la avenida Colina Escondida, se incorporó a la calle Colina Capistrano y dio vuelta en “U” para quedar a un lado del carro de las víctimas.

En ambos casos describieron que cuando los matones se emparejaron, y mientras pasaban por un costado del lado del piloto, les empezaron a disparar; 17 casquillos quedaron en la escena donde se dio la balacera.

El piloto, que era el primero en la línea de fuego de los sicarios, recibió dos impactos, uno en hombro izquierdo y un rozón en la nuca. Mientras García Soto, que estaba más lejos de los criminales, fue impactado en tres ocasiones: rodilla derecha, brazo izquierdo y un rozón en el abdomen.

Tras la balacera, los atacantes huyeron de nuevo por Avenida Colina Escondida, hacia la zona de Residencial Agua Caliente, y en el camino, cerca del punto de ataque, dejaron tirada una pistola calibre 9 milímetros, una de las dos armas usadas en el atentado.

Al momento de atentado, una patrulla circulaba de sur a norte por la misma calle Colina Capistrano, escuchó y vio de lejos el tiroteo. El agente, quien iba solo, no tuvo claro de cuál auto salieron los balazos, así que reportó el incidente, avisó que perseguía a distancia a uno de los autos implicados (pick-up rojo) y pidió refuerzos.

Heridos, Soto y Lizárraga huyeron de la escena del ataque de manera inmediata, bajaron por la misma vialidad donde los habían atacado, y atravesaron por las calles de Residencial los Olivos hasta llegar a Avenida Alba Roja.

Para ese momento, finalmente habían llegado los policías para apoyo que había pedido el uniformado que hizo el reporte, y todos interceptaron el pick-up Lobo rojo cuando llegaba al entronque con Avenida de las Ferias.

En ese punto, los tripulantes y sus familiares que venían detrás,  explicaron a los agentes que ellos eran las víctimas. El dueño de Fisamex quedó identificado como empleado de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana, y su acompañante como un pariente político del primero.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]LA INDAGATORIA

La mañana del mismo lunes, pasadas las 10:00 horas, en la transmisión en vivo que encabeza normalmente el gobernador Jaime Bonilla Valdez –en esa ocasión no, al estar contagiado de coronavirus-, a través de sus cuenta de Facebook para presentar un reporte diarios de acciones, Isaías Bertín Sandoval, representante de Secretaría de Seguridad Pública Federal en Baja California, confirmó el ataque y dio detalles generales.

Más tarde, a través de un comunicado, la FGE informó que la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Vida, había iniciado la carpeta de investigación 0204-2020-47939 por el delito de homicidio calificado en grado de tentativa, en contra de Manuel García Soto y Jorge Luis Lizárraga Murrieta.

El martes 8 de diciembre, agentes del Ministerio Público se presentaron a tomar la declaración de Manuel García, pero dijo no sentirse en condiciones en ese momento. Al día siguiente, el empresario atacado nuevamente se negó a dar su versión, manifestando que lo haría hasta el viernes 11 de diciembre, argumentando que necesitaba un dato.

Ante la negativa de la víctima para aportar datos, la FGE continuó trabajando y revisando el contenido de algunas cámaras de video ubicadas en algunos de los varios fraccionamientos privados de la zona, y pudo identificar la camioneta usada en el ataque: una Mercury Mountaineer gris oscura o negra con una franja plateada.

El auto fue video grabado huyendo hacia la zona de Colinas de Agua Caliente. Al interior de la FGE hubo un primer reporte de que el carro de los atacantes había sido localizado, pero después se rechazó la versión.

En cuanto a los casquillos y el arma localizada en la escena del crimen, el análisis balístico determinó en un primer momento que ninguna de las dos pistolas usadas en el intento de homicidio, habían participado previamente en otro delito cometido en Tijuana, tampoco han informado si encontraron huellas, pero siguen investigando.

 

LAS HIPÓTESIS

Dados los antecedentes personales recientes del ingeniero Manuel Soto García y el trabajo que está realizando para el Gobierno del Estado, el abanico de posibles enemigos es amplio, más allá de las sospechas manifestadas por la víctima.

* Línea de investigación laboral

Tres empresarios sospechosos, mencionados de manera extraoficial por Manuel García, los cuales aún no pueden ser investigados ni requeridos para implicar o deslindar responsabilidades porque sus nombres no han sido plasmados en la carpeta de investigación. Esta versión ha sido respaldada de manera tácita por el Gobierno del Estado.

Al día siguiente del ataque, el 8 de diciembre, en el reporte mañanero en vivo, el gobernador Bonilla participó desde el hospital donde convalecía, y respecto a este tema, informó que había recibido un llamado del Presidente López Obrador, quien le manifestó su preocupación por el incidente.

Aseguró que el Presidente consideraba que este atentado no era solo contra el dueño y el empleado heridos de Fisamex, sino que era un mensaje para el Gobierno del Estado de Baja California, porque han sido muchos los intereses afectados.

El mandatario declaró que no eran suicidas, tampoco cobardes, pero que las auditorias continuarían porque no se iban a dejar intimidar.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text css=”.vc_custom_1607706709492{padding: 15px !important;background-color: #dbdbdb !important;}”]

Mil 900 homicidios en Tijuana durante  2020

En los primeros nueve días de diciembre, 59 personas fueron privadas de la vida en distintos hechos en Tijuana, por lo que la cifra de homicidios dolosos asciende a mil 900 víctimas en el transcurso de 2020.

A veinte días que culmine el último mes del año, Tijuana sigue siendo en el primer lugar en muertes dolosas. Entre el martes 8 y la mañana del miércoles 9 de diciembre, se vivieron las horas más violentas en el municipio, al registrarse once asesinatos.

“Fue otro día complicado para Baja California, sobre todo para Tijuana en el tema de homicidios. Fueron 12 homicidios en el Estado, once en Tijuana y uno en Ensenada; Tecate, Rosarito y Mexicali se mantuvieron en cero”, informó el miércoles 9 Isaías Bertín Sandoval, secretario técnico de Seguridad, en el reporte de seguridad que emite diariamente en la transmisión del gobernador Jaime Bonilla Valdez.

En estos primeros días de diciembre, los distritos que más registraron hechos violentos son: Florido-Mariano, Los Pinos, Presa Rural y Natura, que comprenden la Zona Este de la ciudad.

Entre los eventos violentos de la semana, destaca la muerte de un conductor de la plataforma Didi, quien fue asesinado momentos antes de abordar su unidad Toyota Yaris color azul el 8 de diciembre. La víctima quedó tendida sobre el asfalto de la calle Z13, Colonia 3 de octubre.  Cuando los elementos policiacos recibieron el llamado de emergencia, un testigo refirió que al parecer el presunto responsable del homicidio se hallaba lesionado en un domicilio cercano al área del crimen. Al realizar una inspección ocular, los elementos se percataron que un hombre se encontraba fracturado de una pierna y a un costado se apreciaba un arma; y es que a decir del sujeto, se lesionó al tratar de brincar un cerco. El sospechoso y el arma fueron asegurados.

Al día siguiente, en un camino vecinal, a un lado de Avenida Palma Real, Colonia Los Valles, fue localizada una osamenta dentro de una fosa de aproximadamente 30 centímetros de profundidad. La víctima, de la que no se ha podido determinar sexo y edad, vestía chamarra color rojo, pantalón color negro y calzado deportivo. Se presume que el cadáver corresponde al de la joven Danna Sugey, desaparecida el 30 de marzo. La Fiscalía General del Estado se encuentra realizado los estudios de genética.

También ese día fue asesinado de un tiro en la cabeza Jorge Luis García Méndez, de 40 años, en la calle Pensador Mexicano, frente al domicilio número 4550 de la colonia Los Altos.

Mientras que ayer jueves 10, se localizó el cuerpo sin vida de un masculino envuelto en una cobija de color rojo, y sobre el mismo, una cartulina con un nacomensaje. El macabro hallazgo se reportó en la calle El Roble, por la entrada de la tienda Aprecio de la colonia Terrazas del Valle. También se reportó el descubrimiento del cadáver de una persona del sexo masculino en estado de descomposición. Los hechos se dataron en un tramo de terracería en la calle Del Árbol en la colonia Altiplano.

Hasta el jueves 10 de diciembre, Baja California sumaba 2 mil 756 homicidios dolosos perpetrados en el año en curso.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Los espaldarazos continuaron al día siguiente, miércoles 9, ya que la secretaria de Honestidad y Función Pública, Vicenta Espinosa, decidió presentar un extenso informe de los logros de Fisamex, 2 mil 877 compañías dictaminadas y “más de mil 400 millones de pesos de los grandes deudores del agua en lo que va del año. Sin embargo, aún falta por cobrar debido a las empresas que siguen resintiéndose a pagar”, dijo. Además, “tenemos pendiente por recuperar 2 mil 772 millones, que representa el 71 por ciento”.

La funcionaria se refiere a las 2 mil 877 auditorías realizadas por las cuales esperan captar 5 mil 430 millones 333 mil 964 pesos, de los cuales han recaudado mil 443 millones 44 mil 154 pesos, por lo cual se le ha pagado a Fisamex, es decir, a García, un total de 288 millones 608 mil 830 pesos.

 

* Línea de investigación personal

Personas implicadas en la venta de droga. La victima conoce delincuentes dedicados a comercializar cocaína. Entre el 7 y 11 de septiembre de 2020, el ingeniero García Soto fue videograbado en su departamento consumiendo cocaína en diferentes momentos y horarios. El video circuló en internet a partir del 29 de septiembre. En diferentes momentos, el afectado comentó que las grabaciones eran de 2019 o de agosto de 2020, lo cual reveló que su problema de adicción no era nuevo ni reciente.

 

* Denuncia por extorsión

En octubre, tras ser exonerado por el gobernador y mantener el contrato de las auditorias de agua, García denunció como responsables de la exhibición de los videos con la intención de extorsionarlo, a su entonces pareja María del Rocío Velázquez, al considerar que era la única que pudo haber realizado las grabaciones, debido a que estuvo en el departamento en todas las fechas en las que fue expuesto drogándose.

En su declaración, manifestó que estaba coludida con Christopher E. Pérez Giménez, empresario mexiquense y asesor de la alcaldesa de Tecate, Zulema Adams, quien intentaba obligarlo a pagarle una comisión, ya que supuestamente gracias a él, obtuvo el contrato con el Estado para realizar las auditorías de agua.

Dentro de este proceso, los señalados han negado los hechos y la FGE no les ha imputado responsabilidad.

Por el momento la fiscalía mantiene abiertas para investigación todas las hipótesis, y a pesar de que están realizando algunas acciones, no han tenido avances significativos, ya que la víctima, Manuel García, ha decidido postergar su declaración.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Comentarios

Tipo de Cambio