Incendio forestal consumió más de tres mil hectáreas

Ezenario lunes, 14 diciembre, 2020 1:00 PM

El pasado 7 de diciembre se originó un incendio en

el ejido identificado como Wilberth, muy cerca de l

a zona de Valle de las Palmas en el municipio de

Tecate; debido a las condiciones climatológicas,

creció y amenazó por tres días los límites con Tijuana

y Playas de Rosarito, provocando una gran nube de

humo y contaminación. En 2020, han sucedido 134

incendios en Baja California

Fue alrededor de las dos de la tarde del lunes 7 de diciembre cuando la dirección de Protección Civil y Bomberos de Tecate recibió el reporte de que en el ejido Wilberth, en el conocido cerro Bola, se estaba desarrollando un incendio de pastizal. Para el anochecer los fuertes vientos de la condición Santana avivaron tanto las llamas, que el siniestro se hizo visible por la gran columna de humo que formó, la cual se percibió en gran parte de la ciudad de Tijuana durante tres días.

En un reporte preliminar de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), se determinó que para la tarde del miércoles 9 el siniestro ya había consumido más de tres mil hectáreas de superficie no arbolada, conocida por contar con vegetación baja como arbustos y matorrales. Se logró liquidar en su totalidad por la mañana del jueves 10.

En sus primeras jornadas este incendio reunió a más de 60 elementos, entre combatientes de la Conafor, bomberos de Tijuana, Tecate y Playas de Rosarito, así como personas que se sumaron de manera voluntaria. No se registró ninguna pérdida material, debido a que se logró controlar antes de que afectara a las rancherías y desarrollos habitaciones ubicados a lo largo de los límites entre los tres municipios.

A nivel nacional la Conafor lleva el registro de cinco mil 715 incendios forestales en todo el país en lo que va del 2020 (corte al 4 de diciembre), de los cuales 134 han ocurrido en Baja California, consumiendo 65 mil 208 hectáreas de superficie, siendo el de esta semana uno de los incendios más grandes que se atienden en el año. Aunque Baja California es parte de las 10 entidades que muestran una incidencia media en este tipo de incendios, ocupa el primer lugar a nivel nacional de superficie afectada.

En segundo lugar le sigue Guerrero, con 213 incendios y 46 mil 541 hectáreas afectadas; en tercero Quintana Roo, con 68 incendios que consumieron 41 mil 678 hectáreas; en cuarto lugar Jalisco, con 603 incendios y 29 mil 531 hectáreas afectadas, en quinto lugar se ubicó Michoacán con 610 incendios que consumieron 19 mil 794 hectáreas.

En 2019 Baja California reportó 102 incendios forestales y 38 mil 518 hectáreas consumidas; también se midió un promedio de duración máximo de 20 horas con cuatro minutos. La entidad se mantuvo con incidencia media, pero se ubicó en el séptimo lugar en superficie afectada; el primer lugar en este rubro fue para el estado de Jalisco con 587 incendios y un total de 72 mil 268 hectáreas consumidas.

 

Tijuana, diez familias más sin hogar

En el transcurso del martes 8 de diciembre la dirección de Bomberos de Tijuana atendió diez incendios en casas habitación, siendo los de las colonias Internacional y Ojo de Agua las que mayor cantidad de casas consumidas tuvieron, de acuerdo con información difundida por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

En la colonia Internacional, ubicado cerca del área del Parque Industrial Pacífico, seis casas fueron consumidas en su totalidad por las llamas; una vez más, el viento y el vandalismo estuvieron presentes en las posibles causas del siniestro que dejó a varias familias sin hogar.

Es el caso de la señora Lilia, que apenas tenía ocho años residiendo en la calle conocida como Rampa Internacional, y se vio afectada por un incendio que se pudo originar con la quema de basura que es una constante a las faldas del cerro con el que colindaba su hogar.

“Algunos vecinos hacían reportes a la policía, al menos dos veces al año venían los bomberos a apagar un incendio provocados por los vagos. Otros vecinos, como nosotros, a veces salíamos a llamarles la atención para que dejaran de quemar basura o cobre”, expresó la afectada.

Añadió que un día antes tuvieron la pausa programada, la suspensión en el suministro de agua potable que la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana aplica desde el mediados de mes de agosto para aumentar los niveles de agua almacenada en la presa El Carrizo.

La falta de agua, comentó, fue crucial para el combate al incendio. Al menos en las calles más próximas a su casa no hay hidrantes, y los bomberos tuvieron que acudir al parque industrial de enfrente para abastecer de agua sus máquinas.

De acuerdo al testimonio de los bomberos que atendieron ese incendio, en esa zona siempre falla la presión del agua, por lo que es más tardado abastecer sus unidades para combatir cualquier siniestro, haciendo común que busquen hidrantes con mayor presión en áreas cercanas para eficientizar su labor.

Comentarios

Tipo de Cambio