“La Vocera”, repensando el mundo desde el cine

Espectáculoz lunes, 7 diciembre, 2020 12:15 PM

Enfocada en visibilizar a los pueblos indígenas, su lucha por la tierra, la vida y el territorio, Luciana Kaplan retrata el caminar de “Marichuy” y el Concejo Nacional Indígena (CNI) hacia la elección presidencial (2018) en México, documental en el que se invita a replantear la deshomogenización de cómo el capitalismo dicta debería ser el mundo

Luego de que el Concejo Nacional Indígena (CNI) promocionara a la médica tradicional nahua María de Jesús Patricio “Marichuy” para aspirar a la Presidencia de México a manera de cuestionar el sistema, la productora Carolina Coppel y la realizadora Luciana Kaplan, iniciaron la producción de “La Vocera”, documental que sigue de cerca la campaña y los desafíos del proceso electoral, y sobre todo, muestra las experiencias colectivas desde la resistencia de los pueblos originarios ante las políticas de despojo por parte del Estado y las industrias del sector privado, la rebeldía de pueblos y comunidades indígenas en el territorio mexicano ante el racismo que impera en la sociedad mexicana.

Reflexionan pueblos originarios en la posibilidad de cambiar el mundo a favor del planeta tierra

Subrayando las profundas diferencias respecto al concepto de desarrollo, “La Vocera” (lavocerafilm.com), narrado en español, maya, yaqui y wixárika, se presentó oficialmente en México en el marco del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, para después emprender el recorrido de proyecciones en 127 comunidades indígenas, y posteriormente en abril, llegar a las salas de cine.

“Ante la relegación de las comunidades indígenas y la importancia de seguir el proceso de una mujer indígena en busca de aparecer en las boletas electorales, con otro discurso y la ideología de volver a pensar el mundo de otra manera, regresar a las organizaciones comunitarias, cuestionar todo e ir en defensa de la tierra, emprendimos el seguimiento histórico, que también fue abrir los ojos a la realidad de un país despojado y comunidades muy organizadas que, con digna rabia a no dejarse, salieron a unir voces, escuchar, compartir y fortalecerse ante el despojo de sus tierras y recursos”, subrayó Luciana Kaplan a ZETA sobre su proyecto fílmico de 82 minutos.

“Marichuy”

En entrevista con el Semanario, “Marichuy”, quien representa al CNI y protagoniza “La Vocera”, explicó su nombramiento: “Reflexionamos que la destrucción por parte del capitalismo proviene del patriarcado, en cómo se la ha dado poder al hombre y se ha relegado a la mujer. Ese diseño ha destruido nuestros pueblos. Ahora nos toca participar y llevar el mensaje, pero no se trata de que ahora las mujeres mandan, sino de un proceso de visibilizarnos en los trabajos organizativos, de construir algo juntos, diferente”.

Más allá de la proliferación de contenidos reflexivos en streaming y salas de cine como parte del abanico de posibilidades del entretenimiento, el documental hoy más que nunca incita a repensarnos: “‘La Vocera’ busca acercar el diálogo, generarlo y deshomogenizar la manera de cómo dictan que debe ser el mundo”, afirmó Luciana, a lo que “Marichuy” agregó: “En esta película queda plasmada la lucha por la tierra y el territorio, la vida, el peso de la participación política de las mujeres, los pueblos, el medio ambiente. La vida es eso: tener una tierra donde sembrar, de dónde comer, el agua, los bosques, nuestra propia forma de cultivar y las riquezas naturales que están exterminando los que han visto el modo de sacar economía a costa del sufrimiento de las comunidades indígenas, de contaminar nuestras aguas con las minas”.

En la reflexión, el filme documenta los cuestionamientos de un joven sobre por qué seguir las creencias de la religión católica y dioses con los que fueron conquistados; y por otro lado, “Marichuy” invita al espectador a seguir la articulación de las diferentes luchas que se llevan en los territorios indígenas, organizaciones y colectivos, para repensar el camino. “Nosotros no buscamos alcaldías, gubernaturas; sería lo mismo, pensamos en que se debe diseñar algo nuevo desde abajo, con organización y la participación más visible de las mujeres, pueblos, y si lográramos conjuntar esas luchas, podríamos crear algo diferente a lo que nos han hecho creer. Nos dimos cuenta que el Instituto Nacional Electoral no está diseñado para la gente de abajo. Hay un grupo de personas que decide quiénes sí pueden y quiénes no, el sistema está podrido y no recoge el sentir del campo”, sostuvo Patricio.

Por último, cabe señalar que la cineasta Luciana Kaplan prepara el documental “Tratado de Invisibilidad”, sobre las mujeres que limpian los espacios públicos y que nadie las ve: “Los espacios no se limpian solos, ni las calles, entonces retrato como estas mujeres no existen para nadie, nadie la ve, son invisibles, pero ellas tienen una vida, son personas, tienen un nombre, una pasión. Algunas son sonideras, son alegres. No todo es horrible, se trata de ver a la gente que nadie ve”.

Comentarios

Tipo de Cambio