A temblar partidos políticos

Opinionez lunes, 7 diciembre, 2020 12:10 PM

El Instituto Nacional Electoral (INE) recientemente aprobó requisitos de paridad de género que se aplicarán en los próximos comicios locales del 2021, donde 15 gubernaturas están en juego. La decisión más trascendental es que dentro de estos requisitos se obliga a los partidos políticos a postular por lo menos a siete mujeres como sus candidatas.

Lo anterior cayó como “balde de agua helada” a todos aquellos varones que desean ser gobernadores de sus estados, y que tienen muy avanzadas sus campañas y amarres políticos. Esta noticia en lugar de celebrarse, fue criticada por varios partidos, al grado que Morena, PAN y Movimiento Ciudadano han anunciado que la impugnarán.

La eterna justificación ramplona de los partidos políticos es que a las mujeres no se le debe imponer una cuota; es decir, en lugar de 7 deberían ser 10 o las mismas 15. Lo anterior siempre ha sido una trampa ya que en el fondo la participación política de la mujer históricamente ha sido limitada o relegada. También en los mismos institutos políticos se afirma que en ocasiones es muy difícil contar con mujeres que quieran participar, por lo cual hay posiciones que se quedan vacías.

Si bien la decisión que tomó el INE es relevante e histórica es muy probable que las instancias correspondientes las desechen por ser inconstitucional, al imponer criterios que puedan limitar la participación de cualquier ciudadano en las elecciones. Es decir, el derecho a ser votado.

Pero más allá de enfrascarse en un debate constitucional, lo cierto es que aflora el machismo persistente en nuestro país y que se refleja en los partidos políticos. Llama la atención que Morena y PAN inmediatamente adviertan de su eventual impugnación. El partido que llevó a la presidencia de México a Andrés Manuel López Obrador, el cual se dice respetar las libertades, es uno de los que se oponen. El otro es el PAN, quien afirma ser muy incluyente, pero es sabido que es solo discurso. Verbo, pues.

De estos dos partidos, y por la información recabada, quien podría cumplir con mayor facilidad esta cuota de género sería Morena. Los estados de Campeche, Baja California, Tlaxcala, Nuevo León, por ejemplo, son entidades que podrían o van a postular mujeres candidatas. Por eso llama la atención su rechazo.

La principal razón para oponerse a esta medida es que el tablero político daría un giro de 180 grados, se pondría en predicamento intereses personales y de grupo. Hay precandidatos hombres que han invertido dinero y esfuerzo durante meses y años, por lo cual se ven seriamente amenazados.

He escuchado a miembros de partidos políticos señalar que es difícil encontrar a mujeres que se animen a encabezar candidaturas de todo tipo y que sean realmente competitivas, pero si no se les dan espacios y se motiva a hacerlo, lo anterior nunca sucederá.

Hoy en día solo hay dos mujeres que encabezan gobiernos estatales: Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México y Claudia Pavlovich en Sonora; solo dos de 32 entidades.

Estoy de acuerdo que la participación de las mujeres no debería ser por “decreto”, pero en este país estamos a años luz de que suceda por iniciativa de los políticos y sus partidos. Veremos qué sucede en las próximas semanas porque los procesos al interior de los partidos ya iniciaron en algunos casos.

Sería por demás interesante y divertido que esta decisión de paridad de género se mantuviera, colocaría a los partidos políticos “entre la espada y la pared”; entonces sí veríamos en las boletas nombres o rostros femeninos. Desafortunadamente, de suceder, sería más por obligación que por convicción.

 

Alejandro Caso Niebla es consultor en políticas públicas y comunicación; socio fundador de la empresa CAUDAE. @CasoAlejandro

Comentarios

Tipo de Cambio