Identificados trabajadores fallecidos en explosión en Iberdrola

Ezenario lunes, 21 diciembre, 2020 1:00 PM

De acuerdo a los resultados de la autopsia de los cuerpos, la causa de la muerte de ambos fue por traumatismo provocado por la caída de 30 metros; se hallaban en ese momento en el tanque de almacenamiento

 

Los dos trabajadores contratados por el corporativo internacional Iberdrola que fallecieron por una explosión el viernes 11 de diciembre fueron identificados como Einert Gonzalo Castillo López de 27 años y Alfredo lechuga Sandoval 37 años.

La central denominada “36 CCC Baja California III” propiedad de la empresa española con sede en la ciudad de Bilbao del país vasco, firmó un contrato por 25 años con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para la construcción y operación de la planta de ciclo combinado en la zona con el mismo nombre en el municipio de Ensenada.

Alfredo Lechuga tenía más de cinco años colaborando con la empresa
De acuerdo con el parte policiaco, a mediodía llegó a la central el reporte sobre una explosión de una tubería de agua de alta presión dentro de la empresa ubicada en el kilómetro 78.5 de la carretera escénica Tijuana -Ensenada.

La Jovita se encuentra junto a la trasnacional Energía Costa Azul (ECA) filial de Sempra Energy, con quien mantienen un contrato para abastecer de energía al igual que con la CFE quien aparece como propietaria del predio.

Una de las líneas de investigación que mantiene la fiscalía es que el tanque de agua no cumplía con las especificaciones de fabricación lo que provocó la muerte de los trabajadores.

Los hechos ocurrieron cuando ambos empleados llegaron en un vehículo de la empresa para realizar una prueba en el tanque para agua con el propósito de medir el la presión que soportaría el sistema de almacenamiento.

Luego de colocar las conexiones y dejar listas las instalaciones regresaron una hora más tarde, en esta vez al subir de nuevo al tanque éste explotó provocando la caída de Alfredo y Einert.

De acuerdo con los resultados que arrojó la necropsia practicada por el Servicio Médico Forense (Semefo), ambos empleados fallecieron por traumatismo.

En el caso de Einert, se trató de un traumatismo toracoabdominal provocado por la precipitación, o caída, desde una altura de alrededor de 30 metros.

El fallecimiento de Alfredo Lechuga fue por politraumatismo provocado por una precipitación, o caída, desde una altura de alrededor de 30 metros. Ambos se encontraban trabajando en un tanque de almacenamiento de agua.

Agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE) iniciaron una investigación por accidente de trabajo donde la empresa ha determinado quiénes de sus empleados podrán ir a declarar a la agencia del ministerio público.

A través de los canales de comunicación de la empresa, Semanario ZETA solicitó a la empresa información sobre los derechos de los trabajadores fallecidos, así como datos del dictamen, pero no hubo respuesta.

La empresa tampoco emitió comunicado explicando los sucesos.

 

 

Antecedentes fatales de La Jovita
Otro accidente fatal ocurrió en el camino que comparten ECA y La Jovita fue en el 2015, cuando el trabajador José Luis Yeomans Sánchez, falleció en un percance vehicular.

El empleado Leyvis Hernández de 34 años, quedó en estado de salud grave en un hospital de Ensenada; ambos fueron trasladados a hospitales privados por unidades del corporativo.

De acuerdo con información de la extinta Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), los directivos de las empresas impidieron el acceso a peritos de tránsito municipal lo que imposibilitó a los fiscales conocer más detalles del accidente.

La central termoeléctrica La Jovita, oficialmente registrada como “36 CC en Baja California III”, tiene poco más de tres años de operación en la zona de Costa Azul.

El equipo opera todo el año con gas natural, el cual recibe de sus vecinos ECA (Sempra) a través de un ramal del gasoducto y agua de mar para sus procesos.

La superficie que ocupa el proyecto es de 26 hectáreas y son propiedad de la CFE. La inversión estimada para la construcción fue de 3 mil 300 millones o 240 millones de dólares, según información del Manifiesto de Impacto Ambiental.

Sempra se deslindó del accidente

Por su parte, la empresa Sempra Energy se deslindó de los hechos en un comunicado que emitió minutos después del fatal accidente el pasado viernes.

“Con relación al incidente suscitado este día en la central eléctrica vecina a nuestra terminal, Energía Costa Azul informa que sus instalaciones se encuentran funcionando en perfecta normalidad dado que este suceso es totalmente ajeno a nuestras operaciones”.

“Conforme a lo establecido, se activó el Plan de Ayuda Mutua del Centro Energético La Jovita para coadyuvar en cualquier medida necesaria. Estaremos en espera de más información de parte de las autoridades correspondientes para seguir colaborando en lo que sea requerido. Expresamos nuestra completa solidaridad con nuestros vecinos y las familias de sus trabajadores”.

Comentarios

Tipo de Cambio