Difícil empresa

Opinionez lunes, 21 diciembre, 2020 12:00 PM

De Trez en Trez

 

 

 

Uno.- Una vez designada -¿encuestada?- la segura candidata al gobierno de Baja California por parte de Morena, calmadas las ansias de los otros aspirantes y suspirantes que se quedaron en el camino, toca el turno a lo que queda de oposición para tratar de postular a un personaje capaz de dar la batalla en la próxima elección.

Para ello, primeramente, intentarán resolver sus diferencias internas, revisar las “colas largas” de algunos pretendientes, minimizar conflictos, fingir “amnesia” en cuanto a los últimos seis años de gobierno panista, analizar una posible coalición con sus otrora adversarios políticos y luego, si pueden, elegir a un buen candidato o candidata que intente arrebatarle el poder total que por ahora tiene Morena en toda la entidad.

Nada fácil la empresa si se toma en cuenta que, luego de la votación estatal pasada, el efecto AMLO le permitió a Jaime Bonilla Valdez disfrutar de un “mini gobierno” -véase por donde se le vea- y ganar todos los municipios; dejando de pasada, seriamente dañados a todos los demás partidos políticos en BC en cuanto a votos, posiciones, confianza, credibilidad y hasta militancia, por aquello de las “renuncias” muy convenientes que presentaron muchos para treparse a la embarcación morena.

Doz.- El PRI -tal vez el más dañado si se toma en cuenta su trayectoria- con poca militancia y con sus “fuerzas vivas” en agonía, con escasos activos políticos divididos, luego de estar en la banca desde 1989 y arrastrando con la corrupción que caracterizó el sexenio tricolor de “Enriquepeñanieto”…

El PAN desgastado por los varios sexenios que detentaron el gobierno local, sin poder lograr resultados completos en todo lo que prometieron, y sí en cambio convirtiéndose en una “agencia de empleos”; no pudieron atenuar los principales problemas de la entidad y cerraron su ciclo con la gestión harto criticada, señalada y acusada de Francisco Arturo “Kiko” Vega, quien, por cierto, goza de “cabal libertad”, a pesar de las promesas del actual gobernador Bonilla Valdez.

Por su parte el PRD, históricamente con poca fuerza por estas tierras (salvo en los tiempos de sus fundadores), con sus pleitos internos de siempre y abandonados por AMLO y sus seguidores, tampoco tienen mucho de dónde escoger; buscará sobrevivir y beneficiarse de una coalición.

De esta forma, esos tres partidos principales pretenden coaligarse -no sin algunas resistencias verdaderas y otros intentos de reventarla- entre sí y con otros partidos de poco peso, para tratar de hacerse del gobierno estatal y desplazar a Morena, aprovechando la inconformidad, el enojo, la desilusión y el desencanto de muchos ciudadanos bajacalifornianos, algunos organizados en grupos importantes y numerosos.

Trez.- Lo malo es que, ante la escasez de nombres y trayectorias interesantes, con capacidad, responsabilidad y honestidad como mínimo, en esos partidos salen a relucir los mismos de siempre:

Ya se ha echado a andar la maquinaria para mencionar -como cada que hay una elección aquí- a Jorge Hank Rhon como la única opción viable; sin embargo, sus antecedentes (personales y como empresario metido a político) no garantizan un buen resultado; ahí está como muestra su gestión como presidente municipal de Tijuana y su posterior derrota ante el panista José Guadalupe Osuna Millán por la gubernatura de BC. El empresario mexiquense tampoco se caracteriza por su apego a las leyes ni por el buen trato con sus empleados de sus casas de apuestas; hoy -casualmente- algunos medios destacan la “reaparición” del excéntrico personaje en los escenarios políticos locales.

Por otra parte, se dice que en pleno diciembre “El Diablo” anda suelto y como siempre muy activo en la tenebra política de la que hace gala para ganar perdiendo, el ex diputado, ex senador, ex embajador, ex funcionarios federal, y ex priista (¿?) Fernando Castro Trenti tiene la mano metida en la próxima elección estatal desde su asesoría al dirigente nacional de Morena Mario Delgado.

Tanto Hank Rhon como Castro Trenti han tenido siempre a elementos de su grupo político en los gobiernos de los tres niveles y desean controlar el poder en BC para sus propios intereses, y esta, la de 2021, en una oportunidad para lograrlo; cuestión de que los partidos políticos se pongan de acuerdo aún a costa de renunciar a sus principios y unirse con sus antes adversarios.

P.D.- Marina del Pilar Ávila: Es diputada federal con licencia para ocupar la presidencia municipal de Mexicali, y solicitará otra licencia al cargo para ser candidata de Morena al Gobierno de BC. ¿Pues no que no son iguales?

P.D.2.- La reelección como premio de consolación para algunos y como “premio” -dicen- para otros. De lo perdido, lo que aparezca.

 

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana.

Correo: profeohe@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio