Reapertura de comercios no levanta economía en San Ysidro

Foto: Eduardo Andrade
 
Edición Impresa lunes, 1 junio, 2020 01:00 PM

Con todo y que algunos establecimientos han reabierto en San Ysidro tras la fase de confinamiento decretada con motivo del coronavirus, la economía no se ha reactivado. A decir del presidente de la Cámara de Comercio de ese distrito de San Diego, se siguen perdiendo 2 millones de dólares al día; advirtió que mientras no se reanuden los cruces para visitantes a la Unión Americana, el sector no se recuperará. Uno de los principales comercios en la modalidad duty free ya sufrió consecuencias con su cierre definitivo

Tras semanas de permanecer cerrados por el brote de coronavirus, algunos negocios en San Ysidro, California reabrieron a raíz del plan que el gobernador Gavin Newsom presentó para reactivar la economía. Sin embargo, no han registrado demasiada ganancia, pues buena parte de su clientela procede de Tijuana y los cruces a Estados Unidos por el momento solo obedecen a actividades esenciales.

Giros como la venta de textiles o de artículos de belleza están redituando 50% o menos de la mitad de lo que generaban antes del 19 de marzo, fecha en que 562 establecimientos (de un total de 730) suspendieron operaciones por disposición gubernamental.

La crisis económica derivada de las restricciones por el esparcimiento del virus, tales como el constreñimiento de ingresos a la Unión Americana, ya cobró factura en California con el cierre definitivo de uno de los principales comercios libres de impuestos, conocido como Baja Duty Free, el cual operó por espacio de 30 años.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora.- Jason B. Wells, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro

Para el presidente de la Cámara de Comercio de San Ysidro, Jason Wells, “perder un miembro de la comunidad tan importante, quiere decir que la situación nos ha afectado en dimensiones que jamás hemos visto en cien años”.

En entrevista con ZETA, el líder empresarial dijo tratarse de la primera compañía sobre la cual se le reportó su extinción. Aclaró que ello no significa que otros negocios no hayan cerrado.

Aparte de Baja Duty Free, “todavía no tengo reporte de ninguno; no quiere decir que no hay ninguno, pero no se han reportado, realmente solo hay tres maneras de saberlo: uno, que nos hablen y nos digan; dos, que reabran todos y no abran ellos; o, tres, que en un año veamos que no renueven su licencia”, detalló.

Según el entrevistado, el circuito comercial en San Ysidro Boulevard depende “del 95% de los clientes que vienen de México”, de ahí que “sin la reapertura completa de la frontera”, el sector económico no logrará reactivarse, advirtió.

Con la reanudación de operaciones comerciales en ese distrito de San Diego, California, el cual incluye los complejos comerciales Outlets at the Border y Las Americas Premium Outlets, ubicados sobre Camino de la Plaza, la recuperación económica se ha dado por debajo del 10%, “por qué: reitero, dependemos de México, y los que vienen de manera turística, de compras, visita, lo que sea, no pueden venir; para nosotros todavía no hay venta”, sostuvo.

“El impacto a la economía de San Ysidro, estás hablando solamente de los que es San Ysidro, son 2 millones de dólares por día que hemos estado perdiendo por más de dos meses. Entonces se puede calcular, estamos hablando de más de 100 millones de dólares de pérdidas hasta la fecha”, recalcó Wells.

 

VENTAS POR DEBAJO DEL 50%

En una tienda de zapatos, cobertores, ropa interior y juguetes (Abbys Home Textile), donde antes del cierre obligado ciudadanos mexicanos compraban “a montones” productos para su reventa, las transacciones se están dando apenas al 50%, a decir de un dependiente; mientras que en un local con productos para el cuidado del cabello y tratamiento de las uñas, el cual incluye salón de belleza (Sari’s Beauty Supply), la clientela no superó el 2% en su día de reapertura, 22 de mayo, reveló personal del establecimiento.

En un negocio de telefonía inalámbrica (Metro by T-Mobile), ubicado sobre San Ysidro Boulevard, al igual que los otros dos, tampoco se ha visto “mucho movimiento”, tal como reveló un empleado de nombre Sergio, quien explicó que en ese lugar las ventas “bajaron como en un 60%”, lo cual en parte ha tenido que ver con que adentro no puede haber más de diez clientes, como medida de prevención ante posibles contagios. También mencionó que “mucha gente que cruza” de México a Estados Unidos forma parte de su clientela, toda vez que la compañía no expide un contrato para prestar el servicio, de manera que, con el cierre parcial de garitas, la compañía se ha visto mermada de consumidores.

Con todo y que el rubro de teléfonos móviles se mantuvo como actividad esencial, de cualquier modo resintió las afectaciones del COVID-19 al ámbito mercantil, tal como se hizo patente en otro comercio en el que se tuvo que recurrir al recorte de personal. De ahí que no todos los locales adscritos al giro se mantuvieran abiertos.

En un establecimiento que opera en la modalidad duty free (HKG), la rehabilitación comercial en San Ysidro, generó 20% más de ganancias, a decir de una dependiente. En cambio la ausencia de visitantes de Tijuana ha perjudicado la comercialización de perfumes.

Por lo que respecta a una zapatería (K Shoes) la venta bajó al 50%, a decir de una empleada del lugar, quien agregó que por día el negocio estaba recibiendo entre 20 y 30 clientes y que 60% de su clientela procedía de Tijuana, Baja California.

Por lo que refiere al área de los outlets (tiendas de saldos), el reinicio de operaciones tuvo lugar poco antes del fin de semana conmemorativo por el Día de los Caídos (Memorial Day), conforme a declaraciones de una trabajadora.

En la fecha oficial que conmemora a soldados estadounidenses muertos en combate (que en este caso correspondió al lunes 25 de mayo), el ambiente en Outlets at the Border fue de desolación, con solo cuatro establecimientos abiertos: una zapatería, una tienda de ropa de diseñador, otra de prendas deportivas y una juguetería.

A decir de Jesús Alejandro Pérez, quien despacha en el local de vestimenta y artículos deportivos, este estaba registrando movimientos en un 50%. “Estamos llegando como a la mitad de nuestras metas”, expresó, y, como estrategia para atraer clientela, el negocio estaba ofreciendo 60% de descuento aplicable a toda la mercancía. Y dijo que el personal estaba acatando las medidas de seguridad implementadas por el Estado de California.

En Las Americas Premium Outlets, una empleada profirió que en lo referente al establecimiento para el que se desempeña las ventas no habían despuntado. Aparte, consideró que aún no debió haberse dado la reapertura, en vista que “no hay muchas medidas de sanidad por parte de la plaza, los clientes no entienden que tienen que tomar sus medidas de distancia”.

En una tienda de ropa las ventas se reportaron “de la mitad para abajo”, con todo y que ese día había sido “el mejor”.

Foto: Eduardo Andrade

Un dependiente mencionó que ahí los empleados debían usar cubre bocas y, en el caso del personal designado para los vestidores, guantes; además de tener que limpiarse el vestidor antes de que el cliente pasara, así como la caja y el mobiliario correspondiente, después de hacer cualquier cobro.

El corporativo Simon, al cual pertenece Las Americas Premium Outlets, emitió políticas de control en el marco de la reanudación de operaciones (en este caso procedió el 23 de mayo), para lo cual se solicitó la opinión y el aval de “expertos” en Epidemiología y Salud y Seguridad Ambiental.

La firma (a la que igualmente pertenecen Fashion Valley Mall y Carlsbad Premium Outlets) dio a conocer que como parte de esos protocolos se mejoraría la sanitización de comedores, baños, escaleras, directorios, basureros y chapas; se garantizaría la disponibilidad de caretas protectoras, paños desinfectantes, toma de temperatura para los compradores, así como equipo de protección para personal; los establecimientos en su totalidad serían abastecidos con líquido sanitizador; se promoverían pautas para mantener la higiene; se revisaría preventivamente a los empleados con el fin de asegurar que no arribaran al trabajo en caso de presentar síntomas de COVID o gripe; y habrían de promoverse prácticas de distanciamiento social e implementarse marcadores de distancia.

En materia de aportaciones, Simon contribuye con “122.9 millones en impuestos a las ventas” y “10.8 millones en ingresos por impuestos a la propiedad”, además de que ha generado 5 mil 200 empleos, complementó el corporativo.

 

CORONAVIRUS COMO PRETEXTO PARA RESTRINGIR INGRESOS A EU

El presidente de la Cámara de Comercio de San Ysidro expuso que la Mesa Directiva de esa organización sostendría una reunión entre el 1 y 2 de junio, en aras de posicionarse sobre la restricción a los cruces a Norteamérica. A propósito adelantó, aclarando no ser oficial, que se estaría aprobando la postura de que al igual que “el gobierno ha protegido el comercio de carga, en lo que es Otay Mesa, se tiene que apoyar la economía de turismo (implícitamente la venta al menudeo)”, que es de lo que depende San Ysidro.

Arguyó que para tales efectos “el Condado de San Diego, la ciudad de San Diego y el Estado de California han hecho bastantes reglas y políticas para los negocios para abrir”, con lo cual, a su modo de ver, comerciantes y consumidores estarían protegidos.

“No queremos que el CBP esté actuando como enfermeras, su trabajo es seguridad nacional, que en este momento creemos que en cuestión del COVID lo tenemos cubierto aquí en San Ysidro, donde deben abrir las puertas”, sentenció, además de considerar que debería haber mayor colaboración entre California y Baja California en cuanto al manejo de la crisis sanitaria, en el ánimo de garantizar un regreso seguro al ritmo habitual de actividades.

“El Estado de California debe hacer una hermandad más fuerte con el Estado de Baja California para intercambiar no solamente información; yo sé que existen juntas binacionales donde se comparten sus cifras y lo que están haciendo, pero necesitamos actos, coordinación entre ambos estados, porque sabemos que el sistema de salud pública en México, específicamente en Baja California, no está en condiciones para lidiar con crisis así”, afirmó Jason Wells.

Se pronunció a favor de que California apoye a BC, tomando en cuenta que desde su punto de vista, el Estado norteamericano ha “podido controlar hasta cierto punto la situación”. Asumió que si en Baja California las circunstancias son desfavorables, en aquella entidad también lo serán, toda vez que por otro lado, 45% de quienes trabajan en SY proceden de Tijuana. “No podemos sobrevivir en San Ysidro sin Baja California, entonces necesitamos que los representantes del pueblo actúen de manera que beneficie al pueblo”, propuso.

Wells criticó que el Presidente Donald Trump aún no declare la reapertura total de garitas. “Si para él era bastante importante las televisiones y aparatos eléctricos, aparatos médicos, que tuvo que asegurar que se mantuvo abierto cruce de carga, lo cual aplaudimos, también es tan importante la economía basada en el turismo y menoreo (menudeo)”, dijo, y no dudó en asumir que la pandemia sirve como pretexto al primer mandatario para mantener restringidos los cruces.

“Es obvio que él mantiene felices sus amigos ricos con grandes empresas por mantener abierto el cruce de carga, pero en cuestión del mexicano no deja de aprovechar un momento en afectarlos, que es lo que hemos visto, y lo malo, hay un dicho en inglés que dice ‘No hay que malgastar una buena crisis’; usualmente esto está hablando en términos de hacer positivo de algo negativo, pero en esta cuestión yo creo que él no quiere dejar de aprovechar de una crisis para promover sus creencias y políticas racistas”, aseveró.

Recientemente el portal Univisión Noticias dio a conocer que la propagación de la enfermedad COVID-19 constituyó una justificación para que el asesor de Donald Trump, Stephen Miller, consumara un plan sobre el que venía trabajando desde el inicio de la actual administración, relativo al cierre de fronteras.

Pese a que la sífilis, la gonorrea, la lepra y la tuberculosis ameritan que los extranjeros aquejados por alguno de estos padecimientos no puedan entrar a territorio norteamericano, ninguna esas enfermedades ha alcanzado los niveles del coronavirus en cuanto a problema de salud pública, de modo que con el surgimiento de la enfermedad respiratoria, Miller, quien con base en la Ley de inmigración había pretendido blindar a los estadounidenses de males procedentes de otros países, finalmente logró restringir los accesos a esa nación.

El 18 de mayo, en vez de reabrir como estaba previsto para el día 19, la administración de Donald Trump anunció que el cierre parcial de fronteras se extendería hasta el 22 de junio.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio