Trabajadoras sexuales en Tijuana, dejadas a su suerte durante contingencia sanitaria

Ezenario lunes, 4 mayo, 2020 1:00 PM

La campaña “Quédate en Casa” no aplica a toda la población en la ciudad de Tijuana; al menos no para las mujeres que se dedican al trabajo sexual, quienes no han modificado sus actividades laborales, y tampoco cuentan con un protocolo sanitario para protegerse de un posible contagio de COVID-19.

La contingencia causada por el COVID-19, que hasta el viernes 1 de mayo ha matado a más de 150 personas e infectado a poco más de 800 sólo en Tijuana, no ha bastado para ejercer acciones en la zona de tolerancia de esta ciudad, que alberga a cerca de mil 500 trabajadoras sexuales activas.

Juan Carlos González Valle, director municipal de Salud en Tijuana, mencionó que por la naturaleza de la actividad, a las chicas no les es posible respetar el distanciamiento; además que están trabajando con personas que no están respetando los lineamientos ni las recomendaciones de la Secretaría de Salud.

Además, Control Sanitario, área responsable de regular los tarjetones de salubridad que permiten a las mujeres ejercer su trabajo sexual, fue cerrado a finales de marzo por no ser una actividad esencial. Con esta decisión, las trabajadoras llevan un mes sin realizarse el cultivo vaginal que se les aplica mes con mes para detectar infecciones de transmisión sexual, ni las pruebas de VIH y sífilis que se hacen cada tres meses.

“Se cerró Control Sanitario más o menos el 20 de marzo, dado que no es una actividad esencial en primer lugar, y en segundo, ponemos en riesgo tanto a las chicas como el personal que labora; y, por otra parte, tuvimos que colocar a los médicos en áreas que son esenciales para detectar el COVID-19”, indicó González Valle, al tiempo que aceptó que no existe un protocolo específico para que las trabajadoras sexuales desarrollen su labor.

Jeanine Huerta López, una mujer trans dedicada al trabajo sexual, narró que la situación que se vive sólo acentúa la marginación en la que trabajan las mujeres trans, a quienes Control Sanitario ni siquiera toma en cuenta para las pruebas mensuales, sin dejar de lado las intimidaciones que viven por parte de la Policía Municipal.

Explicó que hay un temor a trabajar en estos momentos, y a pesar que ya ha disminuido la visita de clientes, ella ha tomado ciertas medidas, como evitar el contacto cara a cara y el lavado constante de manos. Destacó que estas prácticas las obtuvo de asociaciones civiles, pero sabe que hay muchas mujeres cisgénero y trans que no saben cómo evitar contagiarse ni cuáles son sus derechos.

Comentarios

Tipo de Cambio