Deuda y privilegios fiscales

Foto: Internet/Angela Merkel
 
Opinionez lunes, 11 mayo, 2020 12:00 PM

Hay una larga lista de mega deudores del fisco, que es un monto multimillonario, una vieja deuda con la sociedad. No es casual que coincide con los grupos y empresarios más citados en revistas de élite y empresas dominantes del mercado nacional, y que se dan el lujo de comprar empresas fuera de México. Slim es un ejemplo, entre otros, a base de evadir sus responsabilidades en casa. Como si un padre de familia impone hambre en su casa y derrocha en lujos.

Una declaración de la canciller alemana Ángela Merkel, desnuda a los empresarios y contrasta. En el país teutón pagan el 49 % de sus ganancias; más los que ganan más, pues los impuestos son proporcionales al ingreso. Y eso tiene a ese país con los más altos niveles de vida, que incluso las prisiones son un modelo de bienestar y no el infierno tercermundista. Estamos en medio de una tormenta que paralizó la producción de bienes y servicios, el empleo en pleno capitalismo monopolista y de cuates, donde el eje de las vidas es el dinero y las mega ganancias. En un cambio de gobierno que tiene a los inversionistas en relativa incertidumbre, porque saben bien que el presidente no es para nada un Lenin, Castro o Chávez.

Coparmex conoce el funcionar a suelo raso, fuera de la ley y de lo escrito en reglamentos, con mordidas, sobornos, privilegios; rompiendo la ley para pisar sobre los demás y salir airoso de la selva del “mercado”.

Tantos años, un grueso de la burguesía moviéndose en el fango de la economía subterránea, evadiendo impuestos, comprando privilegios inmorales y antisociales… Como antes compraban a los obispos, cardenales y papas la salvación de almas.

Una amiga especializada en el ramo, me decía que hay gigantescos bufetes de abogados y contadores expertos y especializados en la evasión fiscal de grandes corporativos, que asesoran a las grandes empresas mexicanas y transnacionales para burlarse, vinculados al SAT, de la ética, de la ley, de la sociedad, de los trabajadores y del fisco o sea de todos. Burla con un costo social grave en esta pandemia.

La economía y el gran empresariado neoliberal lograron grandes ganancias, prometiendo a la sociedad que tuvieran serenidad y que en la abundancia les tocaría turno a los miserables; algunos beneficios a los de abajo. El discurso de Salinas y del PAN fue ese, y está muerto desde el momento que el sistema político neoliberal, impuesto desde 1982, con la llegada de los Salinas de Gortari, aplastó la democracia, robándose la presidencia al movimiento cardenistas. Y las elecciones son desvíos monumentales al estado de bienestar.

Los neoliberales prianistas son los responsables porque otorgan privatizaciones y gigantescas canonjías que descapitalizaron al Estado de sus recursos propios. Y no conformes con explotar el mercado nacional, y con no pagar impuestos en justicia elemental, los últimos 10 presidentes -en los 60 años- cometieron un crimen financiero descomunal, creando una bancarrota. Explicable con el apapacho de los monopolios, endeudaron por más de 11 billones de pesos; eso es una loza enorme imposible de sostener por un Estado degenerado que ha significado saqueo de recursos para infraestructura y equipamiento social.

Llega al poder político un movimiento socialdemócrata que les exigió a los grandes e irresponsables empresarios (delincuentes fiscales) pagar impuestos y respeto a la ley.

El PRI y el PAN siempre han requerido para “ganar” por las malas artes, las elecciones de una madeja sistemática de trampas, distorsiones al sistema político que significan aberraciones y derroches necesarios para intereses espurios. Cuesta mantener el sistema de la dictadura perfecta; sostener la antidemocracia como pandemia política de décadas que se traduce en desmantelar al Estado y sacrificar necesidades básicas de educación y salud de miles de comunidades.

Qué les obliga a disponer de los favores de empresarios y la clase política. Un botón de muestra: 500 diputados que van a levantar el dedo, según voluntad del partido y el presidente, con honrosas excepciones. 128 coyotes -llamados senadores- que sabemos que la mayoría negocia ventajas miserables.

En la política mexicana tradicional, la ley (no escrita) es la disciplina; es la primera regla para sobrevivir en la “carrera política” …Diputados y senadores generalmente callados, sumisos a los dictados de la pirámide empresarial.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana. Correo electrónico: [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio