Narcopolíticos asesinaron a Miroslava Breach por su trabajo periodístico: FEADLE; comienza juicio en Chihuahua


 
Destacados martes, 18 febrero, 2020 03:58 PM

Este martes 18 de febrero se reanudó en una audiencia privada, el juicio oral llevado a cabo en el Centro de Justicia Penal Federal en Chihuahua, contra Juan Carlos Moreno Ochoa, alias “El Larry”, el único detenido hasta el momento, por la probable comisión del delito de homicidio calificado, perpetrado contra la periodista Miroslava Breach Velducea.

Para este juicio conducido por el juez federal Néstor Pedraza Sotelo, se espera la declaración de más de 50 peritos y testigos -entre ellos el titular de la fiscalía estatal, César Augusto Peniche Espejel-, la mayoría con identidad reservada, así como la presentación de decenas de pruebas.

La editora del diario Norte de Juárez fue asesinada a balazos el pasado 23 de marzo del 2016, frente a su domicilio ubicado en la colonia Granjas, en Chihuahua, capital homónima del estado. En el lugar del homicidio se dejó un mensaje escrito que decía: “Por lenguona”.

Ramón Andrés Zavala Corral se acercó a su camioneta y disparó en al menos ocho ocasiones contra la periodista, con una pistola calibre .38 súper. Dicho sujeto fue localizado sin vida el 19 de septiembre del 2016, en una brecha de la región de Álamos, Sonora.

Según la Fiscalía estatal y la General de la República (FGR), Zavala Corral fue asesinado con un proyectil de arma de fuego que impactó en el tórax y su cuerpo abandonado en el ejido de El Sombrerito. “Este es el marrano que asesinó a la periodista Miroslava”, decía un mensaje que dejaron junto al cadáver del hombre.

La organización no gubernamental Propuesta Cívica (PC), coadyuvante del caso y representante de los hermanos de la víctima, indicó que la justicia tiene pendiente entrevistar a políticos “de la actual administración” implicados en el caso.

La ONG indicó que se carece de autoría intelectual, además de que se ignoraron pistas y evidencias para llegar a los autores intelectuales y está pendiente de ejecutar una orden de aprehensión contra el tercer implicado, la persona que manejaba el automóvil que transportó al presunto asesino.

Los familiares de la periodista visten de negro y portan camisetas con una leyenda bordada: “No se mata la verdad matando periodistas”, con una cinta en señal de luto. Los acompañan representantes de la La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Reporteros Sin Fronteras (RSF), el Comité de Protección a Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), la Embajada británica, entre otros.

Por parte de la defensa del detenido se sabe que intentará comprobar que “El Larry” -detenido el 25 de diciembre del 2017-, estuvo en el municipio serrano de Chínipas el día del asesinato. Diversos testigos señalan a Moreno Ochoa como integrante del grupo criminal de Los Salazar, que operan en Chihuahua y Sonora.

Esta es la primera vez que la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), dependiente de la FGR, litiga el homicidio de un periodista en el Nuevo Sistema Penal Acusatorio Oral.

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, así como el fiscal Peniche Espejel, han acusado en diversas ocasiones a la Feadle por haber atraído el caso cuando ya habían detenido al acusado, y porque desde el momento de la atracción no ha habido ningún otro detenido. La misma semana del asesinato el mandatario estatal señaló que la “narcopolítica” estaría detrás del crimen de la corresponsal del diario La Jornada.

Los militantes del Partido Acción Nacional (PAN), José Luévano Rodríguez, Alfredo Piñera Guevara y Hugo Ahmed Schultz Alcáraz -a quienes Breach Velducea llamaba “los mensajeros del narco”-, fueron acusados en el juicio por una testigo de identidad reservada, de amenazar a la periodista, para que desistiera de investigar los vínculos entre el crimen organizado y políticos en municipios serranos de Chihuahua.

Actualmente, Luévano Rodríguez se desempeña como director del Instituto Chihuahuense para la Infraestructura Educativa; mientras Piñera Guevara es vocero de la bancada panista en el Congreso local; y Schultz Alcáraz, exalcalde de Chínipas, tiene plaza de maestro en la Secretaría de Educación estatal.

En especial, afirmó la misma testigo, Luévano Rodríguez y Piñera Guevara eran insistentes en buscar a Breach Velducea hasta en conferencias de prensa, para mencionarle que “iba a pasarle algo a sus hijos, que no le convenía”, y por eso “se convirtieron en mensajeros de los Salazar, y Corral lo sabía. Incluso lo hablaban por WhatsApp”.

La testigo con identidad reservada, referida como Uno, declaró en la audiencia que Miroslava Breach le comentó en alguna de sus pláticas personales que había descubierto que grupos del crimen organizado habían colocado a familiares y allegados en las listas de candidatos a alcaldes en varios municipios de la región serrana, en especial en Chínipas, de donde la periodista es oriunda y donde opera el grupo conocido como Los Salazar.

“Estos hijos de la chingada están metiendo a sus candidatos”, le dijo Breach Velducea a la testigo, tras lo cual publicó una nota en La Jornada donde revelaba con nombres y apellidos a las personas que el narcotráfico había impuesto en diversas candidaturas.

La testigo protegido abundó que tras esta publicación, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) removió a su aspirante a candidato en Chínipas, Miguel Salazar Ochoa, familiar del líder de Los Salazar, lo que provocó que la periodista comenzara a ser amenazada de manera frecuente.

Señaló que Schultz Alcáraz, entonces aún alcalde Chínipas, enviaba mensajes a la periodista a través de intermediarios para amenazarla o presionarla para que revelara sus fuentes de información. “Puso a unos cabrones a que me preguntaran mis fuentes”, le dijo Breach Velducea.

Otros dos testigos protegidos revelaron que mantenían comunicación diaria con Breach Velducea y conocieron de las amenazas de Los Salazar a partir del reportaje ‘Impone el crimen organizado candidatos a ediles en Chihuahua’, publicado el 4 de marzo del 2016.

La misma testigo señaló que una semana antes de su muerte, la periodista le platicó que había recibido una nota en su buzón de correo donde se le hacían amenazas. “Pienso ahora sí que la cosa va en serio. Estos cabrones de Los Salazar ya me dejaron una nota en mi buzón”, le reveló Breach Velducea.

El Ministerio Público de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión señaló a Crispín Salazar Zamorano, líder de Los Salazar, como autor intelectual del homicidio de Miroslava Breach.

En los alegatos de apertura, el titular de la FEADLE, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, señaló que el asesinato de la periodista ocurrió en un contexto de narcogobierno en el estado de Chihuahua y que estuvo relacionado con la publicación de reportajes sobre la infiltración del crimen organizado en la política municipal del estado.

Sánchez Pérez del Pozo manifestó que en las próximas audiencias probará que las publicaciones de la víctima sobre narcopolítica obstruyeron los planes del grupo criminal de Los Salazar, que querían intervenir en la política municipal en la Sierra Tarahumara, por lo que su actual líder, ordenó al detenido que asesinara a la periodista.

El fiscal federal destacó las investigaciones periodísticas en las que Breach Velducea reveló cómo el grupo delictivo los Salazar logró imponer candidatos a puestos públicos en la región de la Sierra Tarahumara.

Asimismo, Sánchez Pérez del Pozo precisó que estos reportajes motivaron el homicidio porque afectaron los intereses del grupo criminal. A raíz de dichas investigaciones, el PRI se distanció de las candidaturas impuestas por Los Salazar, explicó el fiscal.

La FEADLE aseguró que las investigaciones de la periodista estaban enfocadas en su mayoría en: Los Salazar, Gente Nueva, Cártel de Sinaloa, y Carlos Arturo Quintana, alias “El 80” -uno de los líderes del Cártel de La Línea, a quien se le pretendió incriminar-, con temas de impunidad e imposición de candidatos en los municipios de Chinipas, Namiquipa y Bachiniva.

“Se probará a través de evidencias, que Miroslava Breach era una periodista chihuahuense comprometida con dar a conocer la infiltración de los gobiernos municipales de Chihuahua, reveló información que afectó intereses del grupo criminal Los Salazar, como consecuencia decidieron silenciarla, primero a través de presiones políticas, luego a través de amenazas, al final a través de su asesinato”, abundó el titular de la FEADLE.

Salazar Zamorano ordenó a “El Larry” asesinar a la reportera, y el 26 de marzo de 2017 Moreno Ochoa llamó por teléfono a su jefe para informarle que el crimen se había perpetrado, según declaraciones de Édgar Salazar Gaxiola –hijo del líder del grupo criminal–, quien comparecerá en calidad de testigo protegido.

Sánchez Pérez del Pozo dijo que esclarecer el crimen es de gran relevancia por muchas razones: primero, permitir a la familia de la víctima conocer la verdad de los hechos y tener justicia, entender qué pasó y por qué, obtener justicia; y también dejar establecido que las agresiones a periodistas por Libertad de Expresión tienen consecuencias y deben ser castigados.

“No solo se afectó la vida de Miroslava, también el derecho de la sociedad de conocer estos hechos que, de otra manera, sin el valor de Miroslava, no hubiéramos conocido los mexicanos”, abundó el titular de la FEADLE, que presentará ante el tribunal 59 testigos a lo largo del juicio –que se prevé dure al menos una semana y media–, mientras que la defensa de “El Larry” sólo presentará a 4.

Balbina Flores Martínez, representante de RSF comentó que este juicio es un hecho sin precedentes a nivel nacional, ya que es un gran logro que se haya llegado a un proceso penal, luego de un año de esperar la fecha para el desahogo de las pruebas del caso.

“Es un juicio histórico en contra del asesinato de una mujer periodista, sobre todo porque de alguna forma, se tendrá que demostrar la culpabilidad o no de la persona detenida, es un precede de todos los casos de los asesinatos de periodistas en México que son más de 150 y hay 21 periodistas desaparecidos que no hemos tenido justica”, indicó Flores Martínez.

Por su parte, el gobernador de Chihuahua se dijo confiado en que la Fiscalía General de la República pueda “defender y mantener la investigación iniciada por Chihuahua” en el caso de Breach Velducea.

Durante una gira de trabajo por Ciudad Juárez, el mandatario estatal se pronunció a favor de la FGR para que defienda la investigación iniciada por los Ministerios Públicos estatales y se logre una ejemplar sanción a los homicidas de la corresponsal de La Jornada.

“Hay una esperanza en el trabajo que haga la Fiscalía, y confiamos en que defienda y mantenga con toda contundencia, la investigación que hizo la Fiscalía General del Estado de Chihuahua”, abundó Corral Jurado.

“Confiamos en que se va a sostener y a defender muy bien, con toda la información que tienen y que hemos proporcionado y que se pueda avanzar en los siguientes objetivos que tenemos, que en el caso de Miroslava, hay otras órdenes de aprehensión dictadas por los jueces de Chihuahua que deben cumplimentarse”, señaló el gobernador.

En septiembre del 2019, el grupo de periodistas mexicanos denominado Colectivo 23 de Marzo, con sus aliadas internacionales Forbidden Stories, Bellingcat y CLIP, publicaron la investigación www.ProyectoMiroslava.org que plantea las preguntas que la autoridad no ha respondido sobre este crimen y las inconsistencias en la investigación.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio