Fuga de aguas negras en el Mariano sigue afectando a vecinos

Foto: Ángela Torres Lozano.-
 
Ezenario lunes, 3 febrero, 2020 01:00 PM

Desde noviembre de 2019, vecinos de la colonia Mariano Matamoros Sur reportaron a la Comisión Estatal de Servicios Públicos (Cespt) el derrame de aguas negras en dos alcantarillas, problema que se ha agravó con la llegada de las lluvias.

La primera, ubicada en el cruce de las calles Bonampak y Ruta Hidalgo de la colonia antes mencionada, derrama aguas negras desde finales de octubre; pero los vecinos cercanos hicieron el reporte en noviembre, ya que había iniciado la nueva administración.

Lo mismo sucedió en la alcantarilla ubicada en la calle Chichen Itzá, paralela a Bonampak, donde el problema se presentó en primera instancia en una alcantarilla particular; al atenderse el problema, se trasladó a la de la calle y así duró otros dos meses.

Eliel Vargas, subdirector de Mantenimiento Hidráulico de la Comisión Estatal de Servicios Públicos, confesó a ZETA que no se le dio el mantenimiento preventivo completo debido a que se atendió solo lo necesario para eliminar el riesgo, pero no se le dio seguimiento.

“Ahorita ya se le dio mantenimiento a la línea. Se revisaron 280 metros de red: 200 metros están trabajando bien, y 80 metros estaban con problemas, todavía, de azolve; cuando se quita ese problema, la línea se recorre y se genera otro taponamiento”, mismo que ya no atendieron durante dos meses.

En el caso de las calles Ruta Hidalgo y Bonampak, nunca hubo respuesta; al contrario, el problema se fue incrementando, pues con la llegada de las lluvias en las calles sin pavimentar, el lodo era prácticamente del agua de desecho, ocasionando que los olores se empezaron a intensificar.

“Con las lluvias del mes pasado (diciembre) no se podía pasar por aquí; el lodo es negro, y ya está por toda la calle. El olor es insoportable”, afirmó Don Juan, el dueño de una tienda, sobre la situación de la vialidad; él fue quien hizo el primer reporte.

El derrame baja por la calle Bonampak y se desvía hacia la calle Nahuas, mientras que la de Chichen Itzá sigue hasta que termina el pavimento y empieza un área de terracería, que en temporada de lluvias no se puede transitar.

“En algún punto siempre entra material, aunque sea una zona con pavimento; aguas arriba hay alguna parte donde pueden entrar piedras, basura… incluso, a últimas fechas hemos sacado hasta alguna alfombra, llantas, que al entrar al sistema no se ven”, explicó Vargas.

Aunque el funcionario estatal afirmó que sí se han estado atendiendo los reportes, fue después de que ZETA pidiera explicaciones del porqué de la falta de mantenimiento y atención a los reportes de los ciudadanos, durante dos meses.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio