Casas de empeño en la mira

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G.
 
Edición Impresa martes, 4 febrero, 2020 01:00 PM

Una decena de establecimientos clausurados pertenecen a la cadena Casa Ocampo en La Paz. “Una banda que fue detenida nos decía que, todas las cosas que habían sustraído como parte de su actividad delictiva, acababan en las casas de empeño”, declaró el alcalde Rubén Muñoz Álvarez

En días pasados, la Dirección de Comercio de La Paz colocó sellos de clausura a diez establecimientos dedicados al empeño de objetos diversos, aparatos electrónicos y joyas. Las diez tiendas resultaron positivas en la recepción de productos de dudosa procedencia, derivado de una denuncia por robo de una banda dedicada al robo a casa habitación; autoridades paceñas les aseguraron material robado y boletas de empeño.

“Una banda que fue detenida nos decía que todas las cosas que habían sustraído como parte de su actividad delictiva, acababan en las casas de empeño, nos hicieron las declaratorias y nos encontramos boletas a nombre de distintas personas, en este caso habían sido vendidas a una casa de empeño, la casa de empeño Ocampo”, informó Rubén Muñoz Álvarez, alcalde de La Paz.

Diez negocios dedicados al empeño de mercancías fueron sancionados, están bajo investigación por receptación de artículos robados

La decena de establecimientos sancionados pertenece a la cadena Casa Ocampo, con sucursales en La Paz: Pino Payas, Miramar, Camino Real, Bulevar Las Garzas, dos en colonia Centro y una más en Loma Linda.

El motivo de la clausura obedeció a que operaban infringiendo los términos que marca el Artículo 115 de la Ley de Hacienda para el Municipio de La Paz, Baja California Sur, el cual dicta:

“Los giros que no estén inscritos en el padrón correspondiente, y los que no hubieran obtenido licencia para su funcionamiento u operen infringiendo los términos de la licencia concedida, serán clausurados por las autoridades fiscales y se les impondrá una sanción de 3 a 50 veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización, conforme al procedimiento que se establece en el título único de las Infracciones y Sanciones de la presente Ley”.

Irónicamente fueron sancionados por 50 Unidades de Medida y Actualización (UMA), es decir, cada negocio pagó 4 mil 344 pesos; 43 mil 440 pesos por las diez sucursales.

Uno de los comercios, concretamente el de Pino Payas en Villas del Encanto, ya perdió vigencia de su refrendo, trámite que debería estar en proceso tras la clausura. Los diez negocios se establecieron en La Paz entre 2015 y 2018, según el Registro Público de Casas de Empeño de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Las casas de empeño están registradas con cuatro propietarios, quienes se han atribuido entre dos y tres casas de empeño cada uno.

“Así como estas casas de empeño han sido denunciadas, también hay otras como Cash & Go, la mayoría se han burlado de los reglamentos y de la Ley, reciben mercancía robada y justifican que no estaban enterados o que quien trajo el material informó que era suyo, no podemos estar justificando por justificar, se viola la Ley, se debe sancionar”, reveló a ZETA una fuente de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Justamente la PGJE da a conocer constantemente el aseguramiento de artículos robados, herramientas, electrónicos y otros materiales. Algunos en casas de empeño, otros en cateos, además de que los delincuentes cuentan con las pólizas en su poder.

Lo que más reciben las casas de empeño son teléfonos celulares, computadoras, bocinas, estéreos, taladros, televisiones, electrodomésticos, tanques de gas, incluso plantas de luz.

 

INVESTIGAN NEGOCIO

La autoridad se ha basado en la investigación de delincuentes, pero como ha declarado el representante legal del Consejo Ciudadano de Atención a Víctimas del Delito, Arturo Rubio Ruiz en reiteradas ocasiones a ZETA, “mientras no se investigue a la fuente que les paga los productos que se roban, van a continuar cometiendo robos”.

Lo mismo ocurre en las chatarreras, donde en algún momento hubo auge en la compra de cableado eléctrico, tubería de cobre y tapas de alcantarilla, hasta que la autoridad sancionó a aquellas empresas sorprendidas con fierro viejo entre sus materiales.

PGJE cateó casa de empeño en colonia Adolfo Ruiz Cortínez en La Paz, localizando cadena y esclava de oro amarillo de 10k

Hoy revisan que no haya productos robados en exhibición, o resguardados en bodegas.

“El llamado a quienes tienen estos negocios es, si les encontramos una batería robada, una refacción de un auto reportado como robado por un ciudadano, una televisión, computadora, teléfono; cualquier artículo en las casas de empeño, van a ser clausuradas, no habrá tolerancia contra quien está propiciando este grave daño, que lastima a los ciudadanos. Esa es la obligación de la autoridad”, lanzó el alcalde de La Paz.

Para lograrlo, se inició una investigación en contra de las casas de empeño y una revisión a fondo a cada una de las tiendas dedicadas a ese giro, ya que constantemente les han encontrado equipos robados.

Es común ver a personas buscando teléfonos, computadoras y alhajas en las tiendas de empeños, sobre todo herramientas.

“La autoridad te pide factura de todo lo robado, es muy complicado contar con la documentación de todo lo que se tiene, nosotros aplicamos llevar un inventario de los números de serie de los artículos, se los recomiendo, porque si se meten a robar ya sabes qué se llevaron, y lo mejor: cuentas con registro de ello, y eso ayuda”, refirió a ZETA el comerciante Arturo Rubio Ruiz.

La investigación está abierta, y, si las casas de empeño no pueden comprobar la procedencia lícita de los artículos que exhiben, podrían recibir una fuerte sanción.

“Se está dando seguimiento en protocolo común, pero se inicia una investigación hasta sus últimas consecuencias, porque quien va y vende a una casa de empeño algo robado, hay una colusión, las casas de empeño no pueden comprar robado, quienes tengan chatarreras o yonkes no pueden comprar artículos robados. Si encontramos a quienes compran fierro, alambre, cosas robadas en casas de empeño, vamos a proceder a la cancelación; no va a haber tolerancia a quien esté cobijando esta actividad delictiva”, insistió Muñoz.

Sin embargo, lo extraño es que al detener a personas, al momento de presentarla son reincidentes. En ello deberían trabajar las casas de empeño y la autoridad.

“Ha sido notificado de que estas casas de empeño, por cuestión de la Mesa de Seguridad, va a suspender operaciones, vamos a revisar detalladamente todo, nos tienen que demostrar cómo fueron adquiridos; no se trata de ir a empeñar nada más, porque las personas van a empeñar algo que les pertenece, no puedes ir a empeñar algo que adquiriste de manera delictiva, de manera irregular. La única manera que poner orden al problema del robo a casa habitación, es un hasta aquí, se les acabó la tolerancia”, finalizó el alcalde Rubén Muñoz.

Al momento de recibir un artículo en empeño, la casa está obligada a solicitar identificación, para ello debería abrir un archivo con intervención de la PGJE para investigar a quienes constantemente acuden, revisar su historial delictivo, solicitar ficha y revisar la mercancía. Lo cierto es que no existe una verdadera coordinación, laguna que los delincuentes aprovechan para continuar en impunidad, hasta que son detenidos en las calles con mercancía robada,  en este caso con fichas de empeño.

 

TESTIMONIOS DE ROBO

ZETA recabó testimonios de algunos afectados por robo, quienes recuperaron parte de sus pertenencias al acudir a casas de empeño.

En el caso de “Alonso”, cuyo negocio se localiza en la colonia Loma Linda. El día que le robaron, se enteró de quiénes habían sido y, como de costumbre, primero ofrecieron los artículos  en tiendas de abarrotes; una vez que no se los aceptaron, acudieron a una casa de empeño.

“Estuvimos buscando la herramienta que nos robaron, se metieron durante la noche, obviamente ellos lo venden por cualquier cosa, pero para nosotros es algo muy importante, de eso vivimos. Una planta de luz a base de gasolina, dos taladros, una bailarina y una pantalla, todo eso lo teníamos en el taller y se lo llevaron, fue una grave pérdida para nosotros”, expresó.

Dio pistas a los oficiales encargados de la investigación, vio su equipo en la casa de empeño e informó a unos oficiales que acudieron a verificar, corroborando que efectivamente se trataba de equipo denunciado como faltante en un negocio.

Diversos equipos deportivos, electrónicos, herramientas de trabajo y joyas, lo que más se recupera en cateos a casas de empeño

“La Policía Ministerial nos notificó que encontraron parte de nuestro equipo en una casa de empeño (Cash & Go 5 de Mayo), y lo peor de todo es que los ladrones ni siquiera se fueron de la colonia, aquí mismo venden las cosas; también hemos sabido que van y los empeñan en las tienditas, y dicen los policías que también en las narcotienditas donde compran la droga”, añadió el entrevistado.

Otra víctima de robo a casa habitación en la colonia Los Olivos, denunció el atropello por el que pasó, sin ayuda de la Policía; solo ellos estuvieron en búsqueda de joyas y recuerdos familiares de valor sentimental: relojes de costos superiores a 10 mil cada uno, casi nuevos, que ya estaban en empeño.

“¿De verdad será tan sencillo empeñar algo robado? ¿No se fijan los trabajadores, o qué les pasa? Afortunadamente teníamos facturas de dos relojes que eran casi nuevos, los buscamos semanas en casas de empeño, nos dijeron que acudiéramos, un mes y medio después del robo por fin pudimos encontrarlos, como que estos tipos roban y esperan un tiempo para ir sacando lo robado”, compartió el afectado a este Semanario.

Como estos, hay gran cantidad de casos, en algunos con años de trabajo a cuestas para adquirir equipos electrónicos o herramientas, todavía pagándolos, para que por un costo menor al real, se vendan para la adquisición de estupefacientes por parte de quienes cometen los robos.

 

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio