545 policías han sido asesinados durante el Gobierno de AMLO; son trabajadores de “segunda”: ONG


 
Destacados martes, 4 febrero, 2020 12:16 PM

En los últimos dos años y un mes de 2020 han sido asesinados casi mil policías en México, y de esta cifra, 545 de estos homicidios contra los uniformados han ocurrido durante lo que va del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Así lo dio a conocer este martes 4 de febrero la organización no gubernamental Causa en Común, cuyo contero -basado en notas de diarios locales, a falta de datos oficiales-, indicó que en dicho lapso de tiempo fueron asesinados 953 policías.

452 durante 2018; 446 en 2019; y 55 en enero de 2020. De estos, 482 son elementos municipales, 413 estatales y 58 federales. El tipo de policía que más asesinan en México son preventivos (de los tres órdenes de Gobierno), con 755 decesos desde 2018; seguidos de ministeriales, con 136; de Tránsito, con 40; y custodios, con 22.

“Si necesitamos que la autoridad nos dé datos, porque en muchas preguntas por transparencia no los hemos obtenido”, señalo María Elena Morera Mitre, directora de la ONG, quien abundó en su “Informe sobre Policías Asesinados”, que en México las corporaciones policíacas están desprestigiadas y sus elementos se encuentran en alto riesgo.

“El mensaje que terminan mandando los políticos del país es criminal: matar a un policía es fácil y además no hay consecuencias […] Si queremos que los policías nos cuiden debemos empezar por cuidarlos”, indicó la presidenta de Causa en Común.

Por su parte, el investigador David Blanc, detalló que mientras en México la tasa de asesinatos es de 31.1 por cada 100 mil habitantes, para los policías asciende a 115.8, lo que solo se compara con vivir en uno de los municipios más inseguros del país, que es Chilapa, Guerrero. “En México es muy fácil matar a un policía y no hay consecuencias”, indicó.

Por su parte, el director de la División Estudios Políticos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Julio Ríos Figueroa, señaló que al comparar el número de policías muertos en otros países como Argentina, Colombia y Estados Unidos, no hay duda que en México los números son altísimos.

Según el informe, los entidades mexicanas donde más policías han perdido la vida desde 2018 son: Guanajuato, primer lugar nacional en asesinatos de uniformados, con 148; Guerrero, con 80; Chihuahua, con 68; y el Estado de México, con 54.

El primer mes del presente año 2020 cerró con al menos 55 policías asesinados, de los cuales 9 fueron en Guanajuato; 7 en el Estado de México; 6 en Tamaulipas; 5 en Chihuahua; y 4 en Ciudad de México.

Morera Mitre sostuvo que en un país donde mueren 100 personas al día, la cifra de policías asesinados tiende a ser poco tomada en cuenta. La también activista planteó que los policías se desenvuelven en escenarios adversos, ya que por un lado la sociedad no los quiere y por otro lado enfrentan el abandono del Estado.

La directora de Causa en Común destacó además las condiciones de precariedad en las que trabajan los uniformados como bajos salarios, jornadas laborales de más de 24 horas, falta de profesionalización, e incluso, dijo, hay casos en los que ellos deben comprar sus instrumentos de trabajo.

“Al final vemos que los policías terminan siendo trabajadores de segunda del Estado”, abundó Morera Mitre, quien expuso que los policías son estigmatizados y cuando llegan a perder la vida, ni siquiera se les garantiza justicia, como lo demuestra la falta de registro de detenidos y sentenciados por quitarle la vida a uniformados.

Ante ello, la organización no gubernamental Causa en Común planteó que es momento de cuidar a quien se encarga de la seguridad de los ciudadanos, por lo cual propuso cuatro acciones que debe tomar el Gobierno de México.

1. Realizar una revisión salarial, ya que el promedio de percepciones que reciben los policías es menor a 10 mil pesos mensuales, cantidad que no corresponde al nivel del riesgo que conlleva su labor.

2. Dotar de equipamiento y capacitación en materia de uso de la fuerza, armamento y protección, ya que está comprobado que muchos de los uniformados destinan parte de su sueldo para adquirir equipo de trabajo.

3. Indemnizar a los familiares de los policías caídos, ya que al no ser una prioridad para el Estado proteger la vida de sus elementos de seguridad, tampoco se procura a sus familias.

4. Por último, que el asesinato de los policías debe ser castigado y la impunidad debe parar.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio