Tráfico de córneas en BC

Instituto Visual
 
Edición Impresa lunes, 18 noviembre, 2019 01:00 PM

Proveniente de una prestigiosa y conocida familia de oftalmólogos, David Méndez Noble (inocente hasta que se demuestre lo contrario) fue detenido el martes 12 de noviembre, acusado de ingresar córneas provenientes de Estados Unidos a México, presuntamente adquiría a través del mercado negro. La demanda de dicha membrana ocular es sumamente alta en Baja California, pues solo en esta entidad la lista de espera es de 140 pacientes. La investigación se originó en EU, con la participación del FBI e Interpol, quienes apoyaron a la Fiscalía General de la República para armar el caso y ubicar al galeno; tenían más de diez años con esta indagatoria

El doctor David Méndez Noble no sabía lo que le esperaba la mañana del martes 12 de noviembre, cuando llegó a la clínica que ha sido propiedad de su familia por años, ubicada en Avenida Reforma entre D y E, a metros de la línea fronteriza y a unos tres kilómetros de la Garita Zona Centro de Mexicali.

Fue precisamente del otro lado del muro, en la Unión Americana, donde desde hace más de diez años se articuló una investigación contra Méndez Noble por el delito de tráfico de órganos, comentó el gobernador Jaime Bonilla Valdez.

El martes 12, elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) provenientes de Ciudad de México, acudieron a la clínica de Méndez para cumplimentarle una orden de aprehensión otorgada por un juez de Hermosillo, Sonora, por el delito federal de tráfico de órganos; la Interpol y el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) fueron las corporaciones que solicitaron la detención del médico.

A las nueve y media de la mañana fue reportado un llamado de emergencia por parte de trabajadores y vecinos de la zona aledaña a la clínica -un sitio concurrido-, quienes creían que la acción policíaca era en realidad un secuestro. El propio oftalmólogo lo gritaba mientras era arrastrado a una de las tres camionetas y pick-ups que conformaban el convoy de patrullas que lo llevaría a certificar a las instalaciones de la Subdelegación de la FGR. Minutos después, la directora de la Policía Municipal de Mexicali, María Elena Andrade Ramírez, confirmó que se trató de un operativo efectuado por elementos federales.

La noticia se convirtió en escándalo: conocido oftalmólogo detenido en el corazón del Distrito Médico de Mexicali, uno de los turismos más rentables y poco regulados de la entidad.

El secretario de Salud, Jorge Carlos Alcocer Varela, llamó a las autoridades homólogas locales para conocer la situación concreta y las repercusiones que podría generar una detención como la sucedida. Tanto en el Colegio de Oftalmólogos de Baja California, con representantes del Distrito Médico, e incluso expertos en ese ramo de la salud, negaron emitir una opinión al respecto de la aprehensión.

Eso sí, todos se dijeron preocupados por lo ocurrido, entre ellos el secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, quien en entrevista aseguró que ni Méndez ni su clínica contaban con certificaciones para realizar trasplantes de córnea, según datos recabados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). También negó que el sector público de salud de la localidad tuviera algún tipo de vínculo con él, pues no prestaba servicios en esas áreas.

El doctor Méndez Noble fue trasladado y confinado en una prisión en Ciudad de México, esperando se defina su situación legal, de por sí ya empantanada por conflictos familiares derivados de la propiedad de unos inmuebles, como consta en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio.

EL MERCADO DE CÓRNEAS

La captura del doctor Méndez Noble, egresado de la Universidad de Guadalajara como Médico Cirujano en 1996 y con especialidad en Oftalmología por la Universidad Nacional Autónoma de México en 2003, exhibió un mercado irregular sumamente redituable en Baja California, pues si bien el trasplante de córnea es el más común en México (56 por ciento de las cirugías de este tipo que se registran en el país, acorde con cifras del Centro Nacional de Trasplantes), la realidad es que la demanda sobrepasa la donación de dicha membrana en los bancos de órganos. En la entidad se contabilizan 140 pacientes en espera de un donador y solo seis clínicas tienen certificación para efectuarlas en el Estado, entre las cuales no se encuentra el Instituto Visual Doctor David Méndez Noble.

En una llamada telefónica se contactó al Instituto de Ojos, identificado por la Cofepris como la única clínica con facultades para realizar este tipo de tratamientos en Mexicali, pero afirmaron ya no realizan esas operaciones y que el doctor Méndez nunca ha utilizado sus instalaciones.

Información proporcionada por fuentes del Sector Salud refiere que la adquisición de córneas puede realizarse en Estados Unidos por un monto de mil dólares, y su tratamiento no requiere atenciones especiales como podría ocurrir con un corazón, un pulmón o cualquier otro órgano que tenga horas de vida fuera del cuerpo.

Foto: Cristian Torres.- Titular de salud, Alonso Óscar Pérez Rico

“Podrías llevarla en la bolsa de la camisa y cruzar la garita”, comentó un médico especialista que pidió el anonimato. Y es que el cuidado de las córneas no es muy exigente y su periodo de vida para traslado es de aproximadamente siete días.

Aunque en Baja California se han dado pasos en ese tema, la situación aún es complicada, por lo que importarlas es una alternativa. En 2018 se contabilizaron 75 trasplantes de córneas provenientes del vecino país del norte, muy superior a las ocho ejecutadas con membranas de donantes mexicanos, según el boletín estadístico del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra).

Sin embargo, el ingreso de este tipo de productos al país requiere de una serie de trámites y hacer de conocimiento a las autoridades, donde participa la Cofepris federal, aduanas, entre otras instituciones, para conocer específicamente qué tipo de tratamiento llevar y en qué condiciones se encuentra.

Una operación de esta naturaleza en Baja California ronda entre los 6  mil y 8 mil dólares, comentaron galenos tras diversas cotizaciones del sector privado, y un reducido sector de médicos tiene la especialidad practicarla.

 

LA INVESTIGACIÓN

La dependencia que llevó a cabo la captura del doctor Méndez Noble, es nada menos que la Unidad Especializada en Investigación de Tráfico de Menores, Personas y Órganos, perteneciente a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

A nivel local, la Fiscalía General de la República aseveró que no hubo información al respecto, puesto que se trató de un operativo orquestado desde Ciudad de México y no se pidió el apoyo de las autoridades locales.

Por tratarse de un delito federal, autoridades locales no cuentan con mucha información al respecto, y por la escasa práctica que se tiene, ha sido poco observado por las instituciones.

El gobernador Jaime Bonilla Valdez dijo tener muy poca información de lo ocurrido, pero aseguró que la investigación tiene muchos años.

“Tengo entendido que es un caso muy antiguo de 10, 15 años, pero no tengo mucha información porque es un tema federal”, respondió a pregunta directa sobre el caso.

Fuentes del Sector Salud y de seguridad indicaron que este operativo podría no ser el único, pues dentro de las indagatorias se cuenta con varios nombres de reconocidos oftalmólogos involucrados y hasta ex funcionarios locales y federales de salud que facilitaban la operatividad.

De manera paralela, la Secretaría de Salud local inició una investigación para determinar el tipo de actividad de este galeno, quien no contaba con las certificaciones del Cenatra para realizar trasplantes. Sin embargo, sí cuenta con estudios especializados en oftalmología, al grado que practicaba operaciones de cirugía láser y otro tipo de intervenciones.

En la revisión efectuada después del incidente, se descubrió que David Méndez Noble no contaba con permisos para realizar trasplantes de córneas, no cumplía con las puertas en cuartos de cirugías invasivas y no invasivas (solo tenía una) ni con la normatividad sanitaria vigente en sus áreas grises. Por lo tanto, se colocaron sellos en las áreas operativas y quirúrgicas.

Foto: Tomada de Internet

El secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, afirmó que el doctor no  tiene denuncias ante la Comisión de Arbitraje Médico, pero exhortó a la ciudadanía a tener cuidado al atenderse con personas certificadas para cualquier intervención, sobre todo en el tema de trasplantes, donde existen regulaciones muy estrictas.

Además, pidió denunciar a médicos que inviten a realizar este tipo de procedimientos sin certificaciones, pues la investigación resulta complicada, ya que se realiza entre particulares.

Referente a denuncias por tráfico de órganos o casos similares, la Fiscalía General de la República local no cuenta con denuncias al respecto en la entidad.

La acusación de tráfico de órganos es considerada una violación a la Ley General de Salud, al prohibir la compra y venta de órganos, pues estos deben donarse de manera altruista. La penalidad alcanza de cuatro a once años de prisión, de 300 a 700 días de salario mínimo; o de seis a 17 años si maniobra, publicita o promueve dicha actividad.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio