Estrenará Yazpik comedia que sitúa a BCS en el cine

Fotos: Internet
 
Deportez lunes, 4 noviembre, 2019 12:15 PM

Coescrita, dirigida y actuada por José María Yazpik, la comedia dramática “Polvo” es protagonizada por el pueblo sudcaliforniano de San Ignacio, cuyo estreno arribará a las salas de cine el viernes 8 de noviembre. Actúan Mariana Treviño, Adrián Vázquez, Joaquín Cosío y Angélica Aragón

Morelia, Michoacán. ”Tenía muchas ganas de filmar en la Península de Baja California, un lugar que traigo en la sangre, como el sabor a dátil, abulón, ostión y del erizo; por ello la historia de ‘Polvo’ se realizó en San Ignacio, Baja California Sur. Todo surgió de un viaje que hicimos mi papá, mi hermano y yo a las fiestas del pueblo de donde es mi papá y en el que pasé mi infancia y adolescencia hasta que nos mudamos a Tijuana, así que me considero de la ‘Baja’”, relató a ZETA el actor José María Yazpik, quien se estrena como director en la cinta “Polvo”.

“No sabía exactamente qué iba a filmar, hasta que se nos ocurrió adaptar la anécdota colombiana de una avioneta que suelta paquetes de cocaína sobre un pueblo antes de estrellarse”, agregó el ganador del Premio Ariel a Mejor Coactuación Masculina en 2006 por su labor en “Las Vueltas del Citrillo”, de Felipe Cazals.

La película inicia y culmina en Tijuana, pero sucede en San Ignacio, BCS

En “Polvo”, cinta que fue exhibida en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) Yazpik interpreta a “El Chato”, quien deja su pueblo para ir en busca de fama y fortuna como actor de Hollywood, pero su vida queda estancada en Tijuana, donde la mafia le encomienda recuperar un cargamento de 500 paquetes de cocaína arrojado desde el aire, quedando esparcidos por San Ignacio.

A su retorno a la población situada en medio de la nada, “El Chato” confronta la posibilidad de recuperar su pasado y al hijo que no sabía que tenía, al mismo tiempo que contaminando la inocente personalidad de los habitantes, a quienes paga por recuperar precursores farmacéuticos, pone a prueba el carácter humano y revela la avaricia de una población frágil y desprotegida.

“Es bien importante decir que no es una película sobre el narcotráfico, no se trata de la cocaína ni del tráfico, son solo elemento detonantes del viaje del protagonista. La película inicia y culmina en Tijuana, pero el 98 por ciento de la historia sucede en San Ignacio. Es la comedia de un reencuentro con la familia, amigos y amor de la vida del personaje, quien se cuestiona las decisiones que ha tomado y las consecuencias de ellas. El tema de la droga ilustra la pérdida de inocencia del pueblo, el paraíso perdido”, subrayó quien se hace acompañar de un elenco conformado por Adrián Vázquez (“El Toto”),  Carlos Valencia (“El Fischer”), Joaquín Cosío (“Don Manuel”), Angélica Aragón (“Doña Mary”), Jesús Ochoa (“El Doc”) y Mariana Treviño (“Jacinta”). Por cierto, esta última reconocida en la decimoséptima edición del FICM como Mejor Actriz de Largometraje Mexicano precisamente por “Polvo”.

“La película se creó a partir de lo que es San Ignacio, el tono, personajes -algunos basados en mi familia-, entonces al conocer a la perfección lo que es su gente, ritmo, geografía y temperatura, todo fue establecido para recrear San Ignacio en los 80, que de plano no ha cambiado mucho al día de hoy. Utilizamos locaciones como la casa de mis abuelos y la tienda de mi tío, lugares que abrimos luego de 30 años; usamos la cama que usó mi papá de niño… rescatamos todos esos elementos para darle veracidad a la historia y al tiempo, sobre todo a la época”, afirmó el actor de cintas como “Voces inocentes”, de Luis Mandoki; “The Burning Plain”, de Guillermo Arriaga; “Mr. Pig” y “Abel”, de Diego Luna; “Everybody Loves Somebody”, de Catalina Aguilar Mastretta y “Los amantes pasajeros”, de Pedro Almodóvar.

Respecto a distribuir su tiempo simultáneamente en diversas facetas del filme, Yazpik aseguró llegar al set sabiendo lo que quería realizar.

“Tenía mis dudas, ansiedad y miedo, pero conforme resolví problemas me di cuenta que tenía la tarea hecha. No era mi intención escribir ni dirigir, pero conforme trabajé el guion se volvió algo muy personal. El camino me llevó a descubrir la escritura y dirección, aparte pude reflexionar, cuestionar mis decisiones y las consecuencias de ellas. La famosa crisis de los 40 y 50, pero no necesariamente de algo malo, sino de pausar y ver dónde estás parado”, concluyó el actor que se considera más bajacaliforniano que capitalino, y en cuya ópera prima busca acercar al público al oasis sudcaliforniano de San Ignacio, BCS.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio