Sospechan autorrobo de armas

Fotos: Cortesía
 
Edición Impresa martes, 2 abril, 2019 01:00 PM

Un presunto asalto a la comandancia de Comondú, el jueves 21 de marzo, puso al descubierto el hurto de armas por agentes. Procuraduría investiga otros casos similares, donde incluso policías municipales, estatales y ministeriales han puesto en venta armas decomisadas a través de redes sociales

“A veces cinco y hasta 10 mil pesos, quizá 20 o 30 mil, son los precios que pueden pagar por armas en el mercado negro. Lamentablemente no hay respeto, se burlan de la autoridad, nos hemos topado con la venta de armas a través de las mismas redes sociales, desde un rifle, una carabina, pistola 9 milímetros, y hasta una Barret”, informó un elemento de la Mesa de Seguridad de Baja California Sur.

En una fotografía mostrada a ZETA, se aprecia una Barret calibre 50, un rifle de colección, tres pistolas y un rifle Ar-15, como parte del armamento que se encuentra disponible a través de Facebook, y que con tranquilidad se puede ofertar. El vendedor es un agente de la Policía Municipal en Baja California Sur, mismo que se encuentra en el expediente de investigación.

De acuerdo a la Agencia de Investigación Criminal hay policías involucrados en la venta de armas desde las corporaciones municipal, estatal y ministerial. Algunos armas aseguradas, inclusive cartuchos útiles, ya habían sido decomisados.

Todo quedó evidenciado el pasado jueves 21 de marzo cuando alrededor de la 1:31 horas el Subcomandante de Ciudad Insurgentes, Jonathan Francisco Valente Martínez, informó a los oficiales de la comandancia que un residente a través de una llamada del 6131407064 informó de una detención ciudadana de dos presuntos ladrones en el Ejido Uno. El propio Subcomandante y dos elementos se dirigieron al lugar para atender el llamado. Sin embargo, a la altura del Ejido Dos recibieron un nuevo informe:

“El reporte entrecortado del encargado de la comandancia, solicitando auxilio, supuestamente los agentes retornan al sitio y quedó establecido en el Informe Homologado que momentos antes habían llegado tres personas a bordo de un vehículo tipo Pick Up de color blanco, de la marca Ford, línea Ranger, los cuales se bajaron con armas largas, lo encañonaron tirándolo al piso y preguntándole que, dónde tenían las armas, indicando él que estaban en la oficina del comandante. Y como a los cinco minutos escuchó cuando le decían los otros dos, al que lo estaba cuidando, vámonos, vámonos”, confirmó el agente.

Fuerzas especiales de la marina y seguridad pública estatal presuntamente levantaron e interrogaron a 6 municipales de Comondú por el sospecho robo de un arsenal en comandancia de Insurgentes.

Los presuntos asaltantes recorrían la zona esperando que hubiera escasa vigilancia, al llegar sometieron a un agente de la municipal que resguardaba la comandancia con el uso de armas largas. Ahí lograron apoderarse de las siguientes armas cortas:

Una pistola puerto Beretta  modelo 92FS, 9mm, matrícula H06211Z

Pistola pietro Beretta 9mm, modelo 92FS, matrícula H06214Z.

Pistola pietro Beretta, 9mm, modelo 92FS, matrícula J55782Z

Beretta, 9mm, modelo 92FS, matrícula N64058Z.

Revólver, marca Smith & Wesson, modelo 10 10, Calibre 38 Special, Matrícula CCP8468

Revólver calibre 38 Special, matrícula CCP8491.

Armas largas:

Carabina marca Bushmaster, modelo XM -15-E25, calibre .223 y matrícula L4295775.

Una carabina Marca Col, modelo R-6451, calibre 9mm, Matrícula TA15088.

Fusil marca HKG3, calibre 7.62×51, matrícula E079107.

Fusil de asalto AR-15, calibre .223 matrícula LST002340.

12 cargadores abastecidos.

Dos teléfonos celulares, el del oficial y el de emergencias.

“Solicitamos el apoyo de la Policía Estatal, la Policía Ministerial para que se esclarezcan los hechos, de hecho estamos muy inquietos, muy incómodos por lo que está pasando en Comondú, de hecho vamos a darle hasta las últimas consecuencias, hasta que se resuelva el problema”, dijo José Walter Valenzuela Acosta, Alcalde comundeño.

La solicitud causó efecto de inmediato, ya que la petición del edil municipal se realizó el viernes 22 y lo hizo de manera verbal en una reunión que sostuviera con el Secretario de Seguridad Pública Estatal, Germán Wong López.

La llegada de agentes de la Policía Estatal y Fuerzas Especiales de la Marina fue pasado el mediodía, la operación ya estaba planeada para ejecutarse durante esa noche y madrugada, con el fin de encontrar a los responsables y descartar la participación de policías en la venta de armas.

 

 

La investigación a fondo       

Las contradicciones provocaron que los agentes de investigación dudaran del testimonio de los Policías, pues en la declaración el oficial sometido, el Policía Primero Gonzalo Carreño Martínez, confirma que sus compañeros y el Subcomandante recibieron la llamada de apoyo a la altura del entronque al Ejido Dos, lo cual está a poco más de 14 kilómetros de distancia desde la comandancia, que a una velocidad de 100 kilómetros por hora, es un recorrido de 9 minutos aproximadamente.

“Los oficiales entraron en contradicciones por los tiempos, afortunadamente la supuesta llamada de auxilio quedó registrada a las 1:31 horas, pero lo que confunde es que a la 1:40 horas, 9 minutos después, el Agente del Ministerio Público ya estaba enterado del asalto”, informó el investigador.

Desde el momento en que se recibe la supuesta llamada (1:31 hrs) solicitando la intervención de Policías Municipales para detener a dos presuntos ladrones, pudieron haber pasado 2 minutos si fue rápida la atención, sin embargo, hay cabos sueltos desde el inicio, pues:

Se ignora quién hizo el llamado, que debe de ser vital al recolectar el reporte y evitar que sea un llamado en falso.

Falta de pericia y oficio al levantar el reporte, pues de ser cierto, los oficiales ya sabían que estaban detenidos y debieron solicitar apoyo a otras localidades como Ciudad Constitución.

Después del reporte y atención del llamado, los agentes comunicaron al Agente del Ministerio Público a la 1:40 hrs, 9 minutos después del primer llamado de la emergencia. El Agente Daniel Vizcaíno Huerta, Coordinador de Periciales confirmó el reporte a la una con  40 minutos.

Los agentes municipales debieron haber conducido desde la Comandancia, sin que nadie se les atravesara, sin perder un sólo instante en el trayecto, hasta el entronque con el Ejido Dos a poco más de 14 kilómetros, desde su partida en Ciudad Insurgentes a una velocidad superior a los 186 kilómetros por hora.

Esto sin contar los dos minutos que duró el reporte de la detención, los cinco en que los asaltantes se llevaron el armamento, y que sólo tuvieron 7 minutos para entrar y salir.

“Aquí hay gato encerrado, no concuerdan los tiempos de recepción de llamada, con registro, el tiempo y distancia de avance de los tres policías a bordo de la unidad SP-092, aviso al Ministerio Público del Fuero Común y también al Coordinador de Periciales, mucho antes de dar a conocer y pedir refuerzos a los agentes municipales de Ciudad Constitución y a la Policía Federal que se encuentran a la entrada de Insurgentes; se dio aviso a quienes se encargan de investigar el robo y no a quienes pudieron atorar a los asaltantes en el momento”, manifestó el miembro de la Agencia de Investigación Criminal.

Fuerzas especiales de la Secretaría de Marina y de la Policía Estatal acudieron a Ciudad Constitución y mediante un operativo coordinado, durante la noche del viernes y sábado por la madrugada, ejecutaron un operativo para “esclarecer” el hecho, consistente en el interrogatorio con los principales sospechosos, los Policías Municipales.

“Levantaron a por lo menos 6 Policías, los cinco que estuvieron involucrados o que tuvieron conocimiento de los hechos, así permanecieron en calidad de desaparecidos y fue poco antes del mediodía que fueron abandonados, algunos con muestras claras de tortura, por la manera en que desaparecieron y que fueron abandonados, muchos pensamos que había sido la maña, pero nos enteramos que fueron levantados e interrogados por propias fuerzas de seguridad, los agentes fueron atendidos en el ISSSTE”, informó la fuente policial de Comondú.

Los agentes que fueron privados de la libertad a la fuerza y que se encuentran bajo investigación son: Gonzalo Carreño Martínez (guardia amagado), Cruz Esteban Carreño Martínez, Ivis Flores Maldonado, Jimi Sandi Sánchez Nieto, Rafael Covarrubias Cervantes y Alejandro Amador Escobar.

La información obtenida por ZETA es que algunos de ellos fueron privados de su libertad mientras estaban en sus domicilios y otros mientras se encontraban laborando, en Ciudad Constitución, Insurgentes y Zaragoza.

La queja de los agentes, sus familias, así como compañeros fue instantánea, pues además de los 6 “levantados”, hubo por lo menos tres más que fueron golpeados en sus domicilios.

Walter Valenzuela acudió a la clínica del ISSSTE de Ciudad Constitución donde se encontraban internados los agentes municipales, para conocer el estado de salud luego de ser levantados, golpeados y horas más tarde liberados sobre una brecha, a la altura del kilómetro 192 al sur del poblado de Villa Morelos.

“Mi gobierno exigirá a las autoridades federales y estatales se investigue hasta las últimas consecuencias para dar con los responsables”, dijo a los oficiales ofendidos.

Además se convocó a la Visitaduría de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) en Ciudad Constitución, a cargo de Maura José Contreras, para que se pueda tomar la queja correspondiente de los elementos privados de la libertad por hombres encapuchados y armados.

Como acto inicial, el Alcalde Walter Valenzuela tomó la determinación, junto con el cabildo de la destitución del director de la corporación, al capitán de corbeta Rubicel Jabadilla Arista y al subdirector Antonio Hernández Sánchez; en su lugar quedaron Cuauhtémoc Gómez Campos, asesor jurídico del Ayuntamiento, como encargado de despacho y William Núñez Jordán, como encargado del área operativa de Seguridad Pública.

La Secretaría de Seguridad Pública Estatal a cargo de Germán Wong López señaló que permanecen en coordinación con la Mesa de Seguridad y que la determinación del Alcalde ha sido en consentimiento, y será el propio Walter Valenzuela quien entregue un nuevo perfil.

Foto: Cortesía.- Policias municipales de Comondú y familiares de agredidos, se reunieron a las afueras del centro de atención médica del ISSSTE tras haber sido tirados a las afueras de Ciudad Constitucion.

“En todo momento la Mesa de Seguridad ha estado al pendiente, para que estemos listos para actuar en conjunto con el municipio de Comondú. Por el momento ahorita un encargado, entiendo que más adelante se va a pasar la propuesta por parte del señor Alcalde, de un titular de dicha dirección”, manifestó Wong López.

Rubicel Jabadilla Arista tomó protesta en la Dirección el pasado 29 de enero, mismo que tiene un desempeño de 18 años en activo en la Secretaría de Marina y que retoma sus actividades en la zona naval.

 

Policías involucrados

Nadie ha descartado que haya sido un autorobo, los indicios apuntan a que hubo cierta colaboración, descuido y hasta participación, y quizá “pueda que estén vinculados con ciertos grupos criminales en la venta de armas”, revelaron miembros de la Mesa de Seguridad.

Para evitar que haya de nuevo “robos” sospechosos de armamento en las comandancias, y justo cuando no hay personal de apoyo, se ha dispuesto de la colocación de equipos de video-vigilancia en diversos puntos.

“Seguramente estaban bien informados, no que los vigilaran, sino que alguien les daba a conocer cuándo atacar, cuándo estaban solas las comandancias para los robos, es muy preciso que hombres armados ingresen a robarse el armamento y no puedan ser vistos, el año pasado fue la misma”, expuso el miembro de la Agencia de Investigación Criminal.

El domingo 20 de mayo del 2018 alrededor de las 7:30 de la mañana, 3 sujetos armados ingresaron a la comandancia de la Policía Municipal de Comondú, ubicada en el kilómetro 189 en la comunidad de Villa Morelos, sometieron a la oficial de turno y la esposaron al interior de la Comandancia, apoderándose de su pistola de cargo, una más en resguardo y múltiples cartuchos útiles.

La Policía esposada quedó tendida en el suelo solicitando ayuda, fue una hora después del atraco que el oficial de cambio de turno se dio cuenta de los sucedido y dio aviso a las autoridades competentes.

Los agresores descendieron de un pick up de color rojo y huyeron con rumbo a Ciudad Constitución.

“Ahorita estamos activando 16 cámaras de un sistema de vigilancia, que la administración pasada las dejó en standby, pero que al día de hoy ya los estamos activando en Ciudad Insurgentes, en la entrada por San Carlos, en Ciudad Constitución, vamos a vigilarlos, vamos a tener cámaras de video-vigilancia en todas las comandancias y subcomandancias que se maneje armamento”, lanzó el Alcalde de Comondú.

Fuerzas de seguridad estatal y marina han retornado la seguridad de Comondú tras la preocupación que existe por los hechos violentos, a tal grado que grupos criminales asaltan a policías en comandancias.

La investigación contenida en la Procuraduría General de Justicia del Estado pone en manifiesto que hay algo más que un atraco a las fuerzas de seguridad municipal, los cuales ha quedado claro que no hay interés por responder, detener o blindar a la comunidad.

“En 2018 fueron 14 armas de fuego largas y cortas, las que se robaron de las comandancias de San Carlos, Villa Morelos, Insurgentes y Constitución. Casos complicados de inseguridad y sobre todo descarados, como el robo de armas, a cajeros y mercados. Falta de liderazgo en la Policía Municipal de Comondú, se ha cedido ante grupos delictivos que están aposentados en esa región del Estado”, reveló un miembro de la Mesa de Seguridad de Baja California Sur.

Los indicios apuntan a que no es la primera vez que ocurre un hecho de esta naturaleza, en donde hombres armados entran y salen sin problema alguna en la máxima autoridad de seguridad del municipio, comprobando que la delincuencia está imparable, en donde las mismas autoridades son víctimas de los altos índices delictivos.

Aunque no ha sido revelado del todo, se informó a ZETA que los oficiales inculpados en esta ocasión, podrían estar vinculados a otros hechos, pero dicha información ha sido manejada con hermetismo, pues se busca el esclarecimiento de los hechos, de entrada la búsqueda se tiene plena en manifiesto por comunicaciones a través de redes sociales que con anterioridad habían realizado agentes, situación que vulnera en su totalidad la seguridad en Comondú.

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio