Asociaciones civiles a la expectativa de apoyo federal; Ruiz Uribe: “Deben ser financiadas con recursos privados”

Foto: Ramón T. Blanco Villalón
 
Ezenario lunes, 15 abril, 2019 01:10 PM

Después del anuncio que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la reestructuración de las “formas” en las que se va a entregar apoyo gubernamental a las asociaciones civiles, algunas manifestaron a Semanario ZETA que en el pasado desistieron de ser beneficiarios por las trabas o las tranzas que encontraron en los procesos

En sus primeras audiencias matutinas, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, anunció que en un futuro cercano se les quitará el apoyo económico a las asociaciones civiles y a cambio se van a vincular a jóvenes ‘ninis’ para laborar, medida que ha sido aceptada por los organismos.

Jesús Alejandro Ruiz Uribe, encargado de despacho de la Delegación de Programas para el Desarrollo, informó que la dependencia aún se encuentra en reestructuración, pero uno de los cambios anunciados es la de detener la ayuda económica directa a las distintas asociaciones.

Foto: Jorge Dueñes.- Jesús Alejandro Ruiz Uribe, encargado de despacho de la Delegación de Programas para el Desarrollo.

“No se puede negar la ayuda que han dado las asociaciones civiles, gracias a ellas se ha podido avanzar en temas que de otra manera no hubiera pasado. Pero no podemos negar también que ha habido un comportamiento irresponsable de los gobiernos, de no hacerse cargo de lo que tenían que haberse hecho cargo”, detalló.

Lo que quiere el gobierno de López Obrador, detalló, es que se cumplan con los temas evitando la corrupción, por tal motivo se busca que las organizaciones no gubernamentales (ONG), busquen por su cuenta los apoyos económicos, como se hace en países de primer mundo.

“No van a desaparecer las asociaciones civiles, las ONGs son una figura que se generó para que la sociedad fuera solidaria con la propia sociedad, surgieron para que se pudieran hacer labores altruistas en la comunidad, no para que las mantuviera el gobierno”, dijo el funcionario federal.

En lugar de que los mexicanos se acostumbraran a cooperar en labores altruistas, como el apoyo a pacientes con VIH, niños de la calle u otras causas por la vía de la asociación civil, añadió, se hizo costumbre de que los organismos esperaran a que el gobierno les diera recursos, y por ende la sociedad ya no se involucraba, porque ya había alguien que se hacía cargo.

“Todos tenemos que hacernos responsables de que estas asociaciones civiles vivan, pero tienen que ser financiados, fundamentalmente, con recursos privados. Los países desarrollados del mundo así trabajan, con recursos privados”, afirmó.

 

Organismos evitan apoyos del gobierno

Adriana Milanés, presidenta de la asociación Manos Entrelazadas, destacó que a pesar de que se ha solicitado, nunca han recibido apoyo por parte de Gobierno Federal, ya que desde que se abren las convocatorias para los apoyos, ya se sabe a quién se les va a dar, o al menos eso pasaba con otras administraciones, aseguró.

“Obviamente se los dan (recursos) a quienes se “mochan”. A mí, por ejemplo, me han dicho que tiene un programa donde te dan 100 mil pesos, pero de esos 100 mil pesos, devolvemos 30. Entonces quienes se benefician son otros, los que están promoviendo el programa”, dijo.

La asociación Manos Entrelazadas, da talleres a niños sobre el cuidado de su cuerpo para prevenir el abuso sexual, se sostiene de donaciones privadas y de las ventas de un libro coordinado por ellos mismos, en el que explican a un menor cómo identificar una situación de peligro y como puede defenderse.

“Nosotros no trabajamos con programas de gobierno, más bien, es la sociedad la que siempre está comprometida y quiere ver los resultados y saben que gobierno no nos apoya, que al contrario está metiéndonos el pie”, comentó a ZETA.

Foto: Jorge Dueñes.- Adriana Milanés, presidenta de la asociación Manos Entrelazadas.

Detalló que si se lleva a cabo un programa como el que plantea la Secretaría del Bienestar, en donde jóvenes apoyen en labores y que el gobierno les pague, sería benéfico no sólo para los organismos civiles, sino también para la comunidad en donde se desenvuelven, pues les inculcaría un sentido de humanidad a las nuevas generaciones.

Por otra parte el pastor Rafael González Trejo, de la asociación Siervos de Dios para las Naciones, que apoya a niños y a madres solteras, afirmó que jamás han recibido apoyo federal, sin embargo, cuando lo han buscado se topan con funcionarios que les piden dinero una vez otorgado el recurso.

“La primera vez, cuando recién hicimos la asociación (2017), hubo una persona que nos decía que nos daba tanto para que siguiéramos adelante que “ellos” nos bajaban los recursos. En ese tiempo nos conseguían 200 o 300 mil pesos bien fácil, pero a cambio de un porcentaje”, confesó.

El pastor les hizo ver que no participaría en una actividad de esa índole, ya que “por gente así se pierden las buenas intenciones que puede haber en los gobiernos, para que hagamos las cosas bien”.

Agregó que si el gobierno de AMLO está dispuesto a hacer las cosas bien, el programa donde les da empleo a jóvenes es un buen comienzo, pues ayudaría a liberar mucha carga de trabajo a las personas que brindan servicio en estos organismos, además de fomentar una participación comunitaria en la misma sociedad.

Asimismo, el representante legal de la asociación ProvidAnimal AC, Iván Márquez,  dedicada a brindar educación sobre la concienciación del cuidado animal y a promover políticas públicas para su cuidado, afirmó que hace 3 años acudieron a solicitar recursos federales, pero los requisitos eran demasiados, sobre todo los que pedían en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), por lo que optaron desistir.

Lo que sigue para los organismos no-gubernamentales

Como parte del plan nacional de la Secretaría del Bienestar, no sólo se busca que los organismos civiles consigan sus propios recursos para continuar su labor, sino que ahora el apoyo que se brinde a cada uno por parte de la Federación sea de acuerdo al enfoque que tengan, dijo Ruiz Uribe

Es decir, que siguiendo el ejemplo de una asociación civil que ayude a pacientes con VIH, la Secretaría de Salud sería la encargada de brindar el apoyo necesario, así como una encargada de la protección del medio ambiente, sería la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) quien daría la atención.

Además, informó que ya arrancó el programa “Jóvenes construyendo el futuro”, en donde las asociaciones civiles podrán acceder a la formación de personas, pero será Gobierno Federal el que les pague mensualmente 3 mil 600 pesos.

“Una asociación civil que necesite muchachos para que ayuden con labores de escritorio o de promoción, pueda solicitarlos a la Secretaría del Bienestar y pueda tener hasta 20 muchachos pagados por la Federación”, anunció.

Estos jóvenes salen de la misma sociedad, recalcó el funcionario federal, ya que se registran a través de internet y las empresas o asociaciones vinculadas, deciden con cuántos jóvenes pueden trabajar, de esa manera tanto jóvenes de 18 a 29 años, como empresas privadas y ONGs se pueden beneficiar con este nuevo programa.

“Más fácil matar al perro, que quitarle las pulgas”

Francisco Martínez Mendoza, coordinador de la Red Nacional Anticorrupción capítulo Baja California, dijo que es un acto de incongruencia por parte de Andrés Manuel López Obrador tomar estas medidas,

Van 853 jóvenes bajacalifornianos inscritos en programa federal

De acuerdo con información que el programa “Jóvenes construyendo el futuro”, comparte en su portal web, a nivel nacional van 307 mil 712 jóvenes de 18 a 29 años registrados para formar parte de este.

Del total se desglosa que 127 mil 434, la gran mayoría, cuentan con preparatoria terminada,  72 mil 358 con licenciatura, 71 mil 985 con secundaria, 19 mil 213 con primaria, 13 mil 992 con alguna carrera técnica; y mil 186 con posgrado.

Chiapas con 49 mil 730 es el Estado con mayor cantidad de jóvenes registrados, mientras que Baja California y Baja California Sur, son los que tienen menos registros, ambos empatados con 853 jóvenes que llenaron la solicitud.

Baja California cuenta con 8 mil 987 vacantes disponibles, de las cuales 408 pertenecen a la sociedad civil, mil 642 a instituciones públicas y 6 mil 917 al sector privado.

Las vacantes se distribuyen en 396 distintos centros de trabajo, que van desde empresas de seguridad privada, grupos industriales, hoteles, laboratorios, lavamáticas, restaurantes, barberías, panaderías, e incluso empresas agrícolas.

Además hay instituciones educativas como el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior (Cicese), el Centro de Nanociencias y Nanotecnología de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Instituto de Desarrollo Acuícola, o el Centro de Capacitación para el Trabajo en sus distintos planteles.

En cuanto a asociaciones civiles se encuentran registradas el Centro de Vinculación “Uniendo Sueños”, del municipio de Tecate, el Club de Niños y Niñas de Playas de Rosarito, la Estancia Educativa Integral de Autismo de Mexicali, y la asociación “Educando contra el Bullyng”, así como al Casa del Migrante, ambas de Tijuana, por mencionar algunas.

El número de jóvenes vinculados aumenta de manera constante a nivel nacional y la página se actualiza en tiempo real, sin embargo, Baja California es el Estado que menos registros acumula, a pesar de la gran cantidad de ofertas laborales que tiene en los cinco municipios. Ángela Torres Lozano

tomando en cuenta que él viene de un partido político que solía ser una sociedad civil.

“El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), inició como organismo de la sociedad civil, es como una traición a los principios que él mismo inició en su organización”, afirmó.

De igual manera reconoció que sí existen organismos civiles corruptos, que han abusado del sistema, pero éstos deben de transparentar el ejercicio de sus recursos de manera profesional y eficiente, no sólo porque los obligue la Ley, sino porque dentro del activismo, están más obligados que los funcionarios.

Detalló que de acuerdo a la Auditoría Superior de la Federación había 1.39% de organismos que habían sido identificados por acto de corrupción, pero no es posible que por esa cifra se considere que todas las asociaciones son corruptas.

“Creemos que este tipo de comentarios, de denostarnos a todos, lastima mucho el trabajo de la sociedad civil, que mucha de las luchas democráticas no se podrían entender sin este activismo. Es más fácil matar al perro, que espulgarlo y quitarle las pulgas, que generar mecanismos de limpieza, depuración y revisión”, comparó.

Martínez Mendoza dijo que existe un temor colectivo a cuestionar al Presidente sobre cualquier tema, pero recalcó que los organismos de la sociedad civil no se quedarán callados, como no lo han hecho en administraciones pasadas.

Comentarios

comentarios


Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio