Cantidad no es calidad

Foto: Internet/Fernando Arce
 
Sortilegioz lunes, 18 marzo, 2019 12:00 PM

Ahora resulta que muchos quieren ser gobernador de Baja California.

Con todo y la desastrosa administración que heredará Francisco Vega de Lamadrid, lo endeudadas que dejará las finanzas públicas, lo comprometido del presupuesto y los muchos actos irregulares en su gestión, hay por lo menos cinco personas, si no es que seis, que quieren sucederlo.

Hace unos años, justo cuando en el Congreso del Estado se analizaba y consensuaba empatar las elecciones de gobernador del Estado a las intermedias federales o a la presidencial, con lo que se definiría una gubernatura de dos o cinco años, respectivamente, muchos tuvieron la oportunidad de emitir su opinión.

De hecho a los diputados se les presentaron las dos opciones y votaron por la ya conocida gubernatura de dos años… hasta que Movimiento Regeneración Nacional fue creado y llegó Jaime Bonilla a querer cambiar la Constitución a su antojo.

Total, cuando los diputados del Congreso del Estado votaron mayoritariamente por la gubernatura de dos años, en ZETA entrevistamos no sólo a aquellos gobernadores que habían ejercido el cargo por menos de seis años, que es el periodo constitucional. A don Óscar Baylón Chacón, quien fue once meses gobernador interino, cuando en 1989 fue depuesto Xicoténcatl Leyva Mortera (hoy por cierto políticamente activo del brazo de Jaime Bonilla Valdez) y Alejandro González Alcocer, quien fungió como Ejecutivo del Estado durante tres años, tras el deceso de don Héctor Terán Terán en el tercer año del sexenio para el que fue electo.

Los dos ex gobernadores, uno priista y otro panista, reflexionaron sobre hacer gobierno en un periodo corto y cómo ello no fue impedimento para destacar en la administración pública, incluso con el desarrollo de obra.

Posterior a esas entrevistas, hablamos con quienes en 2014 parecían interesados en ser candidatos a gobernador de Baja California, sea porque participaron en las internas de 2013 en los distintos partidos políticos y no fueron seleccionados, o porque había desarrollado un liderazgo político y social importante.

Podría decir que casi nadie, pero de hecho nadie, quería ser gobernador por dos años. Ya desde entonces la medida tomada en el Congreso del Estado despertaba inconformidad en ciertos sectores, pero nadie la impugnó. El principal argumento para no buscar la de dos años, era que consideraban poco tiempo para establecer una forma de hacer gobierno y concretar políticas públicas.

Pasaron los años y la postura se mantuvo igual. Ningún político de “renombre” (las comillas son por algo) quería ser gobernador por dos años. Especialmente los panistas ninguneaban esa posibilidad, considerando que daban por hecho que quien fuera electo en la interna sería gobernador constitucional… hasta que el hoy Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, hizo su partido Morena y, con una votación insólita, logró la Presidencia de la República.

Además, don Andrés hizo ganar a muchos candidatos en la República Mexicana, entre ellos Jaime Bonilla Valdez, con más de 800 mil votos para llegar al Senado de la República (también a Alejandra León). Y cuando el ahora senador con licencia y súper delegado quiere ampliar el término, entonces sí, muchos quisieron ser candidatos.

Aunque también hay quienes entran a la contienda sabiendo que perderán, pero conscientes de que dividirán. La idea para algunos como Jorge Hank Rhon, a quien le faltó valentía y seguridad política para competir, pero metió un esbirro, es restarle votos al partido que se perfila como triunfador.

De esta manera, es muy probable que en Baja California tengamos mínimo cinco candidatos al Gobierno del Estado. Sí, al mismo que quedará temblando después del paso y arrase de Francisco Vega y sus colaboradores.

Definidos están, aunque ni uno inscrito como tal, Jaime Bonilla Valdez como candidato por Morena; Óscar Vega Marín representando al Partido Acción Nacional; Enrique Acosta Fregoso como abanderado del Partido Revolucionario Institucional; Héctor Osuna Jaime como nominado de Movimiento Ciudadano; y ahora se dice que para acuerpar la candidatura de Julián Leyzaola al Ayuntamiento de Tijuana, el Partido de la Revolución Democrática lanzará a la sucesión de Vega al ex futbolista Fernando Arce Ruiz.

En total, cinco candidatos, a quienes podría sumarse Jaime Martínez Veloz, aunque está a la espera que de Morena le resuelvan la impugnación sobre la encuesta y proceso de selección de candidato a alcalde de Tijuana, donde no salió ganador, y sí lo fue el empresario Arturo González Cruz.

El último en meterse a la campaña fue Jorge Hank Rhon, quien intenta restarle votos a Bonilla a través de quien es director de Fuerzas Básicas del Club Tijuana Xoloitzcuintles, que es de su propiedad. En términos de política y sociedad, antes de mencionar el nombre del ex jugador de futbol Fernando Arce, poco se sabía de él en Baja California, más allá que se lo trajo Jorge Hank y éste aceptó venir a retirarse a la tierra de donde es originario.

Efectivamente, Arce Ruiz destacó en el balompié, pero no con “Xolos”, equipo que se coronó campeón del Torneo Apertura 2012. Sus mejores épocas las vivió cuando fue miembro del Santos Laguna, y posteriormente de Monarcas de Morelia. Incluso fue seleccionado nacional en 2007. Alcanzó a participar en ese estatus en la Copa Oro y en la Copa América. Para su mala fortuna, antes que iniciara el Mundial de Sudáfrica en 2010, fue cortado de la Selección Nacional.

Quizá imaginando un escenario como el de Morelos, donde el mundialista Cuauhtémoc Blanco ganó la gubernatura del Estado, en Baja California las huestes hankistas se animaron a inscribir a este joven y no utilizando al PRI, sino al PRD, pero la diferencia –en términos políticos- entre uno y otro jugador es enorme. En Baja California no habrá jugada perfecta.

Total que, es evidente, tendremos mucha cantidad, pero poca calidad en la boleta electoral para elegir gobernador de Baja California. Ojo, mucho ojo.

Comentarios

comentarios

Ir a la barra de herramientas
Tipo de Cambio