La dudosa creación de Segalmex

Foto: Misael Valtierra/Cuartoscuro.com - Foto: Alejandro Gutiérrez Mora .- Predio donde se encontraba la tienda Diconsa, en la colonia Maclovio Rojas
 
Edición Impresa lunes, 11 febrero, 2019 01:00 PM

Pese a los escándalos de corrupción que rodearon a la Conasupo en el pasado, Segalmex comparte a un ex director, Ignacio Ovalle, y la meta sigue siendo la misma: combatir la pobreza alimentaria. En el gobierno de AMLO, su operación es clave para apoyar a pequeños productores agrícolas y a la población en pobreza extrema, señalan especialistas

Para reactivar el campo y garantizar la alimentación de 25 millones de mexicanos en pobreza extrema, el Presidente Andrés Manuel López Obrador creó la Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) y nombró a Ignacio Ovalle Fernández como su titular.

La designación del otrora político priista y ex director de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo), organismo que en las décadas de 1980 y 1990 se vio envuelto en escándalos de corrupción, no es lo único que genera suspicacia. Existen dudas sobre cómo se implementará el programa que llevará productos alimenticios a una red de 34 mil tiendas Liconsa y Diconsa a lo largo del país, que por lo menos en Baja California reporta deficiencias en cuanto a la forma en que están operando.

Por otro lado, la promesa del Gobierno Federal es acabar con los intermediarios para que, mediante los precios de garantía a cuatro granos básicos y la leche, se favorezca a los productores más pobres del país. No obstante, Segalmex no ha explicado un punto toral: cómo se transformarán algunos alimentos comprados a pequeños productores, como el maíz y el trigo, en productos terminados (harina) para que la población más necesitada los consuma.

Roberto Iván Fuentes Contreras, investigador de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), consideró que ése es el principal reto de Segalmex, toda vez que el gobierno podría optar por utilizar la capacidad instalada de las grandes empresas que generan economía a escala.

“Es decir, si se le da el maíz o el trigo a Maseca te va a poder producir la harina de manera más efectiva, porque tiene la maquinaria y el personal, pero se corre el riesgo que el subsidio esté beneficiando a una gran empresa”, citó.

Posibilidad que evoca el problema entre Conasupo y Maseca, cuando el principal productor de harina de maíz nixtamalizada y de tortillas de México, obligó al Gobierno Federal a pagarle 15 mil 761 millones de pesos en 1989, como compensación financiera por el retraso del pago del subsidio a la producción de maíz en 1987.

Lo anterior, pese a que Conasupo entregó a Maseca alrededor de 100 mil toneladas de maíz a cuenta del subsidio y asumió pasivos de la empresa ante bancos nacionales por 15 mil millones, según información proporcionada por el entonces director de la paraestatal, Ernesto Costemalle, al Consejo de Administración de Conasupo, a pesar de que ésta y la empresa firmaran una minuta de acuerdo para que la harinera recibiera 34 mil 652

Numeralia

 

Arroz

Consumo per cápita anual: 8.5 kilogramos

México fue autosuficiente en producción de arroz hasta 1988. En 2016, la producción nacional cubrió 21.62 por ciento. Las principales importaciones provienen de Estados Unidos y Uruguay.

Maíz blanco

Consumo per cápita anual: 196.4 kilos

Utilizado principalmente en tortillas, el cultivo del maíz blanco representa el 86.94% de la producción total. Cantidad que satisfizo el consumo nacional.

Trigo

Consumo per cápita anual: 57.4 kilos

Su producción fue de 3 millones 841 mil toneladas en 2016. El cultivo de trigo cristalino representó casi 60% de la producción total, lo cual satisfizo la demanda nacional y posicionó a México como el tercer exportador a nivel mundial.

Frijol

Consumo per cápita anual: 9.9 kilos

Aunque la producción nacional casi cubre la totalidad de la demanda, durante 2016 se importó frijol de Estados Unidos, Canadá y China

  Fuente: Sagarpa

 

millones de pesos por los subsidios y estado de cuenta corriente de mayo de 1986 a agosto de 1988, lo que constituía el finiquito del adeudo.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora.- Predio donde se encontraba Diconsa, en la zona centro a un costado del Museo de Cera.

De acuerdo con un documento del entonces diputado Adolfo Miguel Aguilar Zinser, hecho público en Reforma, una vez que el Presidente Carlos Salinas de Gortari tomó posesión, Maseca exigió al nuevo director de Conasupo, Ignacio Ovalle Fernández, el pago de 15 mil 761 millones de pesos.

Aunque en principio la Secretaría de Comercio y el Consejo de Administración de Conasupo rechazaran hacer el pago, Ovalle Fernández envió una carta a Maseca informándole que su solicitud de reconsideración había sido aceptada por el Consejo, lo cual finalmente ocurrió el 6 de septiembre de 1988.

Luego que el asunto pasó a Contraloría y la Secretaría de Comercio, fue turnado a la Secretaría de Programación de Presupuesto, encabezada por Ernesto Zedillo Ponce de León, quien finalmente firmaría el oficio que daría pie al pago, efectuado en diciembre de 1989, por 15 mil 761 millones de pesos.

 

OVALLE FERNÁNDEZ, COSTO POLÍTICO QUE ASUMIRÍA AMLO

El 29 de enero de 2019, durante la presentación de la nueva Canasta Básica Diconsa, Andrés Manuel López Obrador aludió a la invitación que él mismo hizo a Ovalle Fernández para encabezar Segalmex.

En el evento con sede en Cedral, San Luis Potosí, el mandatario recordó que hace 40 años nació Diconsa, época en la que él era director del Instituto Nacional Indigenista y le tocó iniciar en Tabasco el programa de almacenes. Entonces, Ovalle Fernández era su jefe, ya que dirigía la Coordinación General del Plan Nacional de Zonas Deprimidas y Grupos Marginados (Coplamar).

“Ahora, pasado el tiempo, que llego a ser Presidente de la República, lo busco y le digo: ‘Vamos a hacer lo mismo, pero mejor´. Por eso hay garantía de que este programa va a funcionar bien, con los almacenes, las tiendas, las lecherías”, expuso AMLO.

Para Rodolfo de la Torre, director de Desarrollo Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, López Obrador tendrá que enfrentar las críticas que genera la designación de Ovalle Fernández por las situaciones anómalas en Conasupo. “Si no funciona el esquema (de Segalmex) o se empiezan a detectar situaciones de corrupción, la responsabilidad va a ser del Presidente y del nombramiento que hizo”, advirtió.

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora.- Predio donde se encontraba una tienda en el Maclovio Rojas.

GOBIERNO INCREMENTA PRODUCTOS EN CANASTA BÁSICA DE DICONSA

En el evento de San Luis Potosí, Ovalle Fernández presentó la nueva Canasta Básica de Diconsa, que aumentó de 23 a 40 productos alimenticios básicos, e incluye carne de res, pollo y cerdo; pan, huevo fresco, pescado seco y sardina; agua purificada, deshidratado de jamaica, tamarindo y horchata sin azúcar.

Así como complementos alimenticios y garbanzos, chícharos, gelatina, frutas, cacahuate, ajonjolí, amaranto y chía. Además de integrar artículos de limpieza, como jabón de lavandería, jabón de tocador, papel higiénico, detergente en polvo y crema dental.

A decir del titular de Segalmex, en todos los casos se preferirán los productos que se produzcan en cada región en lugar de traerlos empacados de zonas distantes, con lo que se favorecerá la economía de las localidades y se reducirá el costo de traslado.

Añadió que los productos de la nueva Canasta Básica Diconsa tendrán un etiquetado que advierta sobre los riesgos de consumo inmoderado de algunos alimentos, con ello se contribuirá a la estrategia contra la obesidad y sobrepeso de la Secretaría de Salud.

A su vez, destacó la incorporación de la chía y el amaranto como alimentos de gran riqueza nutrimental, con los que también se combatirá la desnutrición que afecta a 10 millones de mexicanos.

Finalmente, indicó que estos productos estarán disponibles a precios bajos para la población de escasos recursos en las más de 34 mil tiendas Diconsa y Liconsa.

 

ANOMALÍAS EN TIENDAS DICONSA Y LICONSA EN BC

De acuerdo con los directorios de Diconsa y Liconsa, consultados en los portales de esos organismos -ahora fusionados en Segalmex-, en Baja California existen 136 tiendas Diconsa y 86 de Liconsa; sin embargo, Gilberto Herrera Solórzano, delegado de Bienestar en Tijuana (Antes Secretaría de Desarrollo Social), señaló que él y su equipo hicieron un recorrido en el que se encontraron que muchas de estas tiendas no funcionaban como tal.

“Estaban en negocios que no tenían nada qué ver con el giro. Algunos eran ferreterías, talleres mecánicos, tiendas de ropa. Tenían el letrero pequeño de Liconsa o el sello, pero tenían otro giro completamente diferente”.

Aunque no precisó cuántas tuvieron anomalías, refirió que una tienda Liconsa, ubicada en Valle de las Palmas, que tiene como giro ferretería vende leche y desayunos del DIF. Por lo anterior, afirmó que los programas del antiguo régimen están a revisión, “ya que se prestaban a malos manejos”.

Pérdidas de Conasupo, por 1.2 billones de pesos

Fundada en 1965, Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo) reportó pérdidas por un billón 299 mil 140 millones de pesos de 1982 a 1992, como consecuencia de la desaparición de miles de toneladas de mercancía, subsidios poco transparentes y privatizaciones fraudulentas.

En el historial negro de Conasupo destaca la importación de leche en polvo contaminada con material radioactivo por el accidente nuclear de Chernobyl. Según información publicada en medios nacionales, en 1987 la dependencia importó de Irlanda 16 mil 958 toneladas, sin embargo, versiones extraoficiales indicarían que en realidad sumaron 80 mil toneladas por cargamentos no reportados que llegaron a los puertos de Tampico, Altamira y Coatzacoalcos.

Durante la época en que Ignacio Ovalle Fernández dirigió Conasupo, salió a la luz otro escándalo relacionado con la importación de semilla de maíz cancerígeno desde Estados Unidos, la cual contaminó con hongos que producen aflatoxina a 500 mil toneladas en Tamaulipas.

A ello, se añadirían las acusaciones por las que el Departamento de Justicia de Estados Unidos investigaría a Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex Presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, como presunto responsable de efectuar operaciones de lavado de dinero y envío de drogas del Cártel del Golfo a la Unión Americana.

Imputaciones a las que se sumaron señalamientos sobre desvío de recursos a cuentas en Suiza hechas por el también llamado “hermano incómodo”.

En cuanto a Diconsa, en un recorrido hecho por ZETA, se constató que la tienda que según el archivo consultado se ubicaba en el Ejido Maclovio Rojas en Tijuana, ya no existe desde hace unos meses, como refirieron residentes del área.

 

PRECIOS DE GARANTÍA

La segunda tarea de Segalmex será adquirir los granos básicos: maíz, trigo, arroz, frijol y la leche, a precios de garantía a productores, cuyo predio no exceda las veinte hectáreas, para luego llevarlos a las tiendas Diconsa y Liconsa a un costo más bajo del mercado.

El precio de garantía para la tonelada de frijol es de 14 mil 500 pesos; 6 mil 120 para el arroz: 5 mil 790.00 para el trigo; 5 mil 610 para el maíz y 8.20 pesos por litro de leche. Montos que superan al costo de tonelada de éstos en el mercado del país.

Juan Manuel Martínez Núñez, subdelegado agropecuario de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural en Baja California, precisó que dichos precios son superiores en 30 por ciento a los que se cotizan en la región, y pese a que se desconoce cuánto comprará Segalmex en Baja California, ya que aún no se emiten las reglas de operación, los productores de la entidad pueden aportar trigo harinero ya convertido en harina, leche y un poco de maíz.

Respecto a cómo funcionan los precios de garantía, Rodolfo de la Torre, ejecutivo del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, explicó que son precios que están fijados para que el productor, sobre todo el pequeño, pueda vender con una ventaja respecto a los precios que predominan en su segmento de mercado.

Consideró que la única forma en la que el esquema de Segalmex sería factible es si el gobierno desplaza a los intermediarios con precios que no están muy lejos de los del mercado, para beneficiar al productor y al consumidor al eliminar los márgenes que antes tenía un mayorista.

Sin embargo, si los precios a los que compran son aún mayores, no le permitirá vender a un precio que el consumidor acepte y con el que recupere los costos de la intermediación, entonces el gobierno tendrá que subsidiar, lo que afectará a las finanzas públicas.

“El gobierno va a tener que ir encontrando poco a poco cuál es el precio que le permite funcionar en ese esquema, pero en ese caso puede cometer errores y terminar con pérdidas que van a ser pagadas por el contribuyente”, acotó.

Roberto Iván Fuentes Contreras, investigador de la UABC,  abundó que los precios de garantía de las décadas de 1970 y 1980 eran necesarios porque no había mecanismos financieros que garantizaran al productor el precio para su producto final, y si bien los mercados financieros fueron desarrollándolos para que las grandes empresas tengan esos seguros en el mercado de derivados, los pequeños productores aún están excluidos.

De ahí que se haya impulsado el programa de la Segalmex, cuya ejecución adecuada garantizaría que los subsidios vayan al productor que lo requiere -el pequeño- y que las personas con pobreza extrema se beneficien de ello.

En la opinión de Fuentes, en la medida que se ejecute correctamente y se evite el acaparamiento de productos por otras empresas más grandes o que no requieran tal subsidio, el proyecto Segalmex podría funcionar.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio