Gana casa en sorteo de El Mexicano pero no puede escriturarla a su nombre


 
Ezenario lunes, 7 enero, 2019 01:00 PM

Moisés Óscar Canseco, de oficio voceador, fue uno de los ganadores de una casa en el sorteo con motivo del 50 aniversario que realizó el periódico El Mexicano de Tijuana, y aunque la casa le fue entregada físicamente en 2011, legalmente no la ha podido registrar a su nombre debido a que el inmueble nunca estuvo en posesión del rotativo, sino de Grupo Geo, desarrolladora que se declaró en quiebra.

Después del sorteo, el 17 de julio de 2011, Moisés Canseco recibió las llaves de la vivienda ubicada en la calle Privada Azucena número 64, de fraccionamiento Las Delicias, en Tijuana, de un valor comercial de 289 mil pesos, misma que le fue entregada por los directivos del diario.

José Gómez Plasencia y Víctor Salamanca, entonces director comercial y gerente de circulación y suscripciones, respectivamente, firmaron el documento que dio constancia de la entrega física de la casa.

Cuando Canseco quiso escriturar la vivienda a su nombre requirió los documentos legales correspondientes al periódico de Eligio Valencia. Entonces los directivos del periódico lo canalizaron al despacho Barajas y Asociados, siendo atendido por el abogado Eduardo Barajas, quien le advirtió que dicha documentación no se le podía entregar, debido a que las casas que fueron sorteadas por El Mexicano estaban a nombre de Grupo Geo, desarrolladora que entró a concurso mercantil para declararse en quiebra.

En entrevista para ZETA Eduardo Barajas explicó que el sorteo de casas se dio a través de un intercambio de publicidad por parte del periódico El Mexicano con Grupo Geo, de ahí que el rotativo no tenía su posesión legal.

Ante ello, dijo, se ha buscado que los ganadores puedan escriturarlas como suyas mediante un juicio de prescripción, “de hecho los documentos están listos en Notaría para firmarse”.

Sin embargo, agregó, derivado de las demandas de los acreedores de Grupo Geo, las posesiones de la desaparecida desarrolladora fueron congeladas para ser entregadas como pago de adeudos pendientes.

Ello implica, el hacer una investigación que determine si las casas sorteadas por el periódico no se encuentran entre los inmuebles asignados en dación de pago, para que se pueda hacer la prescripción correspondiente “porque se si se hace la prescripción y la posesión del inmueble se entregó a un tercero, el juez nos la va a rechazar”, explicó el abogado.

“Es un proceso que lleva tiempo el cual a mí nadie me lo paga”, concluyó Eduardo Barajas. De parte del gerente general de El Mexicano, Jesús Velázquez, la respuesta fue que estos casos son llevados por el Despacho de Barajas y Abogados.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio