Avanza proyecto de memorial para personas desaparecidas

Fotos: Alan García Loza.- Recuerdan a desaparecidos en crematorio clandestino
 
Ezenario lunes, 10 diciembre, 2018 01:00 PM

La frase “memoria que resiste” se puede leer sobre las paredes pintadas de blanco del pequeño cuarto, el mismo que diez años atrás fue utilizado como crematorio clandestino por Santiago Meza López “El Pozolero”, cuyas paredes ahora están destinadas a albergar las oraciones de los familiares de personas desaparecidas por el crimen organizado.

La capilla improvisada forma parte del proyecto memorial que la Asociación por los Desaparecidos de Baja California lleva a cabo en conjunto con otras instituciones, con el objetivo de transformar el predio conocido como “La Gallera” en la colonia Maclovio Rojas de Tijuana, del cual han recuperado cientos de fragmentos óseos de personas que fueron disueltas en ácido por Santiago Meza.

“Recién plantamos unos árboles, les tomará tiempo crecer, pero estarán ahí para transformar este lugar. Ahora es muy distinto a lo que era cuando entramos la primera vez. Ahora es un espacio para la memoria y para que cada familia recuerde dignamente a sus seres queridos”, declaró Fernando Ocegueda, fundador de la asociación y activista en el tema de personas desaparecidas.

En este sitio “El Pozolero” disolvió en ácido a las víctimas

Desde 2014 las familias que integran esta asociación han sumado sus esfuerzos para modificar el predio, donde se presume que “El Pozolero” disolvió en ácido a más de 300 personas por orden de Teodoro García Simental, miembro fundamental del Cártel de Tijuana que fue aprehendido en el año 2010 en La Paz, Baja California.

El predio cuenta con la protección de una barda de concreto, también pintada de color blanco, en el interior se han colocado placas con los nombres de las personas desaparecidas con la fecha en la que se registró su desaparición.

Sobre la tierra permanecen dos esculturas de vidrio que fueron colocadas años atrás, cuando recién arrancó el proyecto, la cuales simulan las figuras de unas mandalas que son el símbolo del reencuentro anhelado de las familias con los seres queridos que permanecen ausentes, algunos por obra del crimen organizado.

Fue en agosto de este 2018 que se hizo oficial la donación del predio por parte del Gobierno del Estado hacia la asociación, formalizando la construcción del que será “el primer memorial para personas desaparecidas en México” de acuerdo con lo declarado por Ocegueda.

El año pasado de este sitio fueron recuperados cientos de fragmentos óseos, en distintas fases de un operativo que realizó personal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), dependencia en la que encontró respaldo la asociación, y que también apoyó la realización de la primera jornada de colecta de pruebas de ADN en Baja California para agilizar la identificación de estos restos.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio