Que el pasado no afecte tu vida y sonríele al futuro

Foto: Internet/Pasado no debe afectar
 
Opinionez lunes, 11 abril, 2016 12:00 PM

Consultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

Siempre me he preguntado por qué muchas personas después de su divorcio no pueden ver a su ex pareja ni quieren saber de ella, ya que cuando se conocieron y casaron eran lo más maravilloso que habían conocido; cuando decidieron que todo el resto de su vida querían estar siempre juntos y formar una gran familia. Nunca me lo he contestado aunque sí lo he preguntado, salvo los casos de infidelidad y/o violencia, no saben por qué; es más, muchas ni recuerdan por qué se divorciaron, solo atinan a decir que el amor se acabó, no se le atendió pero ninguna razón convincente que hayan dado a que se le odiara o simplemente no quisieran verla jamás.

Cuando llegan a saber o les hablan de sus ex, luego luego muestran un rictus de molestia, de coraje o indiferencia, entonces, donde quedó aquel amor que tanto pregonaron, aquel amor en el que no aceptaban ningún comentario en contra de ello. Muchas parejas sufren al recordarlas pero negativamente sin saber a ciencia cierta del por qué, entonces me pregunto, por qué no se ha llegado a la civilidad como nuestros vecinos del norte, donde en muchas ocasiones conviven las ex parejas entre sí con sus nuevas parejas y con el beneplácito de los hijos, ¿será por la costumbre?, ¿será porque se han enseñado que vivir con la carga del pasado es más difícil que convivir entre ellos?

Pero lo más grave es que eso que les quedó de amargura, coraje, odio, etc., lo siguen arrastrando y no pueden desprenderse de ello, es más si desean rehacer su vida y conocer una nueva pareja les resulta difícil porque le vienen a la mente situaciones que vivieron con sus ex, y lo curioso es que son recuerdos bonitos y cuando éstos son negativos sufren pensando que les pueda volver a pasar con la nueva pareja que pretendan rehacer su vida.

Si están comenzando una nueva relación o tienen deseos de encontrar nuevamente al amor de su vida no se sienten en paz; el pasado vuelve a ellas en forma de heridas, rencores, dolores o resentimientos que no les deja vivir en plenitud el hoy. Necesitan trabajar mucho en sí mismas, soltar lo viejo, enterrarlo para siempre, dejar apegos y empezar una vez más y que las experiencias previas o del pasado, que ciertamente dolorosas, sean desechas para siempre, para que no sean un obstáculo para volver a creer en el amor, dejar atrás resentimientos y vivir el hoy y el mañana con amor y alegría.

Pero sea como sea, si no es posible definir exactamente lo que sucedió para dar por terminado mentalmente el anterior matrimonio, hay cosas en las que no cayeron en cuenta y que en la actualidad no puedan definir qué fue lo que realmente pasó, situaciones que dejaron heridas y que esas viejas cicatrices duelan y compliquen el nuevo vínculo que pretenden nuevamente iniciar. También pudiera ser que su ex no haya actuado bien y haya habido falta de armonía en la relación, te hayan ignorado, maltratado o sido infiel. Con eso lo que logran es que sigan viviendo el maltrato, la indiferencia que tuvieron sin percatarse que esa relación pertenece al pasado. Ninguna relación es igual, entonces dense la oportunidad de que alguien diferente entre en su vida con el que puedan crecer los dos.

De lo contrario, seguirán mirando hacia atrás sin darse la oportunidad de lo maravilloso que puede ser una nueva relación, porque si siguen así lo único que lograrán es enfermarse, dejen de lado sus rencores, los reclamos a sí mismas, piensen que todo lo vivido ha sido un aprendizaje para lo bueno que está por venir, tienen la ventaja de la experiencia que les servirá para no volver a cometer los errores del pasado.

Hay una premisa que para poder querer y que les quieran deben quererse primero, mírense al espejo y sonríanle a esa hermosa persona que tiene enfrente un mundo adelante, merecen lo mejor, dejen el pasado; un mejor futuro está por venir.

Gracias como siempre a mis dos que tres lectores por sus comentarios y consultas al e-mail: [email protected]

El autor reside en Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio