Los grandes aciertos de los presidentes de Tijuana


 
Cartaz lunes, 16 febrero, 2015 04:00 PM

No cabe la menor duda de que la condición humana es y será, siempre así; resaltar en sus acciones o decisiones personales para llamar la atención de los demás satisfaciendo de esta manera su egolatría y tonta vanidad. Y si son funcionarios públicos con mayor razón. Hagamos un poquito de historia para fundamentar mi comentario. 1.- En el gobierno de Jesús González Reyes fue la instalación de las grades boyas que señalaban la ruta troncal, además de las estructuras metálicas (que se quedaron sin forrar) y que se dijo iban a ser las estaciones a lo largo de dicha vialidad. 2.- En el gobierno de Francisco Vega de Lamadrid (ahora flamante Gobernador) se protegieron los arbolitos existentes sobre la orilla de las banquetas, haciéndoles corralitos con estructuras metálicas. 3.- Pero continuó empeñado en dejar huella, instaló sobre el boulevard Díaz Ordaz por ahí frente al auditorio, unos bustos de los fundadores de Tijuana. 4.- Y siguió con su afán de dejar un recuerdo a los tijuanense, ya que luego se le ocurrió construir un pedestal diferente a los demás en la histórica Avenida Revolución, para colocar un reloj. 5.- Luego vino Jorge Ramos Hernández que en un principio se llenó de gloria y al final, de reclamos ciudadanos por la mala calidad de los materiales usados al aventarse el whitetopping. Al parecer ya estaba autorizada y a él le tocó ejecutarla. 6.- Luego pensando en los deportistas también tuvo sus puntadas rápidamente y sin analizar (como siempre), ordenó que se construyeran unas dignas canchas en un lugar previamente pavimentado, ¡el canal del río Tijuana! ¿Y qué creen? ¡Que llega el agua, crece la corriente y acaba con su gran obra!

Comentarios

comentarios


Tipo de Cambio