Aguerrido


 
Sortilegioz lunes, 16 febrero, 2015 04:00 PM

Contra todo pronóstico basado en el origen de su nombramiento, Tirso Liévano, que hace las labores de presidente del comité municipal del PRI en Tijuana, está sacando la casta del Revolucionario Institucional en la oposición. Le ha entrado a temas que ya los políticos metidos en los partidos no le entraban. O por temor, o por valores entendidos, o simplemente por no hacer. Por ejemplo, en el tema de la seguridad. Reclama al gobernador Francisco Vega de la Madrid que juegue con la seguridad y la tranquilidad de los bajacalifornianos. Hace unos días, a propósito de una fiscalización del Instituto Nacional Electoral sobre la campaña anticipada, particularmente la que emprendió desde el mismísimo día de su registro como precandidato el panista Jorge Ramos, los del PRI documentaron una agresión de las huestes azules hacia su representante en el INE. Rápido, Don Tirso presentó denuncia pública y envió un comunicado responsabilizando a Vega de Lamadrid y a los dirigentes del PAN en el Estado y en Tijuana, de cualquier agresión que puedan sufrir los tricolores. Aprovechó para pedir al mandatario que saque sus azules manos del proceso electoral que culminará con la elección el 7 de junio, de ocho diputados federales en Baja California. La campaña que viene se ve, ya, como una de denuncias y señalamientos. En el PRI, con todo y el antecedente de Chris López como diputado federal votando a favor de la reforma fiscal que tanto ha castigado a los bajacalifornianos no solo con el aumento al 16 por ciento del IVA, creen que pueden retener alguno de los siete distritos electorales federales que ganaron en 2012. Es evidente, Tirso Liévano ha centrado su estrategia en documentar los excesos de los panistas en las precampañas, las campañas anticipadas, y en denunciar a la sociedad las acciones del Gobierno del Estado que favorezcan a los panistas o a los candidatos de ese partido. Tener dirigentes de partidos aguerridos es buen síntoma de democracia. Habla, por ejemplo, de que no existe una componenda ni un pacto entre institutos políticos para beneficiarse mutuamente y perjudicar al ciudadano. Que difieran en opiniones y que lo hagan saber a los gobernados. Habla de la diferencia ideológica que debe prevalecer entre diferentes partidos, de otra manera deberían constituir uno solo y sanseacabó. Ahora lo que necesita el PRI es seguir a su dirigente municipal y encabezar las causas sociales que antes procuraron, y que por estar negociando desde la oposición en Baja California las migajas del gobierno, dejaron de encabezar. Sentar el precedente de las diferencias políticas entre un partido de oposición al Gobierno del Estado en este caso, es el inicio de una campaña de supervisión sobre las acciones en la administración pública, y el señalamiento de los errores y excesos. Diferenciarse del partido de enfrente es necesario para dar a la sociedad electora elementos para votar por uno o por otro. Lo aguerrido que ha resultado Tirso Liévano contrasta con la figura opaca de los dirigentes del Partido Acción Nacional. Tanto José Luis Ovando como Felipe Luévano se ven sometidos por el Gobierno del Estado. Superados por su candidato al Distrito 04, Jorge Ramos, y entrampados en los compromisos con los grupos políticos panistas que viven de la nómina estatal. No tienen, pues, ni independencia, ni presencia, ni voz. Mientras el dirigente del PRI en Tijuana -y a veces la presidenta del Comité Estatal- ha iniciado una campaña de señalamientos hacia las acciones panistas, ni Ovando ni Luévano le han dado personalidad al año electoral en su partido. No se trata de enfrentarlos, pero vaya, mientras el gobernador es del PAN, hay tres alcaldes que son del PRI, y los panistas no están ni observando, ni supervisando ni señalando por andar negociando sus candidaturas por puestos, cargos, nóminas y padrones inflados. Decir que el PRI lleva las de ganar sería muy arriesgado no solo por Chris López, sino porque la política de Enrique Peña Nieto no termina de asentarse, y en el recuento, son más los daños que los beneficios. Pero decir que por ello el PAN tiene aseguradas varias curules en la próxima Legislatura federal, tampoco es digerible. Realmente en Acción Nacional no están respaldando a la sociedad, por estar ocupados en administrar la abundancia que les da el poder estatal. Ojalá que en las siguientes semanas, los dirigentes azules se sumen al debate de la política gubernamental en el que los está metiendo el dirigente priista de Tijuana, y los bajacalifornianos podamos presenciar una justa de partidos como hace mucho no se veía. Ya basta de pactos, complicidades y negociaciones que solo perjudican al ciudadano y benefician a unos cuantos políticos. ¿No?

Comentarios

comentarios


Tipo de Cambio