¿Por qué protestan los maestros? (Última parte)


 
Cartaz lunes, 1 septiembre, 2014 03:00 PM

Ayer miraba una imagen que subió o compartió una compañera de trabajo, donde se aprecia un aula llena de niños saltando, gritando, llorando, hablando, silbando, etcétera, etcétera, y se preguntaba qué pasaría si un médico diariamente atendiera al mismo tiempo a 30 pacientes, o un juez enjuiciara al mismo tiempo a 30 presuntos criminales y tener que escucharlos a cada uno de ellos. El país se cae en pedazos de una manera tan extraña porque no hay una percepción y reacción inmediata de los mexicanos. Con la ley de playas, se destruye un principio democrático donde dice: “Las playas son de todos, el acceso al mar es de la Nación”, por tanto esta ley es antidemocrática. La aprobación de la nueva Ley del Trabajo es gansterismo, es la destrucción del Constituyente de 1923 en Querétaro. Se fortalece la no generación de antigüedad por la aparición de contratos de prueba. En dicha ley, no existe el concepto de “prueba”, es decir, los empleados no generan antigüedad por los contratos temporales y a prueba. Esto mata el Art. 123 Constitucional. Regresamos a la época porfiriana. Ahora bien, el gobierno ha sido tan torpe en su política interna en materia de reformas que en este momento nos está dando las armas necesarias para hacer coaliciones con otros gremios sindicales. Por ejemplo, existe un descontento general sobre el aumento del IVA y en especial se le aprecian muchos errores a la Reforma Fiscal; otro ejemplo es la Reforma Energética. Mirando una entrevista a un ex diputado federal de apellido Fernández Noroña, comentaba acerca de la producción y riqueza que genera Pemex y que no necesita privatizarse y ni siquiera inversión extranjera, porque vende 3 millones de barriles de crudo diarios a un precio promedio de 90 dólares, hagan sus cuentas, y solo por venderlo, si tuviera refinerías, petroquímicas, etcétera, las ganancias se elevan 16 veces, y lo mejor aún, que podemos hacerlo, pero prefieren darle esa concesión a empresas extranjeras. Así que maneras de defendernos y unirnos hay muchas, pero es cuestión de voluntad, valentía, convicción, dignidad, etcétera, de defender lo nuestro e intentar abrir los ojos a los demás sobre lo que está sucediendo en México, que cerca está de una guerra civil o revolución. Recuerdo que el año pasado nuestro sindicato encabezó una lucha y defensa de nuestros derechos contra la Reforma Educativa. Y a los pocos meses de iniciada la lucha sindical se retracta y dice que dicha reforma es muy benévola, con muchos beneficios y sobre todo elevaría la calidad educativa. ¿Qué los hizo cambiar? ¿Cómo por arte de magia cambian su postura y dejan al Movimiento de Resistencia solo ante el gobierno? Tenemos que encabezar esta lucha en Tecate y arengar a nuestros padres de familia y convencerlos, porque muchos de ellos se han convertido en jueces inquisidores de los docentes, gracias a la desinformación o a la información mediática de algunos medios de comunicación, quien por cierto el gobierno les está “condonando deudas” por malos cálculos del S.A.T. y entonces estas empresas dejan de pagar cifras millonarias en impuestos. Recordemos lo de la famosa cajita digital donde la S.C.T. impuso en Baja California como estado piloto la nueva era de la digitalización obligando a que los usuarios compren esa caja digital e incluso hasta televisores más modernos. Se apoderaron de las telecomunicaciones así que informan lo que quieren y como quieren. Eso podemos lograrlo acá en nuestro país, en nuestro estado, en Tecate, es cuestión de que queramos. El país está encendido. Me llama la atención sobremanera que en la Reforma Fiscal suben porcentajes a servicios, alimentos, etcétera, pero curiosamente a la soda Coca Cola o a los refrescos en general le subieron $1.00 m.n. por litro. ¿Y a los gansitos, a las Sabritas, a los chocolates, a los alimentos chatarra, al Burger King, al Carl’s Jr., etcétera, qué? ¿Esos alimentos no nos hacen engordar? No tiene sentido. Regresando a la Reforma Educativa, éste fue el impulso mediático jamás visto en la historia de México. Es una Ley de Educación que no habla de educación, habla de calidad, concepto obstinado y efímero. Si de calidad de educación se trata, y por quien lanzó esta Reforma, basta con recordar los 3 últimos libros leídos por nuestro espurio Presidente. ¿Imaginen el tipo de calidad? Esta ley solo es un instrumento para controlar y colocar un grillete a los docentes. Se menciona de la dotación de equipo de cómputo a las escuelas, pero no se habla de que en muchas no hay energía eléctrica. ¿De qué se trata? Con los exámenes que nos obligan a elaborar y aplicar a nuestros alumnos de opción múltiple, en lugar de generar en ellos conceptos, provocamos que solo le atinen. ¿Dónde están los pedagogos de la S.E.P.? Por último, quiero enfatizar que los disidentes no se han amedrentado, van a continuar con su lucha con más manifestaciones y paros, hay que apoyarlos y hacer lo propio en repudio a la mal llamada Reforma Educativa, que no es otra cosa que una contrarreforma laboral y administrativa, que perjudica además de los profesores, a la sociedad en general, nos queda organizarnos y una movilización nacional. P.D. ¡Éste es el año de Hidalgo, tontejo el que deje algo! ¡Esto es traición a la Patria!   Atentamente. Prof. Rafael Domínguez Coronel Docente de Telesecundaria en Tecate, B.C.  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio