Aún hay 4 mil migrantes centroamericanos que llegaron en caravana a Tijuana: Encinas


 
Destacados Viernes, 21 Diciembre, 2018 09:01 AM

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mexicana, Marcelo Ebrard Casaubón, aseguró este viernes que México recibirá a migrantes devueltos por Estados Unidos en lo que se resuelve su situación migratoria, pero que esto no quiere decir que va a firmar ningún tratado y se convertirá en “tercer país seguro”.

Presente en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el canciller mexicano explicó que ante la notificación del Gobierno de EE.UU. de implementar la sección 235 (b) 12 de su Ley de Migración, México aplicará medidas por razones humanitarias, pero que no está relacionada con ser un tercer país seguro.

“México tendrá que definir la situación de las personas que hoy están en territorio mexicano, pasan a Estados Unidos y son devueltas al país mientras esperan. México tendrá que resolver si se deporta o se aceptan […] En el caso de [que México fuera] un tercer país seguro, todo el trámite de asilo se hace en ese país. Todo el procedimiento se haría en México. Nosotros no hemos firmado ningún tratado y no lo vamos a hacer”, aseguró el canciller mexicano.

“No es el caso, cuando hay un tercer país seguro, es un tratado entre dos países […] Como saben que México no aceptaría ese tratado, entonces lo que tenemos que resolver es si aceptamos o deportamos a esas personas que están hoy en día en territorio mexicano […] Es una postura humanitaria, no es la posición de México deportar a estas personas”, aseguró el canciller mexicano.

“Si así lo fuere, ya los hubiéramos deportado […] México no va a deportar a las personas que están buscando asilo, eso iría en contra de la tradición mexicana en favor del derecho de asilo, iría en contra de los derechos humanos de los migrantes y desde luego que no lo vamos a hacer”, abundó el canciller.

Añadió, además, que se reunirá con los titulares de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, y del Instituto Nacional de Migración (INM), Tonatiuh Guillén López, para definir la respuesta de México, la cual se dará a conocer el lunes 24 de diciembre.

Ebrard Casaubón dijo México acaba de suscribir el pacto por una migración segura y el miércoles se dio a conocer la política que México va a seguir en materia migratoria, que no sólo es divergente sino opuesta a la que Estados Unidos está haciendo en su jurisdicción.

El canciller mexicano informó, además, que ayer se obtuvo una votación histórica en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en materia de protección de los mexicanos en Estados Unidos y se logró una aprobación de la resolución que México propuso.

“Esto siente un precedente de la mayor magnitud para la protección de nuestros connacionales en Estados Unidos porque van a tener que tener y Estados Unidos tendrá que garantizarles servicios de intérprete y traducción para aquéllos que son procesados en ese país”, indicó el ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Por su parte, el presidente López Obrador señaló que su Gobierno va a mantener una relación de entendimiento y amistad con su homólogo de Estados Unidos y al mismo tiempo defenderá los principios de la política exterior de México, lo que significa ser defensores de los derechos humanos y buscar en todo momento la protección a los migrantes.

HAY 4 MIL MIGRANTES DE LAS CARAVANAS EN TIJUANA

En la conferencia participó, también, Alejandro Encinas Rodríguez, subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, quien informó que cambió la presencia de los centroamericanos de la caravana en Tijuana y Mexicali, Baja California, ya que muchos se regresaron a sus países o se dispersaron por el territorio mexicano.

Encinas Rodríguez anunció que el flujo migratorio aumentará para el siguiente año, ya que estiman se incremente a más de 48 mil las personas que ingresen al país. Por otra parte señaló que actualmente hay 4 mil migrantes centroamericanos en Tijuana, pertenecientes a las caravanas que desde hace dos meses cruzan México con el fin de llegar a Estados Unidos.

Sobre las solicitudes de refugio en México, dijo que desde el Gobierno anterior tienen acumuladas más de 28 mil. Asimismo, el subsecretario recordó que la migración se presenta todos los días en el país, por lo que buscarán que el ingreso de centroamericanos por el sur de México se realice de manera ordenada.

LA ACNUR SE DESLINDA DE ENVÍO DE MIGRANTES

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR, por sus siglas en inglés) señaló que el organismo internacional no fue parte de las decisiones de los Gobiernos de Estados Unidos y México sobre nuevos protocolos con respecto a solicitudes de asilo.

A través de un comunicado, afirmó que toma nota de los anuncios realizados por ambos países. “ACNUR no ha sido parte de este proceso y no ha sido informado de forma directa sobre estos cambios anunciados por parte de los gobiernos”, expuso.

“Estamos analizando las declaraciones realizadas por ambos gobiernos acerca de este nuevo arreglo sobre el procesamiento de solicitudes de asilo. También estamos estudiando las implicaciones que pudiera tener para las personas que necesitan protección internacional”, añadió.

Destacó que la posición de la ACNUR siempre ha sido y será que la seguridad fronteriza y la protección internacional de las personas no son mutuamente excluyentes. “Cualquier persona forzada a huir de la violencia y la persecución debe tener acceso a territorio seguro y a un procedimiento de asilo eficiente y humano”, manifestó.

ANTECEDENTES

Ayer jueves, el titular del Instituto Nacional de Migración aclaró que, en el corto plazo, en México no se tiene capacidad operativa para recibir a los migrantes centroamericanos que pudieran retornar de Estados Unidos, y añadió que no se puede porque no se tiene figura jurídica en la legislación mexicana.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos comunicó al Gobierno de México que el Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos de América (DHS por sus siglas en inglés) tiene la intención de implementar una sección de su ley migratoria que le permitiría devolver a extranjeros, no mexicanos, a nuestro país para que aguarden aquí el desarrollo de su proceso migratorio en aquella nación.

La DHS aseguró que la medida de enviar a los nacionales de terceros países a México ocurre bajo la Sección 235(b)(2)(C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de EE.UU., lo que permitiría poner la crisis migratoria bajo control.

“Hoy estamos anunciando medidas históricas para colocar de la crisis de migración ilegal bajo control. Vamos a confrontar esta crisis con todo, sosteniendo la vigencia de la ley y reforzando nuestros compromisos humanitarios”, dijo la secretaria Kirstjen Nielsen, en un comunicado.

“Los extranjeros que quieren jugar con nuestro sistema para entrar a nuestro país ilegalmente ya no podrán desaparecer dentro de Estados Unidos donde evadían sus fechas ante la corte. En su lugar, ellos van a esperar la decisión de la corte de migración mientras estén en México”, añadió la secretaria de Seguridad Interior.

El pasado miércoles, el mandatario estadounidense Donald Trump reiteró que México paga indirectamente por el muro fronterizo a través del dinero que recibe Estados Unidos por el nuevo tratado comercial de la región, que aún no entra en vigor, y afirmó que dicha infraestructura será construida por el Ejército.

En medio de la discusión para que el Congreso apruebe los 5 mil millones de dólares que exige Trump para su proyecto en la frontera, el presidente estadounidense reafirmó que el Tratado con México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) garantiza más dinero hacia su país.

“¡México está pagando por el Muro a través del nuevo T-MEC, el reemplazo del TLC! ¡Mucho más dinero llegará a los Estados Unidos […] ¡Debido a los tremendos peligros en la frontera, incluidos el ingreso de drogas y delincuentes a gran escala, el Ejército de los Estados Unidos construirá el Muro!”, dijo Trump en Twitter.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio