“La poesía mexicana sí se lee”: Juan Domingo Argüelles

Foto: Enrique Mendoza
 
Cultura Lunes, 5 Febrero, 2018 12:10 PM

Con la premisa de que “la poesía mexicana se lee contra todo lo que se diga”, el escritor mexicano entregó a Editorial Océano, la “Antología esencial de la poesía mexicana. Cien poetas de los siglos XV al XXI”. “Nuestra apuesta nunca fue por consentir egos o por consentir vanidades, que todos las podemos tener, sino tratar de llevar a los lectores un panorama de la poesía donde todos pudieran tener acceso”, expresó el antologador a ZETA

La tradición poética mexicana, desde la época prehispánica hasta la generación de autores noveles nacidos en la década de los 70 del Siglo XX, ahora está muy accesible para lectores o no, de poesía, desde jóvenes hasta profesores y público en general, interesado en la lírica del país.

Se está ante una obra imprescindible, tanto de lectura como de referencia, titulada “Antología esencial de la poesía mexicana. Cien poetas de los siglos XV al XXI”, publicada en 2017 en la colección “Hotel de las letras”, por Editorial Océano, cuya selección, prólogo y notas estuvieron a cargo del poeta y ensayista Juan Domingo Argüelles.

“La poesía mexicana se lee contra todo lo que se diga, porque muchas veces se justifica que no se publica poesía mexicana porque no se vende. Bueno, nosotros la publicamos con el director general de Océano, Rogelio Villarreal Cueva; llegamos a la conclusión de que había que editarla y presentarla bien para que los lectores se animaran a leerla”, argumentó en entrevista con ZETA el editor Juan Domingo Argüelles.

TODO EMPEZÓ EN 2008

Cuando el poeta y ensayista Juan Domingo Argüelles estaba investigando la genealogía y travesía de la poesía mexicana, encontró eco en el editor Rogelio Villarreal Cueva para divulgarla en Editorial Océano.

De manera tal que después de indagar entre 2008 y 2011, finalmente una parte de la poesía mexicana fue publicada en un primer tomo titulado “Antología general de la poesía mexicana. De la época prehispánica a nuestros días” (Océano, 2012) y después el segundo volumen, “Antología general de la poesía mexicana. Poesía del México actual. De la segunda mitad del Siglo XX a nuestros días” (Océano, 2016).

Considerando los dos volúmenes (cartoné, 20x 27.8 centímetros cada uno), “Antología general de la poesía mexicana” congrega en mil 819 páginas a 278 autores con poco más de dos mil poemas representativos o emblemáticos de los antologizados:

“A la ‘Antología general de la poesía mexicana’ le ha ido muy bien, de hecho ya se reeditó, lo cual quiere decir que tal como lo habíamos previsto y como lo habíamos comentado, la poesía mexicana sí se lee. La poesía mexicana sí puede estar en el círculo comercial. Lo que pasaba era que la poesía no se había editado con ese sentido práctico de acercarla a un público común”, expresó Juan Domingo Argüelles a este Semanario.

 

POESÍA ESENCIAL

Aunque primero se publicó “Antología general de la poesía mexicana. De la época prehispánica a nuestros días”, en 2012, Juan Domingo Argüelles relató que en realidad el proyecto contempla tres antologías: “Antología general de la poesía mexicana”, “Antología esencial de la poesía mexicana” y “Antología mínima de la poesía mexicana”:

“La ‘Antología general…’ es parte de un proyecto que cumple tres etapas. La ‘Antología general de la poesía mexicana’ es un amplio panorama; la ‘Antología esencial de la poesía mexicana’ es una selección más reducida, más ceñida, que incluso puede presentarse de tal manera que los lectores de poesía que no conocieron la ‘Antología general…’ comiencen con la ‘Antología esencial…’ y vayan después a la ‘Antología general…’. Y luego de eso tenemos el tomo ‘Antología mínima de la poesía mexicana’ (próxima a publicarse) que incluiría a aquellos poetas y aquellos poemas que un lector de poesía mexicana no debería desconocer”, manifestó el editor a ZETA.

“En ‘Poesía esencial…’ no solo se incluyen a los grandes poetas ya definitivos o canónicos, sino también a aquellos autores que ya tienen una obra aceptada dentro del ámbito mexicano y que pueden ser autores tan relativamente jóvenes, como Hernán Bravo Varela (1979), que es con quien concluyo esta antología”, complementó Argüelles.

Cortesía

CINCO SIGLOS DE TRADICIÓN

En “Antología esencial de la poesía mexicana” (cartoné, 830 páginas, 17.5×24.2 centímetros), Juan Domingo Argüelles propone 100 poetas mexicanos de diversos períodos, partiendo de Nezahualcóyotl, de la época prehispánica, pasando por el Virreinato y el México Independiente del Siglo XIX, hasta encontrar un cauce en la tradición poética del Siglo XX:

“La ‘Antología general de la poesía mexicana’ es un panorama amplio; la ‘Antología esencial de la poesía mexicana’ es un panorama más reducido, sin embargo, no deja de ser amplio. Pero lo más importante es que yo no quise que la antología fuera nada más una versión de una sola forma de escribir poesía, de tal manera que en este libro hay una diversidad de voces.

“Entonces, en ‘Antología esencial…’ yo quise que también estuvieran representadas las distintas generaciones: comenzamos con Nezahualcóyotl, la poesía prehispánica; la poesía virreinal, que es el caso de Sor Juana; la poesía por supuesto del Siglo XVIII, la poesía del Siglo XIX, la poesía del Siglo XX y la poesía más reciente que podemos denominar la poesía del Siglo XXI, porque con esos autores más recientes son justamente los poetas que están marcando un nuevo derrotero en la poesía mexicana.

“Yo lo que quería era que de cualquier forma, si una persona que ha leído a Amado Nervo, pero que nunca ha leído a Hernán Bravo Varela, pudiera descubrir la nueva poesía mexicana. Y al revés, que un lector de nueva poesía mexicana también pudiera acceder a la poesía clásica mexicana, como la de Othón, Urbina, Díaz Mirón, Nervo; y por supuesto, nuestros grandes clásicos de la poesía de los contemporáneos, como Pellicer, Gorostiza, Owen, Villaurrutia. Quiero decir que ‘Antología esencial de la poesía mexicana’ está pensada para lectores diversos, no nada más para un tipo de lector”.

 

SE BUSCAN LECTORES

Aunque obviamente se está ante una antología elemental “de lectura y de referencia”, tal como advierte Juan Domingo Argüelles, “Antología esencial de la poesía mexicana” también tiene como vocación, sorprender a los nuevos lectores de poesía, sin excluir a los conocedores del género en cuestión:

“Es una obra para lectura, pero también para relectura, de los poetas mexicanos indiscutibles del antiguo y el nuevo canon, representados también con sus poemas más plenos”, señala el antologador.

— “En el caso de las antologías, no son pocas las que buscan complacer más a los autores que a los lectores”, planteas en la presentación de la obra…

“Sí, definitivamente. Cuando platicamos con el director general de Océano, llegamos a esa conclusión. ¿Qué queremos hacer?, ¿una antología para que estén contentos los autores o una antología para que estén contentos los lectores? Bueno, yo hago una antología para lectores. Obviamente los lectores pueden ser poetas, pero no necesariamente tienen que serlo; obviamente los lectores pueden ser lectores asiduos de poesía, pero no necesariamente; puede ser que quienes descubran la ‘Antología esencial…’ y la ‘Antología general…’ no hayan leído jamás poesía en su vida.

“Entonces, nuestra apuesta nunca fue por consentir egos o por consentir vanidades, que todos las podemos tener, sino tratar de llevar a los lectores un panorama de la poesía donde todos pudieran tener acceso, y digo todos porque viene lo mismo, Amado Nervo que Sabines, Paz, Othón; vienen autores relativamente jóvenes y autores muy importantes que ya no son jóvenes, que ya son parte de nuestra tradición, de los más recientes, como Elsa Cross, Javier Sicilia, David Huerta, Myriam Moscona, Héctor Carreto; en fin, autores que ya forman parte de nuestra tradición poética y que ya tienen una aceptación dentro del ámbito y del panorama de la poesía mexicana en su conjunto”.

En todo caso, sentenció Juan Domingo Argüelles: “‘Poesía esencial de la poesía mexicana’ no es el juicio final de nada. Ya lo decía Gabriel Zaid: ninguna antología es el juicio final de nada. ‘Poesía esencial…’ es una muestra. Por supuesto, un antólogo sufre cuando quisiera poner a más autores que merecen estar en la antología, pero que es imposible”.

 

“LA MAYOR PARTE DE LA POESÍA SE PUBLICA EN SELLOS INDEPENDIENTES, PEQUEÑOS”

La apuesta de Océano al publicar poesía merece reconocimiento, considerando que los grandes sellos comerciales no necesariamente privilegian en su catálogo la lírica mexicana.

Adviertes en “Antología esencial” que “desde hace décadas, los lectores comunes no tienen un acceso a la poesía mexicana”. ¿Por qué o qué ha pasado en las últimas décadas en cuanto a la divulgación de la poesía?

“Ha pasado que los grandes sellos editoriales, que son el circuito comercial, han dejado de publicar poesía con excepción de algunos muy específicos. Pongo por ejemplo, el Fondo de Cultura Económica; pongo por caso, el ejemplo de Ediciones Era, pero la mayor parte de la poesía se publica en sellos independientes, pequeños, y más aún, se publica en instituciones públicas, en universidades, en instituciones, en institutos.

“Lo que quiero decir con esto es que cada vez es más frecuente que encontremos poesía mexicana en ámbitos muy reducidos, que los lectores tienen muy poco acceso a esos libros porque obviamente esos libros no están en la mesa de novedades, no están a disposición de un público más amplio.

“Entonces, lo que nosotros buscamos es que justamente esa poesía que no llega a los lectores, porque no está en circuito comercial, pueda también llegar a esos niveles de estos lectores que, digamos, si no lo pone uno en una mesa de novedades editoriales de Océano o Fondo de Cultura Económica, difícilmente esos lectores podrán acceder a la poesía mexicana”.

 

“LA POESÍA HA SALIDO DE LA ESCUELA”

Una de las vocaciones de “Antología esencial de la poesía mexicana” es encontrar a las nuevas generaciones de lectores, mismos que podrían abundar en el sistema educativo.

En “Antología esencial…” Juan Domingo Argüelles argumenta que “el propósito principal al llevar a cabo esta empresa que absorbió gratamente mi tiempo y mis afanes, fue que la poesía mexicana regresara a los lectores comunes, ya que incluso en las aulas, es decir en la escuela, se le ha expulsado groseramente”.

Luego, en entrevista con ZETA, el antologador arguyó: “Esto yo lo insisto, lo afirmo y lo confirmo: el gran problema que tenemos también con la poesía es que la poesía ha salido de la escuela; es decir, antes se leía poesía en voz alta, antes se aprendía la poesía en las escuelas, antes se pensaba en textos poéticos para que los muchachos tuvieran un acceso a la poesía; hoy lo que priva es la narrativa y además se la dejan leer en su casa y casi no la leen.

“Yo lo que creo es que debemos regresar a la poesía en voz alta en las escuelas, que los profesores lean poesía, que los profesores tengan dentro de su espectro de lecturas para los muchachos, libros de poesía y esto no existe”.

Juan Domingo Argüelles concluyó que “lo ideal sería un tipo de antología que ofreciera justamente esta posibilidad de que los muchachos pudieran leer poesía reciente, que los muchachos pudieran leer poesía antigua, que puedan leer también poesía de otras épocas, pero que también sepan que así como existió Sor Juan Inés de la Cruz, Díaz Mirón, Nervo, existen poetas vivos muy jóvenes o recientes que están escribiendo un tipo de poesía distinta, y eso no lo saben en la escuela. Entonces, yo sí creo que la burocracia educativa expulsó a la poesía de las aulas”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio