80 años de Huberto Batis


 
Cultura Lunes, 5 Enero, 2015 08:01 PM

El intelectual celebró ocho décadas de vida el 29 de diciembre. Lamentó el “inmundo país en el que estamos viviendo”. Además, confesó que prepara el libro“Diálogos de los compadres”, una recopilación de artículos políticos publicados en el suplemento cultural sábado del periódico unomásuno que dirigió durante 25 años

En el año que termina abundaron las conmemoraciones en el rubro literario que de alguna manera determinaron los homenajes y reediciones. Se celebraron los centenarios de los natalicios de Octavio Paz, José Revueltas, Efraín Huerta y Julio Cortázar.

Además, el Fondo de Cultura Económica (FCE) festejó 8 décadas, mismo que fue fundado el 3 de septiembre de 1934 por Daniel Cosío Villegas; y también en 2014 cumplieron 80 años algunos intelectuales como Gabriel Zaid el 24 de enero, Hugo Gutiérrez Vega el 20 de febrero, José de la Colina el 29 de marzo, Martí Soler el 30 de julio; y Huberto Batis, el lunes 29 de diciembre.

Ensayista, cuentista, crítico literario y periodista cultural, Huberto Batis ha marcado una época primero colaborando en Cuadernos del Viento (cofundador, junto a Carlos Valdés), El Heraldo Cultural, La Revista de Bellas Artes, Siempre! y dirigiendo sábado de unomásuno durante 25 años:

“No ha habido otro suplemento cultural que tenga la presencia de sábado. Mucha gente que compraba el unomásuno se quedaba con el suplemento y tiraba lo demás”, expresa José Luis Martínez S. en Laberinto número 602 del sábado 27 de diciembre de 2014 en el diario Milenio.

Fundado por Fernando Benítez en 1977 en el periódico unomásuno, a su vez surgido a partir del golpe del gobierno de Luis Echeverría en 1976 a Excélsior que dirigía Julio Scherer, sábado fue dirigido precisamente por Huberto Batis desde 1985 hasta enero del año 2000; dicho de otra manera, el periodismo cultural en México de las últimas décadas del siglo XX no puede explicarse sin Huberto Batis.

Sobre el sexenio de EPN: “¡Lo que se nos viene encima!

Nacido el 29 de diciembre de 1934 en Guadalajara, Jalisco, Agustín Huberto Batis Martínez estudiaba para cura allá por 1954 en un convento jesuita donde después de varios años un sicoanalista de plano le abrió las puertas para su irrevocable deserción:

“Caigo en manos de un sicoanalista serio de los jesuitas que me hace ver que huí de mi casa y el problema en realidad es que estaba escapando”, expresa a Semanario ZETA Huberto Batis con un tono de voz pausado, pero dispuesto a conceder algunos minutos al reportero el día de su cumpleaños cuando su teléfono y celular no dejaban de timbrar, pues muchos escritores y periodistas le llamaban para felicitarlo.

¿Cómo se siente usted en sus 80 años?

“Llegué muy traqueteado, con problemas de salud muy graves, me dio cáncer hace cinco años y la libré, me dio cáncer de seno como a las mujeres, es muy raro en los hombres pero da; me quitaron los ganglios y como un kilo y medio de tumor; después hubo quimio, radiaciones y vigilancia, cinco años; antes era cada mes, luego cada tres y cada seis meses, y en ésas estamos; por fortuna, la libré”.

Este año cumplieron 80 años algunos intelectuales como Gabriel Zaid, Martí Soler, Hugo Gutiérrez Vega, José de la Colina y Usted…

“Pues nosotros somos de los últimos, porque se nos adelantaron Salvador Elizondo, Juan García Ponce, Juan José Gurrola, Héctor Mendoza y un grupo nutrido de gente de teatro, de cine, como García Riera, gente de primera, se formó un grupo de los años 60, los que llaman los años del destape.

“Fue una época que nosotros aprovechamos mucho y que marcó lazos derroteros de todos; pero, bueno, se me olvidaba citar a uno central, que es Juan Vicente Melo, director de la Casa del Lago; y el hermano mayor, que era Tomás Segovia, que murió el año pasado. Antes se adelantó quien fue esposa, Inés Arredondo, una cuentista notable, una mujer inteligente”.

¿Cómo describe esta generación que han marcado una época a la cual pertenece también Usted?

“Pues, gente muy entregada, comprometida, con talento, que supieron entregarse a pesar de todos los conflictos que tuvimos, pero logró sobreponerse a todo; hubo un choque con la generación anterior personificada con un ser verdaderamente vil, se llamaba Gastón García Cantú, un hombre inteligente, pero sumamente extraño, perseguidor de borrachos y homosexuales; logró establecer una ‘Ley seca’ a la UNAM que no hemos podido librarnos de ella desde tiempos del rector Javier Barros Sierra ( del 5 de mayo de 1966 al 20 de abril de 1970); y entonces se hizo una cosa muy puritana, liberal, malentendida y nos persiguió con todas sus fuerzas echando a todo mundo de su sitio, de su trinchera, de su posición”.

A diferencia de la época en que dirigió Usted sábado en unomásuno, ¿cuál es la situación del periodismo cultural en México?

“Se defienden ‘El Universal’ (suplemento Confabulario) y Milenio (Laberinto) que tienen una actitud de apertura y de guardar respeto por la tradición, pero todo lo demás es basura, es sociales, han confundido la cultura con lo social, con los espectáculos.

“Acabaron con Víctor Roura en El Financiero después de muchísimos años de gran labor y luego pues ya no se diga el Excélsior que tuvo grandes suplementos, ahí estuvo Octavio Paz con ‘Plural’, y todo eso se acabó; Echeverría, con sus manejos sucios, acabó con Excélsior”.

A propósito de que menciona que “han confundido la cultura con lo social, con los espectáculos”, ¿cuál es el reto más importante que tiene el periodismo cultural?

“Lo que yo creo es la falta de rigor, la atención seria, el tener directores de la talla de Fernando Benítez, el propio García Cantú, de Enrique González Casanova, y después de todos nosotros, que de alguna manera estuvimos haciendo revistas y haciendo pues una labor personal de escritura.

“A mí me tocó seguir la obra de Fernando Benítez y no nos soportaron; la gentuza que llegó al unomásuno no soportó lo que nosotros hacíamos; nos tildaron de obscenos y pornográficos, sucios, ¿no?”.

¿Qué es lo que más extraña luego de una trayectoria de varias décadas en el periodismo cultural?

“Extraño el tener contacto con tantos escritores que salieron de allí y que han triunfado, como Guillermo Fadanelli, Enrique Serna, Sandro Cohen; algunas mujeres como Josefina Estrada, Guadalupe Nettel que están triunfando realmente en las grandes ligas”.

“No hice lo que quería hacer”, le dice Usted a José Luis Martínez S., director de Laberinto. ¿Qué no hizo?

“Pues me hubiera gustado tener más tiempo para ver a dónde íbamos, porque tuvimos una enorme libertad que incluso llegó al libertinaje, pero Benito siempre se enfrentó a Gobernación, que lo quería callar; años antes lo habían corrido de Novedades, lo habían sacado del Nacional, y luego ya se creó la revista Siempre!, México en la Cultura”.

Para ir concluyendo, no puedo dejar de preguntarle sobre la situación del país en estos dos años de gobierno de Enrique Peña Nieto, que se agudizó por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, continúan los miles de ejecutados, desaparecidos y secuestrados…

“Pues ya se puede usted imaginar el inmundo país en el que estamos viviendo, con todas estas canalladas, hipocresía, cinismo, porque es el Ejército el que está manejando las cosas, la Marina, la Gendarmería, gente de armas, el poder político armado haciendo crímenes como los estudiantes de pedagogía, estos 43 desaparecidos, escondidos, quemados, enterrados, tirados al mar, sabrá Dios qué”.

¿Tiene alguna expectativa para lo que resta del sexenio de Enrique Peña Nieto? Tomando en cuenta que apenas van dos años, faltan 4…

“¡Imagínese nada más! Si en dos años estamos en esta situación, ¡lo que se nos viene encima! Y además no hay el menor respeto por las voces serias de los rectores y de las universidades que se oponen y que levantan la voz para advertir la falta de respeto a las víctimas, a los padres y madres de los desaparecidos”.

¿Qué planes tiene Usted?

“Mis planes son cumplir 50 años de maestro en la UNAM, he cumplido 80 años, poder jubilarme en el transcurso de este año próximo año, 2015”.

Finalmente, ¿tiene algún otro libro por publicar?

“Por el momento sí tengo muchas cosas, en el unomásunopubliqué muchos artículos políticos que quisiera rescatar, muchísimos, de muchos años”.

¿Cuándo lo publicará y cómo se titulará?

“A ver si el próximo año. Pues yo le llamaba ‘Diálogos de los compadres’”.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio