17.5 C
Tijuana
sábado, junio 15, 2024
Publicidad

Un día sin humo, es más transparente

Las muertes asociadas al tabaco se pueden prevenir. Sin embargo, la realidad nos muestra que, a pesar del conocimiento generalizado sobre los efectos nocivos de fumar, tanto para quienes fuman como para quienes les rodean, muchas personas continúan consumiendo tabaco. Esta paradoja plantea una pregunta crucial: ¿Por qué la gente sigue fumando? La respuesta es desalentadora.

El tabaco es un producto extremadamente adictivo, pues la nicotina produce efectos temporales y placenteros, generando una sensación de bienestar momentáneo. Cuando una sustancia ofrece esta recompensa inmediata, al dejar de consumirla se experimentan síntomas de abstinencia, es fácil caer en esta trampa. Por lo mismo, es crucial prevenir que las personas inicien con este proceso o, en su caso, hacer un esfuerzo por dejar el tabaco lo antes posible.


Publicidad


En México, las estadísticas son alarmantes. El Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria, reporta que cada día mueren 173 personas a consecuencia del tabaquismo, un problema que cuesta 187 mil 499 millones de dólares anualmente al sistema de salud y la economía. Según la Encuesta Global de Tabaquismo en Adultos, el 15.6% de las personas adultas en México usan actualmente tabaco, con una prevalencia mayor en hombres (24.3%) que en mujeres (7.4%). Además, el 2.1% de ellas, usan cigarrillos electrónicos.

Ante este panorama, se han aplicado diversas medidas para combatir el tabaquismo. Desde la entrada en vigor de la Ley General para el Control del Tabaco (LGCT) en 2008, se realizaron esfuerzos significativos para regular el consumo de tabaco y proteger a la población de la exposición al humo. En 2009 se publicó el Reglamento de la LGCT, que prohíbe fumar en espacios públicos cerrados. Estas políticas se han reforzado con la prohibición total de la publicidad, promoción y patrocinio, y la implementación de advertencias sanitarias, cada vez más enérgicas, en las cajetillas de cigarros.

Entre 2008 y 2015, se aprobaron 15 leyes estatales de ambientes 100% libres de humo de tabaco. En 2022, se reformó la LGCT para ampliar la protección contra la exposición al humo y las emisiones de productos de tabaco novedosos y emergentes.  Estas políticas han traído resultados positivos, reduciendo significativamente la exposición al humo de tabaco en hogares y espacios públicos.


Publicidad

 


Desafortunadamente, no ha sido suficiente. Aunque ha habido una disminución en la exposición al humo de tabaco en espacios públicos y un aumento en el número de personas fumadoras que reciben asesoría para dejar de fumar, la prevalencia del consumo de tabaco sigue siendo alta, prácticamente sin cambios entre 2009 y 2023.

Es evidente que fumar es una decisión individual, y dejar de hacerlo requiere un esfuerzo considerable. El tabaquismo es un problema público severo y, por tanto, es fundamental que el Estado ofrezca herramientas a quienes deseen superarlo.

En este contexto, el papel del INAI también es crucial al incentivar prácticas por parte de las instituciones de salud que permitan a las personas conocer mejor y de formas innovadoras los riesgos a la salud de consumir tabaco, los medios disponibles para su prevención y tratamiento, y desde luego, los beneficios de dejar de fumar.

La transparencia proactiva es una posible solución. Si las instituciones de salud pública generan y comparten información útil a la sociedad, se puede fomentar una mayor conciencia y acción para combatir el tabaquismo. Un sistema de salud pública eficiente y eficaz debe tener un enfoque hacia el Derecho a Saber, prestando atención a las principales necesidades y demandas de información existentes.

En el marco del Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra este 31 de mayo, les invito a evitar el consumo de sustancias nocivas para la salud, particularmente el tabaco, altamente peligrosa y adictiva que daña tanto a quienes la consumen como a quienes los rodean. La lucha contra el tabaquismo requiere un esfuerzo conjunto de políticas efectivas, educación y apoyo a quienes buscan dejar de fumar. Sólo así podremos reducir significativamente el impacto del tabaquismo en nuestra sociedad y mejorar la salud pública.

El Derecho a Saber salva vidas.

Más información y estadísticas sobre tabaquismo: https://www.insp.mx/resources/images/stories/2023/docs/20231211_Encuesta_Global_de_Tabaquismo_en_adultos_GATS_Hoja_de_Comparacion.pdf

Más información sobre la política de Transparencia Proactiva del INAI: https://micrositios.inai.org.mx/gobiernoabiertoytransparencia/?page_id=8814

Adrián Alcalá Méndez es bajacaliforniano, presidente del INAI (Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información, y Protección de Datos Personales).

Autor(a)

Adrián Alcalá
Adrián Alcalá
Twitter: @AdrianAlcala75
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas