17.5 C
Tijuana
sábado, junio 15, 2024
Publicidad

Acusan a expresidenta de la APIT de fraude inmobiliario; asociación analiza el caso

Paola Olascoaga Díaz, expresidenta de la Asociación de Profesionales Inmobiliarios de Tijuana (APIT), fue denunciada, junto con otras dos personas, de cometer fraude inmobiliario, mientras que el organismo apenas analiza el caso en la Comisión de Honor y Justicia.

En 2022 Luis Alberto Beilis Mitlich, originario de Hermosillo, Sonora, llegó a Tijuana con la intención de comprar una casa; para ello, consultó la página de la APIT.


Publicidad


“Nosotros estábamos intentando comprar una casa y vimos una lona publicada en una casa donde decía ‘se vende’, un teléfono y el logotipo de APIT; nosotros no somos de Tijuana, por lo que me metí a la página y me dio muchísima confianza, porque se anunciaban como agentes certificados y con mucha experiencia”, afirmó Luis Alberto en entrevista a ZETA.

Al final, no se concretó la venta de la casa, pero sí le comentó sobre la intención de comprar un terreno frente al mar,  por lo que Paola le sugirió unos terrenos que estaban en venta en la localidad Encanto del Mar, en junio del mismo año.

“Ya en su oficina, me manda por WhatsApp lo que es el predial, las escrituras simples, etcétera, y yo digo ‘ah, pues se ve bien’, porque no se debía el predial y las escrituras estaban en orden; pero me empezó a decir que no iba a pasar por notario. Aunque yo le dije que yo quería platicar con el dueño, ella me dijo que el dueño era una persona muy ocupada, que tenía mucho dinero y no se iba a presentar con cualquier prospecto, por su seguridad, hasta el día de la firma, por lo que me ofreció platicar con su representante legal, el señor Adalberto Govea López”, recordó.


Publicidad

 


Tras seguir adelante con la compra de dos terrenos, Olascoaga le pidió ir al Registro Público de la Propiedad, en donde se iba a dar el pago en efectivo, y pasados cuatro meses, los predios quedarían a su nombre; sin embargo, le advirtieron que no podría quedarse con copias de los documentos, tampoco tomarles fotos. “No te vas a quedar con nada, sólo después de cuatro meses te vamos a hablar para que ya vayas a recoger las escrituras”.

“Le dije que eso no me parecía bien, que le tuviera que pagar en efectivo, en el Registro Público y sin copias ni fotos; entonces pensé en platicar con un abogado, quien me dijo que había procedimientos en Tijuana que sí se podía hacer la compra-venta de un inmueble, sin pasar por el notario”, explicó.

A pesar de que eran procesos que no conocía, confió en Paola Olascoaga y siguió adelante con la venta;  sin embargo, un año después, mientras se encontraba en uno de los predios, por los que pagó 95 mil dólares en total, se aparece una persona con su abogado que le indica que está en propiedad privada.

Una vez que se confirmó que el predio pertenecía a otra persona, Luis Alberto se dio cuenta que el dueño y el representante legal (que le había presentado Paola) no eran reales, sino que le habían presentado identificaciones y cargos falsos.

Asimismo, su abogado le refirió que la agente inmobiliaria debió tener un expediente del vendedor.

“Yo hablé con Paola y le dije que ella me presentó con un representante legal, y con una persona que no era el dueño legítimo, con una identificación falsa, que cómo íbamos a quedar. Y ella me dijo: ‘Yo no sé nada, yo sólo recibí mi comisión, yo no me quedé con ese dinero y hazle como puedas’”, mencionó.

 

Interponen denuncia

Bailis interpuso su denuncia por fraude en contra de Paola Olascoaga, Adalberto Govea y Luis Carlos Hernández Puentes, supuesto dueño de los predios, bajo el número único de caso 0204-2023-19571/RAC, confirmado a este Semanario por la Fiscalía General del Estado (FGE) y manejado por la Unidad Especializada en Delitos Patrimoniales.

Aunque el principal acusado es este último, tanto Paola como el supuesto representante legal estarían como cómplices.

“En la demanda que yo puse, es un delito específico que se consuma instantáneamente, porque le entregué el dinero en ese momento, pero existen coautores: Paola recibió dinero por esa venta, y el abogado que se dijo representante legal también recibió dinero, su comisión; pero son los coautores, porque tuvieron que sentarse a decir quién iba a fungir como representante legal, quién como dueño, y Paola la encargada de encontrar quién quisiera comprar en efectivo”, dijo.

De acuerdo con información obtenida por ZETA, a casi un año de que se denunció formalmente por fraude, todavía se encuentran en la etapa de desahogo de pruebas, por lo que el proceso se judicializó, pero sigue en trámite, además de que es la única denuncia en su contra.

Incluso, el pasado 20 de mayo, Olascoaga Díaz tuvo una audiencia como parte del proceso, pero se ha negado a dar declaraciones; mientras, permanece como gerente de ManterOlas Realty.

 

Sin registro

En su perfil de LinkedIn, plataforma social que se usa para buscar u ofrecer empleo, Olascoaga Díaz se presenta como gerente de este grupo inmobiliario, dedicada a bienes raíces desde 2018, y egresada de UNIVER, de la licenciatura en Pedagogía.

Asimismo, fue elegida como presidenta de la Asociación de Profesionales Inmobiliarios de Tijuana en 2023, año en el que se dedicó a promover la identificación de fraudes en este sector.

Sin embargo, en el Registro Nacional de Profesiones no aparece ninguno bajo este nombre, en ninguna licenciatura o posgrado, mientras que Adalberto Govea López, supuesto abogado y representante legal, tampoco está registrado como tal.

 

APIT guarda silencio

Desde que la denuncia se hizo pública, la Asociación de Profesionales Inmobiliarios de Tijuana (APIT) ha guardado silencio, bajo el argumento de no querer entorpecer las investigaciones por parte de la FGE.

Sin embargo, dieron a conocer a ZETA que la Comisión de Honor y Justicia de la asociación, está analizando el caso para determinar una postura.

Asesores inmobiliarios de la misma asociación, así como de otras similares, señalaron que el tema se debe analizar a conciencia, pues, aunque están certificados y tratan de dar certeza jurídica a los clientes, es común que sean víctimas de estafas y/o fraudes, donde además del comprador, el agente también sale dañado.

Para Luis Alberto Beilis Mitlich, le parece incongruente que Olascoaga no estuviera confabulada con los otros dos denunciados, pues las alertas para detectar fraudes, de las que ella habló durante su periodo al frente de la APIT, fueron las mismas en las que incurrió cuando le vendió terrenos de un propietario falso, lo que demerita el trabajo de la asociación.

“Nos piden que nos asesoremos con agentes certificados; eso hicimos, nos cercioramos que tuviera las credenciales; nos dio confianza que la APIT la respaldara… y aun así, fuimos víctimas de fraude”, finalizó.

Autor(a)

Ángela Torres Lozano
Ángela Torres Lozano
Soy licenciada en Comunicación por UABC, periodista desde 2008, reportera en ZETA de temas generales y especializada en periodismo de ciencia y salud, también soy miembro de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia desde 2017.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas