20.9 C
Tijuana
lunes, junio 24, 2024
Publicidad

Asesinan a “El Cheyo Ántrax”, sobrino de “El Mayo” Zambada y escolta de “El Mayito Gordo”

Eliseo Imperial Castro, alías “El Cheyo Ántrax”, uno de los fundadores del grupo de sicarios de “Los Ántrax”, del Cártel de Sinaloa, además de sobrino de Ismael Mario Zambada García, “El Mayo”, fue asesinado, alrededor de las 14:53 horas del 30 de mayo de 2024, sobre la carretera Internacional México 15, a la altura del panteón Jardines del Humaya, al sur de Culiacán, Sinaloa.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Sinaloa detalló que se reportó a una persona de sexo masculino sin vida, por disparos de arma de fuego, al interior de una camioneta marca Chevrolet, modelo Colorado, color blanco, misma que recinió disparos en el cofre y parabrisas.


Publicidad


Testigos -citados por el diario local Noroeste- señalaron que “El Cheyo Ántrax” huía de un grupo de hombres armados, los cuales le dispararon con el vehículo en movimiento y luego lo remataron cuando Imperial Castro detuvo la marcha y se orilló. La víctima quedó muerto al interior de la camioneta tipo pick up.

“El Cheyo Ántrax”, de 40 años de edad, también era primo y escolta de Ismael Zambada Imperial, alias “El Mayito Gordo”, uno de los hijos de “El Mayo” Zambada García. Asimismo, junto con José Rodrigo Aréchiga Gamboa, “El Chino Ántrax”, fue uno de los fundadores del grupo de sicarios de “Los Ántrax”, del Cártel de Sinaloa.

En 2016, la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, identificó a Imperial Castro como líder del grupo criminal “Los Ántrax”. Ese mismo año, la Corte Federal del Sur de California formuló cargos contra “El Cheyo Ántrax”, por traficar metanfetaminas, cocaína, marihuana y lavar dinero, para su tío, “El Mayo” Zambada García.


Publicidad

 


Ante ello, a Imperial Castro fueron congelados sus bienes y se les prohibió a ciudadanos estadounidenses realizar transacciones financieras o comerciales con él. Además, el Gobierno de EE.UU. ofrecía por su captura, una recompensa de 5 millones de dólares.

LA FISCALÍA DE SINALOA Y EU CONFIRMAN LA MUERTE DE “EL CHINO ÁNTRAX”

El 18 de mayo de 2020, la Fiscalía General del Estado de Sinaloa confirmó que una de las tres personas que fueron halladas sin vida el día 16 del mismo mes y año, al interior de lujo una camioneta, en Culiacán, era José Rodrigo Aréchiga Gamboa, alias “El Chino Ántrax”, antiguo líder y fundador de la célula criminal “Los Ántrax” -grupo armado perteneciente al Cártel de Sinaloa-, quien se fugó de su libertad condicional en Estados Unidos.

La institución de procuración de justicia sinaloense informó, en su cuenta de la red social Facebook, que “realizó la identificación oficial de José Rodrigo ‘A’, Ada Jimena ‘A’ y Juan Guillermo ‘G’, víctimas localizadas sin vida el pasado sábado 16 de mayo de 2020, en Ayuné, municipio de Culiacán. Se mantiene colaboración con autoridades federales, diplomáticas y del consulado de EUA [Estados Unidos]”.

El organismo constitucional autónomo sinaloense inició la carpeta CLN/UEDH/3458/2020 por el delito de homicidio doloso, dando inicio a los primeros actos de investigación. Asimismo, “derivado de dichos actos y con los primeros datos de prueba obtenidos, se iniciaron los protocolos de colaboración institucional con autoridades diplomáticas, del consulado de los Estados Unidos de América y la Fiscalía General de la República [FGR)”.

La Fiscalía sinaloense detalló que en esta ocasión se contó con la colaboración de las autoridades de EE.UU., al tratarse de una persona que incumplió medidas cautelares en dicho país. También informó que la tarde noche del 17 de mayo de 2020, familiares de las víctimas acudieron ante el Ministerio Público para comparecer y realizar la identificación oficial.

Ese mismo día se facilitó el acceso a las instalaciones del Servicio Médico Forense (SEMEFO) a la Fiscalía General de la República (FGR), para realizar sus dictámenes periciales con relación a José Rodrigo “A”, correspondiente a la carpeta de investigación iniciada por la institución de procuración de justicia federal.

“La Fiscalía de Sinaloa continuará de manera paralela integrando la carpeta de investigación iniciada por estos hechos, con la correspondiente apertura a la colaboración con las instituciones relacionadas al caso”, señaló el comunicado publicado en Facebook.

Según la carpeta de investigación iniciada el 16 de mayo de 2018, por la FGR, el de “El Chino Ántrax” fue uno de los tres cadáveres localizados a las 09:30 horas del día sábado 16 del mismo mes y año, en el interior de la camioneta modelo X5, marca BMW, sobre un camino de terracería, en las inmediaciones del puente del Arroyo del Toro, en la carretera a Sanalona, en el poblado de Ayuné, en Culiacán, Sinaloa.

“El Chino Ántrax” habría sido privado de su libertad por un grupo de hombres armados, la noche del viernes 15 de mayo, en una colonia de Culiacán, junto a su cuñado y a su hermana, Ada Jimena Aréchiga Gamboa, y horas más tarde, después de asesinarlos, abandonaron los cuerpos encobijados en el interior de la camioneta de la mujer.

“EL CHINO ÁNTRAX” SE FUGÓ DE EE.UU.

“El Chino Ántrax” se dio a la fuga después de que el 3 de marzo de 2020, las autoridades de Estados Unidos le concedieran la libertad supervisada de 51 meses, tras purgar una sentencia de 87 meses en una cárcel de máxima seguridad, según consta en el expediente 3:13-cr-04517-DMS.

Tras proporcionar información de sus jefes, habría adquirido el estatus de testigo protegido en EE.UU., razón por la cual la Fiscalía del Distrito Sur de San Diego se habría reservado información del caso, y volvió a sellar algunos de los documentos del expediente 13CR04517-001-DMS.

Marc W. Ryan y Kimberly A. Pelot, agentes de libertad condicional que supervisaban a Aréchiga Gamboa, llegaron a la residencia que habitaba “El Chino Ántrax”, para una cita programada y que firmara un acta judicial, sin embargo, descubrieron que el presunto criminal había desaparecido, junto con todas sus pertenencias. En el lugar solo quedó un teléfono móvil.

“El 6 de mayo de 2020 o antes, el Sr. Arechiga Gamboa cambió su lugar de residencia sin notificar al oficial de libertad condicional”, dicen los documentos judiciales difundidos por el periodista estadounidense Keegan Hamilton, del diario New York Times, en su cuenta de la red social Twitter.

“El Chino Ántrax”, fue sentenciado el 12 de diciembre de 2019, por Dana Makoto Sabraw -juez de la Corte para el Distrito Sur de California, en San Diego, California, Estados Unidos-, a siete años y tres meses de prisión. Fue detenido el 31 de diciembre de 2013 en el aeropuerto de Amsterdam, Holanda, y extraditado a EE.UU. en 2014, donde se llevó a cabo su proceso judicial.

“José Rodrigo Aréchiga Gamboa, un ex agente del Cártel de Sinaloa conocido como ‘Chino Ántrax’ fue liberado de la custodia de los Estados Unidos el mes pasado y rápidamente ‘se fugó de la liberación supervisada’, según un nuevo documento judicial. Él ‘planeó residir en México después del lanzamiento’. Paradero actual: ‘Desconocido’”, se leía en el tuit del periodista.

Según el diario San Diego Union Tribune, el 15 de mayo del 2015, “El Chino Ántrax” se habría declarado culpable de tráfico de drogas, además de que acordó su culpabilidad como integrante del Cártel de Sinaloa desde 2005, grupo criminal en el que ordenó, participó y supervisó operativos violentos.

Frank J. Ragen, abogado de Aréchiga Gamboa, negoció con la Fiscalía, para que los cinco años más que le faltaban a su cliente, los purgara desde arresto domiciliario y se le permitiera salir en un radio no mayor de 500 metros de la casa asignada a “El Chino Ántrax”.

La magistrada Sabraw accedió, debido a la colaboración del ex sicario sinaloense con los fiscales federales estadounidenses, además de la buena conducta que “El Chino Ántrax” estuvo en prisión. Incluso, durante una de sus audiencias, habría asegurado que estaba arrepentido de su historial criminal y sólo deseaba “rehacer su vida de una manera honesta”.

“Estoy realmente avergonzado. Te prometo que nunca más volveré a hacer algo malo. Me gustaría poder trabajar honestamente [en construcción y remodelación de viviendas”, aseguró Aréchiga Gamboa el 12 de diciembre del 2019, vestido con el uniforme naranja de la prisión.

Por otra parte, durante la audiencia en la Corte para el Distrito Sur de California, en San Diego, California, -que estaba bajo extrema seguridad y cada persona tenía que pasar dos detectores de metales-, el fiscal federal Matthew Sutton, dijo que “El Chino Ántrax” entregó un millón de dólares al Gobierno estadounidense.

Aréchiga Gamboa fue arrestado en diciembre del 2013 por la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL), en el Aeropuerto Schiphol, de Amsterdam, capital de los Países Bajos, mientras se preparaba para abordar un avión.

“Había estado viviendo encubierto, usando el nombre de un hombre mexicano muerto, alterando sus facciones con cirugía plástica y tratando de eliminar sus huellas digitales, dijeron los fiscales estadounidenses”, según indicó el diario San Diego Union Tribune.

Al ser detenido, según el mismo rotativo, el entonces fiscal estadounidense en dicha ciudad californiana, lo calificó como “uno de los capos del Cártel de Sinaloa de más alto rango, jamás procesado en los Estados Unidos”, país al que fue extraditado en julio del 2014.

“El arresto de Aréchiga Gamboa fue parte de una investigación masiva de dos años sobre el liderazgo del Cártel de Sinaloa, encabezado por la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos. Comenzó en 2011 como una investigación sobre lo que al principio se creía que era una célula de distribución de drogas a pequeña escala en National City y Chula Vista, según los fiscales”, indicó el mismo diario.

“Pronto se hizo evidente que las drogas estaban siendo suministradas por el Cártel de Sinaloa, y el caso se disparó, extendiéndose por muchos estados y países. Varias personas fueron arrestadas y se incautaron grandes cantidades de drogas, así como casi 28 millones [de dólares] en ganancias de drogas, dijeron los fiscales”, citó el rotativo.

El 15 mayo del 2015, Aréchiga Gamboa se declaró culpable de tráfico de cocaína y mariguana. La sentencia de “El Chino Ántrax” fue menor, gracias al acuerdo de culpabilidad que fiscales y la defensa recomendaron conjuntamente, y el juez federal Makoto Sabraw dictaminó que era lo apropiado.

Nacido en Culiacán, el 15 de junio de 1983, tras la captura de Vicente Zambada Niebla, alias “El Vicentillo”, el 19 de marzo del 2009, “El Chino Ántrax” pasó de ser un simple guardaespaldas al jefe de sicarios al servicio directo de “El Mayo Zambada”, en Sinaloa, Sonora, Durango, Chihuahua y Nuevo León.

Entonces tres cárteles (Sinaloa, Beltrán Leyva y Arellano Félix), libraron múltiples enfrentamientos. “Durante el curso de esa guerra participó e hizo amenazas creíbles de violencia a organizaciones rivales del narcotráfico”, dijo Frank Ragen, abogado de “El Chino Ántrax”, citado en documentos de la sentencia.

“Obtuvo su propia mención en los narcocorridos (canciones populares mexicanas que glorifican el mundo de las drogas) con ‘El Chino Ántrax’ descrito como un hombre elegante y en forma con un gusto por los autos deportivos, yates y champán”, abundó el citado rotativo californiano.

“Su padre [de ‘El Chino Ántrax’] ocupó varios cargos en el Gobierno de Sinaloa, incluido el comisionado de tierras comunales, el tesorero de las carreteras estatales y representante del Congreso, según una carta presentada a la corte por la madre de Arechiga. Ella tiene su maestría y los hermanos de Aréchiga tienen títulos avanzados”, afirmó el San Diego Union Tribune.

“En el acuerdo de culpabilidad, admitió pertenecer al cártel [de Sinaloa] desde 2005 y eventualmente supervisó varias de las responsabilidades de la organización. Reconoció que participó directamente y ordenó a otros que cometieran violencia en beneficio del cártel”, relató el medio estadounidense.

“Ha pasado los últimos 32 meses en confinamiento solitario mientras esperaba la sentencia, condiciones que lo han hecho sufrir alucinaciones auditivas, perder peso y permanecer despierto gran parte de la noche, dijo su abogado”, según citó el mismo rotativo.

Foto: OFAC

Autor(a)

Carlos Álvarez Acevedo
Carlos Álvarez Acevedohttps://www.carlosalvarezacevedo.com
Corresponsal del semanario ZETA de Tijuana y del periódico Noroeste de Sinaloa, desde febrero de 2016. Durante varios años fungí como editor de opinión y jefe de redacción del diario digital SinEmbargo.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas