23.8 C
Tijuana
martes, abril 9, 2024
Publicidad

AMLO les advierte de las traiciones

Como que en Morena BC no han leído el libro de Andrés Manuel López Obrador, pues se puede  ver que la gobernadora Marina Ávila está haciendo todo lo contrario a lo que refiere su “mesías”

El Presidente Andrés Manuel López Obrador despide su mandato a escasos meses de concluir su administración federal mediante la publicación de su libro -ya convertido en best seller, según el oficialismo- llamado “Gracias”, en el cual hace una remembranza de la lucha realizada a lo largo de su extensa carrera política que concluye en 2024.


Publicidad


Más allá de la posición ideológica, de sus aciertos y fracasos, López Obrador pasará a la historia como el mandatario más popular -lo cual no quiere decir que haya sido un gran presidente-, pues hasta la encuesta más conservadora le ofrece entre el 60 y 70 por ciento de aceptación.

Con una victoria de 30 millones de votos y habiendo ganado tantas elecciones sin siquiera participar directamente en los procesos electorales, como son las candidaturas de su Movimiento a partir de 2018 y donde prácticamente ningún candidato ha ganado por sus capacidades, sino por el color del partido en el que se envuelve, podemos considerarlo un líder moral para Morena.

Ante esta realidad, hay un gran número de oportunistas que se han colgado de su aceptación para hacerse de cargos públicos y políticos, como las recientes designaciones a candidaturas de “impresentables” en diputaciones locales y federales, como Jorge Ramos Hernández, Eligio Valencia López, Fernando Castro Trenti, Nancy Sánchez Arredondo e incluso el apellido Hank, que se presenta por medio de la candidatura del Verde Ecologista de México, conocido como el partido de las cuatro mentiras: porque ni es Partido, ni es Verde, ni es Ecologista, ni representa los intereses de México.


Publicidad

 


Para aquellos que se llenan la boca en alabanzas a López Obrador, pero que hace apenas uno o dos años eran antagónicos del primer mandatario y para las cúpulas del partido vinotinto, como lo son la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda y los candidatos Ismael Burgueño y Norma Bustamante, para Julieta Ramírez Padilla y Armando Ayala Robles, el Ejecutivo federal les deja un tremendo mensaje en las páginas 348 y 349 del mencionado libro “Gracias”.

Para no caer en interpretaciones, el autor de esta columna se dispone a replicar textualmente los fragmentos importantes de ambas páginas:

“Nos apoyó mucho la constitución de Morena, creo que fue clave el contar con un partido político para no depender de las alianzas que alguna vez obligan a entregar concesiones en lo programático o postular candidaturas impresentables que pongan en duda la honestidad y causas justas de las que se lucha”.

El texto continúa:

“Esto no quiere decir que las alianzas sean malas, lo son cuando se depende de partidos enteramente utilitarios que sólo buscan cargos y no los mueven los ideales. Con ello se está expuesto a incongruencias y se corre a mayor riesgo de traiciones. No son así el partido que se apegue a principios, donde promueve estas coaliciones se cuide la calidad moral de los aliados y se puede hacer el derecho de admisión”.

El tema no para ahí, pues remata con el siguiente mensaje:

“Quienes se oponen a esta táctica desde el interior del partido generalmente buscan ser ellos los únicos elegidos siempre con la excusa del purismo cuando en realidad son meramente vulgares simulaciones individualistas”.

Las acciones de Ávila Olmeda y todo su equipo cercano -al menos los que toman las decisiones dentro del partido- fueron retratados de cuerpo entero con las designaciones de perfiles que sólo vienen a perjudicar un Movimiento que puede estar cargado de demagogia, pero en el cual un gran sector de la población respalda, cree y confía.

La gobernadora de BC está pecando de ingenua al creer que tiene todo el control y poder para tomar grandes decisiones, pero está orquestando su propia debacle para cuando los intereses cambien, el oportunismo emerja y ser afín a su gobierno se vuelva más un peso que un apoyo, lo cual ocurrirá en los últimos años de su mandato, como sucede con todos los gobiernos del país.

Ojo, porque el abuso del pragmatismo puede costarle caro a los morenistas de Baja California, quienes siguen embriagados con las victorias y el poder, pero su desgaste está siendo mucho más acelerado que en otros gobiernos por su propia incongruencia.

Lean el libro, no sólo es para adornar una pared.

Autor(a)

Eduardo Villa
Eduardo Villa
Periodista desde 2011 y corresponsal en Mexicali del Semanario Zeta. Participante del Border Hub del International Center for Journalists y coautor del libro “Periodismo de Investigación en el ámbito local: transparencia, Acceso a la Información y Libertad de Expresión”
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas