13.9 C
Tijuana
miércoles, febrero 21, 2024
Publicidad

‘El Mochomo’, presunto culpable de Ayotzinapa, salió de El Altiplano desde octubre de 2023 y FGR no sabía

José Ángel Casarrubias Salgado, alias “El Mochomo”, presunto líder del grupo criminal Guerreros Unidos y quien presuntamente participó en la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa -ocurrida el 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero-, salió en octubre del 2023, del Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) de El Altiplano -ubicado en el municipio de Almoloya de Juárez, Estado de México-, luego de que un juez federal lo absolvió del delito de delincuencia organizada, con la finalidad de cometer delitos contra la salud.

Según lo reportaron los diarios El Universal y Milenio, al impugnar ante un Tribunal de Apelación, el fallo del juez de Distrito en el Estado de México, con sede en Almoloya, la Fiscalía General de la República (FGR) fue notificada que “El Mochomo”, hermano del líder de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias Salgado, alias “El Chino”, egresó del El Altiplano, por lo que no se le pudo notificar de una diligencia.


Publicidad


“Vista la razón actuarial que antecede, de la que se advierte la imposibilidad que tuvo la actuaria judicial de la adscripción de notificar a *** el proveído de veintinueve de enero del año en curso, toda vez que fue informada por personal del área jurídica que dicho justiciable egresó del Centro Federal de Readaptación Social número Uno “Altiplano”, con sede en Almoloya de Juárez, el cuatro de octubre de dos mil veintitrés, en cumplimiento al oficio 632/2023, signado por el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio, en su carácter de Tribunal de Enjuiciamiento del Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de México, con sede en Almoloya de Juárez, con el que se informó la sentencia absolutoria dictada en su favor”, se informó en la lista de acuerdos.

El recurso de apelación tramitado por la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro, de la institución de procuración de justicia federal, fue admitido a trámite, pero sin efectos para frenar la sentencia absolutoria.

Según la FGR, la Administración para el Control de la Droga de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), interceptó una llamada en la que se escuchaba al presunto criminal hablar con sus hermanos, respecto a la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, ocurrido la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014.


Publicidad

 


En abril de 2023, Segundo Tribunal Colegiado de Apelación de Toluca, Estado de México, rechazó amparar a “El Mochomo”, quien pretendía que le revocaran el auto de formal prisión que le fue dictado por su probable responsabilidad en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y por delincuencia organizada.

Casarrubias Salgado buscaba anular el auto de formal prisión que dictó en su contra, el 5 de noviembre de 2020, María del Socorro Castillo Sánchez, titular del Juzgado Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México, con sede en Toluca.

En su momento, la juzgadora federal determinó que la FGR aportó las pruebas que hacían presumir la participación de “El Mochomo” en los sucesos ocurridos en el municipio de Iguala, Guerrero, la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014.

El 24 de junio de 2020, la Policía Federal Ministerial (PFM) detuvo a Casarrubias Salgado en el municipio de Metepec, Estado de México, donde fue ubicado después de vivir por varios años oculto en distintas zonas serranas del país. La FGR le cumplimentó una orden de aprehensión librada el 21 de octubre de 2014 por el Juzgado Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales de Toluca, por el delito de delincuencia organizada.

De inmediato fue puesto a disposición de la juez Castillo Sánchez, quien una semana más tarde le dictó la libertad por falta de elementos para procesar, aunque volvió a ser detenido cuando se disponía a abandonar el penal de máxima seguridad de El Altiplano, con base en una orden de localización y presentación conseguida por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Sin embargo, la FGR adelantó que la investigación por la que fue arraigado en un inicio, y por la que sería imputado judicialmente, era ajena a los hechos del caso Iguala. “De acuerdo con la nueva investigación del caso Ayotzinapa, se habrá de solicitar una nueva orden de aprehensión contra esa persona en este asunto, por hechos distintos a la acusación anterior”, dijo la Fiscalía en ese entonces.

Unos días después se reveló un audio en el que un abogado -supuestamente Arturo Rodríguez García- comentó con Francelia Salgado Patiño, madre de “El Mochomo”, respecto a una negociación para pagar un soborno, para que su hijo quedara en libertad.

La Policía Federal Ministerial de la FGR detuvo a “El Mochomo” en el momento en que salía de “El Altiplano” y después lo sometió a un arraigo domiciliario. El 19 de septiembre de 2020 la Fiscalía le ejecutó la orden de aprehensión en el Centro de Investigaciones Federales -ubicado en la colonia Doctores, alcaldía Cuauhtémoc, de la Ciudad de México-, donde se encontraba arraigado, y de nueva cuenta fue internado en dicho CEFERESO.

El mismo día, su abogado Arturo Rodríguez García, fue aprehendido en Toluca y encarcelado en El Altiplano. La FGR dijo, en ese entonces, que el litigante era el intermediario de “El Chino”, hermano de “El Mochomo”, para transmitir sus órdenes, para llevar a cabo actividades ilícitas como el trasiego de droga, cooptación de autoridades y lavado de activos en inmuebles.

La Fiscalía General de la República aseguró que Rodríguez García “aparentaba” litigar para llevar las instrucciones de “El Chino”, también preso en El Altiplano, y corroborar que las mismas se ejecutaran. No obstante, un juez federal concluyó que lo anterior no fue demostrado por la FGR.

El 5 de noviembre de 2020, la titular del Juzgado Segundo de Distrito en Procesos Penales Federales del Estado de México, con sede Toluca, dictó formal prisión por el delito de delincuencia organizada a “El Mochomo”, por supuestamente sobornar a militares del 27 Batallón de Infantería en Iguala, que a su vez habrían participado en el crimen cometido contra los normalistas de Ayotzinapa.

Según la lista de acuerdos publicada por el Juzgado Noveno de Distrito en Amparo y Juicios Federales de Toluca, la juez Castillo Sánchez también inició un proceso penal por el mismo delito contra Adán Cenén Casarrubias Salgado alias “El Tomate”, hermano de “El Mochomo”.

Ambos fueron procesados en el sistema de justicia tradicional, en la causa penal 5/2020, en la que se ordenó la aprehensión de 18 militares del citado batallón, entre ellos capitán del Ejército en retiro José Martínez Crespo, y al menos otros 7 presuntos narcotraficantes, por los delitos de delincuencia organizada y desaparición forzada.

El expediente se basó en declaraciones rendidas por “El Chino”, también líder de los Guerreros Unidos y hermano de los procesados, quien acusó a los uniformados de aceptar sobornos para asesinar a algunos normalistas dentro de las instalaciones del 27 Batallón de Infantería y de entregar a otros estudiantes a Guerreros Unidos, con el objetivo de matarlos.

Ante ello, la jueza Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México, determinó que la Fiscalía General de la República ofreció pruebas que hacían presumir la participación de “El Mochomo”, en los sucesos ocurridos en Iguala.

Según investigaciones de la FGR, uno de los seudónimos de “El Mochomo” es “Soldado del Amor”, y se presume que es uno de los interlocutores de los “chats de Chicago”, mensajes intervenidos por la DEA, por sus siglas en inglés, el día de los ataques contra los normalistas.

En el caso de Adán Cenén Casarrubias Salgado, fue procesado en noviembre del 2015, por portación de armas de uso exclusivo del Ejército y desde entonces estuvo preso en el CEFERESO número 11, ubicado en el municipio de Hermosillo, Sonora.

Autor(a)

Carlos Álvarez Acevedo
Carlos Álvarez Acevedohttps://www.carlosalvarezacevedo.com
Corresponsal del semanario ZETA de Tijuana y del periódico Noroeste de Sinaloa, desde febrero de 2016. Durante varios años fungí como editor de opinión y jefe de redacción del diario digital SinEmbargo.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas