21.9 C
Tijuana
viernes, noviembre 17, 2023
Publicidad

Montesquieu

A prop贸sito de la temporada de elecciones en que estamos, y adem谩s de las malas acciones que se est谩n llevando a cabo por parte de los gobiernos municipal y estatal, me voy a permitir compartirle algo de lo que el Bar贸n de la Brede y de Montesquieu comenta, y que considero que a m谩s de dos de nuestros pol铆ticos les queda 鈥渃omo anillo al dedo鈥.

Se corrompe el sufragio por la intriga y el soborno, vicios de las clases elevadas; la ambici贸n de cargos es m谩s fuerte en los nobles que en el pueblo, ya que 茅ste se deja llevar por la pasi贸n.


Publicidad


En todos los estados en que el pueblo no tiene voto ni parte en el poder, se apasiona por un comediante, como lo hubiera hecho por los intereses p煤blicos. Lo peor en las democracias es que se acabe el apasionamiento, lo cual sucede cuando se ha corrompido el pueblo por medio del oro: se hace calculador, pero ego铆sta; piensa en s铆 mismo, no en la cosa p煤bica; le tienen sin cuidado los negocios p煤blicos, no acord谩ndose m谩s que del dinero; sin preocuparse de las cosas del gobierno, aguarda tranquilamente su salario.

La corrupci贸n ir谩 en aumento, as铆 entre corruptos como entre corrompidos. El pueblo se repartir谩 los fondos p煤blicos: as铆 como ha entregado a la pereza la gesti贸n de los negocios p煤blicos, a帽adir谩 a la pobreza el lujo y sus encantos. Pero ni la pereza ni su lujo le apartar谩n de su objeto, que es el tesoro p煤blico.

No hay que admirarse de que, por dinero, venda los sufragios. No puede d谩rsele mucho al pueblo sin sacarle m谩s; pero tampoco puede sac谩rsele algo sin transformar el Estado. Cuando m谩s parezca sacar provecho de su libertad, m谩s pr贸ximo estar谩 el momento de perderla.


Publicidad


Se forman tiranuelos con todos los vicios de uno solo. Y la poca libertad que quede, llega a hacerse inaguantable: surge un solo tirano y el pueblo pierde hasta las ventajas de su corrupci贸n.

La corrupci贸n llega al colmo cuando los t铆tulos o las funciones son hereditarios: ya los privilegios no pueden tener moderaci贸n. Como sean pocos, su poder aumenta, pero disminuye su seguridad; de suerte que, aumentado el poder y disminuyendo la seguridad, el exceso de poder es un peligro para el d茅spota.

Atentamente,

Alfredo Flores Zamora

Tijuana, B.C.

Correo: ocretle54@hotmail.com

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas