25.5 C
Tijuana
jueves, noviembre 2, 2023
Publicidad

La terca negaci贸n del presidente

A ocho d铆as del impacto del hurac谩n 鈥淥tis鈥, con vientos de 270 kil贸metros por hora, en la costa de Guerrero, afectando a cinco municipios, entre ellos al puerto tur铆stico de Acapulco, miles de guerrerenses se encuentran sin comida, sin trabajo, sin bienes, sin agua, devastados y sin recibir ayuda por parte de cualquier gobierno, sea municipal, estatal o federal.

En Coyuca de Ben铆tez, a unas cuadras del palacio municipal, ya comienza a oler mal. Ni brigadistas, ni militares ni guardias nacionales han acudido a apoyarles para limpiar los escombros, desahogar las inundaciones, o proveerles lo esencial: alimento o agua. Nada.


Publicidad


Les han avisado que una tienda Coppel que se encuentra en la destruida ciudad, abrir谩 durante dos horas, para que los cuentahabientes puedan hacer retiros de dinero, provenientes ya sea de familiares en otros estados del Pa铆s, o a manera de remesas enviadas desde el extranjero. Lo m谩s que puede retirar cada persona son 3 mil pesos.

Con ese dinero, los damnificados se organizan. Hacen listas de los medicamentos y alimentos que requieren, y algunos, aquellos que pudieron salvar sus veh铆culos, emprenden el viaje a municipios cercanos y menos afectados, donde compran lo solicitado para regresar y entregar a cada familia su pedido.

El pueblo est谩 aun inundado, quienes residen en la zona son aquellos que, en alg煤n segundo piso, no lo perdieron todo. Entre ellos se apoyan, sobreviven con familiares o con amigos, mientras esperan que llegue la ayuda alimentaria y las brigadas para descombrar calles, avenidas y casas, de los desastres que dej贸 el hurac谩n 鈥淥tis鈥. Se lamentan que, cuando tienen acceso a internet o energ铆a el茅ctrica, que no ha sido reestablecida en la ciudad, se enteran que le dan prioridad a Acapulco. Se refieren a la atenci贸n federal y en el pa铆s, porque los acapulque帽os tambi茅n se quejan de desatenci贸n. Las miles de despensas que informa el presidente Andr茅s Manuel L贸pez Obrador han sido enviadas a Acapulco, no les llegan a todos, resultan insuficientes. Lo mismo el agua.


Publicidad


Una semana despu茅s de la tragedia, y a dos d铆as de que el presidente dijera que a m谩s tardar el martes 31 de octubre se reestablecer铆a el servicio de energ铆a el茅ctrica, el director de la Comisi贸n Federal de Electricidad, Manuel Bartlett sobrevol贸 el 谩rea de Acapulco en una avanzada para la visita del presidente L贸pez Obrador.

Supuestamente, los secretarios de Marina, de la Defensa, de Bienestar, de Seguridad, y la gobernadora Evelyn Salgado no se han movido de la zona de desastres, aunque el gobierno no ha informado cabalmente de cu谩ntos kil贸metros, ciudadanos y edificaciones se est谩 hablando cuando se refiere a la zona de desastres.

La 煤nica estimaci贸n que se tiene de la zona de devastaci贸n es la proporcionada por el programa Cop茅rnico, una iniciativa de la Comisi贸n Europea con la Agencia Espacial Europea que utiliza m谩s de 30 sat茅lites para observar la Tierra con el fin de recabar informaci贸n precisa para fortalecer las medidas en favor del medio ambiente.

El 25 de octubre, un d铆a despu茅s de la entrada de 鈥淥tis鈥 a las costas guerrerenses, Cop茅rnico indic贸, basado en im谩genes satelitales, que hab铆a una zona inundada equivalente a 354 hect谩reas que afectaba a un promedio de 180 mil personas, que los vientos hab铆an alcanzado la velocidad de 270 kil贸metros por hora, que hab铆an afectado 51.5 kil贸metros de carreteras y un 谩rea total de 2 mil 638 hect谩reas de construcciones afectadas.

Desconociendo la informaci贸n oficial que no es proporciona por las autoridades federales o de Guerrero, se calcula, en base a la poblaci贸n de los seis municipios considerados como zona de desastre natural (Acapulco, Tecpan de Galeana, Coyuca de Ben铆tez, Atoyac de 脕lvarez, Benito Ju谩rez, y Xalpatl谩huac) poco m谩s de 1 mill贸n 30 mil personas vulneradas.

En uno de los estados m谩s pobres y violentos del Pa铆s, el presidente Andr茅s Manuel L贸pez Obrador tuvo la oportunidad de demostrar que su gobierno 鈥渄e la transformaci贸n鈥 s铆 funciona en momentos de crisis, necesidad y emergencia, y la dej贸 pasar. En cambio, aprovecha para destilar odio, denostar personas y sectores, al tiempo que critica a quienes denuncian la falta de ayuda a la poblaci贸n guerrerense.

Efectivamente, a pesar de los dichos presidenciales, a ocho d铆as de la tragedia del hurac谩n 鈥淥tis鈥, la energ铆a el茅ctrica no ha sido restablecida, no hay comida suficiente, no hay medicamentos, la inmensa mayor铆a de tiendas, mercados, expendios y dem谩s negocios de venta de productos y alimentos han sido saqueados por los habitantes de estos municipios ante la falta de ayuda alimentaria por parte de la autoridad. Tambi茅n los bancos fueron saqueados, instituciones financieras calculan que fueron extra铆dos 7.3 millones de pesos de distintos bancos y cajeros autom谩ticos.

La inseguridad se apoder贸 los primeros d铆as despu茅s del paso del meteoro, cuando en medio de la desolaci贸n, la rapi帽a comenz贸 y con ello las afrentas. Ocho d铆as despu茅s, los problemas de salud comienzan, la anegaci贸n de aguas y lodo est谩n comenzando a provocar infecciones y enfermedades en regiones m谩s all谩 de Acapulco que menos han recibido la atenci贸n debida.

El presidente, sin embargo, critica a quienes, desde la zona de desastres, exponen a trav茅s de testimonios, entrevistas, videos e im谩genes, las terribles condiciones de devastaci贸n y falta de atenci贸n en la que se encuentran los ciudadanos guerrerenses. Justifica que eso lo hace la oposici贸n, sus adversarios: 鈥渉ay mucha desinformaci贸n, mucha politiquer铆a, quieren utilizar esta desgracia con prop贸sitos electorales nuestros opositores, que son muy viles, los conservadores, zopilotean, no les importa el dolor de la gente, lo que quieren es da帽arnos, lo que quisieran es que hubiesen much铆simas muertes para culparnos y sacar ellos provecho鈥, justific贸 criticando sin aportar evidencia de la entrega de alimentos, de materiales, de las brigadas para limpiar las zonas de los seis municipios afectados.

Lo que m谩s llam贸 la atenci贸n, es que, en su af谩n por siempre compararse con tiempos pasados, con gobiernos anteriores, el presidente declar贸 que 鈥渘os fue bien, por las razones que sea pues no nos fue tan mal鈥. Se refiri贸 al hurac谩n 鈥淜atrina鈥 que devast贸 Nueva Orleans, Estados Unidos, en 2005, dejando m谩s de mil 300 muertos. Tambi茅n un poco al hurac谩n 鈥淧aulina鈥 que, en 1997, impact贸 la costa guerrerense dejando m谩s de 200 fallecidos.

Una cifra muy preliminar de 45 muertos y 47 desaparecidos (si consideramos como ciertas, honestas, vaya, las versiones oficiales de la FGE de Guerrero), significa para el presidente que 鈥渘os fue bien鈥. Sin considerar las p茅rdidas millonarias para el sector tur铆stico, el gastron贸mico, el del entretenimiento y de los ciudadanos que lo perdieron todo, su casa, sus enseres dom茅sticos, sus veh铆culos, sus plantaciones, todo.

En Coyuca de Ben铆tez y en Tecpan de Galeana, el agua desbordada arras贸 con todo. Paredes, techos, carros, 谩rboles, animales, muebles, dom茅sticos, alimentos, tinacos, todo se lo llev贸 a su paso, como sucedi贸 en Acapulco, donde permanecen erguidos los esqueletos de lo que fueron edificios de condominios, complejos hoteleros, para el presidente eso significa 鈥渘os fue bien鈥, justific贸 en otra de sus diatribas diarias: 鈥淟as estructuras de acero y concreto se mantuvieron. 驴Qu茅 fue lo que se destruy贸? Pues vidrios, tablaroca, los techos de plafones, todo eso. Pero ayuda mucho ojal谩 y esta hip贸tesis sea v谩lida, porque si se tiene estructura, se puede r谩pido reconstruir, lo mismo en el caso de las viviendas鈥.

A su desastrosa primera visita, a la que acudi贸 en una unidad terrestre que se atasc贸 en el lodazal y hubo de ser rescatada por personal de la SEDENA, que lo acompa帽贸 en un ef铆mero viaje a pie, le sigue una segunda inspecci贸n por la zona de desastres una semana despu茅s de la tragedia. Cuando la gente tiene hambre, no tiene trabajo, no tiene nada, y apenas comienza a responder a un censo oficial en el que orgullosamente hablan de m谩s de mil trabajadores 鈥渟ervidores de la naci贸n鈥, para que m谩s de un mill贸n de habitantes les provean del recuento de los da帽os de cada quien.

鈥淗ay dinero鈥 dice el presidente L贸pez Obrador, 鈥渉ay presupuesto鈥, 鈥測a no es como antes鈥, tercia al tiempo que, de manera incongruente, pide al Poder Judicial que contribuya con los 15 mil millones de pesos de sus fideicomisos para apoyar a la devastada poblaci贸n de Guerrero.

驴Hay dinero o no hay dinero en el gobierno federal? Y 驴por qu茅 se perdi贸 la oportunidad (ya hab铆a perdido la oportunidad de evacuar previo al impacto) de apoyar a la poblaci贸n con seguridad, con agua, con alimentos, con brigadistas, para comenzar a levantarse de la tragedia de manera inmediata?

A ocho d铆as del impacto de 鈥淥tis鈥 los guerrerenses siguen esperando la ayuda material para alimentarse, para limpiar sus casas y sus calles e iniciar la reconstrucci贸n. Sin embargo, lo que tienen es el abandono de un gobierno insensible y el discurso de odio de un presidente empecinado en negar una tragedia todav铆a incalculable, como si eso bastara para borrar la realidad de Guerrero que se ve en im谩genes, que se escucha en gritos y llanto, que se padece en el hambre y se huele en un ambiente impregnado de necesidad, malestar y muerte.

Autor(a)

Adela Navarro Bello
Adela Navarro Bello
Directora general del semanario ZETA, Consejero de Art铆culo 19 y del CPJ para las Am茅ricas, entre otros reconocimientos, tiene el Maria Moors Cabot 2021 de la Universidad de Columbia.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas