21.9 C
Tijuana
viernes, octubre 27, 2023
Publicidad

Sangre por debates, abandono a defenderlos

A Don Eugenio Elorduy Walther + , Luchador Estoico


Publicidad


‚ÄúNo hay di√°logo, se√Īores, porque las balas nunca han sido instrumento de dialogo‚ÄĚ expresaba desde la tribuna del antiguo Palacio Legislativo de Donceles, un valiente diputado panista, Gerardo Medina Vald√©z; era el 4 de Octubre de 1968, menos de 48 horas despu√©s de la masacre estudiantil de Tlatelolco.  Ante el pleno de la C√°mara de Diputados, el PARM y el PRI hab√≠an presentado un punto de acuerdo pidiendo la ‚Äúunidad nacional‚ÄĚ para validar las medidas tomadas por Gustavo Diaz Ordaz. De esta forma, el sistema hab√≠a iniciado su estrategia de control de da√Īos ante uno de los episodios m√°s oscuros de la historia de M√©xico y que a la postre se convirti√≥ en el inicio del largo camino de transici√≥n de un r√©gimen totalitario a uno verdaderamente democr√°tico.

La C√°mara Baja ard√≠a ante la herida abierta que hab√≠a dejado en nuestra sociedad la intervenci√≥n militar al movimiento estudiantil: lesionados, muertos y desaparecidos eran parte de un recuento que ni siquiera empezaba y en esas condiciones, el d√©spota pon√≠a en alto sus prioridades: el dominio pol√≠tico por encima de todo. Con esto, ah√≠ en el pleno, el Diputado Medina Vald√©z, encendi√≥ a los Diputados del poder al se√Īalar: ‚ÄúEstamos los diputados de Acci√≥n Nacional y votaremos en contra de este documento, porque cuando la sangre de muchachos estudiantes, de menores de edad, de civiles, de polic√≠as y de soldados, sangre toda ella de mexicanos, todav√≠a no acaba de secarse en Tlatelolco y consideramos que esa sangre est√° reclamando de nosotros mayor serenidad en nuestros juicios, menos precipitaci√≥n, m√°s valent√≠a para afrontar este problema‚ÄĚ.

El valor del debate, en todo momento, fue uno de los principios sobre los cuales Acción Nacional forjó su historia y diferencia ante el régimen vigente. El debate, el arrojo mostrado en el mismo, la preparación, los datos desconocidos por la población, la información censurada por el gobierno, la exigencia de transparencia, respeto de los derechos humanos, al estado de derecho, la exigencia de fortaleza de las instituciones, de la división de poderes, todo, fue defendido, exhibido y denunciado por quienes sabían de la grave responsabilidad que tenían al representar al pueblo de México, más allá de sus limitaciones, miedos e intereses. Así, Miguel Estrada Iturbide, Adolfo Christlieb Ibarrola, Salvador Rosas Magallón y muchas más mujeres y hombres, abrieron una brecha que nunca se cerró… en el debate.


Publicidad

 


Al ser la confrontaci√≥n de ideas parte de la identidad y esencia de Acci√≥n Nacional, no puede entenderse como en Baja California, decidi√≥ darle la espalda a su propia historia. En sesi√≥n del Congreso del Estado del pasado dos de septiembre, mediante una reforma electoral presentada intencional y mezquinamente de √ļltimo momento, v√≠a zoom, con c√°maras apagadas, sin socializaci√≥n ni trabajo previo, Morena, contario a su andar cuando era oposici√≥n, de manera vergonzante, elimin√≥ la obligatoriedad de asistir a los debates para aquellos candidatos que pretendan acceder a un cargo de elecci√≥n local, con el sentado precedente de que los candidatos de dicho movimiento son los que m√°s han faltado a los debates organizados por el Instituto Estatal Electoral desde que llegaron al poder; dato que desde hoy asegura la cantada ausencia de los mismos a los debates p√ļblicos que se organizar√°n en 2024, ante el desprecio democr√°tico que nubla su actual empoderamiento en Baja California. La incongruencia y traici√≥n a la consecuencia pol√≠tica de este movimiento pol√≠tico no sorprende, han dinamitado todos los medios que los llevaron al poder, en franca ruta de debilitamiento de nuestra democracia para perpetuarse en el sistema que han revivido.

Lo inconcebible fue la contrariedad de los diputados del PAN, los cuales votaron tanto a favor como en tibia abstenci√≥n de dicha eliminaci√≥n, sin ni siquiera presentar reserva alguna. Con esto, el Partido Acci√≥n Nacional en Baja California abandon√≥ una lucha que estaba obligado a dar por un derecho que era de los ciudadanos, no de la abusiva clase pol√≠tica en el poder a la cual termin√≥ acompa√Īando con el sentido de sus votos. Los d√≠as siguientes han sido de nulo reconocimiento del error, de minimizar un cimiento que ya no interesa a qui√©n m√°s deber√≠a importarle.

Son los nuevos tiempos de la pol√≠tica bajacaliforniana: de frivolidad e inteligencia artificial; de valores entendidos; de cortejo y nula confrontaci√≥n; de no representar la causa ciudadana; de olvidar ser oposici√≥n cuando m√°s importa. Es momento de que la militancia de Acci√≥n Nacional exija responsabilidad p√ļblica y recuerde su historia, porqu√© quien niega su origen pierde por siempre su identidad.

Héctor R. Ibarra Calvo

hectoribarra@idlegal.com.mx

Twitter: @ibarracalvo

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas