15.7 C
Tijuana
viernes, octubre 27, 2023
Publicidad

De lo que tenemos hambre, de lo que tenemos sed

Porque necesitamos recordar, o que nos recuerden. He aqu铆 que comenzamos primero a definir las zonas marginadas: una zona marginada es aquella relegada al ostracismo, la que sucumbe, por m谩s intentos de derribar los muros impuestos, por esos que llevan el teje y maneje de su estado en limbo; los marginados no tienen nombre, no tienen edad, no hay registro que compruebe su andar en ninguna agenda pol铆tica. Algunas veces llegan jefes de estado con proyectos apantalladores para cubrir las esquinas s贸rdidas de la realidad de un pa铆s; as铆, la chamba que 茅ste deber铆a hacer es m谩s sencilla.

Sirva de ejemplo Tijuana, mi ciudad tan compleja (nuestra ciudad), y el tan sonado proyecto de la actual alcald铆a 鈥淧arque Cerro de las Abejas鈥, el parque de m谩s de 200 millones de pesos. Aunque primero se deber铆a desenterrar lo podrido, aun as铆 la inversi贸n de este proyecto no resuena en los sectores sumidos en la oscuridad por la falta de luminarias en la zona Este (ac谩 no lleg贸 el proyecto Kilometro sin Luz); ni es un proyecto que formar谩 parte de la realidad de aquellos ni帽os explotados, vestidos como payasos, usados para entretenimiento, v铆ctimas de una cadena de tr谩fico infantil gobernada por el crimen organizado y normalizada por la administraci贸n p煤blica. A estos ni帽os se les puede ver: crucero Ruta Hidalgo y blvd. Josefa Ortiz de Dom铆nguez, crucero del blvd. Sanch茅z Taboada, blvd. Ben铆tez, esparcidos en blvd. Tecnol贸gico, etc.


Publicidad


隆P贸nganles atenci贸n! Ya que las autoridades p煤blicas no lo hacen. La alcald铆a no vislumbra estas v铆ctimas, ni vislumbra el problema creciente de indigencia, ni sus zapados lustrosos conocen de heces ajenas al esquivar el borboteo constante de aguas negras debido al nulo mantenimiento de alcantarillado: volteen a ver la calle Principal Florido 1ra. secci贸n; ah铆 la gente ya acostumbrada a fumar el tufo de las aguas negras, obligados a vivir sobre 茅stas: crucero Anabel, r铆o de heces, es el pan de cada d铆a; estudiantes toreando el escaso transporte p煤blico bajo el puente de la 5 y 10 mientras inhalan su c贸ctel diario de esporas bacterianas (me veo restringida a citar m谩s ejemplos ya que necesitar铆a m谩s de 10 cuartillas de hoja).

Los mega proyectos (elefantes blancos) municipales y estatales (y nacionales), aquellos que se lanzan con bombo y platillo, son para atarantar el hambre de los 鈥減erros falderos鈥; 驴no se acuerdan de las mujeres v铆ctimas de trata sexual en los bares de la Zona Norte de la ciudad?, a ellas no llegan las leyes globales que se firman en Organizaciones Internacionales, de las cuales M茅xico es miembro, y deber铆an ejercerse a nivel local. Pero que el ciudadano tambi茅n recuerde que todo esto tambi茅n es culpa suya: la inacci贸n, el no exigir, el solo tener tiempo para s铆, el no observar, el no empatizar. Porque sucede, administraci贸n tras administraci贸n, que la historia pasa y nunca cambia nada.

Y que el ciudadano entienda que el verdadero cambio se comienza a denotar cuando aquel ni帽o que disfrazaban de payaso en los cruceros, va a la escuela; cuando la mujer obligada a prostituirse, puede buscar auxilio sin ser asesinada; cuando el estudiante puede caminar libremente en calles limpias y seguras.


Publicidad


Justicia social para las verdaderas zonas marginadas. 聽

Atentamente

Leslie Vela Gonz谩lez, una ciudadana com煤n que observa su pa铆s.

Tijuana, B.C.

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas