18.3 C
Tijuana
viernes, junio 21, 2024
Publicidad

Monja en llamas

Se abre el telón y aparece una monja en llamas.

¿Cómo se llama la obra?


Publicidad


Sorprendida.

Tortas


Publicidad

 


Se abre el telón y se ve a un hombre haciendo tortitas. Se cierra el telón. Se abre y se ve a un hombre haciendo hamburguesas. Se cierra el telón.

¿Título de la obra?

El ex tortista.

Roca pequeña

Se abre el telón y aparece una roca pequeñita, muy pequeñita.

¿Cómo se llama la obra?

Rocky.

Jubilados

Se abre el telón y aparece un parque lleno de jubilados y pensionistas.

¿Cómo se titula la obra?

Parque geriátrico.

Tres pavos armados

Se abre el telón y se ve a tres pavos armados hasta los dientes.

¿Cómo se llama la obra?

Los Pavos Rangers.

Hombre de los ladrillos

Se abre el telón y sale un hombre cargado de ladrillos.

¿Cómo se llama obra?

El señor de los ladrillos.

Chicles

Se abre el telón. Aparecen muchos chicles dando vueltas sobre una pista.

¿Cómo se titula la obra?

La vuelta chiclista.

Mujeres

Se abre el telón. Se ve a dos mujeres, una gorda y la otra flaca, en medio de una tormenta. Se cierra. Se vuelve a abrir y sólo está la mujer gorda.

Título de la obra: Lo que el viento se llevó.

Funcionario de gobierno

Se abre el telón y aparece un funcionario de gobierno… desaparece el telón.

¿Qué pasa con el telón?

Se abre el telón, se cierra, se abre, se cierra, se abre, se cierra…

¿Cómo se llama la película?

La historia interminable.

Autor: El mismo acelerado de siempre.

De albañilería y otras cosas

Era una mujer tan fea, tan fea, pero tan fea… que cuando pasaba por una obra, los albañiles se ponían a trabajar.

***

— Pásame una pala y un pico.

“¡Aaah! Toma la pala y ¡muuuaaa!, divinura.

Autor: Un contratista insensible.

Vocación

— Mamá, quiero ser monja.

“¡Te he dicho mil veces que es imposible, Juan Manuel!”.

Autor: Mejor así lo dejamos.

Monólogo

— Papá, ¿qué es un monólogo?

“Lo que tengo yo con tu madre todas las noches”.

Autor: Un marido.

La inocencia de los niños

— Papá, ¿por qué te casaste con mamá?

“Tú tampoco te lo explicas, ¿verdad, hijo?

Autor: Un hijo.

Un niño llamado Jesús

Había una vez un niño llamado Jesús. Su mamá lo mandó a comprar un kilo de azúcar. El niño preguntó dónde era la tienda, y la mamá le respondió:

“Donde veas que entra mucha gente, ahí es la tienda”.

Cuando el niño iba por la calle, sonaron las campanas llamando a misa y mucha gente entró a la iglesia. Pensando que era la tienda, el niño entró y, estando ahí, el Padre preguntó:

“¿A qué vino Jesús a la Tierra?”.

El niño respondió:

“¡A comprar un kilo de azúcar!”.

Autor: Un abarrotero.

WiFi

El obispo de la parroquia decide hablar seriamente con el padre de Juanito, porque su hijo últimamente se había estado robando el WiFi de la iglesia. Después de mucho platicar, el padre de Juanito va a su casa y pregunta a su hijo:

— ¿Sabes lo que le pasa a la gente que se roba el WiFi de la iglesia?

“Sí, ¡reciben la señal de Dios!”.

Autor: Pepito, quién más.

El encuentro

— ¿Cómo te reconoceré?

“Mido 1.80 y peso 58 kilos. ¿Y yo a ti?”.

— Llevo un metro y una báscula.

Autor: Un incrédulo.

Obsesionado

— Estás obsesionado con perder peso, Vicente.

“Pero qué burradas dices, Calorías…”.

— Carolina.

“¡Pues eso!”.

Autor: Un obsesionado.

Ateo

— Soy ateo.

“Yo Anuel, ucho gusto”.

— El gusto es ío.

Autor: Un terapista del lenguaje.

Pregunta necia

— Papá, ¿soy adoptado?

“¿Tú crees que te habríamos elegido a ti?”.

Autor: Un cruel.

La señal

— Mamá, ¿eres tú desde el más allá? Si eres tú, hazme una señal.

“L-Á-V-A-T-E – L-A-S – M-A-N-O-S – A-N-T-E-S – D-E – T-O-C-A-R – L-A – O-U-I-J-A”.

Autor: Anónimo, vaya.

Despedido

— Me corrieron del trabajo.

“¿Y qué vas a hacer?”.

— Enchiladas.

“Digo, con tu vida”.

— Comerme las enchiladas.

Autor: Un empleado de RH.

Hijo perdido

— Perdí a mi hijo en el centro comercial, ¿puedo usar el micrófono?

“Claro”.

— Libreeeeeee como el sol cuando amaneceeeeeee yo soy libreeeeeee…

Autora: Madre al fin.

Muerte natural

—Varón de 50 años. Muerte natural.

“¿Y la soga al cuello?”.

— Tenía tres ex mujeres, tres ex suegras y tres hipotecas.

“Ah, okey: muerte natural, entonces”.

Autor: Anónimo de la FGE.

Autor(a)

Gabriela Olivares
Gabriela Olivares
gabriela@zeta.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas