13.7 C
Tijuana
domingo, febrero 18, 2024
Publicidad

Enamora Céspedes con delicadeza

Dispersando poesía sobre ensambles sonoros emparentados con la sutileza del jazz, el cantautor cubano Francisco Céspedes deleita esta noche a un millar de bajacalifornianos que, reunidos en la Sala de Espectáculos del Centro Cultural Tijuana, son cautivados con los versos del hombre de 66 años que, de principio bromeó hasta con los que nerviosos, buscaban tarde su localidad.

Imponiéndose de inicio con “¿Dónde está la vida?”, el barítono complace esta noche de los enamorados a los de 3, 4, 5 y 6 décadas de edad, los que le aplauden, vitorean, siguen su canto, suspiran, sueñan, y caminan sobre sus estrofas para reavivir sus romances, mismos que atestiguan el semblante vigoroso de un Céspedes cobijado de plenitud, mientras su nombre se ilumina de rojo y blanco sobre una pantalla de led.


Publicidad


Ataviado en un saco, pantalón, y lentes oscuros, Pancho, como le gritan del graderío, fluye entre teclados, guitarra, bajo, tambores, e instrumentos de viento (trompeta y trombón). Maniatado por las cuerdas de nylon, el cubano-mexicano destaca: “Parece que hoy es el día de San Valentín, primero fue el dia de los enamorados, luego creció al día del amor, y después le incluyeron la amistad”.

Escoltado por seis instrumentistas, Francisco interpreta “Luna”, a lo que sumó: “Esta pieza es para los que están enamorados. Que son un gran problema. Así somos los seres humanos. Salud. Este es jugo de uva, antes era tequila. Antes de ello, sustancias prohibidas. Cannabis, con el que hice a mis hijos. Pregúntele a Froyd. ¡Qué payaso soy!”, precisó, mientras se aseguraba de la estabilidad del banco en el que se postraría para cantar.

“Voy a cumplir 67 años. Hace muchos años allá dejé Cuba, llevo 31 años de vivir en México. Gracias a Dios. No voy a decir porqué, aunque de pronto están presentando a los dictadores cómo héroes – en referencia a que el Presidente Andrés Manuel López Obrador otorgara la orden Mexicana del Águila Azteca, en grado de collar, a su homólogo Miguel Díaz-Canel –, bueno, el caso es que tuve una novia antes de venirme, por ahí de estas fechas del día de los enamorados. Creo en dios, el dios de la música. Me vine a México, y aquí me quedé, pero le hice una canción a Anita, mi novia, que me miraba como pocas mujeres me han mirado, con esos ojos de ‘te parto tu madre’; y le hice un bolero”.


Publicidad

 


Luego de interpretar “Qué hago contigo” sobre un ensamble de jazz y bolero, el cantautor afirmó: “Es un mito de que los hombres y las mujeres no pueden ser amigos”, y luego de recordar a sus hermanas aún residentes de Cuba, bromeó: “La gente piensa que yo hago el amor como las canciones que escribo, pero no se puede, a lo mejor en el tiempo sí, duro 3 minutos igual”, arrancando las risas de los presentes.

Previo a cantar “Tú por qué”, Céspedes volvió a interactuar para el goce de los asistentes: “Ya estoy viejo, me salen pelos en las orejas, me tengo que teñir el cabello, para engañarme a mi mismo”, sonrió, instantes después, recordó a su ex mujer: “Ésta se la hice a la mamá de mis hijos”, y unió los versos de “Como si el destino”.

Llevando al público hacia una noche íntima, y bohemia, el cubano canta esta noche ante una Tijuana mojada que se rinde a sus pies, cuyas nubes esconden el resplandor de la Luna, pero que de pronto abre su cielo para cantarle a su Cuba, y recordar a sus muertos, entre ellos a su abuelo postizo, Armando Manzanero.

Autor(a)

Roberto A. Partida Sandoval
Roberto A. Partida Sandoval
Licenciado en comunicación por la UABC. Periodista de entretenimiento. Editor de Espectáculos. 22 años en ZETA. Apasionado por el cine, música, viajes, gastronomía, ciclismo, senderismo y aventura.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas