10.2 C
Tijuana
sábado, febrero 4, 2023
Publicidadspot_imgspot_img

Narco tapatío “El Futbolista” testificará contra García Luna; delató a “El Chapo” en juicio

Tirso Martínez Sánchez, alias “El Futbolista”, “El Mecánico” o “El Ingeniero”, quien fungía como distribuidor de drogas en Estados Unidos, al servicio del capo sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo” y que fue sentenciado, el 20 de febrero de 2020, a 7 años de prisión, testificará contra Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York.

El originario de Guadalajara, Jalisco, de 57 años de edad, en realidad cumplirá unos 3 años de condena, por el tiempo que ha permanecido preso hasta ahora. Martínez Sánchez se enfrentaba a una cadena perpetua, sin embargo, recibió una reducción de pena por su “extraordinario” testimonio en el juicio que se llevó a cabo contra el ex líder del Cártel de Sinaloa en la Corte del Distrito Este de Nueva York.


Publicidad


Según lo informó Alan Feuer, periodista del diario The New York Times, el testimonio de “El Futbolista” contra Guzmán Loera fue notable, no sólo por describir la ruta del tren que transportaba cocaína escondida en compartimentos secretos de aceite de cocina.

Sino, además, por detallar la guerra violenta que estalló a principios de la década de 2000 entre Guzmán Loera y Vicente Carrillo Leyva, mejor conocido como “El Ingeniero”, uno de los hijos de Amado Carrillo Fuentes, alias “El Señor de los Cielos”.

“Tirso también dejó caer una gema en el juicio cuando testificó que una vez perdió 1 millón de dólares en apuestas en efectivo en una pelea de gallos. Su abogado dijo hoy que las peleas de gallos seguían siendo su único ‘pecado’, y agregó: ‘Pero eso no es un delito federal’. ‘En realidad’, señaló el juez [Brian M.] Cogan, ‘creo que sí’”, narró Feuer en su cuenta de la red social Twitter.


Publicidad

 


El 10 de diciembre del 2018, Martínez Sánchez, declaró en su calidad de testigo en el juicio que se llevaba a cabo contra alias “El Chapo”, en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York. Alias “El Futbolista” era un presunto traficante de drogas y lavador de dinero, buscado por las autoridades de justicia estadounidense, cuyo Gobierno ofrecía hasta cinco millones de dólares por información que llevara a su captura.

De 1986 a 1994, vivió en Los Ángeles, California, entrando ilegalmente en territorio estadounidense entre 50 y 100 veces, utilizando documentos falsos en muchas ocasiones. En 1994, se fue de dicha ciudad y regresó a Guadalajara, porque pensó que estaba bajo la vigilancia del Departamento de Policía de la ciudad californiana.

Martínez Sánchez fue detenido, por elementos de la ahora extinta Policía Federal (PF), en León, Guanajuato, el 2 de febrero del 2014, según informó en aquel entonces la Comisión Nacional de Seguridad (CNS). Contaba con una orden de aprehensión girada por un juez de Distrito de Estados Unidos, por su presunta responsabilidad en delitos contra la salud.

El Futbolista era empleado de Ignacio Coronel Villarreal, alias “Nacho Coronel”, pero continuó traficando por su cuenta a la muerte de dicho capo, uno de los jefes máximos del Cártel de Sinaloa, quien falleció el 29 de julio de 2010, en Zapopan, Jalisco, durante un enfrentamiento con el Ejército Mexicano.

Además, Martínez Sánchez trabajó para el Cártel de Juárez cuando este formaba parte de la llamada “Federación”, en la que también participaban “El Chapo” y los Beltrán Leyva. También se le señaló como importador, transportista y distribuidor de droga.

Estuvo al servicio de los extintos capos, Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos” -con quien tenía una relación de compadrazgo-, y de Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”. Martínez Sánchez fue extraditado en 2015 a Estados Unidos. Un año más tarde se declaró culpable en la Corte de Nueva York, de haber distribuido toneladas de cocaína en territorio estadounidense y Europa.

También dijo que se le conoce como “El Futbolista”, porque le gusta jugar al fútbol soccer y que era propietario de algunos equipos profesionales de dicho deporte en México, en Querétaro; Irapuato y Celaya, en Guanajuato; La Piedad, Michoacán; y, Mérida, Yucatán, todos comprados con el dinero de la venta de drogas.

Dijo que su trabajo era encontrar compañías y almacenes, tanto en México como en Los Ángeles, para esconder las drogas. También fue responsable de construir pistas dentro de estos almacenes. Además de que envió toneladas de cocaína escondida en vagones cisterna y trenes a Los Ángeles, California, Chicago, Illinois,y Nueva York.

Ante los presentes en la Corte de Nueva York, Martínez Sánchez contó que coordinó entre ocho y diez envíos de drogas a los Estados Unidos, cada uno ellos con cargas de entre mil 200 y mil 800 kilos de cocaína valorados en aproximadamente unos 30 millones de dólares, mismos que fueron distribuidos en Chicago, con lo que el Cártel de Sinaloa habría ganado entre 200 mil y 300 mil dólares por envío.

“El Futbolista” aseguró en la Corte neoyorquina, que las operaciones de los cárteles del narcotráfico se consolidaron tras la muerte del Señor de los Cielos. También reconoció que laboraba tanto para el Cártel de Sinaloa como para el Cártel de Ciudad de Juárez, entre la década de 1990 y la del 2000.

Martínez Sánchez explicó que ambos grupos criminales funcionaban en alianza en los primeros años de la década de los 90 del Siglo pasado, con Carrillo Fuentes como líder del Cártel de Juárez, y Guzmán Loera e Ismael Zambada García, el Mayo, como líderes del Cártel de Sinaloa.

Tras la muerte de Carrillo Fuentes en una cirugía fallida, Eduardo González Quirarte, alias “El Flaco”, uno de los sub líderes del Cártel de Juárez se disparó en 1998, lo que perjudicó sus facultades mentales y se retiró del negocio.

Martínez Sánchez narró que ‘El Flaco’, “estaba borracho, estaba drogado y un patrullero lo detuvo. No se detuvo, sino que huyó. Llamó a Álvarez Tostado -otro miembro del cártel- y le dijo: ‘compadre, no voy a dejar que me atrapen, yo me voy a matar”.

Las ventajas de la fusión hizo al Cártel de Sinaloa más fuerte, lo que significaba mayor poder para corromper políticos y policías y, en consecuencia, generar más dinero de sus operaciones de narcotráfico, precisó el Futbolista. También significó que ambos cárteles compartieran “plazas” o ciudades que tenían bajo su control, así como los puertos mediante los que podrían recibir drogas.

“EL BARBAS” SECUESTRÓ A GARCÍA LUNA CUANDO ERA SECRETARIO DE SEGURIDAD FEDERAL, TESTIFICA ‘EL GRANDE’

Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”, secuestró a Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, cuando el entonces funcionario federal mexicano dejó de apoyarlo, según lo reveló, el 24 de enero de 2023, Sergio Villarreal Barragán, alias ‘El Grande’, ex policía federal y ex lugarteniente del entonces líder del Cártel de los Beltrán Leyva.

Según el testimonio de Villarreal Barragán, que han dado a conocer periodistas que cubren el juicio de García Luna, “El Barbas” secuestró al entonces titular de la SSP Federal, en una carretera de Morelos, rumbo a Cocoyoc, porque “no contestaba sus llamadas” y “estaba apoyando mucho al bando” de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo” y de Ismael Mario Zambada García, “El Mayo” en el Cártel de Sinaloa, y “se lo llevaron a ver a Arturo a una oficina”.

“Esto lo hago para que veas que para mí no hay imposibles”, le habría dicho Beltrán Leyva a García Luna, según declaró “El Grande”, quien dijo que “El Barbas” lo devolvió a la carretera donde lo privaron ilegalmente de su libertad, junto a sus agentes de seguridad, a quienes quitaron todos los cargadores de sus armas.

Aunque el testigo no lo detalló, medios nacionales informaron del hecho el 18 de octubre de 2008. Sin embargo, García Luna negó, en ese entonces, estar entre las personas privadas de su libertad, y aseguró que se trataba de elementos de su avanzada.

Villarreal Barragán afirmó que los operativos contra los miembros de los Beltrán Leyva eran continuos, mientras que “eran mínimos” contra el grupo que lideraba “El Chapo”. Asimismo, “El Grande” relató que fue una traición dentro del Cártel de Sinaloa, fue lo que comenzó la guerra entre Guzmán Loera y ”El Mayo” contra los hermanos.

Ello sucedió justo después de la detención de Alfredo Beltrán Leyva, alias “El Mochomo”, el 21 de enero de 2008, en Culiacán, Sinaloa, por elementos de la ahora extinta Procuraduría General de la República (PGR) y de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).

“El Grande” relató que cuando estalló el conflicto interno, “El Barbas” llamó a García Luna para preguntarle de qué parte estaba y este le dijo que permanecería neutral, algo que exacerbó los ánimos de Arturo Beltrán Leyva, aunque pese a ello siguió enviando sus pagos al entonces titular de la SSP Federal.

Sin embargo, cuando percibió que las operaciones de seguridad aumentaban excesivamente, intentó llamar al titular de la SSP del Gobierno de México, y hablar con él a través de Luis Cárdenas Palomino, entonces director de División de Seguridad Regional de la Policía Federal (PF), supuesto enlace entre el Cártel de Sinaloa y García Luna, pero ello no fue posible.

“Ya habían capturado a Alfredo Beltrán Leyva, ‘El Mochomo’, y como cada que Arturo hablaba con ‘El Chapo’ y ‘El Mayo’, nos caía el Ejército, es cuando nos dimos cuenta de la traición. Así es que se llevaron a García Luna a una casa de seguridad en Morelos donde le reclamaron sobre su preferencia sobre la fracción contraria, pues García Luna ya no nos quería responder las llamadas”, narró “El Grande”.

Villarreal Barragán refirió cómo en el 2006 los cárteles hicieron una tregua “y nos repartieron el país trabajando muy bien y aumentando las ganancias”, pero luego, “El Grande” lamentó que dicho periodo de paz “no duró ni un año”.

Además, según Keeghan Hamilton, periodista del medio digital estadounidense Vice News, Sergio Villarreal Barragán testificó que García Luna le proporcionó al Cártel de Sinaloa equipos de vigilancia de “un tipo israelí”, en la Ciudad de México.

“Había inhibidores de llamadas, grabadoras, equipos de escuchas telefónicas. Eran muy avanzados. A Arturo le gustaba renovar estos equipos”, afirmó “El Grande” en su testimonio ante el jurado presente en la audiencia llevada a cabo en la Sala 8D-Sur de la Corte del Distrito Este de Nueva York.

Por otra parte, Villarreal Barragán aseguró que durante el operativo que detuvieron a Jesús Reynaldo Zambada García, mejor conocido como “El Rey Zambada” -hermano de “El Mayo”, líder del Cártel de Sinaloa-, llevado a cabo el 19 de marzo de 2009, en la colonia Lindavista, en la alcaldía Gustavo A. Madero, en la Ciudad de México, él y otros sicarios de los Beltrán Leyva participaron disfrazados de agentes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), de la ahora extinta Procuraduría General de la República (PGR), ellos lo atraparon y después lo entregaron a verdaderos agentes.

El testigo dijo que antes del operativo ya habían proporcionado datos al Ejército respecto a la ubicación del “El Rey Zambada”, que en aquellos años operaba en la Ciudad de México, sin embargo, los militares le habían vendido la información al capo sinaloense y éste evitó la captura.

Por ello, cuando localizaron al hermano de “El Mayo”, en un domicilio particular en la colonia Lindavista, él y otros integrantes de los Beltrán Leyva se disfrazaron de elementos de la SIEDO, de la PGR, que en aquel tenía de titular a Marisela Morales Ibáñez, y llevaron a cabo el operativo en el que se registró una balacera y requirieron apoyo de la Policía capitalina.

“El Grande” dijo que, incluso, antes de entregar a “El Rey Zambada” a las autoridades federales, tomaron fotos, temiendo que lo fueran a “intercambiar”, ya que “en México todo puede pasar, la corrupción es muy grande, y se cambian detenidos en los operativos”.

Por otra parte, según la versión de Villarreal Barragán, la división entre los cárteles también fraccionó a las instituciones mexicanas. Por ejemplo, la Policía Federal, y parte del ejército, estaban con “El Chapo” y con “El Mayo”, mientras que la Agencia Federal de Investigación AFI, de la PGR, y otra parte de las Fuerzas Armadas, estaban con “El Barbas”.

Además, “El Grande” reveló algunos de los avisos que les enviaban comandantes de la AFI o de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, para evitar que fueran detenidos. “Un ejemplo fue en la boda de ‘La Barbie’ [Édgar Valdez Villarreal], en Acapulco [Guerrero]. Bayardo nos avisó que harían un operativo así es que, aunque la fiesta se hizo, no fue nadie, ni siquiera el novio”, se quejó.

Edgar Enrique Bayardo García, alias “El Tigre”, fue inspector de Operaciones de la Policía Federal Preventiva (PFP) y posteriormente fue detenido por la Procuraduría General de la República, acusado de trabajar para “El Mayo”.

Asimismo, Villarreal Barragán afirmó, durante su testimonio, que el Cártel de Sinaloa intercambió cocaína falsa con la droga real incautada en la mayor redada del mundo, realizada en Manzanillo, Colima, en 2007, en la que se confiscaron 23 toneladas.

“Entonces en un rancho donde entrenábamos sicarios también preparamos cocaína falsa” dijo el testigo, quien detalló cómo hacían dicha mezcla con “harina y azúcar, humedecidas con acetona y éter, aplicándoles barniz, para que brillara una vez ya seca”.

Dicho cargamento lo llevaron al Manzanillo para cambiarla por la cocaína verdadera. “Después de eso, Arturo [Beltrán Leyva] estaba muy contento pues había recuperado su cargamento casi sin pérdida”, recordó Villarreal Barragán.

“El Grande” recordó, también, que la orden dada por Arturo Beltrán Leyva de mandar matar a los comandantes que trabajaban para ‘El Chapo’ y ‘El Mayo’, entre ellos, el coordinador general de Seguridad Regional de la Policía Federal Preventiva (PFP).

“Conseguimos las llaves de la casa de Edgar [Eusebio] Millán [Gómez] y un pistolero lo esperó dentro y lo mató”, en su domicilio particular de la Ciudad de México, el 8 de mayo de 2008, en venganza por el arresto de “El Mochomo”.

Mientras que César de Castro, abogado defensor de García Luna, interrogó a Villarreal Barragán, respecto a su pasado criminal, una vez que la Fiscalía neoyorquina concluyó sus preguntas. El litigante preguntó a “El Grande” de su participación en tiroteos, secuestros y asesinatos, desde cuando trabajó para el Cártel de Juárez, como cuando a partir de 2001, entró a formar parte del Cártel de Sinaloa.

Uno de los momentos que De Castro sacó a colación fue cuando el líder de la facción de los Beltrán Leyva, Arturo Beltrán Leyva, asesinó a dos mujeres con las que “se estaba divirtiendo hablando”, pero estas se rieron de su esposa. “El Grande” sostuvo que “El Barbas” las acribilló y que tuvo que levantar el brazo por miedo a resultar herido.

De Castro, que en varias ocasiones confundió nombres, fechas y lugares al dirigirse a “El Grande”, se refirió a las armas que Villarreal Barragán poseía y su uso en su participación en tiroteos y en las torturas que él presenció, que según el lugarteniente de Los Beltrán Leyva, fueron dos.

¿QUIÉN ERA ARTURO BELTRÁN LEYVA?

Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”, nació en Badiraguato, Sinaloa, el 5 de febrero de 1958. Era considerado el hombre de confianza de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, de quien también era primo y compadre. Sin embargo, en 2007 rompió con el capo sinaloense y el Cártel de Sinaloa se dividió.

El Cártel de los Beltrán Leyva -que fue liderado por los hermanos Marcos Arturo, Alfredo, Héctor, Esaúl y Carlos-, tuvo su origen en Sinaloa, pero llegó a operar también en Chiapas, Estado de México, Guerrero, Jalisco, Morelos, Nuevo León, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa y Tamaulipas.

En dichos estados, en especial en Guerrero y Morelos, llegaron a tener una pugna con su ex jefe de seguridad, Edgar Valdez Villareal, alias “La Barbie”, a quien las autoridades arrestaron en agosto del 2010. Como aliados tenían a “Los Zetas”, al igual que el brazo armado del Cártel de Juárez, un grupo de sicarios conocido como La Línea.

“El Barbas” fue asesinado a los 51 años de edad, por infantes de élite de la Secretaría Marina (SEMAR), el 16 de diciembre del 2009, en el condominio Altitude, también en Cuernavaca, Morelos.

Aproximadamente las 17:15 horas de ese día, unos 25 elementos de la Fuerzas Especiales de la Armada descendieron en soga desde helicópteros suspendidos sobre las torres del complejo de cinco edificios de más de 10 pisos de altura, dos amplias albercas y una cancha de tenis, donde el capo sinaloense tenía su residencia.

“ES VERGONZOSO, UNA TRAGICOMEDIA”: DICE AMLO DE JUICIO A GARCÍA LUNA; ANUNCIA INFORMES DIARIOS

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró, el 24 de enero de 2023, que el juicio en Estados Unidos, contra Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, es “vergonzoso“, un “drama judicial“, una “tragicomedia”.

Durante su conferencia de prensa matutina -llevada a cabo desde el Salón Tesorería de Palacio Nacional-, el titular del Poder Ejecutivo Federal detalló que realizaría un informe diario respecto a juicio que se le lleva al ex funcionario mexicano en EE.UU., el cual se estima que tenga una duración de ocho semanas.

“Va a haber un informe sobre el juicio de García Luna. Consideramos importante que la gente que ve las mañaneras, conozca cómo se está llevando a cabo este juicio, comenzó ayer y hoy sigue. Es importante porque, primero, muy vergonzoso, se trata de una autoridad del más alto nivel que estaba a cargo de la Seguridad Pública, durante el Gobierno de Calderón y que tenía una doble función, según las acusaciones que está haciendo el Gobierno de Estados Unidos”, agregó el mandatario nacional.

“Que al mismo tiempo que se encargaba de la seguridad pública, protegía a unos, de los carteles o de los grupos de la delincuencia organizada, estaba al servicio de un grupo de la delincuencia organizada y recibía dinero por eso”, dijo el presidente de la República.

“Ya se está hablando de sus cómplices de García una, de algunos que trabajaron con él, pero es un drama judicial, como diría el escritor José Agustín [Ramírez Gómez], es una tragicomedia, y no queremos que pase de noche, o que la gente no se entere porque sinceramente no le tenemos confianza a los medios convencionales en el país”, indicó López Obrador.

“Avalaron [los medios de comunicación] acciones vinculadas con los Gobiernos anteriores, sobre todo en el tema de corrupción, y vuelvo a repetir, no todos los medios, pero sí quienes sí tienen más capacidad de informar masivamente, no están muy dispuestos a hacerlo, a garantizar el derecho. la información que tiene el pueblo, por eso vamos a estar informando”, recalcó.

“Diario [va a informar del juicio], vamos a buscar un mecanismo, con el compromiso de hacer las cosas lo más objetivo posible, porque esto de la objetividad también es relativo, pero lo más profesional informar. Cuánto diéramos si los medios verdaderamente informaran. No estoy hablando de orientar, que en realidad fuesen medios de información”, agregó.

Asimismo, el político tabasqueño aseveró que hasta el momento no había “pruebas fehacientes” contra el ex titular de la ahora extinta Secretaría Seguridad Pública mexicana, quien, según apuntó López Obrador, acumuló una fortuna de mil millones de dólares en sobornos provenientes del narcotráfico.

“Lo detienen hace como tres años, empiezan a recabar pruebas, a buscar testigos, a hacer la investigación. Por fin después de esos tres años, se constituye el jurado para juzgarlo, y ayer inició el juicio, entonces, sus abogados sostienen que es inocente, que quienes lo acusan no cuentan con pruebas”, enfatizó

“Y que se están valiendo de testigos protegidos que tienen también antecedentes penales, que fueron deportados a Estados Unidos y que eso es lo que están utilizando de pruebas. Hasta ahora no ha habido pruebas, vamos a decir, así, fehacientes”, puntualizó.

“Se habla también que acumuló una fortuna de muchísimo dinero, de alrededor de mil millones de dólares. Ayer, el que lo acusa, habla de que recibía un millón de dólares diarios. Y vamos a informar también qué dicen sus abogados. Ya se está hablando de sus cómplices, pero es un drama judicial”, indicó el titular del Poder Ejecutivo Federal mexicano.

Por otra parte, López Obrador reveló que el Gobierno de México busca obtener 700 millones de dólares de García Luna que están en litigio en Florida. Además, reiteró que tiene tres hipótesis sobre el juicio. La primera es que García Luna sea inocente; la segunda que sea culpable y haya engañado a los ex presidentes Vicente Fox Quesada y Calderón Hinojosa; y una tercera, que el ex funcionario federal mexicano haya actuado con la licencia de los ex mandatarios nacionales.

“Lo que sí, nosotros vamos a procurar recoger el dinero, es más, hay un juicio, 700 millones de dólares, en Florida y sus abogados plantearon de que no tenía México por qué ir a litigar allá y un juzgado en Florida nos dio la razón, es decir, sí podemos y se está trabajando en eso, 700 millones de dólares y otros posibles activos”, indicó el mandatario mexicano.

“Yo sigo sosteniendo mis tres hipótesis. Una, que no es culpable García Luna, que no se le va a probar nada y que lo tienen que liberar, aunque sería un fiasco, sobre todo, quedarían muy mal las agencias y el Gobierno de Estados Unidos, pero si es inocente, aunque queden mal, las agencias y el Gobierno de Estados Unidos, porque, por encima de todo está la justicia, esa es una hipótesis”, insistió.

“La segunda, es que sí está involucrado y que actuó por su cuenta, o sea, engañó a autoridades de Estados Unidos y engañó a Fox y a Felipe Calderón. Y lo otro es que sí, sí, sí, sí, esa es la tercera hipótesis, de que actuaba así porque tenía, cuando menos, la licencia del presidente o de los presidentes”, dijo.

‘EL GRANDE’ ASEGURA ENTREGABA SOBORNOS A GARCÍA LUNA, DE PARTE DEL CÁRTEL DE SINALOA

Sergio Villarreal Barragán, alias ‘El Grande’, ex policía federal y ex lugarteniente de Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, testificó, el 23 de enero de 2023, que vio en “varias ocasiones” a Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa- “para pagarle sobornos de parte del Cártel de Sinaloa“.

“El Grande”, primer testigo de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York, declaró ante los miembros del tribunal que “con la ayuda del Gobierno [mexicano] el Cártel creció en términos de territorio” e insistió en que también gracias a la ayuda de García Luna el grupo que entonces era liderado por Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, pudo aumentar la importación de cocaína a México y deshacerse de grupos rivales.

“Nos daba información sobre operaciones contra el Cártel […] Nos ayudaba a poner y quitar agentes en cualquier parte de México y compartía información para que pudiéramos golpear a nuestros rivales. Gracias a su ayuda, aseveró, fue que el Cártel creció tanto”, dijo Villarreal Barragán.

Señalando un mapa de la República Mexicana, “El Grande” recordó que “en 2001 el cártel controlaba seis estados” pero hasta el 12 de septiembre de 2010, cuando fue detenido, ya controlaban 18 entidades.

Vistiendo un raje negro y corbata del mismo color, el cabello corto y gris, con voz clara, pausada, Villarreal Barragán, relató su historia personal, su ingreso a la Policía Judicial Estatal de Tamaulipas y su primer trabajo a la orden de Amado Carrillo Fuentes, alias “El Señor de los Cielos”, en el Cártel de Juárez, “el más poderoso entonces”, según destacó.

“El Grande” indicó que conflictos con el Cártel del Golfo -que entonces dirigía Osiel Cárdenas Guillén-, los cuales “quemaron mis negocios y mataron a mi cuñado”, lo hicieron acercarse a Arturo Beltrán Leyva, “en ese momento socio” de “El Chapo” Guzmán y de Ismael Mario Zambada García, “El Mayo”. Asimismo, reveló que su papel dentro del Cártel de Sinaloa, fue armar rutas de trasiego de drogas del centro al norte del país y acercarse a funcionarios “para entregar sobornos”.

Según la acusación de “El Grande”, García Luna habría comenzado su relación con el Cártel de Sinaloa, desde que dirigía la Agencia Federal de Investigación (AFI), que dependía de la ahora extinta Procuraduría General de la República (PGR) y creada el 1 de noviembre de 2001, durante el Gobierno de Vicente Fox Quesada.

Villarreal Barragán afirmó durante la audiencia llevada en la Sala 8D-Sur, de la Corte del Distrito Este de Nueva York- que la relación entre García Luna y el Cártel de Sinaloa continuó, cuando el acusado era titular de la Secretaría de Seguridad Pública, que controlaba a la Policía Federal (PF).

“El Grande” refirió que Beltrán Leyva le dijo que su relación con las autoridades se limitaba “a la AFI en todo el país”, porque las policías estatales y municipales trabajaban con Cárdenas Guillén.

Como parte del acuerdo “la Agencia Federal de Investigaciones” que ya dirigía García Luna, el acusado “nos entregaba uniformes, camionetas clonadas y charolas que son credenciales de identificación de la agencia”.

“El Grande” especificó que con el pago de sobornos, el Cártel sinaloense podía pasar con seguridad sus cargamentos de drogas. así como obtener información sensible de seguridad respecto las investigaciones que se hacían en contra de dicho grupo delictivo y de sus rivales, facilitando así la importación de múltiples toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Villarreal Barragán, que se declaró culpable de narcotráfico en EE.UU. y cumple una condena rebajada, aseguró que desde el Cártel de Sinaloa se fomentaba la corrupción de los funcionarios del Ejército y del Gobierno mexicano, tanto municipal como estatal y federal de dos formas.

“Hay dos tipos de corrupción, el que se voltea para un lado y deja pasar, y otra, la de los funcionarios forman parte de las actividades de la organización”, dijo “el Grande”, antes de aclarar, a instancias de la Fiscalía, que García Luna era del segundo tipo.

Villarreal Barragán precisó que el encargado de los pagos a García Luna era “El Barbas”, amigo suyo y uno de los líderes del clan de los Beltrán Leyva -que entonces formaban parte del Cártel de Sinaloa-, y agregó que él “estuvo en algunas ocasiones” presente en dichas transacciones, que, según su declaración, aumentaban a medida que el grupo, entonces liderado por “El Chapo”, crecía.

El Grande habló de una casa de seguridad cerca del centro comercial Perisur -ubicado en la esquina de Periférico Sur y Avenida de los Insurgentes Sur, en la colonia Jardines del Pedregal de San Ángel, de la alcaldía Coyoacán, al sur de Ciudad de México-, que pertenecía a Arturo Beltrán Leyva.

Domicilio particular a la cual llegaba Genaro García Luna con Luis Cárdenas Palomino y el comandante “Domingo”, donde les repartían 1.5 millones de dólares, que era la cuota mensual que el Cártel de Sinaloa entregaba a estos mandos de la AFI.

“Hacíamos fajillas de 10 mil dólares y juntábamos cinco de esas para hacer tabiques de 50 mil que metíamos en cajas de oficina” detalló “El Grande”, quien también dijo que cuando comenzó a trabajar para el clan de los Beltrán Leyva en 2001, García Luna ya estaba en la nómina del Cártel de Sinaloa y se le siguió pagando hasta la muerte de Arturo Beltrán Leyva, el 16 de diciembre de 2009.

En la primera parte de su testimonio, Villarreal Barragán se concentró en los primeros años del sexenio de Vicente Fox Quesada y relató un decomiso de dos toneladas de cocaína pertenecientes al Cártel de Golfo, realizado en la carretera Cuernavaca-Ciudad de México, el cual fue robado por los sinaloenses.

Dijo que, en el caso de los altos mandos de la AFI, “había un acuerdo de darles 50 por ciento de los decomisos”, pero a los funcionarios federales les daban su parte en efectivo. “Esa vez Arturo Beltrán Leyva mando pedir a Roberto, ‘El R’, que llevara la cantidad y les dimos 14 o 16 millones de dólares” a García Luna, a Cárdenas Palomino y al comandante Domingo.

“El Grande” aclaró cómo, presuntamente, cada uno de los comandantes bajo el mando de García Luna, tenían relación con una facción del Cártel de Sinaloa. Por ejemplo, Francisco Javier Gómez Meza, quien había sido nombrado por García Luna como director del Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) No. 2 de Puente Grande -ubicado en El Salto, Jalisco-, de donde “El Chapo” se había fugado en 2001.

Sin embargo, Gómez Meza fue detenido por elementos de PGR y fue acusado de servir al Cártel de Sinaloa y de haber recibido sobornos de dicha organización, cargos parecidos con los que ahora las autoridades estadounidenses acusan a García Luna.

En tanto que Armando Espinoza de Benito, jefe de la División de Investigaciones de la Policía Federal, en 2012, fue señalado por “El Grande”, como parte de los altos mandos policiacos que estaban presuntamente ligados al crimen organizado y que protegían a los hermanos Beltrán Leyva.

“[Armando] Espinoza de Benito trabajaba para ‘El Mayo’ y ‘El Chapo’, y Gómez Meza era director regional de la AFI y parte de su trabajo para el cártel de Sinaloa era el de poner y quitar comandantes en toda la república sobre todo para los Beltrán Leyva”, decía el interrogado. Así se recorrió las relaciones con cada uno de ellos. Necesitábamos gente de confianza, así que nos dejaban poner a quienes quisiéramos”.

Tras un largo discurso del juez al jurado sobre lo que debe hacer y cómo debe comportarse a lo largo de las ocho semanas que se prevé que dure el juicio, la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York presentó sus alegatos contra el ex funcionario federal mexicano.

En sus argumentos, la Fiscalía neoyorquina acusó a García Luna de tener un “trabajo sucio: recibir sobornos del Cártel de Sinaloa” y apuntó que el ahora ex funcionario federal mexicano, era parte “de la nómina del Cártel de Sinaloa y convirtió a la Policía en una fuerza armada mercenaria, que actuó a favor del Cártel”.

La Fiscalía del Distrito Este de Nueva York aseguró que durante el juicio, que se prevé se extienda ocho semanas, “vamos a demostrar que el voto que hizo [García Luna] de perseguir y hacer la guerra contra los cárteles fue una mentira y delinquió por al menos una década”.

“El acusado tomó millones de dólares en sobornos una y otra vez [del Cártel de Sinaloa]”, dijo el fiscal Philip Pilmar, quien recordó que “nadie está por encima de la ley […] Traicionó a su país y al nuestro”.

“El acusado trabajó en el más alto nivel de inteligencia, tenía miles de policías a su cargo en aeropuertos, calles y puertos”, planteó Pilmar. “¿Cómo lograron miembros del Cártel de Sinaloa, como ‘El Chapo’ Guzmán y ‘El Mayo’ Zambada, tener una industria de millones dólares?” se preguntó el fiscal. “Pues pagando a oficiales de la Policía Federal, de los de más bajo, hasta lo de más alto rango” respondió él mismo.

Según insistió la Fiscalía neoyorquina, el ex funcionario federal mexicano ayudó al grupo delictivo, entonces liderado por “El Chapo”, a enviar hasta 53 “toneladas, literalmente toneladas, de cocaína a Estados Unidos”. García Luna “fue la herramienta más valiosa del Cártel de Sinaloa”, afirmó.

Los fiscales señalaron contar con evidencia de que personal de la Policía Federal mexicana descargó cocaína en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) “Benito Juárez”. Asimismo, denunció que a los miembros del Cártel de Sinaloa se les permitía usar uniformes de la PF y fungían como “mercenarios armados, para eliminar a los enemigos del Cártel”.

La Fiscalía del Distrito Este de Nueva York tardó alrededor de 15 minutos en presentar sus argumentos al jurado y al juez Brian M. Cogan. El acusado escuchó todo, mientras miraba al jurado. Sin embargo, la defensa de García Luna, a cargo del abogado César de Castro, afirmó -en poco más de media hora- que el Gobierno de Estados Unidos no tenía “una sola prueba, foto” o evidencia plausible de las acusaciones contra su cliente.

El caso de la Fiscalía neoyorquina, según aseveró el litigante defensor, se basaba “en rumores, especulaciones y en las palabras de los más grandes criminales del mundo, muchos de los cuales fueron arrestados y extraditados por García Luna”.

De Castro dijo que “no hay dinero. No hay fotos. No hay videos. No hay textos. No hay correos electrónicos. No hay grabaciones […] Ninguna evidencia creíble, plausible, de que García Luna ayudó a los cárteles”.

Dirigiéndose directamente al jurado, el abogado defensor les pidió que “no dejen que los cárteles los usen a ustedes para condenar a un servidor público que hizo su trabajo. Ellos quieren reír al último y que ustedes los ayuden a hacerlo”.

Según la argumentación de De Castrto, los testigos que presentará la Fiscalía neoyorquina buscan “matar dos pájaros de un tiro”. Por un lado, trabajar con el Gobierno estadounidense para reducir sus sentencias y, por el otro, “enterrar” con sus testimonios a la persona que los puso en prisión: García Luna.

Al describir el trabajo de dos décadas de su cliente, la defensa no dudó en mostrar fotos de él con funcionarios como el fallecido senador republicano John McCain, el ex presidente Barack Obama, el ex procurador general Eric Holder y la ex secretaria de Estado Hillar Clinton. “Este es el funcionario al que ahora quieren criminalizar con testimonios de las peores personas posibles y sin una sola evidencia”, insistió.

Acusado de cinco cargos, entre ellos varios por narcotráfico, el ex funcionario federal mexicano llegó a la Sala 8D-Sur, de la Corte, con semblante relajado, llevándose la mano al corazón en varias ocasiones, al tiempo que enviaba besos a su esposa e hija, presentes en la audiencia. Antes de empezar, abrazó a los miembros de su defensa, dirigida por el abogado César de Castro.

Además, en la audiencia estuvieron presentes el titular del Consulado de México en Nueva York, Jorge Islas López, así como otros funcionarios de la secretarías mexicanas de Relaciones Exteriores (SRE) y de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

¿QUIÉN ES SERGIO VILLARREAL BARRAGÁN?

Sergio Enrique Villarreal Barragan nació el 21 de septiembre de 1969, en Torreón, Coahuila. Su apodo de “El Grande”se debe a que mide 2.01 metros de altura. Inició su carrera delictiva como ladrón de automóviles y en 1990 -a los 20 años de edad- ingresó a la Policía Judicial de Coahuila.

Varios años después, en 1993, ingresó a la Policía Federal (PF). Villarreal Barragán fue destacamento a Reynosa, Tamaulipas, donde trabajó hasta 1996, cuando entabló una relación con el Cártel de Juárez.

Entre los años 2007 y 2010, Villarreal Barragán dejó la organización de Juárez para trabajar junto al Cártel del Golfo y para Los Zetas, pero luego se incorporó al Cártel de Sinaloa, al mando de una célula criminal del Cártel de los Beltrán Leyva .

En 2007 ascendió a lugarteniente de Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”. Sin embargo, tras la muerte del capo sinaloense, el 16 de diciembre de 2009, en Cuernavaca, Morelos, estallaron luchas internas por el control del Cártel de los Beltrán Leyva.

Una facción está encabezada por los tenientes Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie” y Gerardo Álvarez Vázquez, mientras que la otra está encabezada por el Héctor Beltrán Leyva, “El H”, y su lugarteniente Sergio Villarreal Barragán.

El 1 de junio de 2010, el Departamento del Tesoro del Gobierno de Estados Unidos sancionó a “El Grande” en virtud de la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (a veces denominada simplemente “Ley Kingpin”), por su participación en el tráfico de drogas junto con otros cuatro delincuentes internacionales.

El 12 de septiembre de 2010, Villarreal Barragán fue detenido durante un operativo de elementos de la Secretaría de Marina (SEMAR), en el estado de Puebla. El Gobierno mexicano ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos por información que condujera a su captura. “El Grande” fue extraditado a Estados Unidos, el 23 de mayo de 2012.

PRONTO SE SABRÁ SI FCH SABÍA DE PRESUNTOS NEXOS DE GARCÍA LUNA CON NARCO, ADELANTA AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo, el 20 de enero de 2023, que pronto se sabrá si Felipe Calderón Hinojosa tenía conocimiento de los supuestos nexos de Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal- con grupos del narcotráfico, si lo toleró o no era consciente de dicha situación.

Durante su conferencia de prensa matutina, llevada a cabo desde el Antiguo Palacio del Ayuntamiento de la Ciudad de México, el titular del Poder Ejecutivo Federal manejó tres hipótesis respecto a la relación de Calderón Hinojosa con García Luna.

Según el político tabasqueño, la primera es que el ex funcionario federal mexicano sea inocente y el Gobierno estadounidense se haya equivocado e injustamente lo haya mantenido preso durante tres años. La segunda, es que García Luna sí sea culpable de nexos con grupos del narcotráfico y que Calderón Hinojosa no tuviera información al respecto y, por último, que el ex mandatario nacional haya sabido del involucramiento del titular de la SSP en su sexenio y lo haya tolerado.

“Yo plantee abiertamente lo del ex presidente Felipe Calderón y maneje tres hipótesis, y las sostengo, que García Luna sea inocente porque no podemos nosotros acusar sin pruebas, si no hay juicio de por medio, esa es una posibilidad, que tiene que ver Felipe Calderón, pues nada, la única cosa sería el mal procedimiento de parte de las autoridades de Estados Unidos, de tener detenida a una persona tres años y estar informando de acopio de pruebas”, indicó López Obrador.

“La segunda es que sí esté involucrado y que Calderón no tenía conocimiento, no lo descartemos, son hipótesis y la tercera es que sí está involucrado, que sí cometió ilícitos García Luna y Calderón sabía o lo toleró, pero que sí tenía información”, comentó el mandatario nacional.

El político tabasqueño insistió en que el juicio contra el ex funcionario federal mexicano será un importante testimonio que dejará a la vista la actuación de las agencias de inteligencia de Estados Unidos y su vinculación con el crimen organizado.

“García Luna fue el secretario de Seguridad Pública, un hombre con mucho poder, y lo acusan de acumular una enorme fortuna. Independientemente de si están relacionados otros exservidores públicos, habría que ver si es cierto que tiene tanto dinero. ¿Cómo un ex servidor público iba a ganar para tener residencias en Estados Unidos? Es un tema de interés público. Reitero que lo más importante es que estos casos se conozcan, se den a conocer, que no se oculten, para que no se repitan”, añadió.

“Entonces no es nada más [Miguel Ángel] Yunes [Linares], es que esto tiene que ver con un asunto mayor que también va a salir a relucir la vinculación con las agencias extranjeras, el papel de la [Administración de Control de Drogas​] DEA, de la [Agencia Central de Inteligencia] CIA, del Gobierno estadounidense, porque tengo entendido de que lo premiaban y llevaba a cabo acuerdos con autoridades de Estados Unidos”, añadió el presidente.

“Para nosotros es muy importante porque esto ayuda a frenar la corrupción y sobretodo la impunidad, que no se oculten las cosas, ya lo he dicho varias veces […] Vamos a esperarnos, es que ustedes, lo digo con todo respeto, quisieran que nos brincáramos etapas, que yo me metiera a otros temas, incluso relacionados a García Luna, pero si tenemos el juicio, si es como pago por evento, y todavía quieren, pues yo qué les voy a decir”, indicó López Obrador.

“Siéntense, no va a faltar quien transmita lo que está pasando en el juicio, y no se van a aburrir, les juro […] A partir del lunes que se esté informando, porque sí hay manera de saber cómo se está llevando a cabo este proceso y que todos estemos informando […] Yo cada vez que pueda les voy a estar informando a ustedes, pero fundamentalmente a la gente”, prometió el mandatario mexicano.

‘EL REY’ ZAMBADA, “EL GRANDE” Y EL EX FISCAL EDGAR VEYTIA, TESTIGOS EN JUICIO CONTRA GARCÍA LUNA

El juez Brian M. Cogan, de la Corte del Distrito Este de Nueva York emitió un fallo, el 19 de enero de 2023, que revela los nombres de varios de los 70 posibles testigos colaboradores en el juicio contra Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, entre los que se encuentran Jesús Reynaldo Zambada García, mejor conocido como “El Rey Zambada” y hermano de “El Mayo”, líder del Cártel de Sinaloa.

Así como Sergio Villarreal Barragán, alias ‘El Grande’, ex policía federal y ex lugarteniente de Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”; además de Édgar Veytia Cambero, “El Diablo”, ex titular de la Fiscalía General del Estado de Nayarit, de enero del 2013 a febrero del 2017. Además testificará Alex Cifuentes Villa, un narcotraficante colombiano, que en su momento declaró en contra de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo”, quien fuera su jefe y ex líder del Cártel de Sinaloa.

Se prevé que también testifique un miembro del Cártel de los Arriola Márquez, liderado por los hermanos Óscar y Miguel Ángel, una organización basada en Chihuahua y afiliada al Cártel de Sinaloa. Según lo indican algunos medios, también podría dar su testimonio un ex narcotraficante que tendría antecedentes de prácticas de canibalismo.

Por otro lado, Cogan no permitirá que la defensa de García Luna presente como evidencia a su favor, las declaraciones de ex funcionarios estadounidenses, debido a que se consideran “rumores y opiniones dadas por funcionarios del Gobierno bajo circunstancias políticas”.

Lo único que el juez permitió a los abogados de García Luna, fue presentar un máximo de cinco fotografías de reuniones del ex titular de la SSP Federal mexicana, con funcionarios estadounidenses, entre ellos, el ex presidente Barack Obama; el ex senador y ex candidato republicano a la Presidencia de EE.UU., John McCain; además de la ex titular del Departamento de Estado, Hillary Clinton; así como el ex director del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés), Robert Mueller; y, con John Boehner, ex presidente de la Cámara de Representantes, entre otros.

Cogan también dio la razón a la Fiscalía neoyorquina, en su petición para que no se utilizara el caso del ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) de México, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, detenido en Estados Unidos y acusado de tráfico de drogas, como contexto para solicitar una desestimación de los cargos en su contra.

El juez dijo que no permitirá a la Fiscalía de la Corte del Distrito Este de Nueva York, presentar material relativo a las ganancias generadas por García Luna tras retirarse del servicio público, volverse ciudadano estadounidense y formar parte de una empresa consultora de seguridad.

“Pero a menos que el Gobierno tenga evidencia de que el acusado estaba realizando trabajos de consultoría con miembros del Cártel, esta evidencia es claramente irrelevante”, escribió Cogan, en una moción pública

Asimismo, el juez impidió a la defensa que cuestione a ciertos testigos de la Fiscalía neoyorquina respecto a sus presuntas prácticas de “canibalismo”, por considerar que dichas respuestas tendrían poco valor probatorio y podrían distraer la atención de los jurados.

Además, Cogan impidió cuestionar a los testigos respecto a sus creencias religiosas, aunque sean poco ortodoxas. Respecto a Veytia Cambero, el juez ordenó a la Fiscalía neoyorquina, presentar todos los materiales que tuviera, para sostener que era un testigo creíble.

El Gobierno busca evitar que la defensa le pregunte a Veytia Cambero respeto a los hallazgos adversos de credibilidad de varios brazos del Gobierno Federal estadounidense y la decisión relacionada de no ofrecerle un acuerdo de cooperación.

Debido a que la defensa de García Lina no había visto los materiales subyacentes y, por lo tanto, no podía responder de manera significativa a la moción del Gobierno de EE.UU., la Fiscalía neoyorquina debía presentar todos los materiales en su poder relacionados con la credibilidad de Veytia Cambero.

CONCLUYE SELECCIÓN DEL JURADO PARA JUICIO CONTRA GENARO GARCÍA LUNA EN NY

El jurado para el juicio contra Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa- quedó conformado, el 19 de enero de 2023, por 12 personas y seis más que serán suplentes.

Estos deberán presentarse, a partir de las 09:00 horas del 23 de enero de 2023 (tiempo local), a la Sala 8D-Sur de la Corte del Distrito Este de Nueva York, a la audiencia presidida por el juez Brian M. Cogan, donde se presentarán los alegatos de apertura de la Fiscalía neoyorquina -al mando de Saritha Komatireddy-, y la defensa del ex funcionario mexicano, encabezada por el abogado César de Castro.

Antes, la jueza Peggy Kuo anunció durante el tercer día de audiencias, el 19 de enero de 2023, quedó definida la lista de las 40 personas, tras una auscultación de casi 200, para definir los 18 miembros del jurado, 6 suplentes y 12 titulares, que integraron la lista final.

Durante las entrevistas con algunos de los candidatos, el ex funcionario federal mexicano vistió un traje azul oscuro, que en esta ocasión combinó con una corbata del mismo color, pero en un tono más claro. Por tercer día consecutivo, la jueza buscaba convencer a los candidatos indecisos que se resistían a ser tomados en cuenta, alegando cualquier situación personal o familiar que se los impedía.

“Yo respondo ante un poder superior, que es el de mi esposa”, indicó uno de los candidatos a jurado, argumentó que provocó las carcajadas en una sala contigua, donde la prensa atestigua las audiencias. Además, de nueva cuenta, en dicha audiencia se vertieron juicios respecto a México, el narcotráfico, las series de la plataforma Netflix y la corrupción de los funcionarios públicos mexicanos.

El jurado principal estará conformado por siete mujeres y cinco hombres, mientras que los suplentes serán tres mujeres y tres hombres, quienes también deberán estar presentes durante todas las audiencias y enterarse de los argumentos, escuchando los testimonios y mirando las evidencias físicas.

Sin embargo, los seis suplentes no tendrán derecho a emitir un voto final respecto a la culpabilidad o no del acusado, ni tampoco podrán llenar el formato donde cada jurado va calificando los cargos según las evidencias presentadas por la Fiscalía neoyorquina

Un jurado suplente tomará el lugar de un titular, en el momento en que éste fallezca o sufra un accidente de gravedad o por cualquier otra causa permanente por la cual ya no pueda regresar a la Corte del Distrito Este de Nueva York.

Asimismo, si un jurado titular presenta una enfermedad pasajera que le impida acudir en un día determinado, entonces el juicio se suspenderá hasta la rehabilitación total de la persona enferma, sin la necesidad de recurrir a uno de los suplentes.

Los jurados titulares deberán estar atentos a cada momento y calificar sus formularios todos los días, debido a que estas 12 personas serán las encargadas de emitir el veredicto final, según lo observado en las ocho semanas que se estima dure el juicio.

CONCLUYE SEGUNDO DÍA DEL JUICIO DE GARCÍA LUNA; EL 23 DE ENERO INICIARÁN ALEGATOS

La Fiscalía del Distrito Este de Nueva York y la defensa de Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, encabezada por el abogado César de Castro, llegaron a un acuerdo para el inicio de los alegatos durante el juicio llevado contra el ex funcionario mexicano, mismos que comenzarán el lunes 23 de enero de 2023.

Los alegatos de apertura tendrían lugar una vez que quedara conformado el jurado de 12 personas y sus 6 suplentes -quienes decidirán si el ex funcionario federal mexicano es culpable o inocente-, proceso de selección que finalizaría el jueves 19 de enero de 2023, tras tres días del inicio formal del juicio contra García Luna.

Para elegir a los miembros del jurado fueron sorteados 400 ciudadanos, a quienes se les aplicó cuestionarios en los que se les preguntaron sus nombres, etnia, profesiones, si tenían familiares policías, su opinión respecto a las drogas, entre otros detalles que pudieran influir en el veredicto.

Durante la audiencia del 18 de enero de 2023, presidida por la juez Peggy Kuo y llevada a cabo en la Sala 8D-Sur, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, García Luna vistió traje color azul oscuro, camisa blanca y corbata azul.

Los fiscales neoyorquinos cuestionaron varias veces a la jueza encargada de la selección, por avalar a algunos de los prospectos y pasarlos a una siguiente etapa de verificación, temas que molestaron a Kuo, según la narración de los periodistas mexicanos y estadounidenses presentes en la audiencia.

La jueza contestó determinante a alguna de las críticas de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York. “¡Basta! Ya tomé mi decisión. Si usted quiere vetar a esta candidata en su elección final es su decisión, pero yo no veo objeción a que siga en el proceso”, indicó Kuo.

“VAMOS A IR A JUICIO”, NO HABRÁ ACUERDOS O DECLARACIÓN DE CULPABILIDAD, DICE ABOGADO DE GARCÍA LUNA

Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, no buscará ningún acuerdo y quiere ir a juicio, además de que no ha recibido ninguna oferta de colaboración, ni de culpabilidad, pero que tampoco hay interés en ninguna de ambas figuras legales, según lo afirmó, el 17 de enero de 2023, el abogado César De Castro, líder de la defensa del ex funcionario mexicano.

“Iremos a juicio, por eso estamos aquí. No queremos un acuerdo, iremos a juicio. No hemos tenido ofertas, no hemos tenido acuerdos, no estamos interesados en nada a menos que quieran desestimar los cargos”, detalló el litigante a reporteros, afuera de la Corte del Distrito Este de Nueva York, tras la audiencia donde se comenzó el proceso para seleccionar a los miembros del jurado.

De Castro, quien se dijo conforme con esta primera audiencia, señaló, también, que aún no tenía información respecto a si el juez Brian M. Cogan había respondido alguna de las dos mociones pendientes que había acerca de la evidencia que podría mostrarse durante el juicio contra García Luna.

AMLO PIDE EXHIBIR RELACIONES DE GARCÍA LUNA CON EU

El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió, el 18 de enero de 2023, que en el juicio contra Genaro García Luna, se exhiban las relaciones del ex funcionario federal mexicano con las autoridades de Estados Unidos, que en su momento lo reconocieron y después le acusaron de narcotráfico.

“En ocho semanas se va a resolver, ojalá haya información, que es lo que estamos planteando, para todos, sobre las pruebas y la defensa que van a hacer los abogados. Pruebas de la Fiscalía de que lo acusan y la defensa que están haciendo sus abogados”, dijo el político tabasqueño.

“Entonces va a haber mucha información, y repito lo que ya expresé, es importante conocer todo este juicio para que no vuelvan a repetirse estas cosas porque estamos hablando de un alto funcionario público”, expresó el titular del Poder Ejecutivo Federal.

Durante su conferencia de prensa matutina -llevada a cabo desde el Salón Tesorería del Palacio Nacional-, López Obrador recordó que García Luna comenzó en el Gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León, en el ahora extinto Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN). Luego durante la Administración de Vicente Fox Quesada, en la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), y, después, en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), “se va convirtiendo en un hombre cercano de Felipe Calderón [Hinojosa] y de mucha fuerza”.

“Evidentemente era muy influyente García Luna, pero no solo en México, por eso es muy importante el juicio ¿hasta dónde estaban metidos los agentes o autoridades de Estados Unidos, las agencias? Cómo esta doble vida: por un lado se le premia, se le reconoce y por el otro tiene una relación de protección a la delincuencia organizada. Sí es un tema importantísimo”, expuso el mandatario nacional.

“Tenía relaciones que pueden ser de trabajo, con altos funcionarios del Gobierno estadounidense, entonces, por eso es muy importante el juicio, ¿hasta dónde estaban metidos los agentes, o autoridades de Estados Unidos, las agencias?”, insistió el titular del Poder Ejecutivo Federal.

“¿Cómo esta doble vida, por un lado se le premia, se le reconoce, y por otro lado él tiene una relación de protección a la delincuencia organizada y de qué manera no se enteran?, nadie se enteró, nadie supo, hasta que de repente lo detienen y viene la acusación”, agregó el presidente.

Por otra parte, el político tabasqueño expuso un reporte del diario The New York Times, donde se contextualiza el juicio contra el ex funcionario federal mexicano, quien, después, pidió que se mostraran las fotografías de la nota, en particular, aquella que muestra a García Luna con Hillary Clinton.

“Sí es un tema importantísimo, sí recomiendo el texto, para que lo busquen, no sé cómo lo pueden buscar, ¿está abierto? Miren, las puras fotos, miren esto, era la Jefa del Departamento de Estado, la señora Clinton”, apuntó el mandatario mexicano.

Asimismo, López Obrador se pronunció porque se regrese el dinero de las propiedades de García Luna en Estados Unidos, en caso de que se compruebe que se adquirieron con desvíos de recursos mexicanos. “Lo que es dinero de México tiene que regresar a México, aunque sean juicios que se lleven a cabo en Estados Unidos”, dijo.

CANOSO Y SERIO, ASÍ SE VIO A GENARO GARCÍA LUNA EN EL INICIO DEL JUICIO EN SU CONTRA, EN NY

Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, apareció, el 17 de enero de 2023, durante la audiencia presidida por la jueza Peggy Kuo, llevada a cabo en la Sala 8D-Sur, de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, para la selección final de los doce miembros del jurado del juicio en su contra, de una lista inicial de 400 personas.

Según lo narraron diversos corresponsales de diversas agencias y medios mexicanos y estadounidenses presentes en la Corte neoyorquina, García Luna -vestido de traje color azul oscuro, corbata gris y camisa blanca- lució serio y con el ceño fruncido, durante la primera mitad de la audiencia, en la cual 15 personas comparecieron.

García Luna -quien lució un cabello con canas- solamente soltó una carcajada cuando una de las potenciales jurados dijo que podría verse intimidada si el acusado estaba en la misma sala que ella, a lo que la jueza Kuo le informó que ahí se encontraba el ex funcionario federal mexicano.

Según el diario estadounidense San Diego Union Tribune, al entrar a la Sala 8D-Sur de la Corte del Distrito Este de Nueva York, García Luna -de 54 años de edad- miró hacia el público y se puso una mano en el pecho, “como si saludara a un conocido”.

Acompañado por sus abogados, en un equipo encabezado por el litigante César de Castro, el ex titular de la SSP Federal mexicana, llevaba consigo varias hojas, en las que iba tomando notas. La agencia británica Reuters informó que García Luna presentó su declaración a través de un traductor y en su participación insistió en que nunca recibió sobornos por parte del Cártel de Sinaloa, además de que se declaró inocente de todos los cargos.

Por otra parte, según la agencia española EFE, por razones de seguridad, ningún periodista fue admitido en la Sala 8D-Sur donde estaba García Luna, y tuvieron que seguir el proceso por una pantalla colocada en una sala anexa.

En el exterior del tribunal, un puñado de mexicanos se acercaron con carteles escritos a mano, en los que pedían justicia con frases en español como: “García Luna, di la verdad”; “México exige justicia”; “García Luna, no cubras a nadie” o “Calderón sí sabía”.

El inicio formal del juicio de García Luna arrancó con la selección del jurado, conformado por 12 personas y seis posibles sustitutos. Luego de un filtro inicial de 400 candidatos, seleccionados por sorteo, se hizo una depuración de 191 aspirantes. Todos tuvieron que llenar cuestionarios respecto a su información básica: nombres, etnia y profesiones, entre otros detalles que pueden influir en el veredicto.

INICIA JUICIO CONTRA GARCÍA LUNA; ELEGIRÁN AL JURADO, QUE PERMANECERÁ EN EL ANONIMATO

La jueza Peggy Kuo, de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, presidirá, el 17 de enero de 2023, en la Sala 8D-Sur, el 17 de enero de 2023, la audiencia para la selección final de los doce miembros del jurado, para el juicio de Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa.

Los jurados permanecerán en el anonimato, no serán vistos por el público en general y permanecerán bajo protección del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos (United States Marshals Service), durante todo el tiempo que tome el juicio, mismo que puede tardar varias semanas.

El 9 de enero de 2023, un total de 400 posibles integrantes del jurado completaron cuestionarios anónimos en la Corte del Distrito Este de Nueva York, la mitad por la mañana y la mitad por la tarde, sin que fuera necesaria la presencia de la Fiscalía, ni la defensa de García Luna, encabezada por los abogados César de Castro y Florian Miedel.

Después de que revisaron las respuestas a los cuestionarios, la Fiscalía del Distrito Este neoyorquina y la defensa del ex funcionario entregaron, el 13 de enero de 2023, a la jueza Peggy Kuo -encargada sólo de este procedimiento-, una lista de jurados que las partes encontraron aceptables, y otra de los que consideraron que debían ser rechazados.

Mientras que a las 09:00 horas del martes 17 de enero 2023 (tiempo local), los jurados aceptables para ambas partes, y los que sólo lo son para una de las partes, deberían comparecer en la Corte del Distrito Este de Nueva York, para ser interrogados personalmente.

Al menos sesiones de 30 jurados por la mañana y 30 por la tarde de ese mismo día, hasta que se llegara a una lista final. Una vez elegido el jurado, iniciarían las audiencias del juicio contra el ex funcionario federal mexicano, que presidirá el juez Brian M. Cogan.

De esa forma comenzarán los alegatos iniciales de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York y la defensa de García Luna, que de ser hallado culpable, se enfrenta a una condena mínima de diez años de cárcel y a una máxima de cadena perpetua.

García Luna -detenido el 4 de diciembre de 2019, en Dallas, Texas- está acusado de cinco cargos, entre ellos, participar en una empresa criminal continuada, conspirar para el tráfico de cocaína y mentir a las autoridades cuando solicitó la nacionalidad estadounidense, en 2018.

En uno de los cargos de la acusación general, además de García Luna, también están señalados Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García -ex altos mandos de la Policía Federal (PF) mexicana-, que junto a otras personas habrían conspirado de manera intencional para distribuir una sustancia controlada -en este caso cocaína- a Estados Unidos.

Según la Fiscalía neoyorquina, el que fuera director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), de la ahora extinta Fiscalía General de la República (FGR) -entre 2001 y 2005- y después titular de la SSP Federal -de 2006 al 2012-, ayudó al Cártel de Sinaloa y al de los Beltrán Leyva, a introducir 53 toneladas de cocaína a Estados Unidos, convirtiéndose en un “miembro” más de la conspiración.

Por el cargo de distribución internacional de cocaína se detallarán 5 hechos en los que se relaciona a García Luna con el narcotráfico. La distribución de 5 toneladas de cocaína cerca del 13 de septiembre de 2008, 23 toneladas cerca del 30 de octubre de 2007, 19 toneladas cerca del 18 de marzo de 2007, mil 997 kilos cerca del 28 de enero de 2003, mil 925 kilos cerca del 16 de agosto de 2002 y mil 923 kilos cerca del 24 de mayo de 2002.

El entonces funcionario federal mexiano habría ayudado a los cárteles de los Beltrán Leyva y al de Sinaloa -entonces liderado por Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”-, ignorando sus actividades, avisándole de operativos policiales, deteniendo a miembros de grupos rivales y colocando a otros funcionarios corruptos en cargos importantes, a cambio de “millones de dólares”.

La Fiscalía neoyorquina ha dicho que tiene previsto llamar a declarar a “numerosos testigos”, aunque sus identidades no se han dado a conocer. En noviembre de 2022, el juez Cogan autorizó a los fiscales informar a la defensa de los nombres de los testigos en el último momento, sólo con tres días de antelación en el caso de los considerados no sensibles y un día en el caso de los sensibles.

Según la Fiscalía del Distrito Este de NY, identificar a los testigos relevantes podría poner en riesgo su seguridad, por lo que también se garantizará anonimato y protección a los miembros del jurado, según decretó el mismo Cogan, quien destacó “la peligrosidad del acusado demostrada por la gravedad de los crímenes que se le imputan”.

A diferencia de muchos otros acusados, García Luna acudirá al juicio vestido de civil, de traje y corbata, y no con el uniforme de preso que es habitual, según autorizó recientemente el juez Cogan, en respuesta a una solicitud de la defensa del ex funcionario federal mexicano.


Publicidad_


“En el juicio, el gobierno espera que numerosos testigos; incluyendo varios ex altos miembros de alto rango del cártel de Sinaloa testifiquen sobre los sobornos pagados al acusado a cambio de protección […] Esos pagos permitieron al cártel en algunas ocasiones recibir advertencias sobre esfuerzos de fuerzas de seguridad para aprehender a miembros del cártel y también permitieron a miembros del cártel ser liberados si eran arrestados”, según adelantaron los fiscales neoyorquinos.

Ante ello, Reynaldo “El Rey” Zambada García parece configurarse como uno de los principales testigos de la Fiscalía neoyorquina, aunque también abre la posibilidad de que testifiquen ex operadores del Cártel de Sinaloa y de los Beltrán Leyva, como Sergio Villarreal Barragán “El Grande” y Édgar Valdez Villarreal “La Barbie”, respectivamente, e incluso el ex policía federal, Iván Reyes Arzate “La Reina”, quien aceptó que recibió sobornos para facilitar el tráfico de cocaína de El Seguimiento 39, un grupo vinculado al Cártel de Sinaloa.

GARCÍA LUNA “ROBÓ” 600 MILLONES DE DÓLARES DEL ERARIO

Según el expediente criminal -citado por el semanario Proceso, el 14 de enero de 2023-, García Luna recibió millones de dólares del Cártel de Sinaloa, entre el año 2000 y 2019, pero, además, presuntamente “robó” 600 millones de dólares del erario.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos notificó al juez Cogan que García Luna, después de 2012, tras retirarse del servicio público en el Gobierno Federal mexicano, continuó colaborando con el Cártel de Sinaloa y obteniendo dinero proveniente del narcotráfico.

El argumento del grupo de fiscales federales estadounidenses, liderado por Breon Peace, se dio en oposición a la defensa de García Luna, que solicitó a Cogan prohibir como evidencia “la riqueza y los lujos” que su defendido acumuló después de 2012.

“La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) –de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México (SHCP)– reporta que García Luna se robó 250 millones de dólares siendo secretario de Seguridad Pública”, citan los fiscales en la carta entregada a Cogan.

En otro documento sellado, que va como anexo a la misiva -también citado por Proceso-, los fiscales entregaron a la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, Nueva York, la información detallada respecto de las finanzas del acusado.

En la demanda civil interpuesta en Miami, Florida –inhabilitada por ahora, debido al proceso en Brooklyn–, por el gobierno de México contra García Luna y sus socios de una firma de asesoría en materia de seguridad, se indica que el “robo” superaba los 250 millones de dólares.

“A lo largo de su carrera como servidor público en el gobierno federal García Luna robó 600 millones de dólares”, dice la pesquisa. Asimismo, Peace expuso al juez Cogan, que en su Sala y ante el jurado, le probarán cómo el acusado siguió recibiendo dinero del Cártel de Sinaloa por el tráfico de drogas, de 2012 a 2019.

Por ejemplo, la UIF da cuenta que, cuando García Luna fue titular de la SSP Federal, desde cuentas gubernamentales a su cargo o bajo su supervisión se hicieron transferencias a cuentas bancarias asentadas en instituciones financieras de Panamá, países caribeños e Israel.

Además, documentos de los depósitos y pagos millonarios -que sumarían los 600 millones de dólares saqueados al erario mexicano-, serán parte de las evidencias que presuntamente tiene en su poder el Gobierno de Estados Unidos, con la colaboración de la SHCP.

“La evidencia de las actividades después de que dejó el cargo muestra la increíble sofisticación del acusado en su capacidad para mover dinero en efectivo dentro de México y a países de todo el mundo utilizando compañías ficticias, prestanombres, transacciones inmobiliarias, negocios en efectivo, transacciones en el extranjero, cuentas bancarias, miembros de la familia y empleados”, dice el documento de la Fiscalía.

El documento fue presentado luego de que el 9 de enero de 2023, la defensa de García Luna solicitó bloquear información respecto a la riqueza del acusado a partir del año 2012, argumentando que no sería información relevante para el jurado, ya que según los defensores del ex funcionario federal mexicano, los ingresos del acusado están relacionados con empresas privadas.

“Se debe impedir que el gobierno presente evidencia de las actividades del Sr. García Luna como ciudadano privado después de que se mudó a los Estados Unidos, incluida la evidencia de la riqueza que acumuló o adquirió después de 2012″, refería el documento firmado por la defensa de García Luna.

Para los abogados del ex titular de la SSP Federal, dicha información afectaría el proceso del juicio debido a que invita a la especulación, de que la manera de vivir del acusado sólo fue posible por los sobornos. El documento concluía que el Gobierno de EE.UU. sí contaba con información respecto a las fuentes de la riqueza de García Luna.

FISCALES BUSCAN BLOQUEAR TESTIMONIOS DE GARCÍA LUNA QUE INVOLUCRAN A ALTOS FUNCIONARIOS DE EU

Fiscales de Estados Unidos solicitaron, el 28 de diciembre de 2022, al juez Brian M. Cogan, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, que desestime los testimonios que Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa- presentó después de su arresto, al considerar que incurrió en falsedades.

En una carta, los fiscales detallaron que entre los testimonios que buscan bloquear se encuentran cartas en las que García Luna es recomendado y elogiado por parte de altos funcionarios de EE.UU., entre ellos diplomáticos y miembros del Congreso, documentos que habría presentado para solicitar su visa en 2013.

En sus declaraciones posteriores a su arresto, García Luna habría destacado sus relaciones con funcionarios de alto rango en EE.UU., por lo que los fiscales solicitaron que se impida que el exfuncionario mexicano presente declaraciones escritas, premios o fotografías relacionadas.

“El hecho de que el acusado recibiera tales elogios y cortesías en su calidad de alto funcionario del Gobierno de México no tiene nada que ver con la cuestión de si el acusado aceptó sobornos y conspiró con el Cártel de Sinaloa“, se lee en el documento.

Posterior a su detención, en Dallas, Texas, el 10 de diciembre de 2019, García Luna también negó reuniones o llamadas con algún grupo de narcotraficantes, además de rechazar que había ayudado al Cártel de Los Beltrán Leyva.

No obstante, los fiscales de EE.UU. advirtieron que existe una posibilidad extremadamente alta de “engañar al jurado al admitir esos elementos”, porque se sugeriría que las personas que enviaron estos reconocimientos a García Luna lo habrían investigado minuciosamente y mandaron sus cortesías, una vez que concluyeran que el acusado no era corrupto.

En caso de que la defensa de García Luna pretenda presentar otra evidencia relacionada a los funcionarios de Estados Unidos, los fiscales estadounidenses plantean que estos deberán ser llamados a testificar, “y esos funcionarios deben entonces ser objeto de contrainterrogatorio”.

Los defensores de García Luna quieren presentar fotografías y la transcripción de las conversaciones que el acusado tuvo siendo funcionario público en México, entre ellas con el ex presidente estadounidense Barack Obama y Hillary Clinton, ex secretaria de Estado, entre otros.

Los fiscales de EE.UU. también buscan que se descarten aquellos que se refieran al ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) de México, el general Salvador Cienfuegos Zepeda. La misiva señala que “es irrelevante para el presente caso que Estados Unidos desestimara los cargos contra otro funcionario mexicano en un caso diferente”.

ABOGADOS DE GARCÍA LUNA PIDEN A FISCALÍA DE NY, LISTA DE TESTIGOS Y MATERIAL PROBATORIO

Durante una audiencia virtual, presidida, el 30 de noviembre de 2022, por el juez Brian M. Cogan, de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, la defensa de Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, pidió a la Fiscalía neoyorquina, entregar a tiempo la lista de los que declararán en el juicio y exigió, además, la entrega del material probatorio relacionado con los mismos cooperantes.

Ante ello, el Gobierno de Estados Unidos se comprometió a entregar, el 9 de diciembre de 2022, la primera lista de los participantes que testificarán en el proceso contra el funcionario federal mexicano, que iniciará el 17 de enero de 2023, aunque los fiscales dijeron que se guardarán algunos nombres que requieren “mayor confidencialidad”.

Por su parte, el juez Cogan demandó a la Fiscalía neoyorquina que entregaran, al menos con tres días de anticipación, los nombres y material relacionado de los declarantes especiales, ya que en caso contrario, él estaría dispuesto a suspender el juicio, “los días que sea necesario”, si la defensa de García Luna requiriera más tiempo para prepararse ante la llegada repentina de un declarante.

En respuesta, la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York señaló que “existen aún testigos que no nos han confirmado y preferimos mantener sus nombres en la confidencialidad y en reserva hasta el día de su testimonio”.

No obstante, la Fiscalía neoyorquina se comprometió a entregar a la defensa de García Luna el volumen de material, para que tengan tiempo de revisarlo, revelando, además, que “esta segunda lista de testigos tiene menos material probatorio”, que la de los principales.

Ante la presión de César de Castro, abogado del ex funcionario federal mexicano, el juez Cogan recordó que en anteriores juicios él había quitado a testigos, cuyos nombres entregó a destiempo la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York.

“Entiendo la precaución de la Fiscalía con el nombre de los testigos, pero quiero que me digan ¿con qué anticipación van a revelar esos nombres?”, indicó el litigante, ante lo que la Fiscalía enfatizó que sería el 9 de diciembre de 2022.

Cogan propuso que en dichos casos especiales se deberían dar a conocer los nombres de los testigos y el material probatorio, con al menos tres días de anticipación, eludiendo la propuesta del abogado de García Luna, en el sentido de que fueran los “viernes de cada semana”.

Por otra parte, para los casos de testigos con alta confidencialidad, se establecieron sólo 24 horas para dar a conocer su identidad. También se trataron temas relativos al cuestionario que se entregaría a los posibles miembros del jurado, mismos que deberán tener para el 9 de enero de 2023, toda la información relativa al caso.

JUEZ APLAZA JUICIO CONTRA GARCÍA LUNA EN EU PARA EL 17 DE ENERO DE 2023

El juez Brian M. Cogan, de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, determinó, el 28 de noviembre de 2022, que el juicio de Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, inicie el 17 de enero del 2023, y no el día 9 de ese mismo mes y año, tal como lo había solicitado el abogado defensor César de Castro.

Ello debido a que el 9 de enero de 2023 será la fecha cuando los 400 potenciales del jurado llenarán los cuestionarios de selección. Después, tanto fiscales neoyorquinos como la defensa, revisarán los cuestionarios para redactar una lista de las personas que son aceptables para ser jurados y las que no.

El 17 de enero de 2023 se seleccionará a los miembros del jurado ante la jueza Peggy Kuo e inmediatamente después iniciará, en otra sala de la Corte de Distrito Este de Nueva York y ante el Cogan, el juicio contra el ex funcionario federal mexicano.

Los litigantes defensores del funcionario federal mexicano argumentaron, el 27 de julio del 2022, que les hacía falta tiempo para revisar el gran volumen de materiales que en evidencias inculpatorias había presentado a la Corte neoyorquina, la Fiscalía Federal del Distrito Este de Nueva York, misma que depende del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En una orden presentada en el sistema electrónico de las cortes federales estadounidenses, Cogan indicó que la selección de los miembros del jurado empezará el 9 de enero de 2023 en lugar de octubre del presente año. Asimismo, decretó que otro juez tendrá a cargo dicho procedimiento y después él presidirá el juicio.

“La base para esta solicitud es el volumen del total de documentos presentados por el gobierno, más de un millón de páginas que la defensa sigue revisando y en particular por las 90 mil páginas más que entregó el 22 de febrero de 2022”, indicó De Castro, el 27 de julio del presente año, en una carta dirigida al juez Cogan.

El abogado le dijo al juzgador federal, que, además, tendría que revisar las otras 7 mil 500 páginas más de pruebas que el Departamento de Justicia de EE.UU. presentó a la Corte neoyorquina el 25 de julio del 2022. Asimismo, De Castro citó las dificultades que tenía su cliente como recluso del Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn (MCC, por sus siglas en inglés), porque no se le permitía retener copias de los documentos y para revisarlas debía estar presente el defensor y un oficial del Gobierno estadounidense.

“Solicitamos a la Corte posponer el comienzo del juicio para el 9 de enero de 2023 y establecer para febrero de 2023 una fecha de reserva, en caso de que sea necesaria para las partes una nueva postergación”, pidió De Castro, quien también argumentó la falta de tiempo para revisar documentos registrados bajo el Acta de Procedimientos de Información Clasificada, para lo que se necesitaba cumplir con requisitos de secrecía.

Según el abogado, escuchar las 4 mil 900 grabaciones con argumentos de testigos incriminatorios, implicaría por lo menos 165 horas de tiempo, además de la problemática de que las declaraciones estaban en español, y que los cinco aparatos electrónicos presentados por la Fiscalía neoyorquina, podrían contener una “cantidad astronómica” de información.

El 15 de julio del 2022, durante una audiencia de preparación de juicio, la defensa de García Luna estableció que las numerosas evidencias presentadas por los fiscales neoyorquinos hacían difícil que el juicio iniciara el 24 de octubre del presente año y en su lugar propuso el 9 de enero de 2023.

Cogan indicó que para él tenía sentido y “era lo más probable” que el inicio de juicio se realizará el 9 de enero del 2023. El juez argumentó que, además del volumen de las pruebas incriminatorias presentadas por el Gobierno estadounidense contra García Luna, el caso es complicado por tratarse de un acusado extranjero y altamente significativo para asuntos sensibles de seguridad nacional.

FISCALES DE NY ENTREGARÁN A DEFENSA DE GARCÍA LUNA CASI 5 MIL GRABACIONES DE TESTIGOS COMO PRUEBAS

La Fiscalía del Distrito Este de Nueva York anunció, el 25 de julio del 2022, que planean entregar a César de Castro, abogado defensor de Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, cinco aparatos electrónicos de un testigo, además de 4 mil 900 grabaciones de otro más, como pruebas en el juicio contra el ex funcionario mexicano.

Los fiscales dijeron en una carta disponible en el sistema electrónico de las cortes federales estadounidenses, que entregarán el material para cumplir con una orden del juez Brian M. Cogan -de la Corte del Distrito Este de Nueva York-, con el objetivo de que se entreguen todas las pruebas relacionadas con testigos.

Los miembros de la Fiscalía neoyorquina también señalaron que ya han entregado 6 mil 100 páginas con testimonio de testigos del caso contra García Luna y que planean entregar 7 mil 500 páginas adicionales con el testimonio de testigos.

JUICIO CONTRA GARCÍA LUNA SE MANTIENE PARA EL 24 OCTUBRE DEL 2022

El juez Brian M. Cogan, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, determinó, el 15 de julio del 2022, que el inicio de juicio en contra de Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, se mantenía agendado para el 24 octubre de ese mismo año.

Tanto la Fiscalía neoyorquina, como la defensa de García Luna -encabezada por el abogado César de Castro-, habían propuesto que el inicio del juicio se pospusiera para enero del 2023, mismo que ha tenido varios aplazamientos a causa de la pandemia de la COVID-19, la ampliación de la carpeta de investigación de los fiscales estadounidenses y la “dificultad de preparar a tiempo” las salas de la Corte.

Durante la audiencia celebrada el 15 de julio del 2022, no se llegó a ningún acuerdo entre ambas partes para aplazar el juicio. “No me sorprendería si el caso se retrasa hasta el 9 de enero, según lo que estoy escuchando”, dijo el juez federal Cogan.

Asimismo, se prevé contar con 17 testigos, entre ellos, 15 autoridades y dos posibles colaboradores. Previo a la audiencia, la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York informó al juez que ya había presentado la mayoría de los materiales con los que cuenta para el caso de García Luna.

FISCALES DE EU QUIEREN QUE “EL REY” ZAMBADA TESTIFIQUE EN JUICIO CONTRA GARCÍA LUNA

La Fiscalía del Distrito Este de Nueva York quiere que Jesús Reynaldo Zambada García, mejor conocido como “El Rey Zambada” y hermano de “El Mayo” -líder del Cártel de Sinaloa-, sea uno de sus principales testigos en el juicio en contra de Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa.

Sin embargo, la defensa del ex funcionario federal mexicano, que es liderada por el abogado César De Castro, solicitó al juez federal Brian M. Cogan, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, que se rechazara la evidencia que el capo sinaloense pudiera proporcionar en el caso contra García Luna.

Los litigantes defensores del ex titular del ex titular de la SSP Federal de México tendrán que impulsar una narrativa en donde las acusaciones hechas por “El Rey” Zambada en contra del ex funcionario mexicano sean vistas como un intento de venganza por las supuestas acciones que habría tomado García Luna en contra del Cártel de Sinaloa.

El equipo de abogados del ex funcionario federal mexicano también pretende “recordar” todas “las buenas acciones” del García Luna durante su gestión al frente de la SSP, presentándolo como un “aliado” del Gobierno estadounidense. Asimismo, también buscarán desacreditar las amenazas de muerte que supuestamente habría hecho a la periodista Anabel Hernández García.

PEDERASTA SE HIZO PASAR POR MAFIOSO RUSO PARA ENGAÑAR A GARCÍA LUNA, AFIRMA AGENCIA AP

La agencia The Associated Press (AP) reveló que un hombre, llamado Ruslan Mirvis -detenido en 2017 y condenado a 15 años de prisión, acusado de producir pornografía infantil-, fingió ser un miembro de la mafia rusa y grabó 500 horas de conversaciones con García Luna, ello para sacarle información de su caso y negociar con las autoridades estadounidenses, según aseguró la defensa del ex funcionario mexicano.

Un memorando presentado por el abogado César de Castro a las cortes federales estadounidenses, y al cual la agencia AP tuvo acceso, detalló que el acusado de producir pornografía infantil, compañero de cárcel de García Luna, fingió ser un miembro de la mafia rusa. y tras ganar la confianza del ex funcionario federal mexicano, grabó 500 horas de conversaciones el ex titular de la SSP.

Según el memorando citado por AP, un teléfono móvil entregado por parte de autoridades a Mirvis, fue lo que se usó para grabar a García Luna, quien supuestamente contactaría a otro agente de la mafia rusa a través de su compañero en el Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn (MCC, por sus siglas en inglés).

De Castro dijo que fiscales estadounidenses pretenden utilizar una de las conversaciones de Mirvis, como prueba en el juicio contra García Luna, cuyo juicio empezará en octubre del 2022. El abogado del ex funcionario mexicano acusó que el Gobierno de EE.UU. usa la grabación entre García Luna y Mirvis para hacer el planteamiento de agresiones a los testigos, según detalla AP.

Con las 500 horas de grabaciones -ocurridas en un periodo de 20 días-, las autoridades estadounidenses pretenden mostrar una de dos minutos, en la cual, según De Castro, no se demuestra que García Luna sea culpable de algo. En las mismas, el ex funcionario mexicano habría mencionado a “El Rey” Zambada, y a Luis Cárdenas Palomino, ex titular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal (PF).

“Tras 20 días de grabaciones, todo lo que logró el Gobierno [de EE.UU.] es que García Luna mencionase a un testigo [Zambada García] y su coacusado [Cárdenas Palomino]”, según anotó la defensa en el documento citado por la agencia AP.

JUICIO DE GARCÍA LUNA EN EU TENDRÁ UN JURADO ANÓNIMO

El juez federal Brian M. Cogan, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, aprobó la solicitud de la Fiscalía neoyorquina para que haya un jurado anónimo durante la próxima audiencia, de Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa.

“El Gobierno ofreció hechos que buscan mostrar que García Luna repetidamente dio prioridad a su ganancia personal por encima de sus deberes jurados como servidor público y, a cambio por millones de dólares, aseguró que éxito continuo y la seguridad de una de las organizaciones de tráfico de drogas más notorias del mundo [el Cártel de Sinaloa]”, indicó Cogan.

Según el propio juez federal, es fácil inferir que como titular de la SSP Federal, García Luna estuvo en algún momento en contacto con algún responsable de la violencia generada por cárteles de la droga, además de haber estado al tanto de sus actividades debido a la naturaleza de su encargo, por lo que es razonable pensar en que un jurado que no cuente con el anonimato pueda temer por su seguridad.

Asimismo, Cogan encontró como legítima la preocupación de que García Luna tenga el interés y la capacidad de intimidar o acosar al jurado, como lo habría intentado hacer con otros testigos, según una moción presentada hace algunas semanas por la propia Fiscalía del Distrito Este de Nueva York.

“La Fiscalía ha articulado una preocupación legítima de que el señor García Luna, como ex funcionario de gobierno de alto rango, con profundos lazos con el Gobierno mexicano y el Cártel de Sinaloa, podría querer y contar con los recursos para participar en intimidación de testigos y acoso. El salto de intimidación de testigos a acoso o manipulación del jurado no es grande”, indicó el juez federal.

FISCALES PIDEN QUE GARCÍA LUNA NO VEA PRUEBAS DE SU CASO; SÓLO LO HARÍA SU ABOGADO

Los fiscales neoyorquinos en el caso de García Luna, pidieron el 27 de junio del 2022, al juez federal Brian M. Cogan, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, que firme una orden para poder intercambiar pruebas que sólo verá el abogado César de Castro y no podrá ver ni el propio ex funcionario mexicano.

Dichas pruebas estarán designadas en la categoría de “tan sólo para ojos del abogado”, escribieron los fiscales del Distrito Este de Nueva York y César de Castro, el defensor de García Luna.

Por otro lado, el juez Cogan otorgó, el 27 de junio del 2022, a De Castro, más tiempo para responder a los fiscales neoyorquinos, quienes dijeron recientemente que García Luna habló con otro preso sobre ejercer violencia contra testigos que hablen contra él.

“POCO CONFIABLES Y FALSAS”, NUEVAS PRUEBAS CONTRA GARCÍA LUNA, DICE SU ABOGADO AL JUEZ

César de Castro, abogado de Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, solicitó al juez federal Brian M. Cogan, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, una prórroga de dos semanas, luego de que los fiscales neoyorquinos presentaron pruebas en las que se acusa al ex funcionario mexicano de ejercer violencia contra un periodista que lo investigaba y su supuesto intento de manipular a testigos.

En una carta fechada el 24 de junio dada a conocer por el periodista Keegan Hamilton -de VICE News, el abogado de García Luna, detalló que dichas evidencias son “poco confiables y falsas”, ya que consisten en más de 500 horas de grabaciones que son en gran parte inaudibles o ininteligibles y consisten principalmente en declaraciones hechas por un informante de la cárcel y no realizadas por el propio ex funcionario federal mexicano.

En lo referente al periodista, el litigante apuntó que es uno que ha atacado al ex titular de la SSC mexicana durante décadas, “con acusaciones sin fundamento disfrazadas de periodismo”. Asimismo, en la carta de De Castro señala que “en cuanto a las dos afirmaciones del Gobierno, en nuestra oposición tenemos la intención de demostrarle a la Corte la falta de confiabilidad de esta supuesta evidencia y cómo permitir la admisión de esta evidencia probablemente resultará en juicios dentro de lo que ya será un proceso largo y complejo”.

FGR OBTIENE ÓRDENES DE APREHENSIÓN CONTRA GARCÍA LUNA POR ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO Y TRÁFICO DE ARMAS

La Fiscalía General de la República (FGR) informó, el 16 de junio del 2022, que obtuvo tres órdenes de aprehensión en diversas carpetas y procesos en contra Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, preso en Estados Unidos por narcotráfico.

La primera, por los delitos de uso indebido de atribuciones y facultades, y asociación delictuosa (caso “CEFERESOS”). La segunda, por enriquecimiento ilícito, y, la tercera, por introducción ilegal de armamento (caso “Rápido y Furioso”). “Y se encuentran diversas investigaciones en trámite de las que se espera el cumplimiento de solicitudes de asistencia jurídica internacional, frente a los Estados Unidos. Conforme las diligencias pendientes puedan darse a conocer en versión pública, se hará de inmediato.”, indicó la FGR.

El caso “CEFERESOS” se refiere a las probables irregularidades en contratos con empresas privadas para la construcción de diversos Centros Federales de Readaptación Social. Se trata de ocho convenios por alrededor de 270 mil millones de pesos, que corresponden a adjudicaciones directas para prisiones en Morelos, Guanajuato, Oaxaca, Michoacán, Sonora, Chiapas y Durango.

La segunda orden de aprehensión tiene que ver con el presunto delito de enriquecimiento ilícito por más de 27 millones de pesos. Por este asunto, se ordenó el aseguramiento de sus cuentas bancarias y de tres inmuebles. La FGR estima que García Luna acumuló ingresos que no corresponden a su ejercicio como servidor público, recursos que supuestamente sirvieron para depósitos no identificados en cuentas bancarias, tarjetas de crédito, para la adquisición de un vehículo y, además, la compra de cinco bienes inmuebles.

Las propiedades aseguradas al ex funcionario federal, se localizan en calle Paseo de los Cedros Número 1, colonia Paseos del Sur, alcaldía Xochimilco -un restaurante-; y, en calle Monte del Funiar No. 21, colonia Jardines en la Montaña, en la alcaldía Tlalpan, ambos en la Ciudad de México. El otro de los inmuebles está en calle Amate sin número, lotes 12 y 13 de la manzana 22, Fraccionamiento Pedregal de las Fuentes, en el municipio de Jiutepec, Morelos. Este último es una mansión que abarca varios terrenos, en una lujosa zona residencial.

La tercera orden de aprehensión, es por introducción ilegal de armamento, misma que tiene que ver con el caso “Rápido y Furioso”. Según la indagatoria SEIDO/UEITA-SON/0000306/2020, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, ordenó el ingreso ilegal a México de más de 2 mil 500 armas de fuego.

Ello con el objetivo de detectar a los compradores. Sin embargo, el armamento se perdió y quedó en manos de grupos del narcotráfico, además de que, desde el año 2009, fue utilizado en crímenes de alto impacto. En este caso también hay orden de captura contra el ex líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”.

Por el caso “Rápido y Furioso”, la FGR obtuvo órdenes de aprehensión contra cinco personas más, de las cuales se ha ejecutado solo una, contra Facundo Rosas Rosas, quien fuera el primer comisionado general de la Policía Federal (PF) del 2009 al 2012, y uno de los hombres más cercanos a Genaro García Luna.

Otra de las órdenes de aprehensión que faltaba por cumplimentar es en contra de Luis Cárdenas Palomino, ex titular de la División de Seguridad Regional de la PF -también muy cercano a García Luna. Entre enero y febrero de 2021, la FGR citó a comparecer en calidad de testigos a 14 ex funcionarios federales, entre ellos, al ex presidente Calderón Hinojosa, y a los ex titulares de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), Eduardo Medina Mora, Arturo Chávez Chávez y Marisela Morales Ibáñez.

GARCÍA LUNA AMENAZÓ Y SOBORNÓ POR AÑOS A PERIODISTAS Y A MEDIOS, ACUSA FISCALÍA DE NY

La Fiscalía del Distrito Este de Nueva York afirmó, el 15 de junio del 2022, que cuenta con evidencia que comprueba que Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, sobornó y amenazó durante años a periodistas que le investigaban.

Según los fiscales neoyorquinos, en 2009 o 2010, el entonces funcionario federal usó dinero obtenido a través de un esquema de corrupción, para pagar sobornos a un medio, con el objetivo de prevenir artículos negativos respecto a él. Asimismo, la Fiscalía presentó una moción para adelantar que cuenta con pruebas que indican que entre 2008 y 2013, el acusado sometió a un periodista a una campaña de acoso y amenazas de varios años, como resultado de la investigación del periodista respecto a García Luna.

La Fiscalía del Distrito Este de Nueva York afirma que cuenta con grabaciones y testigos que comprueban dichas hipótesis, aunque no aclara qué periodistas o cuál medio fueron cooptados por el entonces funcionario federal. “Pruebas sobre los esfuerzos del acusado para silenciar a periodistas, ayudan a explicar cómo éste fue capaz de asistir al Cártel de Sinaloa durante años, sin ser detectado o arrestado”, escribieron en documentos presentados en el sistema electrónico de las cortes federales de EE.UU.

En otro punto, la Fiscalía afirma que cuenta con grabaciones donde consta que García Luna intentó silenciar a un testigo que podría testificar en este caso. El acusado habló respecto a amenazas de violencia y manipulación de los testigos de cargo, y se refirió al menos a uno de ellos por su nombre. Específicamente, el Gobierno estadounidense busca presentar evidencia de que en el otoño del 2020, el ex funcionario federal deseaba hacerles daño a las personas que presentarían testimonios en su contra.

Los fiscales de EE.UU. dijeron que el ex titular de la SSP de México habló en el Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn (MCC, por sus siglas en inglés), con otro preso respecto a ejercer violencia y manipular a testigos que hablen en contra suya y que mencionó a Jesús Reynaldo Zambada García, mejor conocido como “El Rey Zambada” y hermano de “El Mayo” -líder del Cártel de Sinaloa-, durante una conversación que fue grabada por funcionarios del Gobierno estadounidense.

En LOS documentos presentados en el sistema electrónico de las cortes federales de Estados Unidos, los fiscales dijeron que funcionarios estadounidenses incluso llegaron a entregar al otro preso el número de teléfono de un agente encubierto de la mafia rusa, para que dicho reo -nombrado como “Individuo 1”-, se lo entregara a García Luna.

La supuesta conversación ocurrió en noviembre del 2020, según aseguran los fiscales neoyorquinos, que piden poder llevar la grabación al juicio para que el jurado la escuche. Según la explicación de la Fiscalía, el agente encubierto sería la persona que llevaría a cabo la violencia o amenazas contra los testigos.

Los fiscales neoyorquinos aseguraron, además, que el 31 de diciembre del 2020, el “Individuo 1” y García Luna llamaron al agente encubierto juntos desde la cárcel, aunque los documentos presentados en el sistema electrónico de las cortes federales de Estados Unidos, no dan más detalles respecto a ello.

Durante el juicio al capo sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, celebrado a fines del 2018 e inicios del 2019, en la Corte del Distrito Este de Nueva York, el jurado escuchó a “El Rey” testificar que entregó personalmente por lo menos seis millones de dólares a García Luna en pagos clandestinos a nombre de su hermano mayor, el jefe del cartel, Ismael Zambada García, “El Mayo”.

“El Rey” dijo que se reunió con García Luna en un restaurante entre 2005 y 2006, donde le dio una maleta con tres millones de dólares al entonces titular de la ahora extinta Agencia Federal de Investigación, de la Procuraduría General de la República (PGR). En una segunda reunión en 2007, cuando el acusado ya era titular de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, Zambada García dijo que le dio otra maleta con entre tres y cinco mdd.

GARCÍA LUNA NIEGA NEXOS CON CÁRTEL DE SINALOA; PIDE QUE MIEMBROS DEL JURADO NO SEAN ANÓNIMOS

César de Castro, abogado defensor de Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, afirmó, el 30 de abril del 2022, que su cliente no tiene conexión con altos mandos del Cártel de Sinaloa.

Según lo reveló la agencia The Associated Press (AP) que tuvo acceso a un documento de 25 páginas ingresado al sistema electrónico de las cortes federales estadounidenses, el litigante indicó, también, que los miembros del jurado en el juicio en contra del ex funcionario federal mexicano, no deberían quedar anónimos, ni ser apartados del público.

Asimismo, en el documento, el representante legal del ex titular de la SSP Federal argumentó que un jurado que se mantenga anónimo, escoltado y separado del público durante el juicio a García Luna, daría la impresión de que su cliente es culpable de los cargos que se le imputan y que eso no garantiza un proceso justo.

De Castro afirmó que entre los miles de documentos de pruebas que la Fiscalía neoyorquina ha presentado contra su cliente -entre ellas una grabación en la que un compañero de celda de García Luna le hace muchas preguntas al ex funcionario federal mexicano- no hay evidencia de lazos entre el ex titular de la SSP Federal y el Cártel de Sinaloa.

“Ninguna de las acusaciones contra el señor García Luna encaja con factores legales que justifiquen un jurado anónimo. Él no tiene un historial de violencia. Él no cuenta con un historial de interferir con el proceso judicial”, argumentó el abogado.

Asimismo, De Castro pidió desestimar la grabación del ex compañero de celda de García Luna, porque “casi no se oye” y debido a que el preso estaría desesperado por recibir apoyo de los fiscales a su paquete de fianza, por lo que intentaría incriminar a su cliente, según lo afirmó el litigante.

“NO HE VISTO PRUEBAS CONTRA MI CLIENTE”, DICE ABOGADO DE GARCÍA LUNA A JUEZ EN EU

César de Castro, abogado defensor de Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, afirmó, el 15 de diciembre del 2021, ante Brian M. Cogan, juez de la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, en Nueva York, que no ha visto ni una sola prueba o documento que incrimine a su cliente, dentro del proceso que comenzará hasta el 24 de octubre del 2022.

El litigante afirmó que en la mayoría de los “millones de páginas” de que consta el expediente de García Luna “no hay pruebas de su conexión con el narcotráfico”, ni aparece siquiera mencionado su nombre, por lo que calificó el expediente de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York, de “muy novelesco”.

De Castro solicitó acceso a los numerosos documentos confidenciales que obran en poder de la Fiscalía, una petición que ya había formulado antes. También expresó su intención de pedir a los fiscales una especificación de cargos, es decir, una explicación concisa de las acusaciones y respuestas específicas a las preguntas de los abogados.

El litigante afirmó, además, que García Luna fue alguien “muy importante” en México, que se reunía con altos funcionarios estadounidenses a menudo, incluidos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) -ambos por sus siglas en inglés-, y que por lo tanto quiere tener acceso a reportes sobre esas reuniones e informes “que serán material central para nuestra defensa”.

“La defensa tiene derecho a pedir asistencia […] Parece que están buscando un puerto en un océano”, dijo Cogan, quien determinó de plazo hasta el 3 de mayo del 2022, en la que se efectuará otra sesión con ambas partes, y en la que se estudie el posible acceso de la defensa de García Luna a dichos documentos confidenciales, para lo cual necesita escuchar las recomendaciones de la Fiscalía, encabezada por Breon S. Peace.

En cuanto a la petición previa de la Fiscalía neoyorquino de que los miembros del jurado sean anónimos y gocen de protección especial por los riesgos de “intimidación” a los que podría someterlos García Luna, el juez Cogan dijo que no es el momento de tomar dicha decisión, misma que pospuso para más adelante.

El ex funcionario federal mexicano -quien se limitó a intercambiar comentarios en voz baja con su abogado-, compareció el 15 de diciembre del 2021, por primera vez desde el inicio de la pandemia de la COVID-19, en la sala 8D de la Corte neoyorquina, a la cual llegó vestido con el traje color caqui que usan los presos del Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn (MCC, por sus siglas en inglés), además de un cubrebocas.

JUICIO EN EU CONTRA GARCÍA LUNA PODRÍA INICIAR EL 24 DE OCTUBRE DEL 2022

Durante una audiencia llevada a cabo el 27 de octubre del 2021, se indicó que el juicio contra García Luna, podría iniciar el 24 de octubre del 2022, en un proceso judicial que duraría aproximadamente 8 semanas, y que presidirá el juez Brian M. Cogan, en la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, en Nueva York.

El juez federal estadounidense advirtió que en caso de que las partes -la Fiscalía del Distrito Este neoyorquina y los abogados de García Luna- no estén listas para octubre del 2022, el juicio contra el ex funcionario federal se aplazaría para enero del 2023.

La audiencia fue celebrada de forma virtual con García Luna atendiendo la misma vía Zoom, desde una sala del Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn (MCC, por sus siglas en inglés), donde se halla detenido desde que le fuera dictada la prisión preventiva.

El juez Cogan propuso como fecha tentativa las 12:00 horas del 8 de diciembre, para que se llevara a cabo una jornada virtual donde ambas partes pudieran revisar La Ley de Procedimientos de Información y decidieran de forma conjunta cuáles documentos e información ligados al caso quedarán protegidos por la secrecía que exige dicha norma.

Asimismo, el juzgador federal fijó para el 8 de diciembre, una audiencia de adelanto del caso. Por lo pronto, Cogan dio como días tentativos el 9 o el 16 de enero del 2023, para iniciar el juicio en caso de que la fecha del 24 octubre del 2022 no sea suficiente tiempo para los litigantes y los fiscales.

El juez Cogan preguntó a ambas partes si un año era tiempo suficiente para preparar un juicio con estas características, por lo que tanto los fiscales neoyorquinos -encabezados por Ryan Harris-, así como César de Castro, abogado del ex funcionario federal mexicano, coincidieron en que sí.

GARCÍA LUNA TIENE RECURSOS PARA ACOSAR E INTIMIDAR AL JURADO, AFIRMA FISCALÍA DE EU

El 3 de diciembre del 2021, la Fiscalía Federal de Estados Unidos solicitó que los miembros del jurado que participen en el juicio contra Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, permanezcan en el anonimato y sean escoltados por alguaciles, ello para evitar que sean intimidados.

“El acusado tiene los recursos financieros para intimidar o incluso hacer daño al jurado […] al Gobierno [de EE.UU.] le preocupa que el acusado y sus conspiradores puedan emprender una campaña de acoso, intimidación y/o violencia contra los testigos y sus familias”, según afirmó Breon Peace, fiscal de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, en un escrito dirigido al juez Brian M. Cogan, que preside el proceso.

En el texto, la Fiscalía Federal estadounidense aseguró que dichas medidas estarían destinadas a “proteger la integridad del juicio y la imparcialidad del jurado, con el objetivo de prevenir el acoso, la intimidación u otra interferencia con los miembros del jurado, así como mitigar cualquier temor en las mentes de los miembros del jurado”.

El fiscal de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York justificó las medidas para proteger al jurado -en el juicio que iniciará el 24 de octubre del 2023-, por la “excepcional gravedad de los cargos” contra García Luna, así como por “los antecedentes del acusado de interferir en procesos judiciales”.

Si el juez Cogan acepta la petición de la Fiscalía estadounidense, ya no serían revelados, a ninguna de las partes, ni los nombres de los miembros del jurado, ni sus direcciones de domicilios particulares y lugares de trabajo. Los fiscales solicitan también que todos los miembros del jurado sean trasladados a la Corte y a sus residencias por alguaciles y que durante su estancia en el tribunal estén aislados del público.

García Luna dirigió entre 2001 y 2005 la extinta Agencia Federal de Investigación (AIF). Mientras que entre 2006 y 2012 fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), durante los gobiernos de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, respectivamente.

Según la Fiscalía, “el acusado utilizó sus cargos oficiales para ayudar al Cártel de Sinaloa, a cambio de sobornos multimillonarios”, por lo que agregó tiene previsto llamar a testificar a “numerosos testigos”, quienes incriminarían a García Luna, y que han sido partícipes de la violencia ejercida por dicho grupo del narcotráfico, para “protegerse de rivales, luchar por su territorio y silenciar a aquellos que cooperaran con las fuerzas de seguridad”.

En los documentos, la Fiscalía de EE.UU. asegura que los pagos que García Luna recibía por parte del Cártel de Sinaloa eran hechos por líderes de dicho grupo del narcotráfico, entre ellos, Ismael Zambada García, “El Mayo”; así como por Jesús “El Rey” Zambada García, quien testificó en el juicio contra Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo”.

Según los fiscales estadounidenses, García Luna ordenaba a miembros de la Policía federal mexicana que protegieran las rutas que usaba el grupo delictivo sinaloense y aportaba personal de seguridad para los altos cargos de dicha organización, además de que también entregó al Cártel de Sinaloa información sobre investigaciones que hacía la PF.

FISCALES DE EU PIDEN QUE JUICIO DE GARCÍA LUNA SEA HASTA OTOÑO DEL 2022

El 21 de octubre del 2021, el Departamento de Justicia de Estados Unidos solicitó a la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, en Nueva York, que el juicio contra Genaro García Luna -ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa-, se realice en el otoño del 2022, además de que calculó que el proceso judicial duraría aproximadamente 8 semanas.

La fiscalía neoyorquina, encargada del caso, junto a la defensa del ex funcionario federal mexicano, solicitaron al juez Brian M. Cogan, que en la siguiente audiencia, programada para el 27 de octubre del 2021, se programara de forma tentativa una fecha para iniciar el juicio contra García Luna, acusado por tres cargos de narcotráfico y uno más por falsedad de declaración.

“Las partes han consultado y solicitado, según la disponibilidad de la Corte, que se programe el inicio del juicio en el otoño de 2022. El gobierno anticipa que el juicio durará aproximadamente ocho semanas, incluida la selección del jurado”, indicó un documento ingresado a la Corte Federal por el fiscal Breon Peace.

A través de una carta dirigida al juez y con copia a César de Castro, el abogado de oficio defensor de García Luna, los fiscales le indicaron a la Corte del Distrito Este neoyorquina, que pese a las diferencias generadas por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), está todo listo para la realización del juicio contra el ex funcionario federal mexicano.

El Departamento de Justicia de EE.UU. puntualizó al juez Cogan, que “el Gobierno continúa el proceso de recopilación y revisión” de mayores pruebas en el caso de García Luna, y que hasta el 16 de agosto del 2021 ya se había dado a conocer que entre los últimos materiales que se habían acumulado, se encuentran más de seis mil 500 páginas de documentos.

El Gobierno de EE.UU. se encuentra a la espera de que se dé respuesta a otras comparecencias que están pendientes de desahogarse y continúa trabajando para obtener mayores informes financieros relacionados con las transferencias que el ex funcionario federal mexicano habría realizado o recibido por parte de integrantes del crimen organizado.

Asimismo, la Fiscalía del Distrito Este neoyorquina señaló que durante sus investigaciones, las autoridades estadounidenses han obtenido más de un millón de documentos, registros telefónicos y mensajes interceptados con los que se pretende acreditar la responsabilidad de García Luna en los delitos que se le imputan.

La Fiscalía de Nueva York señaló al juez Cogan que tanto el Departamento de Justicia de EE.UU., como los defensores de García Luna “han enfrentado retrasos importantes en la preparación del juicio en este caso a la luz de la pandemia, incluidas las limitaciones en la capacidad del gobierno para cumplir con los testigos encarcelados y limitaciones en la capacidad del abogado defensor para reunirse con el acusado”.

Aunado a lo anterior, los fiscales neoyorquinos solicitaron, en un memorándum, una audiencia para que el juez del caso de García Luna imponga normas respecto a cómo manejar información confidencial que podría salir a la luz antes y durante el juicio y provocar “problemas de seguridad nacional”.

“Los cargos están relacionados con la asistencia de forma corrupta que el acusado dio cuando era Secretario de Seguridad Pública de México al Cartel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más grandes y violentas del mundo […] Debido a la naturaleza de estos cargos, Estados Unidos anticipa que asuntos relacionados con información confidencial podrían surgir en conexión con este proceso judicial”, señalaron los fiscales.

García Luna fue detenido el 10 de diciembre del 2019, en Dallas, Texas, acusado de conspiración internacional para traficar cocaína, en colusión con el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva, cuando fungía como titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno de Calderón Hinojosa, y antes, como jefe de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

CORTE DE EU APLAZA HASTA NOVIEMBRE AUDIENCIA POR DEMANDA DE UIF CONTRA GARCÍA LUNA

Una corte civil de Florida, Estados Unidos, reprogramó para el 3 de noviembre del 2021, la ​audiencia para el caso donde se enfrentará la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), y otras instituciones mexicanas contra Genaro García Luna y más de 40 entidades físicas y morales, incluida Linda Cristina Pereyra Gálvez, esposa del ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa.

El ex funcionario federal es acusado por la institución que depende de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP), de haber robado al menos 250 millones de dólares durante los seis años que duró el Gobierno de Enrique Peña Nieto, así como establecer una red de lavado de dinero para comprar automóviles de lujo, bienes raíces y crear empresas para transferir el dinero a Barbados y EE.UU.

La demanda radicada en la Corte de Circuito de Miami Dade -y que será presidida por el juez William Thomas-, fue presentada el 21 de septiembre del 2021, por los abogados Carlos A. Acevedo, Kevin A. Malone y Kelley B. Stewart, litigantes contratados por el Gobierno mexicano.

Acevedo, Malone y Stewart han enviado decenas de misivas a cada alguacil del estado de Florida, donde reside la mayoría de los acusados y se hallan establecidas las entidades demandadas, para que entreguen los citatorios a los implicados, algunos de los cuales se les hace un reclamo respecto a una propiedad.

UIF DENUNCIA A GARCÍA LUNA EN EU POR LAVAR DINERO Y ROBAR 250 MDD DURANTE GOBIERNO DE EPN

El 21 de septiembre del 2021, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) acusó a Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, de haber robado al menos 250 millones de dólares durante los seis años que duró el Gobierno de Enrique Peña Nieto y establecer una red de lavado de dinero para comprar automóviles de lujo, bienes raíces y crear empresas para transferir el dinero a Barbados y EE.UU.

La demanda de carácter civil fue presentada por la institución mexicana dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en el Onceavo Distrito Judicial de Miami, en Florida, en la cual se destaca que “tiene derecho al establecimiento de un fideicomiso implícito que consiste en bienes inmuebles que los demandados compraron con fondos robados del Gobierno de México y cualquier beneficio derivado de los fondos mal habidos”.

“Por lo tanto, el demandante, los Estados Unidos Mexicanos, exige un juicio contra cada demandante para la devolución, restitución, transferencia de las ganancias mal habidas de cualquier bien inmueble comprado con ellos, y por los costos de esta acción y cualquier otra reparación adicional como la Corte lo juzgará justo y apropiado”, señala la denuncia civil.

La UIF detalla que dichos actos fueron cometidos entre el 2012 y el 2018, destacando que García Luna comenzó a crear una compleja red, similar a una “empresa” de lavado de dinero, desde que asumió la Secretaría de Seguridad Pública en el Gobierno de Calderón Hinojosa, y que “desde su posición de inmenso poder controlaba muchos aspectos de la seguridad del país”.

La demanda señala que García Luna recibió un total de 74 millones de dólares en contratos con la Secretaría de Gobernación (SEGOB)-, que fueron producto de sobornos, manipulaciones, ofertas o corrupción, pero que en total, los recursos obtenidos de forma ilegal suman al menos 250 millones de dólares, con un esquema para “ocultar los fondos robados en numerosos activos ubicados principalmente en Florida”.

La UIF acusó a ocho personas físicas: Genaro García Luna y su esposa, Linda Cristina Pereyra Gálvez, así como a un grupo de empresarios señalados como socios, presuntos prestanombres y co conspiradores del ex funcionario federal: Mauricio Weinberg López, Jonathan Weinberg Pinto, Sylvia Punto de Winberg y Natan Wancier Taub. Así como José Francisco Niembro González, quien fue subsecretario de Tecnologías de la Información de la SSP, y su esposa, Martha Nieto Guerrero.

Además, 39 compañías y propiedades, 47 personas físicas y morales implicadas, fueron señaladas en la demanda por el Gobierno mexicano, quienes funcionaban como una “empresa” de lavado de dinero, en la que cada participante tenía un rol y tarea específica.

“García Luna armó una extensa red de socios comerciales que posteriormente utilizó para obtener contratos ilegales de diversas entidades y agencias de la República Mexicana por cientos de millones de dólares durante su mandato en el cargo, así como después de dejar su oficina”, insistió la UIF.

Asimismo, el ex funcionario federal y sus socios lavaron y retiraron el dinero de los contratos ilegales fuera de México, fuera del alcance de las autoridades mexicanas. “Orquestó la creación de una compleja red de múltiples entidades para comprar y mantener múltiples parcelas de bienes raíces y otros activos, incluidos numerosos automóviles de lujo y de colección”, detalla la denuncia.

La UIF explicó que su denuncia, se basa en que el ex titular de la SSP durante la Administración de Calderón Hinojosa “ocultó fondos robados del Gobierno de México y obstaculizó su recuperación por blanquear ganancias mediante la transferencia de los fondos robados, fuera de México a cuentas bancarias en Barbados, Estados Unidos y otros lugares”.

“Actos que se cometieron mientras estaban en Miami […] Con lo que pudo adquirir, controlar y mantener una gran y sofisticada empresa de lavado de dinero, principalmente a través de la compra y mantenimiento de bienes muebles e inmuebles ubicados en Florida”, agrega la demanda de 131 páginas.

La UIF destacó que dicha “empresa” de lavado de dinero, ideada y liderada por García Luna, transfirió 160.7 millones de dólares a Barbados en 2015; 12.9 millones de dólares en 2019 a Panamá, a través de la empresa Nunvav, propiedad de los Weinberg y Wancier, que sirvió como conducto principal para los fondos tomados ilegalmente de México.

También adquirió vehículos de lujo como Lamborghini, Ferrari y Rolls Royce. Además, destaca que en los últimos dos años, ya preso en Nueva York, García Luna vendió propiedades por más de 17 millones de dólares. Mientras que en otros casos, se siguen beneficiando de rentas, intereses.

UIF PRESENTA DEMANDA CIVIL EN EU PARA RECUPERAR 39 EMPRESAS Y FIDEICOMISOS DE GARCÍA LUNA

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) presentó, el 21 de septiembre del 2021, la primera demanda civil en el extranjero para recuperar activos vinculados con operaciones financieras ilegales realizadas por Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal, durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, así como por otras personas.

El litigio se presentó por la institución perteneciente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en coordinación con la secretarías de Relaciones Exteriores (SRE), así como la de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), en Miami, Estados Unidos.

La institución, a cargo de Santiago Nieto Castillo, informó que dichos activos se derivan de “un gran esquema ilegal de contratación en el sector de la seguridad y defensa nacional, relacionado con el exsecretario”.

La acción judicial se presentó en las cortes de Miami, Florida, en Estados Unidos, donde la UIF identificó un importante número de empresas y propiedades asociadas a los actos de corrupción política y lavado de dinero que integran el litigio.

La demanda abarca 39 empresas y fideicomisos pertenecientes a García Luna, “sus cómplices y/o familiares”, que tienen operaciones en Florida y son dueñas de propiedades adquiridas con dinero derivado de un esquema de contrataciones ilegales.

“La presente demanda se basa en violaciones a la Ley Rico de Florida, conspiración y enriquecimiento injusto, entre otros. En el litigio se alega que los demandados son integrantes de un gran grupo de empresas creadas y utilizadas por García Luna y sus co-conspiradores para esconder recursos derivados de actos de corrupción”, explicó la UIF.

Estas acciones buscan “refrendar el compromiso de abatir las estructuras económicas de las organizaciones criminales y la impunidad, para hacer efectivo el derecho de la sociedad mexicana a recuperar activos procedentes de esquemas de lavado de dinero que tuvieron origen en territorio nacional, pero fueron incorporados y diversificados en jurisdicciones extranjeras. Lo anterior remarca la posición del Estado mexicano de cero tolerancia frente a actos de corrupción”, señaló.

El 16 de agosto del 2021, la audiencia de Genaro García Luna, prevista para el 23 de junio, fue pospuesta, de nueva cuenta, para el 25 de agosto de ese mismo año, luego de que el juez Brian M. Cogan, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, aceptó la moción que le hicieron llegar fiscales y los abogados defensores del ex titular de la SSP Federal, durante el Gobierno de Calderón Hinojosa.

Después, el juez federal retrasó hasta el 26 de octubre una vista previa del juicio de García Luna. Cogan ordenó posponer la sesión a instancias de la Fiscalía del Distrito Este neoyorquina, que solicitó 60 días más de plazo, porque descubrió nuevas pruebas -más de 13 mil páginas de documentos- que se suman a las más de un millón que conforman el expediente elaborado hasta el momento por los fiscales contra el ex funcionario federal mexicano.

Según el diario Reforma, en el juicio por narcotráfico contra García Luna en una Corte Federal de Nueva York se ha ventilado que posee bienes raíces en Estados Unidos que suman casi 4 millones de dólares, entre ellos una propiedad de 1.2 millones que infructuosamente ofreció como garantía para su libertad bajo caución.

El ex titular de la SSP Federal mexicana tiene una casa en Golden Beach, Florida, que compró por medio de una empresa de papel en octubre de 2012, cuando aún era titular de la SSP, pagada con un millón de dólares en efectivo. A esa residencia se mudó al concluir el Gobierno de Calderón Hinojosa.

El mismo rotativo afirmó que el 2016, a través de la misma empresa con la que adquirió ese inmueble, García Luna compró un yate, mientras que otra compañía en la que tampoco aparecía su nombre, era la que pagaba las colegiaturas de sus hijos.

En 2018 García Luna también compró la oficina ubicada en el despacho 507 del edificio con número 2980 de la calle 207 en Aventura, un suburbio de Miami, por 1 millón 224 mil dólares. Asimismo, la investigación estadounidense señala que el ex funcionario recibía millones de dólares, tanto de compañías con las que está públicamente afiliado, como de empresas fantasma con sede en países como Panamá y que contaba con un grupo de prestanombres para encubrir operaciones.

El 18 de junio del 2021, en el memorándum enviado al juez federal, Mark Lesko, nuevo fiscal titular del Distrito Este de Nueva York, insistió en una “producción de descubrimiento adicional el 18 de mayo de 2021, por un total de más de 31 mil páginas de documentos nuevos”.

Además, Lesko adelantó que esperan “respuestas de citaciones pendientes”, así como documentación de las solicitudes que ha presentado el gobierno para tener acceso a “pruebas extranjeras”, como se informó en los memorándums entregados a dicha Corte neoyorquina en febrero y abril del 2021.

Las audiencias contra García Luna -que ya cumplió un año y medio desde que fue detenido en diciembre del 2019- se han pospuesto primero en el mismo mes, pero del 2020, después en febrero, más adelante en abril y en junio del 2021.

Por último, esta misma semana se informó que se integran al caso contra García Luna, los fiscales Marietou Diouf e Hiral D’ Mehta, para reforzar al equipo que ya forman Michael Robotti, además de Ryan Harris, Erin Reid y Phillip Pilmar.

FISCALES DE EU PRESENTARÁN COMO EVIDENCIA, VIDEO DE GARCÍA LUNA EN CÁRCEL DE NY

Fiscales del Distrito Este de Nueva York informaron, el 18 de mayo del 2021, que entre las pruebas que tienen contra Genaro García Luna, destaca un video de diciembre del 2020, en el que aparece junto a un recluso en el Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn (MCC, por sus siglas en inglés).

A través de una carta presentada al juez federal Brian M. Cogan y a César de Castro, abogado de García Luna, los cinco fiscales neoyorquinos dieron cuenta de una nueva serie de evidencias de los cargos de narcotráfico y lavado de dinero que le imputan al ex funcionario federal.

También anunciaron que en el juicio contra el mexicano planean presentar fotografías de Google Earth y documentos respecto a actividades de negocios que fueron obtenidos de Barbados, México y Panamá, a través de acuerdos o tratados de Asistencia Legal Mutua.

Los fiscales -citados por la agencia estadounidense The Associated Press (AP)- dijeron que el video de García Luna con otro preso fue tomado el 29 de diciembre del 2020,en el MCC, donde se encuentra el ex funcionario federal mexicano.

Los fiscales -encabezados por Mark Lesko-, también afirmaron en la carta dirigida a César de Castro, abogado defensor de García Luna, que tienen registros de propiedad, documentos financieros y grabaciones de conversaciones del acusado.

Entre las nuevas pruebas se cuenta también otra serie de grabaciones de comunicaciones que sostuvo García Luna, expedientes proporcionados por el Departamento de Estado de EE.UU. y expedientes provenientes del Gobierno de Colombia.

FISCALES DE EU PIDEN A JUEZ POSPONER 2 MESES AUDIENCIA DE GARCÍA LUNA

Fiscales del Departamento de Estado estadounidense, entre ellos Mark J. Lesko, pidieron al juez Brian M. Cogan, que pospusiera dos meses la audiencia programada para el 19 de abril del 2021, en la Corte del Distrito Este de Nueva York, por el caso de Genaro García Luna.

Asimismo, los fiscales asistentes Michael Robotti, Ryan Harris, Erin Reid y Felipe Pilmar anunciaron en un memorándum, la “producción de descubrimiento adicional el 1 de marzo de 2021, por un total de más de 32 mil páginas de documentos, así como un disco duro de grabaciones del acusado”.

Además, los fiscales del Departamento de Estado de EE.UU. le explicaron al juez federal, que esperan más pruebas del extranjero y a través de solicitudes del Tratado de Asistencia Jurídica Mutua (MLAT, por sus siglas en inglés), por lo que esperan que para la siguiente audiencia completen ya “un millón de páginas de documentos y voluminosas comunicaciones interceptadas y grabadas”.

Aunado a ello, los fiscales le indicaron al juez Cogan, que ellos han producido la mayor parte de esos materiales y anuncian que ambas partes han enfrentado demoras en la preparación del juicio” todo a raíz de la pandemia de la COVID-19, que ha impedido que “el Gobierno pueda reunirse con testigos encarcelados y las limitaciones en la capacidad del abogado defensor para reunirse con el acusado”.

Finalmente, Lesko informó al juez federal, que los fiscales seguido trabajando en el litigio con apego a la Ley de Procedimientos para Información Clasificada (CIPA, por sus siglas en inglés), lo cual les tomará varios meses más, pero que al final esperan obtener información clasificada que les permita reforzar aun más su caso “previo al juicio”, cuyas audiencias se han pospuesto en al menos en seis ocasiones.

PANAMÁ ENTREGA A EU NUEVAS PRUEBAS CONTRA GARCÍA LUNA

El 3 de marzo del 2021, el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó nuevas pruebas contra Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) Federal durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, entre las que se encuentran evidencias aportadas por las autoridades de Panamá.

A través del oficio MPR/RCH/EMR F.#2019R00927 -fechado el 1 de marzo de 2021 y firmado por Seth DuCharme, fiscal para el Distrito Este de Nueva York-, el Departamento notificó a la defensa de García Luna respecto al hallazgo y acumulación de nuevas pruebas contra el ex funcionario federal mexicano, entre ellas “archivos de la autoridad judicial panameña, foliados con los números 0000981467-0000983920”.

Según las autoridades estadounidenses, hasta ese momento eran 974 mil documentos los que se habían obtenido como pruebas contra García Luna. En el oficio del fiscal DuCharme, dirigido al abogado César DeCastro, que encabeza la defensa del ex titular de la SSP de México, se explicaba que entre las nuevas evidencias se encuentran fotografías y videos.

Además de documentos de la autoridad judicial mexicana, copias del pasaporte del ex funcionario mexicano, reportes financieros, documentación del Departamento de Estado de EE.UU. y registros de propiedades, así como extractos de un libro y “una carta escrita por el acusado con una traducción en borrador, foliada con los números 0001012315-0001012327”.

Aunado a ello existían grabaciones de llamadas telefónicas hechas desde el Centro Metropolitano de Detención (MDC, por sus siglas en inglés), en Brooklyn, en el cual se encuentra recluido García Luna, así como “documentos del gobierno mexicano relacionados con un procedimiento de decomiso contra el acusado, acompañados por borradores de traducciones, foliados con los números 0001012698-0001013086”.

“Respecto al aviso del decomiso mexicano, el Gobierno [estadounidense] se comunicará con usted por separado para organizar la entrega personal de esos documentos al acusado, de acuerdo con los procedimientos solicitados por el Gobierno mexicano”, según establecía el oficio del Departamento de Justicia de EE.UU.

El fiscal para el Distrito Este de Nueva York notificó también, a los abogados de García Luna, que la autoridad judicial de Estados Unidos contaba con un disco duro con grabaciones del acusado, “foliadas con el número 0001012333, lo cual es material protegido”.

SU CLIENTE NO ES “EL CHAPO”, AFIRMA ABOGADO DE GARCÍA LUNA

El 28 de diciembre del 2020, César de Castro, abogado de García Luna, dijo en un documento enviado a la Corte del Distrito Este de Nueva York, que su cliente “no es ‘El Chapo’”, haciendo referencia al capo sinaloense Joaquín Guzmán Loera.

Ello porque el litigante solicitó a la Corte ubicada en Brooklyn que los testigos que se presenten contra su cliente sean públicos, esto debido a que los fiscales del Departamento de Justicia de Estados Unidos pidieron que sean protegidas sus identidades, porque temen que el ex funcionario federal mexicano o sus asociados puedan atentar contra sus vidas.

“El señor García Luna no es ‘El Chapo’. Él no representa ningún riesgo a la seguridad de los testigos”, indicaba un fragmento de la carta, difundida en la red social Twitter por el periodista Keegan Hamilton, de Vice News.

En la misiva, el abogado de García Luna señaló que el ex funcionario federal mexicano es “un preso modelo”, que no ha incurrido en alguna infracción durante su encierro y que sólo ha sostenido comunicación con su familia.

A la par, señaló que “el sufrimiento [de García Luna] es de un nivel mucho más alto que cualquiera sufrido por el Sr. Guzmán Loera”, ex líder del Cártel de Sinaloa, condenado y preso en Estados Unidos.

FISCALES PIDEN APLAZAR AUDIENCIA PARA PROTEGER IDENTIDAD DE TESTIGOS

El 2 de diciembre del 2020, los fiscales neoyorquinos solicitaron al juez Brian Cogan aplazar la divulgación de la evidencia contra García Luna, para así proteger la identidad de los testigos.

“El acusado y sus conspiradores podrían llevar a cabo una campaña de acoso, intimidación y/o violencia contra los testigos y sus familias antes del juicio, para castigarlos por su cooperación, disuadirlos de testificar contra él y frenar así la cooperación de otros”, indicaron entonces los fiscales.

“Estamos seguros de que ninguna de sus comunicaciones dará lugar a la conclusión de que García Luna representa cualquier tipo de amenaza a la seguridad de los testigos o de cualquier otra persona”, insistió De Castro en la misiva.

En una carta dirigida al juez Cogan, firmada por el fiscal federal Seth DuCharme, también se solicita que los documentos se mantuvieran como clasificados hasta el 1 de marzo de 2021.

“Una orden de protección que permita plazas la divulgación de los materiales no iría en perjuicio del acusado y reduciría el riesgo de daño a los potenciales testigos de un juicio -al identificarlos-, así como el riesgo de exponer las investigaciones en desarrollo que los materiales identifican”, dice la misiva.

El texto añadía que dichos materiales “proveen de información que podría se usada para identificar testigos potenciales en un juicio, y cuyas identidades no han sido reveladas al acusado, a su defensa o al público”.

Dentro de los documentos que se solicitaba se mantuvieran reservados estaban comunicaciones grabadas, registros financieros y de propiedad pública, fotografías y “otros que revelarían la fuente del material”.

La petición, según abundaron los fiscales federales de EE.UU., permitiría “proteger a testigos potenciales, sus familias y la integridad de las investigaciones”, contra García Luna.

La misiva añadió que tanto los testigos como sus familias “enfrentarían riesgos de seguridad serios si su cooperación con el Gobierno [de Estados Unidos] y su calidad como posibles testigos de juicio, fuera revelado”.

El 6 de diciembre del 2020, Martha Bárcena Coqui, entonces embajadora de México ante los Estados Unidos, solicitó en una nota formal ante el Departamento de Estado de EE.UU., la extradición de García Luna.

Funcionarios de la FGR indicaron que una juez federal del Estado de México otorgó la orden de captura, debido a que el ex funcionario no demostró el origen de 27 millones de pesos que fueron utilizados para la compra de bienes inmuebles en México.

Un día después, el 7 de diciembre del 2020, García Luna compareció ante el juez Brian M. Cogan, en la Corte del Distrito Este de Nueva York, en Estados Unidos. Durante la breve audiencia, se fijó una nueva fecha de audiencia para el 17 de febrero de 2021.

Mientras que César de Castro, abogado del ex funcionario federal mexicano, se quejó ante el juez estadounidense, que desde el 20 de octubre del 2020 y hasta ese día, no había hablado con su cliente, y que hasta tres veces se le cancelaron reuniones con García Luna sin explicación.

El ex titular de la SSP Federal mexicana está en prisión preventiva desde hace un año en el Centro Metropolitano de Detención, ubicado en Brooklyn, donde ahora se encuentra aislado debido al aumento de casos de coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19) en el lugar.

Ante dicha situación, De Castro solicitó un aplazamiento de 60 días para poder ver las pruebas en contra de su cliente. El abogado solicitó tener acceso a la evidencia, mientras que los fiscales Michael Robotti y Ryan Harris, reconocieron que desconocían esa situación y aceptaron comenzar una coordinación con la defensa y el personal que tiene a García Luna en custodia.

En ese entonces, el fiscal Seth DuCharme mencionó que contaban con 955 mil páginas de evidencia, la mayoría proveniente de una exploración a dispositivos electrónicos, fotos y videos de García Luna, y también tenían una cantidad “voluminosa” de comunicaciones interceptadas.

Además, informó que la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York esperaba las respuestas de varias solicitudes de evidencia que hizo a gobiernos extranjeros, a través del Tratado de Asistencia Jurídica Mutua.

GARCÍA LUNA SE DECLARA INOCENTE DE CARGOS

El 7 de octubre del 2020, el ex titular de la SSP Federal se declaró inocente de los cinco cargos que le imputó el juez Brian M. Cogan, durante una audiencia llevada a cabo en la Corte del Distrito Este de Nueva York, en Estados Unidos.

De forma remota, García Luna escuchó la lectura de los cinco nuevos cargos de la acusación ampliada, que se agregó al caso en julio del 2020, mismos que indican que el ex funcionario federal mexicano participó en envíos de droga a EE.UU.

“La acusación señala que usted era el jefe de varios cómplices y ganó una fortuna gracias a estos envíos”, le dijo Cogan a García Luna, quien se declaró no culpable de los cinco cargos, entre ellos por supuestamente recibir sobornos por parte del Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva, para permitir el tráfico de drogas y falsedad de declaraciones.

El Departamento de Justicia de EE.UU. presentó el 29 de septiembre del 2020, un paquete de evidencias contra García Luna, que incluye comunicaciones interceptadas, videos y documentos de las autoridades mexicanas.

EU ACUSA A CERCANOS A GARCÍA LUNA

El 30 de julio del 2020, la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York acusó a Ramón Eduardo Pequeño García y a Luis Cárdenas Palomino, ex Coordinador de la División de Inteligencia para la Prevención del Delito y ex titular de la División de Seguridad Regional, ambos de la Policía Federal (PF), respectivamente, por tráfico de drogas en colaboración con el Cártel de Sinaloa.

Según lo informó el periodista Alan Feuer, ambos ex funcionarios federales, junto a Genaro García Luna, estuvieron implicados en el asesinato de un informante colombiano de la Administración para el Control de Drogas​ estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), “hace más de una década”, según “ha testificado un renegado del cártel”.

“El informante estaba dando información a las autoridades estadounidenses sobre los envíos de cocaína controlados por Arturo Beltrán Leyva, el antiguo socio de Guzmán en Sinaloa […] Sergio Villarreal Barragán [alias ‘El Grande’], afirma que García Luna recibió el nombre del informante de un oficial corrupto de la PF en Bogotá [Colombia]”, indicó Feuer en su cuenta de la red social Twitter.

“Pequeño y Palomino ayudaron a darle el nombre a Beltrán Leyva. El informante fue secuestrado y torturado. Después de confesar que trabajaba para la DEA, fue asesinado”, agregó en una serie de tuits el periodista, corresponsal en Nueva York del diario The New York Times.

El Departamento de Justicia de EE.UU. acusó también a García Luna, por el delito de empresa criminal continua por colaboración con el Cártel de Sinaloa, y presentó tres cargos de importación de cocaína y conspiración internacional contra Pequeño García y Cárdenas Palomino.

FISCALÍA DE NY ACTUALIZA ACUSACIÓN CONTRA GARCÍA LUNA

La Fiscalía para el Distrito Este de Nueva York actualizó la acusación presentada originalmente contra García Luna el 4 de diciembre del 2020, que solo incluía tres cargos de narcotráfico y uno de falsedad en declaraciones.

En consecuencia, se solicitó a la Corte para el Distrito Este de Nueva York ordenar la aprehensión de Pequeño García y Cárdenas Palomino, a quienes la Fiscalía caracterizó como “fugitivos” en un boletín de prensa.

Para sustentar la acusación de empresa criminal contra García Luna, los fiscales neoyorquinos mencionaron seis cargamentos masivos de cocaína asegurados en Estados Unidos entre 2002 y 2008, que sumaron 50 toneladas.

En ese periodo, García Luna fue jefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), y a partir de diciembre del 2006, titular de la SSP Federal mexicana.

“Entre 2002 y 2007, García Luna presuntamente ayudó a al menos seis envíos de cocaína por un total de más de 50 mil kilos de cocaína. Además, los acusados colocaron a otros funcionarios corruptos en posiciones de poder en ciertas áreas de México controladas por el Cártel de Sinaloa”, señala el comunicado del Departamento de Justicia de EE.UU.

Antes, el 27 de julio del 2020, los fiscales neoyorquinos y César de Castro, abogado del ex funcionario federal mexicano, dijeron estar experimentando problemas para reunirse con posibles testigos para el juicio de García Luna, en las diversas cárceles estadounidenses, debido a la crisis sanitaria que experimenta EE.UU.

El 24 de julio del 2020, la Fiscalía para el Distrito Este de Nueva York entregó a los abogados defensores de García Luna, un paquete de pruebas que usará para el eventual juicio contra el ex funcionario federal mexicano, entre ellas, cocaína y heroína decomisada en el periodo comprendido entre el 2002 al 2009.

Las pruebas contra el ex titular de la SSP Federal mexicana, incluyen 43.8 kilos de cocaína decomisados en Brooklyn el 24 de mayo de 2002, cuando García Luna era Coordinador General de la Agencia Federal de Investigación (AFI), de la ahora extinta Procuraduría General de la República (PGR).

Además, serán presentados 20 kilos de cocaína asegurados en el Buque Gatun, cerca de la costa de Panamá, en marzo del 2007, que fueron parte de un decomiso de 21 toneladas del narcótico en dicha embarcación, apenas días después de que el Gobierno mexicano encontró 205 millones de dólares en efectivo en la casa del empresario Zhenli Ye Gon, en Lomas de Chapultepec, de la Ciudad de México.

Asimismo, la Fiscalía neoyorquina -que depende del Departamento de Justicia estadounidense- también exhibirá ante la Corte del Distrito Este de Nueva York -donde se realizará el juicio contra García Luna- 22 kilos de cocaína y 4 kilos de heroína asegurados en Palisades, Nueva Jersey, en julio del 2009.

La defensa de García Luna, que encabeza el abogado César de Castro, también recibió al menos 60 mil páginas de documentos que no son públicos, como parte del procedimiento conocido como descubrimiento probatorio contra el ex funcionario federal mexicano.

Los documentos incluyen transcripciones de comunicaciones interceptadas, registros financieros, bancarios y de negocios, expedientes aportados por el Gobierno de México, así como declaraciones rendidas por el propio García Luna, quien fue detenido el 10 diciembre del 2019 en Dallas, Texas.

“El Gobierno llamará a declarar durante el juicio a expertos sobre análisis forense de drogas, los métodos de lavado de dinero proveniente del narcotráfico internacional, y sobre traducción de español a inglés”, agregó la Fiscalía neoyorquina, que aún no dio acceso a la defensa a la identidad, conclusiones e historial profesional de dichos expertos.

En abril y mayo del 2020, la Fiscalía de Nueva York ya había entregado otros documentos a la defensa, referentes a la vida que García Luna llevaba en Florida, a donde se mudó tras su salida del Gobierno Federal mexicano a finales de 2012, así como otras comunicaciones interceptadas.

Además, el 1 de junio de 2020, los fiscales del Distrito Este de Nueva York entregaron a los abogados de García Luna, pruebas contra el ex funcionario federal mexicano, que incluyen correos electrónicos, fotografías, transacciones financieras y comunicaciones interceptadas.

En dos cartas disponibles en el sistema electrónico de los tribunales federales estadounidenses, los fiscales neoyorquinos dijeron que entregaron las pruebas a los litigantes, además de que pidieron pruebas recíprocas por parte de la defensa de García Luna.

Según lo informó la agencia estadounidense The Associated Press (AP), en ambas cartas, los fiscales neoyorquinos dijeron, también, que entregaban a los abogados defensores de García Luna, transacciones de dinero, de propiedades, informes de cuerpos de seguridad y declaraciones del ex funcionario federal mexicano.

- Publicidad -spot_img

Autor(a)

Carlos Álvarez Acevedohttps://www.carlosalvarez.mx/
Corresponsal del semanario ZETA de Tijuana y del periódico Noroeste de Sinaloa, desde febrero de 2016. Durante varios años fungí como editor de opinión y jefe de redacción del diario digital SinEmbargo.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas