8.1 C
Tijuana
sábado, enero 28, 2023
Publicidadspot_imgspot_img

Mike Pompeo, ex secretario de Estado de EU, advierte de actos terroristas gestados en México

Michael Richard “Mike” Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. durante la Administración del presidente Donald Trump -del 26 de abril de 2018 al 20 de enero de 2021-, dijo en una autobiografía que se publicó, el 24 de enero de 2024, titulada ‘Never Give An Inch’ -‘Nunca cedas ni una pulgada’, en español, y a la que accedieron por adelantado medios estadounidenses-, que Estados Unidos podría sufrir una amenaza terrorista gestada desde territorio mexicano.

“Mi evaluación es que México como refugio seguro y punto de partida para operaciones terroristas dentro de los Estados Unidos, es una posibilidad seria dentro de los próximos 10 años”, escribió Pompeo en su nuevo libro de memorias.


Publicidad


El también ex director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), del 23 de enero de 2017 al 26 de abril de 2018, afirmó que había partes significativas de México, cercanas a Estados Unidos, que ya no estaban vigiladas por el Gobierno Federal mexicano.

“Todo estadounidense debería saber que hoy, Estados Unidos enfrenta importantes espacios ingobernables cerca de lugares como El Paso [Texas], Phoenix [Arizona] y San Diego [California]”, dijo el también ex miembro de la Cámara de Representantes, por Kansas, del 3 de enero de 2011 al 23 de enero de 2017.

“Hay fuerzas enteras de milicias bien armadas -los Ejércitos privados de los sindicatos criminales mexicanos- que imponen su dominio pandillero sin interferencia del Gobierno [mexicano]”, abundó Pompeo, en su libro autobiográfico.


Publicidad

 


El ex secretario de Estado de EE.UU. también recordó que Trump llegó a plantear la posibilidad de lanzar misiles hacia México para “destruir los laboratorios de drogas” y acabar con los cárteles del narcotráfico. “Los izquierdistas de [las cadenas de televisión] CNN y MSNBC, parlotearon sobre cómo esto violaría la soberanía mexicana, que parecía importarles más que la nuestra”, criticó.

SENADORA LILLY TÉLLEZ PRESENTA INICIATIVA PARA QUE NARCOS SEAN CONSIDERADOS TERRORISTAS

La senadora María Lilly del Carmen Téllez García, ​mejor conocida como Lilly Téllez, presentó, el 7 de julio de 2021, un proyecto de decreto para reformar los artículos 139, fracción I y 148 Bis, fracción I del Código Penal Federal, para que los cárteles del narcotráfico que hagan uso de violencia y causen alarma, temor o terror a la población, también se les considerara terroristas.

La legisladora, miembro del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) en la Cámara alta, pidió que el presidente Andrés Manuel López Obrador no se excusara en la soberanía y la libertad, ya que “ambas son discurso vacío mientras él esté postrado ante la delincuencia”.

“El presidente debe abrazar a la Constitución, no al crimen. Los consejos, los sermones, los buenos deseos y el café diario con gabinete de seguridad han resultado inútiles contra la violencia”, indicó la senadora por Sonora, en su cuenta de la red social Twitter.

NO SE PUEDE HABLAR A LA LIGERA DE TERRORISMO, PARA QUE GOBIERNOS EXTRANJEROS NO SE INMISCUYAN EN ASUNTOS DE MÉXICO: AMLO

El 24 de junio de 2021, el presidente López Obrador aseguró que el ataque en Reynosa, Tamaulipas -ocurrido el día 19 de ese mismo mes y año, en el cual murieron 15 civiles- fue una provocación que debía ser investigada y no un acto de terrorismo, cuestión que no se debe de hablar “a la ligera”.

“Queremos llegar al fondo del asunto, porque fue un acto de provocación, desde luego muy reprobable porque perdieron la vida inocentes, pero tenemos que saber qué originó esta acción, porque no hubo un enfrentamiento, dispararon contra la gente inocente”, declaró el mandatario nacional.

El titular del Poder Ejecutivo Federal manifestó que no se podía hablar a la ligera de que hubo actos de terrorismo contra la población en Reynosa, porque eso podía ocasionar que gobiernos extranjeros se inmiscuyeran en asuntos que solo le competen a México.

“Nosotros no podemos a la ligera hablar de terrorismo como algunos quisieran, porque eso da pie a que gobiernos extranjeros se inmiscuyan en asuntos que solo corresponden a México, son cuestiones delicadas, por eso vamos a investigar”, comentó el político tabasqueño.

GOBERNADOR DE TEXAS PIDE A BIDEN DESIGNAR A CÁRTELES MEXICANOS COMO TERRORISTAS

El gobernador de Texas, el republicano Gregg Abbott, pidió el 15 de abril de 2021, a Joseph Biden y a Kamala Harris -presidente y vicepresidenta de Estados Unidos, respectivamente-, designar como organizaciones terroristas a los cárteles mexicanos de tráfico de drogas.

En una carta enviada al presidente y a la vicepresidenta estadounidense, el mandatario texano argumentó que los grupos del narcotráfico mexicano “eran organizaciones terroristas extranjeras y ya es tiempo de que el Gobierno Federal [de EE.UU.] las designe como tal”.

En su misiva, Abbot indicó que en 2020, un estadounidense estuvo secuestrado por el Cártel de Sinaloa, que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) intentó asesinar a Omar Hamid García Harfuch, secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, y que un periodista que hacía su trabajo fue decapitado por estas organizaciones.

“Estas bandas traen terror a nuestras comunidades […] Contrabandean narcóticos y armas dentro de Estados Unidos para financiar sus actividades ilegales. Empujan a mujeres y niños en el tráfico humano y sexual, se enriquecen con la miseria y la esclavización de los inmigrantes”, dijo Abbott en su carta.

Además, el gobernador de Texas señaló en su misiva, que los cárteles mexicanos agravaban la crisis migratoria en la frontera sur de Estados Unidos, al aprovecharse de las políticas migratorias actuales, con lo cual, afirmó, se habían enriquecido y empoderado a expensas de vidas inocentes.

“El secretario [Antony] Blinken, en consultas con el fiscal general [Merrick] Garland y la Secretaria del Tesoro, [Janet] Yellen, deben designar a los cárteles de la droga mexicanos como organizaciones terroristas extranjeras”, escribió el gobernador texano.

“Mientras más pronto se haga, más pronto Estados Unidos asegurará la frontera y protegerá a los estadounidenses de estos letales cárteles”, pidió Abbot en su misiva al presidente y vicepresidenta de EE.UU., país que tiene una amplia lista de organizaciones que considera terroristas, como el grupo chií libanés Hizbulá y el movimiento islamista palestino Hamás.

Al designar formalmente a los cárteles mexicanos como organizaciones terroristas, el Gobierno estadounidense podría sancionar a quien apoye materialmente o con recursos financieros a los criminales que ingresen al país, además de que podría bloquear los activos de dichos grupos.

La Oficina de Contraterrorismo del Departamento de Estado de EE.UU. es la responsable de identificar entidades para su designación como “organización terrorista extranjera” (FTO, por sus siglas en inglés).

TRUMP POSPUSO DESIGNAR A CÁRTELES MEXICANOS COMO TERRORISTAS, POR “RESPETO” A AMLO

El 6 de diciembre de 2019, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, suspendió la designación de los cárteles mexicanos como organizaciones terroristas extranjeras, a petición de su homólogo Andrés Manuel López Obrador.

A través de su cuenta de la red social Twitter, el mandatario estadounidense aseguró que por petición de un “hombre que respeto” y que ha trabajado “tan bien”, tomó dicha decisión. “Se ha completado todo el trabajo necesario para declarar organizaciones terroristas de los cárteles mexicanos. Estatutariamente estamos listos para hacerlo”, indicó en otro tuit.

Trump agregó que se intensificarían los esfuerzos conjuntos para tratar decisivamente contra dichas organizaciones que, según indicó, estaban en constante crecimiento.

La decisión del entonces presidente de EE.UU. se dio en el marco de la visita de fiscal estadounidense William Barr, quien además de reunirse con López Obrador, sostuvo un encuentro con Marcelo Ebrard Casaubón y Alfonso Durazo Montaño, secretarios de Relaciones Exteriores y de Seguridad y Protección Ciudadana, SRE y SSPC, respectivamente.

Además, la decisión de Trump se dio en el contexto de las negociaciones del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que, en ese entonces, aún no era aprobado por los Congresos de dichos países.

Trump informó el 26 de noviembre del 2019, que designaría a los cárteles criminales mexicanos como terroristas, por su injerencia en el tráfico de drogas y de personas.

“Serán designados […] He estado trabajando en eso durante los últimos 90 días. Saben, la designación no es tan fácil, se tiene que pasar por un proceso y estamos bien metidos en ese proceso”, dijo el mandatario estadounidense durante una entrevista radiofónica realizada por el periodista BIll O’Reilly.

Trump argumentó que al designar a los cárteles mexicanos como “Organizaciones Terroristas Extranjeras”, le daría al Gobierno de Estados Unidos más poder para lidiar de manera más efectiva con las drogas que fluyen hacia su territorio.

“Mira, estamos perdiendo 100 mil personas al año por lo que está sucediendo y lo que está pasando desde México [Los cárteles] tienen dinero ilimitado, porque es dinero de drogas y dinero de tráfico humano”, abundó Trump.

Cuando el entrevistador O’Reilly, le preguntó al entonces presidente estadounidense si esperaba que se le atacara por tomar dicha decisión, Trump dijo: “No me importa. Me atacan de todo. Realmente no me importa”, indicó.

Durante la entrevista, O’Reilly le dijo a Trump que si otro país asesinara a 100 mil americanos, Estados Unidos iría a la guerra con dicho país. Después, le indicó que los cárteles mexicanos han matado a esa misma cantidad de estadounidenses cada año por el envío de narcóticos.

“Los carteles serán designados. Ya le ofrecí ayuda a México, me gusta su presidente realmente, de hecho he trabajado mucho mejor con este presidente [Andrés Manuel López Obrador] que con el previo [Enrique Peña Nieto]”, abundó Trump.

“El presidente de México tiene políticas socialistas, es un muy buen hombre. Y de hecho le ofrecí que nos dejarán ir y limpiar, una oferta que él rechazó”, le respondió el entonces mandatario estadounidense a O’Reilly.

“Estamos pensando seriamente en hacerlo. De hecho, lo hemos estado pensando desde hace mucho tiempo. La respuesta es sí, son organizaciones terroristas”, declaró Trump al medio digital Breitbart, en una entrevista publicada el 12 de marzo del 2019.

Un día antes, el 25 de noviembre de ese mismo año, el canciller Ebrard Casaubón, afirmó que “no es necesario catalogar como terrorismo” a los cárteles mexicanos de las drogas, ya que “es solicitar que haya una intervención directa de Estados Unidos”.

“Sobre terrorismo tiene impacto jurídico, no creo que se necesiten adjetivos, un homicidio es un homicidio, existe un marco jurídico en Estados Unidos que si se implica como terrorismo podría actuar y México no lo permitiría”, abundó el canciller mexicano durante la conferencia matutina presidencial.

“México actuaría de igual manera, no es necesario catalogar como terrorismo para que haya acciones conjuntas, sería innecesario […] ¿Porqué digo que es inconveniente e innecesario? Porque es solicitar que haya una intervención directa de Estados Unidos”, explicó Ebrard Casaubón.

El canciller detalló que el avance en la investigación del ataque a la familia LeBarón iba a ser un buen ejemplo de la cooperación estrecha entre México y Estados Unidos, sin embargo, explicó que no se podían dar a conocer detalles hasta que no se concluyera el caso.

El titular de la SRE dijo que existía un seguimiento cercano junto con Estados Unidos en temas de seguridad y que al caso LeBarón “hay un avance considerable, sólo que la familia aún no tiene los resultados. Impunidad no va a haber”, según sentenció.

“No vamos a cambiar la estrategia que iniciamos y si, hay presiones, lo lamentable es que, un Gobierno como el de Estados Unidos, el presidente Trump actúe de manera respetuosa y no insista en aplicar o en querer imponer la política de fuerza en nuestro país”, dijo, por su parte, el presidente López Obrador.

“Sin embargo, en nuestro país hay algunos que estén demandando casi, casi una intervención, eso nunca jamás lo vamos a aceptar […] Nuestros problemas los vamos a resolver los mexicanos, no queremos la injerencia de ninguna potencia, de ningún país extranjero, es muy clara la Constitución, no somos vendepatria, no vamos a permitir ninguna amenaza o intervención del extranjero”, afirmó el mandatario mexicano.

La familia LeBarón solicitó el 24 de noviembre del 2019, a la Casa Blanca -sede del Gobierno de Estados Unidos-, declarar como organizaciones terroristas a los cárteles de drogas en México, mismos que buscan poder político para crear un “narcoestado”, cuyos “actos desenfrenados de violencia y asesinato han invadido nuestras fronteras y creado una crisis internacional”.

La solicitud fue publicada en el apartado de peticiones del portal web WhiteHouse.gov, donde los LeBarón señalaron que dichas organizaciones criminales cuentan “con recursos aparentemente ilimitados”, por lo que “ha resultado casi imposible detenerlos”.

“Los carteles controlan el flujo de opioides, heroína, metanfetaminas, cocaína, fentanilo ultra mortal y todas las demás drogas ilegales que se introducen de contrabando a los Estados Unidos desde México”, explicó la petición, que agregó que dichos grupos secuestran, extorsionan y y dirigen las principales redes de trata de personas con casi total impunidad.

Indicó que en México se cometía aproximadamente 35 por ciento más asesinatos que los que perpetran en conjunto los grupos terroristas reconocidos. “No podemos permitirnos continuar con las mismas políticas fallidas para combatir el crimen organizado. ¡Son terroristas y es hora de reconocerlo!”, finaliza la petición, que debía reunir 100 mil firmas en un periodo de 30 días, para obtener una respuesta oficial de la Casa Blanca.

“Creemos firmemente que entre el aumento de la violencia que causan en Estados Unidos y el veneno que comercializan y proporcionan cada día al pueblo estadounidense en forma de drogas ilegales, los cárteles mexicanos representan un mayor riesgo de seguridad para el pueblo estadounidense que la mayoría de los otros grupos terroristas oficiales combinados”, indicó Bryan LeBarón el 22 de noviembre del 2019, en un comunicado.

“Rechazamos absolutamente la idea de que [los cárteles] no tienen una agenda política, ya que se ha demostrado claramente que influyen en el Gobierno mexicano en demasiados niveles […] Su objetivo es ganar suficiente poder político como para crear un ‘narcoestado’ en México con el fin de garantizar que puedan continuar operando su imperios oscuros sin condena ni consecuencia”, se leía en el texto.

En el documento, LeBarón indicó que mientras las familias afectadas por la masacre cometida el 4 de noviembre del 2019, por presuntos criminales en el municipio de Bavispe, Sonora, que dejó 9 personas muertas, tres mujeres adultas y seis menores, analizaban el plan para realizar una “Caravana a Washington”, misma que se pospuso.

“Como ciudadanos estadounidenses, las familias buscan encontrar maneras de mantener esta tragedia en la conciencia pública, que sus amadas esposas e hijos no hayan muerto en vano”, anotó LeBarón, quien explicó que la “Caravana a Washington” tenía tres objetivos.

“El primero es continuar elevando conciencia sobre la gravedad de la situación actual en México, que está teniendo efectos reales no sólo a más de medio millón de ciudadanos estadounidenses que actualmente viven en México, sino que ha causado un aumento en el crimen e inseguridad que se extiende sobre la frontera de los Estados Unidos en forma de pandillas violentas y redes de distribución que trabajan directamente con y bajo el mando de los cárteles”.

El segundo objetivo, agregó LeBarón, es un intento de arrojar luz sobre el hecho de que ha habido un promedio de casi cien asesinatos por día en México desde principios de 2018, debido a las organizaciones terroristas que, según él, operaban con casi total impunidad.

“Muchos expertos predicen que sólo empeorará a menos que México y Washington adopten una postura agresiva. Si bien respetamos plenamente la soberanía de México en el Gobierno de sus ciudadanos, reconocemos que estamos lidiando con una crisis internacional que requiere la cooperación de ambos Gobiernos para hacer una diferencia real”, añadió.

El tercer propósito, dijo LeBarón, era expresar su gratitud al Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y a los funcionarios electos de Estados Unidos, incluyendo al entonces presidente Donald Trump y varios senadores, así como policías y agentes de la Patrulla Fronteriza, quienes expresaron sus condolencias y ofrecieron apoyo a las familias de las víctimas.

LeBarón aseguró que la “Caravana a Washington” se había pospuesto para reunir suficientes firmas y garantizar una respuesta oficial de la Casa Blanca, y poder obtener una invitación formal para discutir sus preocupaciones con los miembros de la Administración entonces encabezada por Trump.

Sin embargo, puntualizó que el plan de la caravana todavía estaba sobre la mesa, y que habían discutido sus preocupaciones con integrantes del Congreso estadounidense, pero su comunidad optó por iniciar primero con una petición al entonces presidente de EE.UU.

“No descansaremos hasta que hayamos visto justicia, ni nos veremos frustrados en nuestros planes para promover la libertad y la seguridad hasta que finalmente nuestros Gobiernos colectivos tracen una línea firme para establecer que el acto de asesinar a mujeres y niños inocentes ya no se cumplirá con impunidad, ¡especialmente el asesinato de ciudadanos estadounidenses!”, concluyó LeBarón.

El 18 de noviembre del 2019, la familia LeBarón informó que enviaron una carta al entonces presidente estadounidense Trump, solicitándole una reunión con él en Washington. En su misiva abundaron que planeaban viajar en caravana desde la comunidad de La Mora, hasta la capital estadounidense, para reunirse con el mandatario de EE.UU., para que les brindara apoyo para su seguridad en México.

ARRESTAN EN FRONTERA CON MEXICALI A DOS POSIBLES TERRORISTAS YEMENÍES, ENLISTADOS POR EL FBI

Elementos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos​ (CBP, por sus siglas en inglés), aprehendió, en dos meses, a dos hombres de Yemen identificados en la lista de vigilancia de terrorismo del Buró Federal de Investigaciones​ estadounidense (FBI, por sus siglas en inglés), lo que les impedía, por ejemplo, volar en avión.

El primer arresto ocurrió a las 01:10 horas del 29 de enero de 2021, a alrededor de 5 kilómetros al oeste de la entrada de Calexico, California -ciudad fronteriza situada en el condado de Imperial, que limita con Mexicali, Baja California), según lo informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense.

El hombre de origen yemení, de 33 años de edad, escaló un muro metálico de aproximadamente 10 metros de altura, ya que según las autoridades estadounidenses, quería cruzar hacia Estados Unidos desde la colonia Cachanilla, ubicada al poniente de Mexicali.

Los agentes de la CBP encontraron una tarjeta SIM de teléfono celular escondida debajo de la plantilla del zapato del hombre, quien fue remitido a las autoridades del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. (ICE, por sus siglas en inglés).

Luego, a las 11:30 horas del 30 de marzo de 2021, agentes de la CBP arrestaron a un hombre por ingresar de forma ilegal a Estados Unidos, a 3 kilómetros del mismo punto que el primer caso. La persona, de 26 años de edad, estaba detenida bajo custodia federal, a la espera de su deportación.

“Parte de la misión de la Patrulla Fronteriza establece que protegeremos al país de los terroristas […] Estas aprehensiones en nuestra frontera ilustran la importancia de nuestra misión y por qué debemos de estar vigilantes de nuestra misión todos los días de proteger a este gran país”, dijo Gregory K. Bovino, agente jefe de patrulla de la CBP, en un comunicado que compartió en su cuenta de la red social Twitter.

El 25 de junio del 2019, cuatro presuntos terroristas del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) fueron detenidos en Nicaragua, según informó la Policía Nacional del país centroamericano. Los hombres portaban un “Permiso de Ingreso y Permanencia Transitoria” para atención de migrantes, emitido por autoridades de Costa Rica, detalló la corporación nicaragüense.

“Ingresaron de manera ilegal procedentes de la República de Costa Rica, por paso fronterizo no habilitado, conocido como La Guasimada, en el municipio de Cárdenas, departamento de Rivas”, dijo la institución en un breve comunicado. Los detenidos, de entre 26 y 41 años de edad, mostraron documentos que los identificaban como ciudadanos egipcios e iraquíes.

La Policía Nacional nicaragüense explicó que, al concluir las investigaciones, las cuatro personas fueron trasladadas a la Dirección General de Migración y Extranjería, del Ministerio de Gobernación, para su deportación y entrega a las autoridades de Costa Rica.

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que estaban atendiendo una alerta lanzada por el Gobierno de Estados Unidos sobre la posible presencia de tres miembros de Estado Islámico en Centroamérica.

La alerta originalmente se había emitido por la presencia del iraquí Mohamed Al Jabury, y de los dos ciudadanos egipcios, sin embargo, Nicaragua reportó la captura de un segundo ciudadano de Irak, en este caso Mohamed Yaboob.

Días antes, la Policía Federal mexicana recibió una alerta de parte del Departamento de Seguridad Interior estadounidense (DHS, por sus siglas en inglés), respecto a la posibilidad de que tres integrantes del grupo terrorista Estado Islámico podrían intentar cruzar por México para llegar a EE.UU.

Sin embargo, Alfonso Durazo Montaño, entonces titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC), precisó que era “frecuente recibir ese tipo de alertas y que ello “no significa necesariamente que estén pretendiendo entrar al país [los presuntos terroristas], significa que tienen identificados sus movimientos sin precisar la dirección o el país al que se dirigen”.

“Y por supuesto que ante la eventualidad de la pretensión de entrar al país serían obviamente detenidos en virtud de esta alerta. No es una alerta dirigida a México, es una alerta internacional”, sostuvo el ahora ex funcionario federal mexicano.

A finales de noviembre del 2015, el diario The New York Times (NYT) publicó un reportaje de que en EE.UU. se encontraban preocupados porque miembros de grupos afines al Yihad, (muyahidines o yihadistas), así como los chiitas de Hezbollah, podrían encontrarse en territorio mexicano y de allí, en una frontera “sumamente porosa”, intentaran cruzar de forma ilegal a su territorio, perpetrando posibles actos terroristas en contra de su población.

Otro aspecto que a las autoridades estadounidenses les causaba temor, según el NYT, es que existían indicios de que estos grupos subversivos se encontraban aliados con los narcotraficantes mexicanos, lo que los hacía doblemente peligrosos.

Todo ello aderezado con “un ambiente políticamente cargado […] ya que muchos funcionarios republicanos y algunos demócratas de todo el país sostienen que los militantes [del Yihad o de Hezbollah] podrían estar escondidos entre las personas que huyen de la guerra civil de Siria y de otros conflictos”.

- Publicidad -spot_img

Autor(a)

Carlos Álvarez Acevedohttps://www.carlosalvarez.mx/
Corresponsal del semanario ZETA de Tijuana y del periódico Noroeste de Sinaloa, desde febrero de 2016. Durante varios años fungí como editor de opinión y jefe de redacción del diario digital SinEmbargo.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas