18.4 C
Tijuana
sábado, enero 7, 2023
Publicidad

La amenaza

Alrededor de las cuatro de la tarde del lunes 26 de diciembre, el guardia del estacionamiento del restaurante “Mykasa”, ubicado en el entronque del bulevar Díaz Ordaz y calle Guadalajara en Tijuana, vio a un joven sospechoso, sin embargo, se “descuidó” y fue al aparcamiento trasero del negocio. Y entonces inicio un incendio.

En el piso dejaron tirada un depósito para gasolina y unas hojas blancas con la siguiente leyenda: “ESTO PASÓ PORQUE NO PAGARON, EL MAYKOL, EL JORGE, EL ERICKSON”. Los del restaurante ‘HAINAN’ y por culpa de ellos van a chingar a su madre. Todos los restaurantes de comida china serán quemados. Hasta que paguen los $200 mil dlls que deben, los vamos a dejar en paz. Atte. La Gente del Charco”. [sic]


Publicidad


Como los propietarios de otros negocios que han sido incendiados en fechas recientes (escuela de baile y taller mecánico), los dueños del restaurante Mykasa se manifestaron extrañados, porque declararon, previo al ataque no recibieron ni amenazas ni extorsiones. Los dueños de los autos también dijeron no saber nada.

El marte 27, el restaurante chino Mykasa trabajó con normalidad y con suficiente clientela, de acuerdo a lo atestiguado por ZETA. Mientras limpiaba los restos del atentado, el guardia comentó que abrieron porque “no pasó nada”; aseguró que ese negocio no tiene ni se mete en problema, pero “por uno pagan todos”.

Restauranteros extorsionados

Sin embargo, la tarde del martes 27 de diciembre, 20 restauranteros chinos se reunieron con autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana Municipal de Tijuana y del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California.

Al salir, Roberto Quijano Sosa, presidente del Consejo Ciudadano, señaló que los restauranteros comentaron ser víctimas de extorsión y cobro de piso desde hace mucho tiempo, sobre todo en las zonas de Los Pinos, La Mesa y Zona Centro, sin embargo, la barrera del lenguaje les ha impedido conocer las estrategias preventivas que tienen otros comercios.

El mensaje

En cuanto a la amenaza que dejaron por escrito, autoridades municipales y de la FGE indicaron desconocer la identidad de los apodos mencionados en el texto, además que no tienen registro de personas con esos alias, identificados como delincuentes o parte de una célula criminal, ni en la delegación Centro (donde sucedieron los hechos), ni en la Tercera Etapa del Rio Tijuana (donde se localiza el restaurante mencionado).

En cuanto a “Los del Charco”, es como si identifican los traficantes de Sinaloa radicados en San Felipe y el Golfo de California. 

Respecto al restaurante “Hainan”, no es la primera vez que forma parte de una nota periodística o un reporte oficial relacionado con delitos.

Latinus los reportó en el capítulo 101 del 3 de noviembre del 2022 como un punto de reunión para traficantes de Totoaba, y propiedad de Ruimei Wu Chang, pareja de Junchang Wu, ciudadano chino radicado en Tijuana con ficha de búsqueda de Interpol.

ZETA encontró en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio (RPPC), que el terreno donde se encuentra el restaurante está a nombre de la hija de Ruimei Wu Chang, quien es su representante legal.

La mujer fue detenida el 28 de enero del 2020 en su casa, también en Tercera Etapa del Rio, tras una investigación de la delegación de la misma FGR, que les permitió catear el domicilio, donde encontraron pepino de mar, caballito de mar, menos de un kilo de buche de totoaba y dinero.

Bajo la causa penal 349/2020, fue acusada de un “delitos contra la biodiversidad” y por tratarse de un cargo menor que no amerita prisión, está llevando su proceso en libertad, “los cargos no graves tardan hasta cinco años en procesarse” informaron desde la FGR.

(Más información en la pagina 33 de la edición 2544 que está en circulación)

.

- Publicidad -

Autor(a)

- Publicidad -

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas